Niños pequeños

Causas, síntomas y tratamiento de la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes en niños, cirugía de cadera

Pin
Send
Share
Send
Send


La enfermedad de la cadera de Perthes se desarrolla en niños de entre dos y trece años, esta enfermedad es muy peligrosa si no comienza el tratamiento a tiempo, porque el niño puede permanecer discapacitado de por vida. En la etapa temprana, la enfermedad de Perthes es muy difícil de diagnosticar, todo comienza con pequeños dolores periódicos en la articulación de la cadera.

Actualmente, las causas exactas de la enfermedad son desconocidas, la causa más probable de lesión en la articulación de la cadera.

Incluso si el tratamiento se inicia a tiempo, es probable que el niño no pueda soportar la carga hasta el final de su vida y su trabajo no debe estar de pie. Acerca de los síntomas presentes en la enfermedad de Perthes en niños, métodos de diagnóstico y tratamiento, lea más adelante en este artículo.

Enfermedad de Perthes - ¿Qué es?

La enfermedad de Perthes es un proceso patológico caracterizado por insuficiencia de suministro de sangre y posterior necrosis de la cabeza femoral. Es una enfermedad bastante común y representa aproximadamente el 17% del número total de osteocondropatías. Sufren niños de 3 a 14 años. Los niños se enferman de 5 a 6 veces más a menudo que las niñas, sin embargo las niñas tienen una tendencia a un curso más grave. Tanto las lesiones unilaterales como las bilaterales son posibles, y la segunda articulación suele sufrir menos y recuperarse mejor.

Actualmente, una sola causa de la enfermedad de Perthes no ha sido identificada. Se cree que esta es una enfermedad polietiológica, en cuyo desarrollo se juega un cierto papel tanto por la predisposición inicial y los trastornos metabólicos, como por la influencia del entorno externo.

De acuerdo con la teoría más común, la enfermedad de Perthes se observa en niños con mielodisplasia, que es una hipoplasia congénita de la médula espinal lumbar, una patología común que puede no manifestarse o causar varios trastornos ortopédicos.

En la mielodisplasia, se altera la inervación de las articulaciones de la cadera y disminuye el número de vasos que suministran sangre a los tejidos de la articulación. Simplificado, se ve así: en lugar de 10–12 arterias y venas grandes en la región de la cabeza femoral, el paciente tiene solo 2–4 vasos subdesarrollados de menor diámetro.

  • Debido a esto, los tejidos constantemente sufren de un suministro insuficiente de sangre. Un cambio en el tono vascular debido a una violación de la inervación también tiene un efecto negativo.
  • En condiciones relativamente desfavorables (con pinzamiento parcial de las arterias y venas debido a inflamación, traumatismo, etc.) en un niño con un número normal de vasos, el suministro de sangre al hueso se deteriora, pero sigue siendo suficiente.
  • En un niño con mielodisplasia en circunstancias similares, la sangre deja de fluir completamente hacia la cabeza del muslo.
  • Debido a la falta de oxígeno y nutrientes, parte del tejido desaparece, se forma un sitio de necrosis aséptica, es decir, necrosis, que se desarrolla sin gérmenes y signos de inflamación.

Síntomas de Perthes

En una etapa temprana en el desarrollo de la enfermedad de Perthes, la mayoría de los niños no sienten ningún síntoma doloroso que pueda ser motivo de preocupación o quejas para los padres.

Se cree que el primer síntoma de la enfermedad de Perthes es una disminución de la actividad motora y una sensación de ligereza en la región pélvica, lo que lleva al hecho de que, por lo general, un niño activo se siente cansado rápidamente y cambia a tipos de juegos menos móviles.

A medida que se desarrolla la necrosis en la cabeza de la cadera, aparecen síntomas que no solo los siente el niño, sino que también los notan los padres. Hay una serie de síntomas característicos de las diferentes etapas de la enfermedad de Perthes en niños de diferentes edades.

  1. Dolor moderado. Como regla general, el niño siente dolor en la cadera, ingle, muslo interno o rodillas. Estos dolores son transitorios y se manifiestan en la mayoría de los casos después de una actividad física prolongada. A menudo, la brecha entre las manifestaciones de los síntomas de dolor puede ser bastante larga y exceder una semana, y en algunos casos un mes.
  2. La cojera.
  3. Alteración de la marcha. En algunos niños, incluso en ausencia de sensaciones dolorosas, se observa agacharse sobre una pierna. Esto es bastante notable desde el exterior, pero el niño mismo puede no darse cuenta de que su forma de andar ha cambiado un poco y no experimentar ninguna molestia.

La manifestación del rápido desarrollo de la enfermedad.

Cabe señalar que en los casos en que la enfermedad se desarrolla rápidamente, los síntomas aparecen en una forma más pronunciada, ya que hay cambios en la anatomía de la articulación, lo que conlleva una serie de manifestaciones. Los síntomas más comunes del curso rápido de la enfermedad incluyen las siguientes manifestaciones:

  1. Dolor severo al caminar o actividad mínima.
  2. Debilidad en los músculos de las nalgas.
  3. Disminución de la movilidad de la pierna.
  4. Hinchazón en la zona articular.
  5. Laxess severa.
  6. Incremento de la temperatura corporal hasta 37.5 ° C.
  7. Leucocitosis.
  8. Pies fríos
  9. Sudores de pies.
  10. Desensibilización en los dedos.
  11. Arrugas de la piel de las piernas.

Los síntomas en el curso agudo de la enfermedad de Perthes casi no se alivian después de un largo descanso. Tales síntomas manifiestos son un motivo de gran preocupación.

Etapas del desarrollo de la enfermedad de Perthes

La enfermedad de Perthes durante su desarrollo pasa por 5 etapas, cada una de las cuales se caracteriza por sus cambios en la estructura de la articulación. En la primera etapa del desarrollo de la enfermedad, todavía es imposible identificar cualquier cambio en el estado de la articulación en las fotos de rayos X.

A pesar de que no hay anomalías visibles en la fotografía de rayos X, el desarrollo de la articulación y los vasos sanguíneos se ralentiza en la primera etapa. La reducción del suministro de sangre conduce al comienzo de la destrucción de los tejidos de la cabeza femoral, pero las áreas afectadas son insignificantes en el área y, por lo tanto, no afectan la fotografía de rayos X.

  • En la etapa 2 de desarrollo, aparece una llamada fractura secundaria de la cabeza del mismo fémur. Cuando se realizan estudios de rayos X en la foto, la deformación ya es visible y, además, hay síntomas externos en los niños, en particular, pesadez en la región pélvica y fatiga.
  • Las manifestaciones de adelgazamiento y acortamiento del cuello femoral son características de las 3 etapas del desarrollo de la enfermedad de Perthes, que pueden conducir a su fractura. Los procesos de deformación en esta etapa ya son visibles en las fotos de rayos X, hay síntomas externos característicos de la enfermedad y, si no se prescribe un tratamiento adecuado en esta etapa, el resultado puede ser muy desfavorable.
  • En la etapa 4 del desarrollo de la enfermedad de Perthes, se reemplaza el tejido cartilaginoso de la articulación de la cadera con tejido conectivo. Este proceso conduce a la destrucción completa de la articulación y la necrosis extensa, ya que el tejido conectivo reemplaza precisamente a los tejidos del cartílago que se destruyen debido a la necrosis aséptica. Este proceso es adaptativo, ya que de esta manera el cuerpo del niño intenta compensar el tejido cartilaginoso dañado.
  • En la etapa 5 del desarrollo de la enfermedad de Perthes, se produce la osificación del tejido conectivo, que viola por completo la movilidad de la articulación. Además, muchos pacientes han observado la aparición de procesos inflamatorios menores en el área de los tejidos adyacentes a la articulación lesionada.

Un cambio anatómico en la estructura de la articulación, observado en el desarrollo de la enfermedad de Perthes, responde bien al tratamiento solo en los casos en que la enfermedad se diagnostica en las etapas 1-4. En la etapa 5 del desarrollo de la enfermedad, es extremadamente difícil deshacerse por completo de las consecuencias de la enfermedad, ya que hay una osificación de los tejidos que es difícil de corregir.

Posibles consecuencias de la enfermedad de Legg Calvet Perthes

La enfermedad de Perthes es una enfermedad grave del sistema musculoesquelético, que no siempre desaparece sin dejar rastro. El resultado favorable del tratamiento depende en gran medida de la etapa en que se desarrolló y se diagnosticó la enfermedad, y de cuánto se dañó la articulación de la cadera en ese momento.

Los efectos más comunes de la enfermedad de Perthes incluyen la osteoartritis de la cabeza femoral y la deformidad residual permanente de la cabeza femoral.

La osteoartritis de la cabeza femoral es una complicación caracterizada por un cambio en los parámetros de la cabeza de la tibia y el acetábulo.

Estos procesos conducen al hecho de que hay un adelgazamiento del tejido cartilaginoso a una edad temprana, aunque estos procesos suelen ser inherentes a las personas mayores. Con esta complicación, la mayoría de los pacientes jóvenes necesitan un reemplazo completo de la articulación de la cadera dañada con una prótesis, de lo contrario, el resultado será extremadamente desfavorable.

La deformación residual permanente de la cabeza femoral se observa en niños que se han sometido a la enfermedad de Perthes en la infancia tardía, es decir, en el período de 7 a 14 años.

En este caso, se puede prescribir una operación para un reemplazo de cadera de la articulación y parte de la cabeza femoral, ya que de lo contrario el problema solo empeorará, lo que provocará una ruptura en la marcha y una destrucción gradual de la articulación.

Diagnóstico de la enfermedad de Perthes en niños.

En el caso de que se produzca (aunque sea parcial) este síntoma en un niño de dos a doce años, debe consultar inmediatamente a un médico. La enfermedad de Perthes se diagnostica de forma fiable con radiografías. Las radiografías revelan trastornos óseos típicos. También se identifican complicaciones concomitantes (si las hay) que podrían empeorar el pronóstico para el curso de la enfermedad y su tratamiento. Entre tales complicaciones:

  • Lateralización (transición de la enfermedad al otro lado).
  • derrota de la metáfisis (adyacente a la cabeza del hueso)
  • cabeza que habla
  • Posición horizontal de la cabeza (en forma normal, debe estar dirigida diagonalmente hacia arriba desde el tubo femoral)

También se necesitan exámenes de diagnóstico adicionales para determinar la extensión y la naturaleza del daño al tejido cartilaginoso de la articulación.

Los métodos modernos de diagnóstico se basan cada vez más en la ecografía. El innovador equipo de ultrasonido con decodificación digital de señales y alta resolución permite evaluar el estado de la articulación con más detalle que una radiografía.

En el curso del diagnóstico, se deben realizar evaluaciones de diferenciación exhaustivas para eliminar las sospechas de una variedad de enfermedades con síntomas similares:

  • coxitis aséptica o bacteriana
  • epífisis de la cabeza de la cadera
  • displasia de cadera
  • displasia epifisaria múltiple
  • displasia espondioepifisaria
  • Displasia de mayer
  • hipotiroidismo (falta de hormonas tiroideas)
  • formación de tumores

Metodo basico

El método de diagnóstico básico sigue siendo el examen de rayos X. Llamamos la atención sobre las importantes posibilidades de los mismos, que no siempre se realizan. Si se sospecha la enfermedad de Perthes, se debe realizar una radiografía de ambas articulaciones de la cadera en una sola película en una proyección directa y en la posición de Lauenstein.

Si no se detectan cambios estructurales en la epífisis de la cabeza femoral, se debe realizar una densitometría comparativa de ambas epífisis y radiografías de ambas articulaciones de la cadera también en la proyección posterior en un modo que permita la visualización de los tejidos blandos (engrosamiento de la sombra de la cápsula, los músculos), incluso al aumentar el contorno medial a distancia del cuello femoral - cápsula, y así identificar el derrame en la articulación.

El segundo método básico de diagnóstico precoz es la ecografía (EE. UU.).

  • Este método, en primer lugar, proporciona detección de derrame en la articulación también al aumentar la distancia de la cápsula cervical.
  • Además, es posible determinar la infiltración (engrosamiento) de la cápsula, los músculos adyacentes y los espacios intermusculares, la proliferación de la membrana sinovial.
  • Todos los signos son evaluados en comparación con la articulación contralateral.
  • La no invasividad del ultrasonido le permite repetir el estudio después de 2-4-6 semanas.
  • Si los cambios en los tejidos blandos dejan de ser visualizados, esto indica una sinovitis transitoria, con la cual la mayoría de las veces es necesario diferenciar la enfermedad de Perthes.

Los síntomas anteriores son característicos de la etapa I de la enfermedad de Perthes, que comienza o se acompaña de sinovitis, pero no es específico para ella. Sin embargo, toda artritis de cualquier etiología combinada, incluida la sinovitis transitoria, es menos común que la enfermedad de Perthes.

Lo principal es que el tratamiento de todas estas enfermedades implica el descanso, la descarga de la articulación de la cadera.

En el futuro, la observación dinámica con R-graphy y ultrasonido, junto con estudios clínicos, de laboratorio y fisiológicos, permite el diagnóstico diferencial.

Diagnóstico de casos individuales.

En algunos casos, también utilizamos la tomografía computarizada y la resonancia magnética (TC y RM) para el diagnóstico. La sensibilidad de estas técnicas, especialmente de la RM, es mayor y se pueden visualizar los cambios estructurales que son invisibles en una radiografía ordinaria. Sin embargo, no todos los hospitales tienen este equipo.

  • El estudio es costoso y consume mucho tiempo. A veces es necesario realizar anestesia en los niños, por lo que no es invasivo solo de manera condicional.
  • Por las mismas razones, no utilizamos escintigrafía. Consideramos su uso en niños solo si se sospecha un proceso de tumor.
  • Además del diagnóstico de radiación, el diagnóstico de laboratorio es importante.
  • En cualquier artritis, como regla general, hay una VSG acelerada, leucocitosis, un cambio de la fórmula hacia la izquierda, con tuberculosis: linfocitosis.

Para la enfermedad de Perthes, estos cambios no son típicos. Los cambios en este caso son moderados. Una característica de la aparición de la enfermedad de Perthes es un cambio en la reología de la sangre, un aumento de la coagulabilidad, que puede ser una de las causas de isquemia y ataque cardíaco en el hueso. Estudios fisiológicos, termografía computarizada, reoplatysmography, polarimetry muestran una violación de la circulación sanguínea regional.

Tratamiento de la enfermedad de Perthes

Tratamiento de la enfermedad de Perthes Depende principalmente de la etapa de desarrollo de la enfermedad, así como la edad del niño. El tratamiento suele ser complejo y conservador. La duración total del tratamiento conservador es de 2 a 4 años.

Como ya se mencionó, la duración y el resultado del tratamiento dependen de la edad de los niños hasta el inicio de la enfermedad, así como de la etapa de la enfermedad hasta el inicio del tratamiento.

Por lo tanto, cuanto menor sea la edad del niño y más temprano se inicie el tratamiento, más rápida y completa será la finalización del proceso de recuperación de la cabeza femoral.

En las primeras etapas de la enfermedad, el objetivo es reducir la carga en las articulaciones, para lo cual se utilizan los siguientes métodos:

  1. Uso de plantillas ortopédicas especiales.
  2. muletas
  3. fisioterapia
  4. Complejo especial de ejercicios sobre la enfermedad de Perthes en niños.
  5. masaje
  6. lodo curativo.

Además de todo esto, el médico ortopédico prescribe tratamiento con medicamentos (uso de vasodilatadores: nicotina y ácido ascórbico, nikoshpan, no-spa, etc.), estiramientos diarios especiales y otros métodos de tratamiento, debido a los cuales se mejora la circulación sanguínea en las áreas afectadas, estimulación de la resorción. tejido óseo necrótico y procesos de formación ósea, así como el mantenimiento de la función articular y el tono general de todos los músculos y las extremidades en particular.

  • Además, el médico prescribe y la terapia de vitaminas.
  • Como regla general, las niñas con esta enfermedad reciben un tratamiento más intensivo.
  • Sin embargo, los pronósticos son mucho peores que los niños.

Si un niño tiene entre 2 y 6 años de edad y tiene signos de la enfermedad poco expresados ​​en la radiografía inicial, las tácticas de tratamiento se reducen a una simple observación.

Los niños mayores son tratados para restaurar los movimientos en la articulación de la cadera.

Reducción de la inflamación.

Para reducir la inflamación en la articulación de la cadera y la membrana sinovial, se recetan a los pacientes medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno). Hay casos en que estos medicamentos se usan durante muchos meses. Dependiendo de la intensidad con la que se restaura el tejido afectado, el régimen de tratamiento cambia.

Como resultado de una limitación significativa del movimiento o debido a la deformidad progresiva de la cadera (según los datos de rayos X), es posible aplicar un yeso que mantiene la cabeza del fémur dentro del acetábulo.

Este vendaje de yeso se denomina vendaje de Petri y es un vendaje de yeso de dos lados en ambas piernas con un travesaño de madera en el centro. Ayuda a mantener las piernas en la posición divorciada (como la letra "A").

Como regla general, el yeso original de Petri se aplica en la sala de operaciones: el cirujano inserta una pequeña cantidad de tinte en la cavidad de la articulación de la cadera y toma una radiografía (artrograma), que ayuda a evaluar el grado de aplanamiento de la cabeza femoral.

В некоторых случаях на длинной отводящей мышце бедра делается небольшой разрез, благодаря которому эта мышца удлиняется и облегчается приведение нижней конечности в наиболее подходящее положение.

La inmovilización puede continuar hasta la restauración completa del rango de movimiento en la articulación de la cadera o la finalización de la cicatrización del tejido.

Tratamiento ortopedico

En cuanto al tratamiento ortopédico, comienza con una descarga completa de la extremidad, que se designa inmediatamente después del diagnóstico. Con este fin, en el hospital o en el hogar, a un paciente se le aplica una ligera tracción sobre una férula removible de yeso o rodillo, que se fija en la articulación del pie y el tobillo.

  • En las últimas etapas del desarrollo de la enfermedad de Perthes, la intervención quirúrgica ya es necesaria, durante la cual un médico corrige los trastornos articulares.
  • Cabe señalar que el tratamiento quirúrgico para esta enfermedad no se utiliza con tanta frecuencia y está orientado a acelerar el tiempo de tratamiento.
  • Gracias al tratamiento quirúrgico de la enfermedad de Perthes, se restaura la ubicación correcta de los huesos en la articulación de la cadera: la cabeza del fémur se coloca en el acetábulo.
  • Esta posición se fija mediante pernos y placas quirúrgicos, que se retiran después de un tiempo.

En casos especiales, es necesaria una profundización quirúrgica del acetábulo, porque como resultado de la reparación del tejido, se produce un aumento en el volumen de la cabeza femoral. Después de la cirugía, el paciente se coloca un corsé de yeso desde el pecho hasta los pies durante 6-8 semanas.

Complejo deportivo terapéutico.

Después de retirar el apósito se puede realizar. Terapia de ejercicios complejos en la enfermedad de Perthes en niños.. En este caso, el programa debe construirse de manera que la carga en la articulación de la cadera afectada esté incompleta. Y ya con la ayuda de radiografías periódicas, el médico necesita controlar cómo transcurre el período de recuperación.

La enfermedad de Perthes puede conducir a problemas muy problemáticos en términos de recuperación, como contracturas (movimiento limitado en las articulaciones), hipotrofia del músculo glúteo, que se expresa en la falta de masa muscular, así como una reducción visual en el ancho de las extremidades.

Por lo tanto, durante todo el período de tratamiento, se deben realizar las siguientes actividades: masaje para la enfermedad de Perthes en niños, ejercicios terapéuticos para la enfermedad de Perthes en niños, fisioterapia (UHF, ultrasonido, diatermia, electroforesis con yoduro de potasio, fósforo, calcio), procedimientos térmicos (parafina, ozocerita, Aplicaciones de lodo, procedimientos en aguas termales), acupuntura.

Y, por supuesto, necesario. Ejercicio terapéutico en la enfermedad de Perthes., que incluye ejercicios simples que deben realizarse hasta la recuperación completa.

Además, como se mencionó anteriormente, en todas las etapas del tratamiento, se realiza gimnasia médica para niños con enfermedad de Perthes. Es muy importante saber que la duración del curso de la enfermedad depende del uso completo de la gimnasia terapéutica. Y en los niños que se caracterizan por la movilidad, el tiempo de tratamiento se reduce significativamente.

Cultura fisica terapeutica (terapia de ejercicios)

La gimnasia para las extremidades superiores e inferiores (excluyendo la extremidad afectada), así como para los músculos de la espalda y la pared abdominal comienza con la primera etapa del tratamiento y continúa continuamente. En este momento, el niño debe producir contracciones activas de los músculos de los glúteos y los cuadriceps en el lado afectado, realizar movimientos activos en la articulación del tobillo.

Primera y segunda etapa

La terapia física en los casos de enfermedad de Perthes en niños en la primera y segunda etapa del tratamiento se asigna para restaurar el tono general del organismo enfermo, normalizar su esfera emocional, combatir la hipodinia y también resolver con éxito problemas especiales de aceleración de la reabsorción de tejidos patológicamente alterados, prevenir el desarrollo de deformidad de la cabeza de la cadera. Y prevenir la formación de contracturas.

Las clases de terapia de ejercicio en la enfermedad de Perthes se llevan a cabo en la posición inicial, que corresponde a la inmovilización, el desarrollo general y los ejercicios de respiración, los ejercicios para la extremidad afectada en forma de flexiones ligeras en la articulación de la cadera y cualquier otro - en la rodilla y el tobillo se incluyen en las clases.

Poco a poco especial Ejercicios con la enfermedad de Perthes. para el aumento de la articulación afectada, los ejercicios pasivos (con ayuda) y activos para la articulación de la cadera se introducen en todos los ejes, aún se encuentran en el estado de descarga, como regla, en posiciones iniciales horizontales. Los ejercicios generales de desarrollo en la enfermedad de Perthes en niños aumentan gradualmente, de acuerdo con la mayor adaptación a la actividad física.

Cuarta etapa

Con el inicio de la cuarta etapa, el paciente está preparado para ponerse de pie y caminar con muletas, a las clases PH (gimnasia de recuperación) en la enfermedad de Perthes en niños entrar en la posición sentada original. Las clases consisten principalmente en ejercicios para los músculos grandes del cuerpo, que forman la postura correcta.

  • Los ejercicios especiales para la enfermedad de Perthes se realizan desde varias posiciones iniciales.
  • El movimiento se realiza en todos los ejes con carga creciente, los ejercicios se introducen con carga y resistencia, gracias a lo cual se produce una formación óptima de las superficies articulares y la cabeza.
  • Se permite realizar una carga completa en la extremidad solo después de las dos últimas radiografías tomadas a intervalos de 2 a 3 meses después del inicio del tratamiento, se verá que la estructura de la cabeza y el cuello del fémur no cambia.
  • Rehabilitación de la enfermedad de Perthes en niños. Es que la carga en la extremidad sin muletas, en el primer año después del final del tratamiento, aumenta gradualmente.
  • Es necesario eliminar completamente los saltos, las transiciones en largas distancias, el levantamiento de pesas, las sentadillas.

Es muy bueno en este momento usar caminatas en bicicleta, nadar. Y en el futuro, las personas que han sufrido la enfermedad de Perthes, deben evitar las cargas excesivas en la articulación, y deben realizar regularmente ejercicios matinales, principalmente acostados, eliminando completamente los ejercicios de sentadilla.

Para aquellos que han sufrido la enfermedad de Perthes, es muy útil quedarse en el mar en verano y nadar en la piscina, en invierno. Todas estas medidas son necesarias para prevenir aún más el desarrollo de artrosis deformante temprana en la articulación de la cadera.

Rehabilitación

La rehabilitación para la enfermedad de Perthes también incluye un masaje, que en este caso tiene las siguientes acciones:

  1. Ayuda a cambiar la forma de los músculos y destruye mecánicamente el pegado del tejido conectivo intramuscular, que surge como resultado de una inactividad prolongada.
  2. Contribuye al estiramiento del músculo, que es la estimulación más adecuada para los receptores sensibles de los husos musculares, que entran en un estado de excitación. El resultado es un aumento reflejo en el tono muscular, que como resultado de la enfermedad se reduce (normalización del tono).
  3. Contribuye al aumento de la circulación sanguínea en el músculo atrofiado (acción vascular local) y también crea requisitos previos para la restauración del metabolismo normal (funcional).

Gracias a estas acciones, un masaje para la enfermedad de Perthes es un requisito previo para el fortalecimiento posterior de los músculos a través del ejercicio.

Masaje para la enfermedad de Perthes en niños. debe realizarse en la posición del paciente acostado boca abajo, boca abajo, mientras que los músculos que rodean la articulación deben estar lo más relajados posible.

Para ello, se utilizan los rodillos de masaje. Si el paciente está preocupado por el dolor en la articulación, en este caso se realiza un masaje arriba y partes inferiores, en las que se utilizan técnicas ligeras y poco profundas.

Las técnicas de masaje son las siguientes:

  1. Acariciando la región lumbar y las nalgas. Corre 8-10 veces.
  2. Apretando el borde de la palma o la base de la palma. Corre 4-5 veces.
  3. Amasar los músculos alrededor de la articulación de la cadera con la base de la palma (5-6 veces), luego amasar con las yemas de los cuatro dedos (correr 3-4 veces), con los dedos separados, y la rotación se realiza en la dirección del dedo meñique. Con cada molienda subsiguiente, la fuerza de presión en el área de masaje debe aumentar, pero no debe llevarse a la tensión refleja.
  4. Si el dolor no es muy intenso, en este caso, después de amasar, se realiza un frotamiento alrededor de la articulación de la cadera:
    a) punteado - con almohadillas de cuatro dedos en todas las direcciones (2-3 veces)
    b) circular - un peine de un dedo (doblado). Corre 3-4 veces.

Todo el complejo debe repetirse 2 o 3 veces y finalizarse sacudiendo y acariciando. La duración de la sesión debe ser de al menos 10-15 minutos, 2-3 veces al mes.

Los procedimientos quirúrgicos en niños menores de 6 años solo se utilizan en casos de focos grandes de necrosis con deformidad pronunciada y subluxación de la cabeza femoral.

En los últimos años, la frecuencia de casos graves de osteocondropatía ha aumentado significativamente.

Las principales medidas quirúrgicas reconstructivas que se utilizan para tratar a los niños con osteocondropatía son la transposición rotatoria del acetábulo según Salter, así como la osteotomía medializante correctiva de la cadera, son relativamente menos traumáticas y no duran más de una hora. Las intervenciones de gran volumen son mucho menos comunes.

La probabilidad de que la operación se complete con éxito aumenta cuando el paciente es operado por cirujanos que se especializan en las patologías de la articulación de la cadera de los niños y realizan este tipo de operación con bastante frecuencia. El propio niño y sus padres ejercen una gran influencia en el pronóstico de la enfermedad de Perthes para brindar recomendaciones especiales para un tratamiento adicional. Especialista en ortopedia de datos.

Estos incluyen la exclusión del esfuerzo físico excesivo (correr, saltar, levantar pesas), así como el sobrepeso durante toda la vida. En este sentido, a estos niños les está prohibido participar en deportes y educación física en la escuela.

La recuperación

La actividad física debe manifestarse mediante cargas permisibles: natación regular en la piscina, ejercicios terapéuticos, ejercicios en una bicicleta estacionaria y una bicicleta deportiva.

  • En los casos opuestos, se desarrolla hipodinamia, lo que conduce a un exceso de peso, y esto a su vez se convierte en otro problema adicional para el paciente.
  • La regularidad en la realización de cursos de apoyo de terapia de rehabilitación (medicamentos y fisioterapia) se considera importante.
  • El descuido de estas recomendaciones conduce a la aparición de un cuadro clínico de coxartrosis deformante, que se manifiesta como un trastorno de la marcha y síndrome de dolor.
  • En general, en la enfermedad de Perthes, las manifestaciones clínicas de la coxartrosis ocurren bastante tarde en comparación con otras enfermedades más graves de la cadera, o no ocurren en absoluto.

Sin embargo, en los casos en que el paciente no se acuerda de cuidar la articulación, puede aparecer repentinamente a una edad temprana, en tales casos se puede tomar una decisión sobre la artroplastia de la articulación de la cadera (reemplazando el órgano que no funciona con uno artificial).

La operación en endoprótesis a una edad temprana se considera altamente indeseable: debe realizarse lo más tarde posible. Para una gran felicidad, absolutamente no todos los pacientes tratados por la enfermedad de Perthes requieren endoprótesis.

Las causas más comunes.

Hasta la fecha, no hay una respuesta definitiva a la pregunta sobre las causas de esta enfermedad. Solo se sabe que la enfermedad de Perthes comienza a desarrollarse en caso de cese total del suministro de sangre en la cabeza femoral.

Muchos expertos se inclinan a creer que el desarrollo de esta patología está inextricablemente relacionado con trastornos en la columna lumbar, en particular, con el desplazamiento de la cuarta vértebra. Esta área en particular es responsable del flujo de sangre hacia la articulación de la cadera y su inervación.

Pero hay varios otros factores que están estrechamente relacionados con el desarrollo de la enfermedad de Perthes:

  • Según diversas fuentes, en 24 a 36% de todos los pacientes diagnosticados con necrosis de la cabeza femoral, en el pasado, se encontraron casos de huesos pélvicos, cadera y lesiones en los muslos. Entre ellos, el 60-76% de dichas lesiones fueron habituales.
  • Más del 40% de los niños con enfermedad de Perthes nacen del embarazo, acompañados de cualquier complicación (toxicosis grave, amenaza de interrupción, preservación de medicamentos o corrección del embarazo, etc.). El nacimiento del 17% de los niños con esta enfermedad fue acompañado por la presentación de nalgas de glúteos.
  • Las enfermedades infecciosas y los trastornos metabólicos están presentes en una historia de 11-14% de los pacientes.
  • La displasia de cadera se registró en el 4-9% de los casos.

Sin embargo, estos factores se encuentran entre los supuestos provocadores de necrosis de la cabeza femoral, y las causas reales del desarrollo de esta enfermedad aún están por verse.

¡IMPORTANTE SABER! El único remedio para la artritis, la artritis y la osteocondrosis, así como otras enfermedades de las articulaciones y el sistema musculoesquelético, ¡recomendado por los médicos!

Enfermedad de Legg-Calvet-Perthes: ¿qué es y qué es peligroso para los niños?

La enfermedad en los niños a menudo se desarrolla entre los 4 y los 12 años y es la forma más común de destrucción de la cabeza del hueso en la infancia. En promedio, se diagnostica 1 caso por cada 1,200 niños, la articulación generalmente se ve afectada en un lado. Con el desarrollo de esta patología, existe una alteración en el suministro de sangre en el tejido óseo del muslo, lo que conduce a un suministro insuficiente de sustancias en el tejido óseo necesario para su crecimiento y desarrollo normales. Esto se manifiesta en forma de distrofia y violación de la estructura de la glándula pineal (el extremo del hueso, donde se forma la superficie articular), y con el tiempo conduce a su destrucción.

Sin un diagnóstico y tratamiento oportunos, se desarrolla hipotrofia (los tejidos no reciben suficiente nutrición) de los músculos glúteos y, posteriormente, de toda la extremidad inferior. Hay un aumento en la cojera, que es permanente, y un aumento del dolor. En algunos casos, se puede observar un acortamiento de la extremidad (una pierna sana es más larga).

Causas de la enfermedad

Hasta la fecha, los expertos no han llegado a una opinión común sobre la causa principal de la enfermedad. Como regla general, la enfermedad se desarrolla bajo la influencia de varios factores a la vez. Algunos niños tienen una predisposición a la enfermedad de Perthes como resultado de la mielodisplasia.

La herencia juega un papel especial en el desarrollo de la enfermedad de Perthes. A menudo, la estructura anormal de la articulación de la cadera es causada por una predisposición genética. Además, la osteocondropatía de la cabeza femoral puede desarrollarse bajo la influencia de los siguientes factores:

  • enfermedades infecciosas (gripe, sinusitis, amigdalitis, etc.),
  • prematuridad o bajo peso al nacer
  • violación del metabolismo óseo y del metabolismo del calcio-fósforo,
  • desnutrición, raquitismo,
  • Trastornos hormonales y metabólicos en adolescentes.
  • aumento del estrés en las articulaciones durante el período de la enfermedad (incumplimiento del reposo en cama),
  • tabaquismo pasivo (el bebé se ve obligado a estar en la misma habitación con los fumadores),
  • lesión

Síntomas en niños.

Al principio, la enfermedad se hace sentir con un dolor moderado que se produce al caminar o correr. El niño experimenta molestias en el área de la cadera o la rodilla. A veces el dolor impregna toda la pierna. Los padres comienzan a notar que el bebé está cojeando. La enfermedad hace que el niño se agache sobre una pierna adolorida o la envuelva. Por lo general, en una etapa temprana de la enfermedad, los padres no toman ninguna acción activa, ni siquiera piensan en referirse a un ortopedista, ya que los síntomas son leves y en la mayoría de los casos se deben a un trauma o un aumento del estrés.

A medida que la cabeza de la articulación se colapsa y se produce una fractura de impresión, los síntomas aumentan. El dolor es muy fuerte, el niño no puede pisar la pierna adolorida, por lo que la cojera se pronuncia. El punto adolorido se hincha hacia arriba.

Los niños con esta patología no pueden girar la pierna hacia afuera, tienen movimientos de rotación y flexor-extensor muy limitados de la articulación. Se adjuntan trastornos vegetativos de las extremidades distales (sudoración del pie, palidez de la piel, etc.). A menudo, la enfermedad provoca un aumento de la temperatura corporal a valores subfebriles. En el futuro, el dolor disminuye, pero la cojera persiste, aparecen los síntomas característicos de la artrosis progresiva. A menudo, los niños con tal patología revelan acortamiento de la extremidad enferma.

Examen de rayos x

Si se sospecha la enfermedad de Perthes, no solo se toman imágenes de proyección estándar, sino también una imagen de rayos X de la proyección de Lauenstein. Sobre la base de los resultados del estudio, el médico hace un diagnóstico, utilizando la clasificación de Salter Thomson y Catterol.

Un ortopedista, que estudia una radiografía, revela las características estructurales de los huesos y el grado de deformidad de la cabeza articular.

Ultrasonido

El ultrasonido se usa para ayudar si la enfermedad es causada por el reumatismo. A menudo, en la etapa inicial, la enfermedad de Perthes es difícil de diagnosticar con la ayuda de rayos X, por lo que utilizan densitometría de ultrasonido. Este es un método de diagnóstico no invasivo, indoloro y seguro que le permite determinar la densidad mineral cuantitativa del tejido óseo. Благодаря УЗИ специалист определяет состояние костной ткани тазобедренного сустава, помогает оценить степень поражения костей.

Компьютерная томография

Los rayos X obtenidos nos permiten estudiar las características estructurales del tejido óseo, pero en la etapa inicial de la enfermedad no nos permiten estimar el grado de daño en los tejidos blandos y las estructuras óseas. Para diagnosticar la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes en pacientes jóvenes, puede usar una MRI o una tomografía computarizada de la articulación de la cadera.

Las tomografías computarizadas determinan los cambios iniciales en la cabeza del fémur. En la pantalla del ordenador, el médico ve imágenes capa por capa del área problemática, lo que permite identificar afecciones características de la necrosis aséptica, por ejemplo, edema de la médula ósea.

Osteonecrosis en etapa

La enfermedad se suele dividir en cinco etapas consecutivas. La primera, llamada etapa de osteonecrosis, se caracteriza por el cese del suministro de sangre a una cierta porción del VHB, lo que conduce al desarrollo de necrosis focal. Por lo general, el área afectada es menos del 10% de la masa total de la cabeza articular. Esta etapa no está acompañada de sensaciones desagradables, a menudo es asintomática. Un niño puede experimentar un dolor sutil en la cadera y alteraciones menores de la marcha.

Etapa de fractura de impresión

La segunda etapa de la fractura por impresión de HBR se determina si el área de cambios estructurales en el tejido óseo supera el 10%, pero permanece dentro del 30% de la masa total de la cabeza de la articulación de la cadera. Una fractura deprimida conduce al desarrollo de la segunda etapa, seguida de la deformación de la GBC, que puede desarrollarse sin ninguna razón aparente bajo la influencia de las cargas habituales. A partir de este momento, el niño experimenta una considerable incomodidad al caminar, que se refleja en su marcha.

Etapa de fragmentacion

La etapa de fragmentación se determina por deformación de más del 30%. Los dolores acompañan al bebé al caminar, y también permanecen en un estado de calma. Hay hinchazón en el área de la cadera, los movimientos de la GBC son limitados. Debido a una violación de la función de apoyo de la extremidad, el niño comienza a cojear fuertemente en una pierna. El proceso inflamatorio provoca un aumento de la temperatura corporal y la aparición de síntomas de intoxicación corporal.

Etapa de reparacion

En la etapa de reparación, los procesos de destrucción son inferiores a los procesos de restauración. Los vasos crecen en fragmentos separados de huesos dañados, se forma un nuevo tejido óseo, que en su estructura está cerca de los huesos sanos, pero no tiene la misma fuerza. El crecimiento de HBB se reanuda, lo que, si se trata de forma inadecuada, conduce a un agravamiento adicional del problema. La cabeza adquiere formas irregulares, provoca dislocaciones, subluxaciones y coxartrosis secundaria.

Etapa final

En la etapa de resultados, es posible comprender si la enfermedad de Perthes dará lugar a complicaciones o si el proceso de recuperación se realizará sin consecuencias para el niño. Si el área cartilaginosa se destruyó como resultado de una necrosis, el niño puede experimentar irregularidades asociadas con el crecimiento del fémur en longitud. Debido al acortamiento de la extremidad, se altera la marcha del niño, esta patología debe corregirse quirúrgicamente. Si en la etapa 4 hubo una deformación de la CGD, se desarrolla una artrosis progresiva.

Conservador

  1. Los niños suelen recibir condroprotectores. Este grupo de fármacos acelera los procesos regenerativos en los tejidos óseos y cartilaginosos.
  2. El niño debe tomar complejos de vitaminas y minerales diseñados para fortalecer y nutrir las articulaciones de la cadera.
  3. Los angioprotectores mejoran el suministro de sangre a los huesos y las estructuras articulares.
  4. En caso de dolor severo, se prescriben analgésicos. La inflamación y la hinchazón alivian los fármacos antiinflamatorios no esteroides.

Durante la terapia con medicamentos, la extremidad debe descargarse al máximo. Para inmovilizar la articulación, se aplica una férula especial o una venda de Petri al niño. Las construcciones ortopédicas fijan de manera segura el GBC en la posición correcta, evitando que se mueva y se deforme.

Operacional

La cirugía puede ser necesaria sólo en casos graves. Como norma, se realiza en niños mayores de 6 años, cuando los cambios estructurales en el tejido óseo conducen a la deformación de la GBC y la subluxación de la cadera.

Durante la cirugía, el cirujano utiliza dos técnicas básicas para fijar la cabeza articular en la posición correcta:

  • corrigiendo la osteotomía de cadera medializando,
  • Transposición rotacional del acetábulo según Salter.

Durante la cirugía, la cabeza articular se fija en el acetábulo con placas o pernos de metal. Si es necesario, se profundiza una depresión adicional. Después de instalar las placas, el niño debe estar en un corsé de yeso durante al menos 6-8 semanas.

Previsión y consecuencias

Con el tratamiento oportuno de la enfermedad de Perthes, el pronóstico es bueno. La enfermedad es tratable y sus efectos no representan un peligro para la vida y la salud de un paciente pequeño. Si la enfermedad se inicia y no se trata durante mucho tiempo, esto puede llevar a una discapacidad. Las áreas deformadas del GBC afectan el rendimiento de toda la extremidad.

Para lesiones severas, las nalgas y los músculos de la extremidad se atrofian. Masa muscular insuficiente conduce a defectos estéticos. Un niño con la enfermedad de Perthes está experimentando rigidez en la articulación, su marcha se deteriora. La necrosis tisular conduce a la intoxicación, lo que contribuye al desarrollo de complicaciones.

El inicio de la enfermedad.

La enfermedad de Perthes (en otras palabras, Perthes-Legg-Calve) es una enfermedad en la cual el suministro de sangre a la cabeza femoral se altera con necrosis aséptica adicional. Esta enfermedad aparece en el período de maduración y, según las estadísticas médicas, es una de las osteocondropatías más difundidas.

El inicio del malestar es lento, los primeros síntomas de la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes a menudo pasan desapercibidos. Los pequeños dolores en la articulación comienzan, puede haber una leve cojera o dolor en las piernas "podvolakivanie". Luego, los dolores se vuelven más intensos, hay cojera severa, inflamación y debilidad de los músculos de la pierna afectada, y se desarrollan contracturas separadas. Si no se inicia el tratamiento, el resultado más probable será una distorsión de la forma de la cabeza y la formación de coxartrosis.

El diagnóstico se determina sobre la base de los síntomas observados y la imagen de rayos X. El proceso de tratamiento es largo, a menudo con un enfoque conservador. En los casos más difíciles, es necesario acudir a operaciones reconstructivas-restaurativas.

Quien esta enfermo

El proceso asociado con una desviación dolorosa de la posición normal y que se caracteriza por una interrupción en el suministro de sangre y la aparición de necrosis de la cabeza femoral es la enfermedad de Legg-Calve-Perthes. Las enfermedades de este tipo de articulaciones se diagnostican con bastante frecuencia (aproximadamente el 17% del número total de pacientes con osteocondropatía). Los niños están enfermos principalmente. Los varones suelen padecer esta enfermedad varias veces más a menudo que las niñas, sin embargo, estos últimos tienen variantes del desarrollo de la enfermedad, lo que lleva a un curso más grave de la enfermedad. Puede haber enfermedades unilaterales y bilaterales, mientras que la otra articulación, como regla, se enferma menos y se rehabilita más rápido.

Enfermedad en perros

Esta dolencia es común entre algunos animales. La enfermedad de Legg-Calvet-Perthes en perros es similar a la humana en los síntomas y el proceso de la enfermedad. En general, las enfermedades ortopédicas en los perros a menudo se repiten. Esto es especialmente cierto para las razas grandes. A menudo, los perros enfermos se matan porque sus patas traseras están completamente fuera de orden. Sin embargo, el perro "pequeño alevines" de tales problemas no se libra. En este caso, el final de su vida es bastante triste.

Factores de riesgo

A pesar de los esfuerzos de la comunidad médica, todavía no existe un enfoque único para el tratamiento de la enfermedad de Perthes. Los síntomas, etapas, tratamiento en diferentes escuelas difieren. Los médicos sugieren que este malestar es de naturaleza polietiológica, en la formación de la cual tanto la tendencia inicial y las alteraciones de los procesos metabólicos, como la influencia adversa del medio ambiente, son de cierta importancia. De acuerdo con el concepto más común, la enfermedad de Perthes se presenta en niños con mielodisplasia: subdesarrollo congénito grave de la parte lumbar de la médula espinal, patología de masas, que en diversas formas puede no detectarse o, por el contrario, provocar el desarrollo de diversas anomalías ortopédicas.

Mielodisplasia

En la enfermedad de Legg-Calve-Perthes (traumatología y ortopedia, las secciones de la medicina que estudian esta dolencia), se altera el suministro de nervios a las articulaciones de la cadera y disminuye el volumen de varios vasos que suministran sangre a los tejidos de la articulación. En una comprensión primitiva, se ve así: en lugar de los 10 a 12 vasos grandes usuales, solo 2 o 4 arterias y venas poco desarrolladas de menor tamaño funcionan para el paciente. Debido a esto, los tejidos regularmente sufren de un suministro insuficiente de sangre. Los cambios en el estado de los vasos debido a trastornos de inervación también manifiestan su impacto negativo.

En circunstancias comparativamente menos desfavorables (con la rotura parcial de las arterias y venas como resultado de la influencia de diversas causas) en un paciente con un número normal de vasos, el suministro de sangre al hueso se debilita, pero aún permanece normal. En un paciente con mielodisplasia en las mismas condiciones, la sangre deja de fluir completamente hacia la cabeza del muslo. Debido a la extrema falta de sustancias necesarias, algunos de los tejidos dañados mueren, se crea un campo de necrosis aséptica. Y este es un signo de una enfermedad articular clásica.

Causas de

Según algunos médicos, las causas de la aparición de la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes pueden ser tales factores:

  1. Pequeño daño mecánico (en particular, incluso un golpe débil en el pie durante juegos infantiles, etc.) En algunos casos, la lesión es tan débil que los padres pueden pasarla por alto. A veces, incluso un movimiento torpe es suficiente.
  2. La aparición de incluso un pequeño tumor de la articulación de la cadera dañada con varios resfriados (en particular, masivos como la gripe).
  3. Cambios en los niveles hormonales en la adolescencia.
  4. Trastornos del metabolismo de los oligoelementos que intervienen en la formación de los huesos, etc.

Características de la enfermedad.

Existe un algoritmo claro para determinar el nivel de desarrollo de la enfermedad de Perthes. Causas, síntomas, diagnóstico se dividen. Por lo general, se consideran las cinco etapas principales del malestar, que determinan el tratamiento posterior:

  1. Detención o interrupción del suministro de sangre, la formación de un sitio de necrosis aséptica.
  2. Fractura secundaria fracturada de la cabeza femoral en el área dañada.
  3. Reabsorción de tejido muerto, acompañando el estrechamiento del cuello femoral.
  4. El aumento en el volumen de tejido conectivo en el área de necrosis.
  5. Reemplazo del tejido conectivo dañado de la articulación por un hueso agrandado, recuperación del sitio de la fractura.

El fin de la enfermedad de Perthes depende totalmente de la extensión y el lugar de la necrosis. Con un enfoque insignificante, puede lograr una recuperación completa. Con un daño significativo, la cabeza se divide en varios fragmentos y, después de la combinación, puede obtener una forma irregular: en algunos casos puede aplanarse, ir más allá del área de ubicación, etc. La alteración de las dimensiones fisiológicas típicas entre la cabeza y el acetábulo adyacente puede causar nuevos cambios patológicos.

No es difícil distinguir la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes. Causas, síntomas pueden ser fácilmente determinadas. Al comienzo de la enfermedad hay un ligero dolor sordo al moverse. Como regla general, el dolor se produce en la región de la articulación de la cadera, pero a veces puede haber dolor en la región de la articulación de la rodilla o a lo largo de toda la extremidad. El paciente comienza a cojear ligeramente, se apoya en la pierna lesionada o la drena. Por lo general, en este momento los síntomas clínicos son tan poco perceptibles que los padres ni siquiera se dan cuenta de que es necesario consultar a un médico.

Con la posterior destrucción de la cabeza y la transición a la etapa de la fractura por impresión, el dolor se exacerba significativamente, la cojera es claramente visible. Tejido blando en la zona de la articulación hinchada. Obviamente, la restricción de una serie de movimientos: el niño no puede sacar la extremidad; El movimiento es difícil. Hay trastornos vegetativos en la pierna dañada: el pie está demasiado caliente o frío, hay cierta palidez, mayor sudoración. Posible aumento de la temperatura corporal total. En el futuro, el dolor es menos severo, es posible volver a confiar en la pierna, pero otros signos pueden persistir. En algunos casos, se produce un acortamiento de la pierna.

Formas de terapia

Las principales formas de tratamiento para la enfermedad de Legg-Calve-Perthes dependen de la etapa de desarrollo de la enfermedad. A los pacientes se les prescriben ciertos medicamentos, y en la segunda etapa del desarrollo de la enfermedad, los pacientes ya pueden ser enviados a sanatorios especiales, para aplicar procedimientos y no solo tratamiento médico. La presión normal en la pierna afectada es posible solo después de la evidencia radiológica de la recuperación de la fractura.

Cualquier preparación puede usarse solo después de que la cabeza del muslo esté completamente "sumergida" en la cavidad (como debería estar en un estado saludable). Esto se logra utilizando ciertos aparatos ortopédicos: neumáticos funcionales, vendajes de yeso, varios tipos de tracción y similares. La gimnasia terapéutica se utiliza como un estímulo para el proceso de recuperación ósea. Mantenga la actividad y evite la reducción del volumen muscular, el masaje tonificante y la estimulación muscular eléctrica.

Como regla general, los condroprotectores y osteoprotectores se prescriben a partir de medicamentos. Estimulan el suministro de sangre al área afectada, estimulan la formación de tejido nuevo que forma la superficie articular y los huesos.

En la cuarta etapa, a los pacientes se les permite realizar ejercicios activos, en la quinta etapa, los médicos utilizan un complejo de terapia de ejercicios para los músculos y un complejo de movimientos en la articulación. La cirugía para esta dolencia se muestra en casos difíciles y solo en niños mayores de seis años. Como regla general, hacen varias operaciones típicas. En el postoperatorio se prescriben diversos procedimientos fisiológicos, etc.

Los pacientes jóvenes con enfermedad de Legg-Calvet-Perthes durante algún tiempo son sedentarios, lo que a menudo estimula la aparición de exceso de peso y aumenta aún más la carga en la articulación afectada. Debido a esto, a todos los pacientes se les prescribe una dieta especial para prevenir la obesidad. Al mismo tiempo, la nutrición debe ser rica en oligoelementos y diversas sustancias.

Se recomienda a las personas con antecedentes de enfermedad de Legg-Calvet-Perthes, independientemente de la complejidad de la enfermedad, que no ejerzan mucha presión sobre la parte afectada del cuerpo durante toda su vida. Los ejercicios físicos fortalecidos están contraindicados. Se permiten procedimientos de agua y ciclismo (pero no puede sobrecargar demasiado las extremidades). Debes practicar deporte constantemente, pero con moderación. No trabaje donde haya un gran esfuerzo físico o una larga permanencia en sus pies. Es necesario, de vez en cuando, someterse a un tratamiento de rehabilitación de forma ambulatoria y en los sanatorios.

Factores de desarrollo de la enfermedad de Perthes.

Con la enfermedad de Perthes, el suministro de sangre a la cabeza femoral se altera, lo que lleva a su necrosis. Esta es una patología común: la proporción del número total de osteocondropatías es del 17%. La enfermedad afecta a niños de 3 a 14 años. Las niñas sufren de la enfermedad de Perthes 5 a 6 veces menos que los niños, pero en las niñas la enfermedad es más grave.

En la enfermedad de Perthes en niños, el daño de la articulación de la cadera puede ser unilateral y bilateral. Con las lesiones bilaterales, la segunda articulación está menos dañada y es más fácil de reparar.

La medicina moderna no destaca una sola causa del desarrollo de la patología, y se considera que la enfermedad es polietiológica. Varios factores pueden jugar un papel: influencias externas, trastornos metabólicos, propensión genética. La teoría más famosa afirma que la enfermedad de Perthes ocurre en el contexto de la mielodisplasia. Este es un subdesarrollo congénito de la médula espinal. La patología se propaga ampliamente y se manifiesta de diferentes maneras: la mielodisplasia puede “quedar mal” o provocar diversos trastornos ortopédicos.

Cuando las articulaciones de la cadera mielodisplasia sufren: su inervación se altera, y el número de arterias y venas que alimentan los tejidos se reduce. En la región normal de la cabeza femoral proporcionan sangre 10-12 grandes vasos. En el caso opuesto, los vasos tienen solo 2-4, son inferiores y no pueden proporcionar al tejido la cantidad correcta de sangre. Los trastornos de la inervación también afectan negativamente el tono de las arterias y las venas.

Inflamaciones, lesiones y otros factores negativos pueden afectar la circulación sanguínea, pero los huesos de un niño con un número normal de vasos aún reciben una nutrición adecuada. En la mielodisplasia, las condiciones adversas agravan la condición del paciente y la cabeza del muslo permanece sin oxígeno ni nutrientes. A la “inanición” le sigue una necrosis aséptica, que se desarrolla sin signos de inflamación y la participación de microorganismos.

Los expertos identifican varias razones que (presumiblemente) pueden provocar la enfermedad de Perthes:

  1. Cambios hormonales inherentes en el período puberal. Нарушения метаболизма важных элементов (фосфора, кальция и т.д.), необходимых для здоровья костей.3. Транзиторный синовит на фоне бактериальных и вирусных инфекций (ангина, грипп, синусит).4. Небольшие травмы вроде ушиба или растяжения связок.Incluso un movimiento incómodo o una lesión prácticamente invisible pueden ser un disparador.

Etapas y efectos de la enfermedad.

Hay 5 etapas de la patología:

  1. Primero, el suministro de sangre a la cabeza femoral se detiene, luego se forma el centro de necrosis.
  2. En el área afectada se produce una fractura secundaria de la impresión de la cabeza.
  3. Los tejidos necróticos comienzan a disolverse y el cuello del muslo se vuelve más corto.
  4. En lugar de necrosis se forma tejido conectivo.
  5. El tejido conectivo es reemplazado por tejido óseo nuevo y la fractura crece junta.

El resultado de la enfermedad de Perthes depende en gran medida de cómo se localiza el área necrótica y de cuán grande es la lesión. Si el área afectada es pequeña, existe la posibilidad de una recuperación completa. Si la destrucción se ha vuelto grande, entonces la cabeza se divide en varias partes separadas.

La violación de la posición correcta de la cabeza que ingresa al acetábulo agrava la condición del paciente: las contracturas se forman de manera más activa y la coxartrosis se desarrolla a un ritmo acelerado.

Síntomas de la enfermedad de Perthes en niños.

En las primeras etapas de la enfermedad, el paciente experimenta un dolor sordo y no intenso al caminar. Como regla general, el dolor se localiza en la articulación de la cadera, pero a veces el dolor llega a la rodilla o incluso a toda la pierna. El niño comienza a cojear ligeramente, arrastrando el pie o agachándose sobre él. Los síntomas se expresan implícitamente, por lo que a menudo los padres no se preocupan y no consideran necesario acudir urgentemente a un ortopedista. Se supone que al niño le puede doler que la cojera se deba a un aumento del esfuerzo o cualquier enfermedad previa.

Cuanto más fuerte se derrumba la cabeza, más pronto se produce la fractura de impresión, después de lo cual se intensifican tanto el dolor como la cojera. Los tejidos periarticulares se hinchan, los movimientos se vuelven limitados: el paciente no puede girar la pierna, doblarla y flexionarla en la articulación de la cadera. El paciente recibe dificultad para caminar, el pie del pie adolorido se vuelve pálido y frío, y se nota su mayor sudoración. La temperatura del subfebril puede ocurrir. En el futuro, el dolor disminuye, la pierna recupera sus funciones, pero el riesgo de cojera y movimiento limitado permanece. A veces la extremidad se acorta.

Que es

Los ortopedistas infantiles llaman a esta enfermedad la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes. Además, esta patología se denomina osteocondropatía de la cabeza femoral. Esta enfermedad se acompaña de necrosis (muerte) de las células que forman el hueso y el cartílago.

Durante el desarrollo de la enfermedad se produce. fallo grave en el suministro de sangre. Esto provoca necrosis de los elementos que forman la articulación de la cadera. Según las estadísticas, esta patología a menudo enferma a los varones.

El pico de incidencia se produce a la edad de 4 a 14 años. Cabe señalar que en algunos casos, la enfermedad puede ocurrir a una edad más temprana.

Los ortopedistas de los niños notan que la mayoría de las veces esta enfermedad afecta la articulación de la cadera derecha. Las lesiones de doble cara también son comunes. En este caso, el curso de la enfermedad se vuelve muy difícil. El pronóstico de las lesiones bilaterales suele ser pobre. En algunos casos, esto puede llevar incluso al desarrollo de signos de discapacidad en un bebé enfermo.

Causas

Los médicos aún no han establecido la verdadera causa de esta enfermedad. Hay una gran cantidad de diferentes teorías científicas que explicar la ocurrencia de esta enfermedad:

  • Algunos expertos creen que varios Lesiones traumáticas. Las consecuencias de tales lesiones conducen al desarrollo de defectos anatómicos en las articulaciones.
  • Carga fuerte de la cadera También contribuye al hecho de que el niño en el futuro puede recibir diversos trastornos circulatorios. Las enfermedades infecciosas frecuentes que se producen especialmente en bebés debilitados conducen al desarrollo de cambios necróticos en la cabeza de la articulación de la cadera.

  • Enfermedades congénitas Las articulaciones grandes también pueden ser una causa provocadora de la enfermedad de Perthes. En este caso, el desarrollo de cambios específicos conduce a una violación de la integridad anatómica de las estructuras que forman la articulación de la cadera. En adolescentes, el pronunciado desplazamiento de la cuarta vértebra lumbar se convierte en una causa bastante común de esta patología. Esta situación provoca el pinzamiento del nervio intervertebral y los vasos sanguíneos que suministran.
  • Suministro de sangre deteriorado Contribuye al desarrollo gradual de cambios distróficos en la articulación de la cadera. Después de algún tiempo, el niño desarrolla una necrosis pronunciada de tejido óseo y cartilaginoso. Esta condición se manifiesta en violación de la arquitectura de la articulación de la cadera. Un largo curso de la enfermedad provoca el desarrollo de múltiples síntomas adversos en un niño.

Los médicos identifican varios grupos de alto riesgo para el desarrollo de esta enfermedad:

Bebés prematuros y niños pequeños con un peso al nacer críticamente bajo,

niños que tenían raquitismo en la primera infancia,

bebés que no reciben una nutrición adecuada, así como bebés que reciben alimentación artificial,

niños, a menudo enfermos con enfermedades catarrales y respiratorias,

bebés con signos de desnutrición,

Niños que padecen diversos tipos de alergias.

En el desarrollo de la enfermedad se alternan varios estadios clínicos. La inicial se acompaña de la aparición de necrosis del núcleo de osificación de la cabeza femoral. La etapa 2 se caracteriza por la aparición de una fractura por compresión de la cabeza del hueso de la cadera.

La etapa 3 causa la fragmentación y destrucción múltiple de las principales estructuras anatómicas que forman esta articulación ósea. En la cuarta etapa, una gran cantidad de tejido conectivo aparece en el sitio del hueso anterior y el tejido cartilaginoso. La etapa final 5 está acompañada por la osificación de las áreas recién formadas, debido a la deposición de calcio en las áreas dañadas.

La manifestación de los signos clínicos depende de la etapa de desarrollo del proceso patológico. Todos los síndromes adversos se desarrollan gradualmente. Las etapas tardías se caracterizan por la presencia de signos clínicos pronunciados, que se manifiestan claramente en un niño.

Una manifestación bastante frecuente de la enfermedad es La aparición de dolor en la articulación de la cadera. Al principio, el niño siente solo un dolor de tirón que se extiende por toda la pierna afectada. El bebé siente el máximo dolor en el área de la cabeza de la articulación de la cadera. En este momento, el niño aparece a menudo Debilidad de los músculos glúteos.

Bebé enfermo primero comienza a cojear un poco. Durante el desarrollo del proceso patológico, el niño comienza a cojear mucho más. Esta violación es particularmente pronunciada en un proceso unilateral. El daño de doble cara puede no aparecer durante bastante tiempo.

Con el tiempo, la marcha del niño comienza a sufrir. Al caminar, trata de no pisar la pierna dañada y la guarda. Esto lleva al hecho de que el niño depende más de un pie sano. Este andar se conserva en el bebé casi constantemente.

A medida que se desarrolla la inflamación en la articulación, este síntoma en un niño solo progresa.

Dolor al tratar de girar una pierna dañada hacia afuera. - Otro síntoma característico que se desarrolla en esta patología. Los movimientos de rotación también son perturbados. Al principio, este síntoma se manifiesta por la aparición de dolor durante la abducción o rotación de la pierna. Entonces los movimientos activos y pasivos son limitados.

La restricción de la flexión de la articulación de la cadera se produce en todos los bebés con enfermedad de Perthes. La pierna afectada se hincha severamente. Este síntoma es más pronunciado cuando se evalúa una extremidad adolorida con una sana. Si el proceso es bilateral, ese edema aparece inmediatamente en ambas piernas.

El deterioro circulatorio conduce a La pulsación de los vasos sanguíneos se reduce notablemente.. Los médicos identifican este signo clínico durante un examen clínico de un niño enfermo. El desarrollo del proceso patológico de 2-3 grados se acompaña de la aparición de una condición subfebrile en un niño. En este caso, la temperatura corporal se eleva a 37.2-37.5 grados.

Las etapas expresadas del proceso patológico se caracterizan por el aumento de Palidez de la piel. La pierna afectada se vuelve fría al tacto. Algunos bebés tienen sudoración severa de los pies.

Causas de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

Las causas y la patogenia de la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes no se comprenden completamente. Según estudios recientes, los factores predisponentes de la enfermedad de Perthes son la displasia congénita de la médula espinal y la alteración fisiológica del sistema vascular regional.

La displasia congénita de la médula espinal (a nivel de los segmentos torácico inferior y lumbar superior) de gravedad variable causa deterioro de la inervación de las extremidades inferiores. Como resultado, se producen cambios anatómicos y funcionales en el sistema vascular en la región de las articulaciones de la cadera. Los cambios anatómicos consisten en una hipoplasia de todos los vasos que alimentan una articulación y un pequeño número de anastomosis entre ellos. Trastornos funcionales: espasmo arterial debido al aumento de la influencia del sistema simpático y la dilatación refleja de las venas. Provocan una disminución del flujo arterial, la obstrucción del flujo venoso y la isquemia latente del tejido óseo de la cabeza y el cuello del muslo.

La reestructuración fisiológica del sistema vascular de la epífisis de la cabeza femoral desde el tipo de pueril del suministro de sangre al tipo adulto aumenta significativamente la probabilidad de desarrollar trastornos del flujo sanguíneo.

La sobrecarga funcional, los microdaños, las lesiones, la hipotermia y las infecciones son los principales factores que conducen a la descompensación del suministro de sangre a la cabeza femoral, la transición de la isquemia ósea a su necrosis y el inicio clínico de la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Legg-Calvet-Perthes

Los síntomas tempranos de la enfermedad de Perthes son el síndrome de dolor característico y la cojera moderada asociada y la limitación del rango de movimiento en la articulación.

El dolor, como regla, tiene una naturaleza periódica y diversos grados de severidad. La mayoría de las veces se localizan en la cadera o la rodilla, así como a lo largo del muslo. A veces, un niño no puede apoyarse en una pierna adolorida durante varios días y, por lo tanto, está en la cama, pero camina más a menudo, cojeando. Una cojera puede ser leve en la forma de arrastrar las piernas y dura desde varios días hasta varias semanas.

Los periodos de manifestaciones clínicas suelen alternar con periodos de remisión. En algunos casos, el síndrome de dolor de la enfermedad está ausente.

Diagnóstico de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes

En el examen, se observan contracturas rotacionales hacia la luz e hipotrofia de los músculos de la extremidad inferior. Como regla general, la abducción y la rotación interna del muslo son limitadas y dolorosas. Los signos clínicos de espondilomisplasia espina lumbosacra a menudo se revelan, lo que es más probable que sugiera la enfermedad de Perthes.

Al limitar la abducción o rotación interna del muslo y los datos anamnésicos característicos, realice una radiografía de las articulaciones de la cadera en dos proyecciones (proyección anteroposterior y la proyección de Lauenstein).

Metodos de diagnostico instrumental

Los primeros síntomas radiológicos de la enfermedad son una pequeña oblicuidad (aplanamiento) de la parte lateral externa de la epífisis afectada y la descarga de su estructura ósea con una rendija articular de rayos X expandida.

Un poco más tarde, se revela el síntoma de "nieve húmeda", que consiste en la aparición de heterogeneidad de la estructura ósea de la epífisis con áreas de mayor y menor densidad óptica e indica el desarrollo de osteonecrosis.

Luego sigue la etapa de una fractura por impresión, que tiene un patrón de rayos X más distinto y se caracteriza por una disminución en la altura y la compactación de la estructura ósea de la glándula pineal con la pérdida de su arquitectura normal, un síntoma de la "glándula pineal cretácea".

A menudo, el inicio de la etapa de fractura por impresión se caracteriza por la aparición de una línea de fractura patológica subcondral en la epífisis afectada, un síntoma de la uña, según la localización y el alcance de la cual es posible predecir el tamaño y la localización del centro potencial de necrosis, secuestro y, en consecuencia, la gravedad de la enfermedad.

Se considera que la primera etapa de la enfermedad, la etapa de osteonecrosis, es reversible y con un pequeño foco de necrosis, que se revasculariza rápidamente, no pasa a la etapa de fractura por impresión. La aparición en la epífisis de la línea de una fractura patológica subcondral indica el comienzo de un curso largo y gradual del proceso patológico, que puede durar varios años.

Recientemente, la RM se utiliza a menudo para el diagnóstico precoz de osteocondropatía de la cabeza femoral. Este método tiene una alta sensibilidad y especificidad. Le permite identificar y determinar el tamaño exacto y la ubicación del centro de necrosis en la cabeza del muslo unas semanas antes de lo que se detecta en la radiografía.

La ecografía también permite sospechar la enfermedad en una etapa temprana, pero en el diagnóstico de la enfermedad de Perthes solo tiene importancia auxiliar. Los cambios en la densidad acústica de la metaepífisis femoral proximal y el derrame articular se determinan mediante ecografía. Además, ayuda a rastrear la dinámica de la restauración de la estructura de la glándula pineal.

La imagen clínica y de rayos X de la enfermedad de Perthes en etapas posteriores (fractura de impresión, fragmentación, recuperación y resultado) es típica, y el diagnóstico de la enfermedad no es difícil, pero cuanto más tarde se realice el diagnóstico, peor será el pronóstico para el restablecimiento de la estructura anatómica normal y la función de la articulación de la cadera.

Tratamiento de la enfermedad de Legg-Calve-Perthes.

Los pacientes con osteocondropatía de la cabeza femoral necesitan un tratamiento patogénico complejo en condiciones de eliminación completa de la carga en la pierna adolorida desde el momento del diagnóstico. En la mayoría de los casos de la enfermedad, el tratamiento es conservador. Sin embargo, con un gran foco de necrosis que involucra la división lateral de la epífisis en niños mayores de 6 años, es deseable realizar un tratamiento quirúrgico en el contexto de medidas conservadoras. Esto se debe a una severa deformidad de la cabeza femoral y un curso prolongado (tórpido) de la enfermedad. La deformidad severa de la cabeza femoral, a su vez, puede causar la formación de subluxación por extrusión en la articulación afectada.

Condiciones necesarias para el tratamiento patogénico complejo:

  • eliminación de la compresión de la articulación de la cadera, debido a la tensión de su aparato capsular-ligamentoso y la tensión de los músculos circundantes, así como a la carga axial continua en la extremidad,
  • Un cambio en la posición espacial de los componentes pélvicos y / o femorales de la articulación afectada (por métodos conservadores o quirúrgicos) para sumergir completamente la cabeza femoral en el acetábulo, creando un grado de recubrimiento óseo igual a la unidad.
  • estimulación de procesos regenerativos (revascularización y re-osificación) y reabsorción de tejido óseo necrótico en la cabeza del muslo, liberado de influencias compresivas y sumergido en el acetábulo.

Tratamiento quirurgico

Cirugía reconstructiva para el tratamiento de niños con enfermedad de Perthes:

  • Osteotomía medializante y correctiva de la cadera.
  • transposición rotacional del acetábulo, que se realiza como una intervención independiente, y en combinación con la osteotomía media del muslo.

Entre las variedades de transposiciones de rotación del acetábulo, la operación de Salter es la más demandada.

La intervención quirúrgica se realiza con el propósito de centrar (inmersión completa) de la cabeza femoral en el acetábulo, reduciendo los efectos compresivos de los músculos de la articulación de la cadera y estimulando el proceso de reparación.

La gran experiencia clínica ha demostrado la eficacia de las operaciones de remodelación en los casos más graves de la enfermedad de Perthes: lesiones totales y subtotales de la epífisis. La intervención quirúrgica proporciona una recuperación más completa de la forma y el tamaño de la cabeza femoral, así como una reducción significativa en la duración de la enfermedad: el paciente se pone de pie sin medios de apoyo por un promedio de 12 ± 3 meses, dependiendo de la etapa de la enfermedad.

Pin
Send
Share
Send
Send