Niños pequeños

¿Por qué es útil y peligrosa la salsa de soya cuando amamanta a un bebé?

Pin
Send
Share
Send
Send


Durante la lactancia, las mujeres que amamantan deben tener especial cuidado al consumir salsas y especias. El sistema digestivo de los niños aún no puede descomponer las sustancias contenidas en dichos productos. La salsa de soya no solo es mal percibida por el cuerpo de los recién nacidos, sino que también puede provocar la aparición de reacciones alérgicas. Sin embargo, con un uso moderado razonable, definitivamente será útil.

Los beneficios y daños de los productos de soya.

Antes de hablar sobre las cualidades dañinas, es necesario familiarizarse con los beneficios de la salsa de soja. Un producto natural tiene varias ventajas:

  • Contiene fitoestrógenos. Estos son elementos muy importantes para la salud de las mujeres, que son útiles incluso durante la lactancia.
  • Debido al contenido relativamente alto de proteínas, los alimentos de soya pueden ser una excelente alternativa a la carne. Y la salsa, a su vez, se convertirá en una fuente adicional de proteínas.
  • Apoya el trabajo de los vasos sanguíneos.
  • El producto es capaz de influir en el estado de las placas ungueales, la estructura del cabello y la elasticidad de la piel. Esto solo puede complacer a una madre lactante que quiere verse bien después de dar a luz.

Además, se recomienda el uso de salsa de soja junto con alimentos para la prevención del cáncer y la normalización del sistema cardiovascular.

Pero al amamantar existe cierto riesgo. Desafortunadamente, cocinar una salsa natural toma mucho tiempo. Como se sabe, este proceso que requiere mucha mano de obra lleva varios años, ya que es necesaria la fermentación natural de todos los componentes. Por lo tanto, en los estantes de las tiendas se ubican principalmente productos que fueron fabricados utilizando tecnología acelerada varias veces, lo que implica la presencia de sustancias nocivas. Vale la pena averiguar exactamente qué es peligrosa esta salsa:

  • A menudo en el papel de un catalizador en la preparación de fermentos sintéticos, que contiene toda una gama de diferentes microorganismos. Esta es una buena razón para rechazar este producto, porque no se sabe qué se incluye exactamente en su composición.
  • No menos peligroso es el hecho de que durante todo el proceso de fabricación, el ácido clorhídrico se introduce en la salsa. Por supuesto, la filtración y purificación del líquido de componentes dañinos se lleva a cabo, pero no hay garantía de su eficacia.
  • Salsa de soja barata contiene una gran cantidad de carcinógenos. Realmente representa una gran amenaza para la salud de un bebé recién nacido.
  • Además de todo lo anterior, hay potenciadores del olor y el sabor, tintes que aportan el color del líquido al color natural.
  • Después de que un pequeño porcentaje de este producto ingresa al cuerpo de un bebé, puede tener problemas estomacales, envenenamiento, todo tipo de reacciones alérgicas.
  • El consumo excesivo de salsa de soja puede afectar el desarrollo mental del niño.

Como puedes ver cuán útil es la salsa de soja, es igual de dañina.

Recomendaciones para su inclusión en la dieta.

Si la soya ha tenido tiempo de convertirse en un producto favorito incluso antes del inicio del embarazo y el parto, es posible que una mujer no esté completamente lista para rechazarlo. Por lo tanto, es necesario tener en cuenta una serie de consejos que ayudarán a no dañar la salud:

  • * Se permite usar la salsa con alimentos no más de 40 ml por día, pero no más de varias veces a la semana.
  • * Hasta que el niño cumpla los tres meses de edad, se recomienda no agregar nuevos ingredientes a la dieta actual.
  • * Al elegir dar preferencia a los fabricantes más conocidos.
  • * Es mejor comprar solo salsa cara de alta calidad. Pero es más aceptable cocinarlo en casa.
  • * El envase en el que se vende el producto debe ser exclusivamente de vidrio. Sólo es posible el líquido marrón sin sedimento visible.
  • * Asegúrate de prestar atención a la composición. Si hay algo más aparte de los frijoles, la sal y el trigo, entonces es mejor no tomar la salsa.
  • * Como se sabe, esta salsa se combina más a menudo con sushi, pero su uso también está completamente contraindicado.

En conclusión, podemos decir que la salsa de soja para comer durante la lactancia debe ser muy cuidadosa. Sin lugar a dudas, es útil para un organismo adulto, pero es destructivo para un organismo joven. Además, menos fabricantes recurren a las técnicas de cocina tradicionales. Es mejor cuidar a tu bebé y renunciar a la soja. Después de todo, ningún producto, incluso muy sabroso, no vale la salud del bebé.

¿Hay algún beneficio de la salsa de soja?

La salsa de soja es un producto excepcionalmente natural, fermentado a partir de granos de soja, sal y trigo. La salsa tradicional no contiene aditivos químicos y puede tener un efecto beneficioso en el cuerpo. El beneficio de este producto radica en su composición rica en micronutrientes:

Componente

Que útil

La salsa de soya casi no contiene grasa en su composición y es un producto bajo en calorías. Este hecho lo distingue de las salsas y aderezos más populares en la actualidad. El valor energético de la salsa de soja varía de 50 a 70 kcal, lo que la hace adecuada para la nutrición dietética. Esto es muy importante para las madres lactantes jóvenes que desean regresar a su antigua figura delgada después del parto.

Es importante tener en cuenta que solo el producto natural tiene todas las propiedades positivas. Cuanto más en la composición de la salsa contiene aditivos químicos, menor será el beneficio que traerá dicho producto al cuerpo. Encontrar salsa natural en los estantes rusos es casi imposible. Almacenar muestras de salsa de soja en el mejor de los casos no tiene todas las características útiles. En el peor de los casos, el producto puede ser verdaderamente insalubre.

¿Cuál es el daño a una madre lactante y al recién nacido?

La producción de salsa de soja es un proceso bastante largo. La etapa obligatoria de la fermentación natural dura al menos un año. Para acelerar la fabricación de la salsa, los fabricantes sin escrúpulos a veces le añaden levadura artificial, así como ácido clorhídrico. La presencia de tales elementos químicos en la salsa la hace peligrosa, especialmente para las mujeres lactantes y, en consecuencia, para los bebés.

Existen otras propiedades de la salsa de soya que pueden ser dañinas durante la lactancia:

  1. El riesgo de alergias. La soja es un alérgeno fuerte, por lo que debe controlar cuidadosamente la reacción de su cuerpo, así como el estado de salud del bebé.
  2. Alto contenido en sal. El cuerpo de una madre que amamanta y por lo tanto está sujeto a un mayor estrés. No abuse de los alimentos salados para prevenir el edema, la alteración del hígado y los riñones, así como para evitar otras consecuencias desagradables.
  3. Efecto sobre las hormonas. Existe la opinión de que los componentes de la soja contenidos en la salsa, si se usan en exceso, pueden tener un impacto negativo en el sistema endocrino del bebé y causar retrasos en el desarrollo.
  4. La presencia de OMG. Cuando se prepara salsa de soja por fabricantes sin escrúpulos, se pueden usar ingredientes GMO. El efecto de tales culturas en el cuerpo humano aún no ha sido estudiado. No es necesario exponer tal peligro al cuerpo de una madre joven y un niño pequeño.

El posible daño de la salsa de soja no es tan crítico. La madre lactante es muy importante para mantener un estado emocional positivo, y si realmente quiere complacerse con salsa de soja, puede permitírselo. Uno solo tiene que adherirse al sentido común y las reglas simples, como en el uso de cualquier otro producto de la tienda.

Como utilizar durante la lactancia.

Algunas fuentes advierten a las madres jóvenes sobre el consumo de salsa de soja para que la leche materna no tenga un sabor desagradable. La mayor parte de esta opinión es compartida por la generación anterior, que cree que todos los productos consumidos por una mujer lactante influyen en el sabor de la leche. Este es un mito común. La leche materna no se forma a partir del contenido del estómago, sino que se sintetiza de manera compleja a partir de la linfa y la sangre de la madre. Por lo tanto, es posible no tener miedo al cambio de sabor de la leche en el uso en alimentos de salsa de soja.

Sin embargo, al usar este producto, debe seguir algunas reglas para que no dañe a la madre y al bebé que están amamantando:

  1. La regla principal es elegir una salsa de soja de calidad. Es necesario dar preferencia a las salsas en envases de vidrio, habiendo estudiado cuidadosamente la composición del producto en la etiqueta. La salsa de soja no debe tener más que soja, trigo y sal. A veces se permite la presencia de condimentos adicionales (pimienta, ajo, hierbas, etc.). Otros ingredientes en salsa de soja no deben ser. No compre una salsa o producto sospechosamente barato con la presencia de impurezas turbias.
  2. En los primeros dos meses de vida del bebé, la madre que amamanta debe abandonar completamente la salsa de soya. A partir del tercer mes, puede probar el producto, comenzando con 1-2 cucharaditas. Es necesario vigilar la reacción del recién nacido.
  3. En caso de signos de alergia en un niño, debe abandonar inmediatamente el producto. Después de 3-4 semanas, puede probar el producto nuevamente, en pequeñas cantidades, observando el bienestar del bebé. En caso de una reacción alérgica repetida, la salsa debe abandonarse hasta que finalice la lactancia.
  4. La tasa máxima permitida de uso de la salsa es de 30-50 ml por día. Superar esta tasa no vale la pena, porque esto aumenta el riesgo de efectos negativos del producto en el cuerpo de la madre y el niño.

La salsa de soja es un producto ambiguo. La pregunta de si usarlo durante la lactancia debe ser decidida por cada mujer que esté amamantando por su cuenta. Después de todo, ella es responsable de la salud de su hijo.

Pin
Send
Share
Send
Send