Niños pequeños

¿Qué es la infección del tracto urinario y por qué afectan a los niños?

Pin
Send
Share
Send
Send


Los problemas con el sistema urinario ocurren a cualquier edad. En los niños, estas enfermedades son difíciles de diagnosticar. La prevalencia depende del género y la edad. Las niñas sufren entre los 2 y los 12 años, los niños con mayor frecuencia en la infancia. El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en niños será efectivo con el contacto oportuno con un especialista. Se lleva a cabo en el hospital bajo la supervisión de un médico general y un urólogo durante 10 a 14 días.

Clasificación

La urología determina las infecciones del tracto urinario en niños de acuerdo con la CIE-10, lo cual es necesario para confirmar la etiología, morfología y patogénesis de cada caso individual. Todos los códigos ICD-10 desde N00 hasta N99 se asignan a todos los procesos infecciosos que ocurren en los órganos de la formación y eliminación de la orina.

La localización del proceso de inflamación afecta el tipo de enfermedad. Pielitis y pielonefritis, enfermedades de los riñones y los uréteres, se desarrolla en la parte superior. En promedio - uretritis, en la parte inferior - cistitis. La uretra y la vejiga están afectadas. Lo que importa es el período de la enfermedad, que se caracteriza por la forma inicial, la recurrencia y la recaída. El segundo viene con patología poco tratada.

La severidad de los síntomas clínicos ayudará a determinar la severidad del curso. La forma suave se acompaña de una baja temperatura, que prácticamente no aumenta. El bebé tiene una ligera deshidratación. La forma grave se manifiesta por sepsis, fiebre, vómitos.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Los signos de infección del tracto urinario en niños comienzan con fiebre (en casi el 90% de los casos). Si no es así, preste atención a la condición general y características adicionales. Difieren según la edad del niño, ya que los bebés no siempre pueden mostrar cómo se sienten. Expresan dolor llorando y golpeando sus pies. Más a menudo señalado:

  • Mal apetito
  • Dolor al orinar.
  • Orina turbia o con sangre.
  • Vómitos
  • Irritabilidad.

Con la inflamación de los órganos en la parte superior se desarrolla la hipertensión arterial, daño renal, se produce cicatrización. Las infecciones complicadas del tracto urinario en niños menores de un año ocurren con anomalías congénitas, reflujo vesicoureteral del nivel más alto. La pielonefritis en los bebés puede manifestar una ligera indisposición, fatiga, letargo. A menudo esto sucede en niños de hasta 6 meses y en niñas de hasta un año.

La infección del tracto urinario en niños de 2 años de edad pasa por debajo de la imagen de sepsis. La pielonefritis se considera cuando la temperatura sube a 39 grados. La fiebre dura más de dos días y es posible que no aparezcan otros síntomas. Más tarde, el dolor de espalda se añade en uno o dos lados. En raras ocasiones, diarrea, vómitos, dolor abdominal.

Con la cistitis y la uretritis, la fiebre está casi ausente, sin embargo, el dolor y la sensación de ardor al orinar, la presión en el abdomen son características. El niño suele ir al baño. Si los niños no son tratados con infecciones del tracto urinario a tiempo, la enuresis secundaria se desarrolla a los tres años. Los diagnósticos diferenciales permitirán la detección temprana de enfermedades asociadas: balanitis en niños y vulvitis en niñas.

Cuadro clinico

Los síntomas varían según la gravedad, la localización de la inflamación, el tipo de infección y el estado inmunológico del bebé. Indicarán los métodos de tratamiento y diagnóstico. Es importante prestar atención a las cosas pequeñas, ya que indicarán no solo la extensión de la enfermedad, sino también el descuido de la salud y enfermedades relacionadas.

¿Qué pueden distinguirse las infecciones del tracto urinario en un niño de 2 años de edad? La pielonefritis puede manifestarse en un bebé, independientemente de su edad. Se caracteriza por intoxicación y alta temperatura. Al principio, se altera el apetito, luego el niño rechaza completamente los alimentos. A esta edad, se observan síntomas meníngeos. Si no recibe un tratamiento completo a tiempo, se desarrolla una forma crónica de insuficiencia renal.

La cistitis es una enfermedad en la que los niños a menudo quieren ir al baño. Pueden vaciar la vejiga cada 10-15 minutos con una sensación de dolor y dolor. Debido a la irritación de la membrana mucosa, hay una sensación de vaciado incompleto, por lo que se observa incontinencia urinaria. En los bebés, la micción está ausente, la temperatura alcanza los 40 grados. Ocurre más a menudo en las niñas. El tratamiento tardío conduce a la pielonefritis.

La bacteriuria es una enfermedad en la cual las bacterias proliferan en la orina. Se detectan sólo después de las pruebas de laboratorio. Los padres a menudo pierden una infección del tracto urinario en niños menores de un año, ya que el bebé no se queja. Sin embargo, la orina se vuelve turbia, tiene un olor desagradable, en ella aparecen escamas, impurezas y sangre.

Causas de la inflamacion

Las enfermedades se producen debido a la exposición a enterobacterias, incluida la E. coli. El desarrollo se ve afectado por la micoplasmosis y la clamidia urogenital. Entre las causas de las infecciones del tracto urinario en niños - anemia, inmunodeficiencia. Esto incluye una violación de la urodinámica:

  • Pyeloectasia.
  • Distopia del riñón.
  • Divertículo vesical.
  • Policistica
  • Urolitiasis.
  • Infección de la madre durante el embarazo.
  • Ureterocele.
  • Synechia de los labios genitales en las niñas.
  • Fimosis en los niños.

Presencia de serotipos patógenos en el cuerpo, producción insuficiente de anticuerpos, isquemia y cirugía en los órganos del sistema urinario. Surgen problemas con disbiosis, colitis, estreñimiento frecuente. Aumentar el riesgo de desarrollar trastornos de intercambio de enfermedades. Es necesario vigilar la higiene de los genitales. La técnica de lavado adecuada eliminará la infección en el tracto urinario.

La flora patógena incluye E. coli, que se detecta en el 80% de los niños. Además, las bacterias de la clase enterocócica y estafilocócica afectan el desarrollo de infecciones del tracto urinario en los niños. Muy a menudo, la enfermedad comienza con un solo patógeno. Si se reduce la inmunidad, hay anomalías congénitas, varios tipos de virus participan en el proceso. En bebés débiles, se desarrolla una infección bacteriana debido al desarrollo de un hongo.

Es necesario un código específico de infección del tracto urinario en niños en la CIE-10 para planificar diagnósticos, seleccionar medidas preventivas, para prescribir tratamientos. Un enfoque integrado ayudará a eliminar los problemas. Incluye un tratamiento completo de drogas, dieta e higiene.

Diagnóstico de la definición de enfermedades.

Es necesario realizar una serie de encuestas serias. La severidad y la severidad se descubren con la ayuda de un análisis de sangre. Refleja el contenido de leucocitos y el nivel de proteínas de fase aguda. La base es el cultivo de orina bacteriológico. Con ello, confirman el grado de bacteriuria, susceptibilidad a los antibióticos.

Además, prescriba muestras de orina para micoplasma, ureplazma, clamidia. Es necesario hacer una ecografía de los riñones, vejiga, vasos. La imagen muestra anomalías del sistema urinario y violación de la salida de orina. Con las exacerbaciones frecuentes del niño en el período de remisión, hacer una urografía con un agente de contraste. La gammagrafía estática y dinámica ayudará a confirmar el daño al parénquima renal.

Las recomendaciones clínicas para la infección del tracto urinario en niños son proporcionadas por un pediatra, un nefrólogo, un urólogo y un ginecólogo. Los expertos prescriben investigaciones sobre Zimnitsky y Nechyporenko. En la sangre, los signos de inflamación se manifiestan por un aumento de CR, leucocitosis, globulinas alfa. Para una infección específica, se toma una muestra de PCR.

Métodos de confirmación de la infección.

Los problemas que han surgido en la parte inferior del sistema urinario se determinan mediante endoscopia. La cistoscopia y la uretroscopia pueden ayudar a detectar cistitis, uretritis, anomalías en la estructura del uréter. Los cambios anatómicos se diagnostican como tales desviaciones:

  • Doble sistema de pelvis renal.
  • Subdesarrollo de estructuras.
  • Hipoplasia
  • Aplasia del riñón, su ausencia.
  • La expansión de la pelvis renal.

Entre las anomalías funcionales se encuentra el reflujo ureteral con salida de orina alterada. La desviación conduce a un metabolismo deteriorado en los riñones. Los niños son admitidos en un departamento de urología especializado. Aquí, los médicos usan tiras reactivas para identificar las bacterias en la orina en solo unos minutos. Los leucocitos detectados utilizando una prueba similar que es sensible a la esterasa.

Tratamiento de enfermedades en niños.

Las recomendaciones para las infecciones del tracto urinario en niños deben respetarse por completo para lograr una rápida recuperación. Necesitará un tratamiento integral e individual. En caso de cistitis, los medicamentos se toman en casa si la madre sigue estrictamente las instrucciones del médico.

La pielonefritis es tratable en el hospital. Los bebés menores de dos años de edad recomiendan encarecidamente la hospitalización. A los niños se les da terapia de infusión y se les inyectan antibióticos. Cuando el dolor y la fiebre prescriben reposo en cama. La dieta incluye el uso frecuente de alimentos en pequeñas porciones. Esto reducirá la carga sobre las membranas mucosas, los túbulos renales.

La terapia con medicamentos es necesaria para el tratamiento de infecciones del tracto urinario en niños en una etapa temprana. Los agentes antimicrobianos tienen un amplio espectro de acción. Con la cistitis, los medicamentos se toman durante al menos una semana, con pielonefritis: 10 a 14 días. Si es necesario, prescribir uroantiseptics. Para aliviar el dolor necesitarás antiespasmódicos. El curso de los antibióticos se lleva a cabo necesariamente, y luego repetir las pruebas.

Entre las recomendaciones clínicas de infección del tracto urinario en niños está una dieta. La función renal deteriorada sugiere que es necesario reducir la ingesta de sal, limitar la cantidad de líquido. Se recomienda utilizar proteínas y alimentos vegetales, productos lácteos. La dieta no debe contener alimentos grasos y fritos, frutas ácidas. Irritan la mucosa. No se puede kiwi, uvas, tomates, cítricos, granada.

Enfermedades agudas: qué hacer

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en niños en forma de pielonefritis aguda comienza tan pronto como sea posible. Esto evitará el riesgo de cicatrización renal. El primer día después de la determinación de la ITU, la terapia se prescribe con la ayuda de antibióticos bactericidas. Se seleccionan en base a los resultados diagnósticos obtenidos. Preste atención a la condición del niño.

Los fluoroquinoles prácticamente no se utilizan en pediatría, ya que aumenta el riesgo de daños en las articulaciones en crecimiento. Medicamentos utilizados para tratar a los niños mayores, pero no como un medio de primera elección. Cinco días los fondos prescritos que se administran por vía subcutánea o intramuscular. Después de eso, tomar antibióticos por vía oral.

La fase inicial del tratamiento es la más importante, pero los vómitos a menudo ocurren en niños. En este caso, prescriba medicamentos como "Cefixime", "Cefizox". Numerosos comentarios positivos sobre la infección del tracto urinario en un niño han recibido terapia con aminopenicilinas o cefalosporinas. Necesitará medicamentos con efectos antipiréticos y antiinflamatorios. Esto incluye "Nurofen", "Paracetamol". Para la prevención de las convulsiones dar "diazepam".

Cuando el tratamiento requiere un descanso adecuado. El bebé debe estar caliente, consumir suficiente líquido, no debe sentir sed. Beber regularmente aumentará la producción de orina. En este momento, se produce la liberación de productos de inflamación, limitando la propagación de bacterias. Las bebidas y las comidas deben estar calientes. Se recomiendan suplementos de hierbas si el niño acepta tomarlos.

Qué buscar al tratar.

Para el tratamiento de la cistitis aguda, la eficacia de la terapia se debe a la degradación de la sensibilidad de las bacterias. Revise la orina antes de prescribir antibióticos. En algunos casos, se requiere el uso de fármacos quimioterapéuticos. La duración del tratamiento depende de la negligencia y la etapa de la enfermedad.

A los niños se les recetan medicamentos por un período de hasta 5 días. En este momento no debería haber muchos juegos al aire libre, más que reposo en cama. Se permite utilizar jugos y agua mineral sin gas. Antihistamínicos obligatorios que reducen los efectos negativos sobre los intestinos. Arreglar el resultado y prevenir la recurrencia ayudará a la fisioterapia. Baños de probada eficacia con manzanilla, caléndula y salvia.

Prevención y pronóstico de la enfermedad.

Algunos niños son propensos a infecciones del tracto urinario. El uso de complejos simples ayudará a minimizar el riesgo de su desarrollo. El modo de beber es necesario incluso para los bebés. El líquido prevendrá el estreñimiento afectando el desarrollo de bacterias. Si el señuelo ya ha comenzado, se recomienda diversificar la nutrición con vegetales y productos integrales.

Los médicos no recomiendan la lactancia materna. La leche protegerá al bebé de la infección. Si existe la oportunidad de seguir amamantando, el proceso debe continuar el mayor tiempo posible. Las niñas no se lavan los genitales con jabón líquido. Al cambiar pañales use toallitas húmedas. Las reglas de higiene ayudarán a prevenir el desarrollo de bacterias en la orina. Sin embargo, es importante contactar a los especialistas de manera oportuna para que, ante la primera sospecha del desarrollo de una infección, pasen las pruebas y comiencen el tratamiento.

Predecir el curso de la enfermedad es difícil. Hay varios factores que afectan las enfermedades del sistema urinario:

  • Anormalidades congénitas.
  • Inmunidad bebe.
  • Tolerancia a los medicamentos.
  • Proporcionando asistencia completa.

Las anomalías congénitas indican que se necesitará una consulta individual con un nefrólogo o un urólogo. Si la niña ya sufría de inflamación del tracto urinario, se muestran las preparaciones de nitrofurano. Los padres deben cuidar la salud de los bebés inmediatamente después del nacimiento. No permita hipotermia, cambie regularmente el pañal, controle la micción, el color y las características de la orina. Es importante prestar atención a las quejas del bebé.

En niños pequeños, las lesiones en los órganos urinarios son especialmente peligrosas. El tratamiento tardío puede dañar el tejido parenquimatoso renal. Al mismo tiempo, se desarrolla una reacción irreversible con el daño tisular posterior. Las enfermedades en una etapa temprana son tratables, y el cumplimiento constante de las reglas evitará las recaídas y evitará el desarrollo de la etapa crónica y las complicaciones.

Que es

Este término es un concepto bastante general. Incluye varios procesos inflamatorios que se localizan en los órganos del sistema.

Para clasificar de alguna manera esta enfermedad, se dividió condicionalmente en 2 grupos:

  • Las infecciones de las vías superiores afectan los riñones (pielitis, pielonefritis) y los uréteres (ureteritis).
  • La inflamación de las vías inferiores afecta la vejiga y la uretra.

¿Por qué es condicional tal clasificación? Muy a menudo, los procesos inflamatorios afectan a varios órganos.

La infección se propaga rápidamente y se transmite a las siguientes secciones del tracto urinario. En este caso, una enfermedad es consecuencia de otra patología.

Por ejemplo, en la uretritis (cuando las paredes de la uretra están inflamadas), el proceso puede moverse hacia la vejiga y la uretra, que se estrecha y, en el peor de los casos, incluso se bloquea por completo. Además, la misma infección afecta la próstata y otros órganos pélvicos. Esto, por supuesto, se trata de las complicaciones que son inevitables en ausencia de un tratamiento adecuado.

¡Es imposible reconocer la enfermedad por su cuenta, es necesario un diagnóstico rápido y profesional!

Grupo de riesgo

La inflamación del sistema urinario se produce con frecuencia. Entonces, en los primeros cinco años de vida, cada décimo niño enfrenta tales problemas.

Además, la susceptibilidad a las infecciones depende del grupo de edad y el sexo de los niños:

  • La infección del tracto urinario en niños menores de un año entre los niños ocurre 2 veces más a menudo,
  • a la edad de 1 año, la infección, por el contrario, afecta principalmente a las niñas (de cada 10 pacientes, dos niños).

El grupo de riesgo incluye a los bebés prematuros, en los que la enfermedad se presenta con un 10% más de frecuencia. Los niños de familias disfuncionales también sufren, se enferman con más frecuencia que otros.

En el primer caso, esto se debe a la baja inmunidad, en el segundo caso, con una atención deficiente y un saneamiento deficiente. La enfermedad rara vez se limita a un episodio. Más a menudo dentro de un año, se debe esperar una recaída.

También hay factores que pueden desencadenar una infección repetida con la misma infección. Uno de ellos es el tratamiento de baja calidad o incompleto, la falta de higiene y el uso incorrecto de pañales.

Para evitar la infección, es importante seguir todas las recomendaciones del pediatra.

Causas

Naturalmente, los padres necesitan conocer las causas de la infección, ya que es mucho más fácil prevenir la enfermedad que curarla más tarde.

La infección del tracto urinario en niños tiene las siguientes causas:

  • varios parásitos
  • La presencia de infección intrauterina en la madre.
  • manipulaciones médicas no profesionales (al insertar un catéter),
  • Patologías asociadas a trastornos de la urodinámica (urolitiasis, cistitis, enfermedad renal poliquística).
  • Enfermedades del tracto gastrointestinal (estreñimiento frecuente, disbacteriosis, infecciones intestinales).

Todas las causas anteriores se exacerban si los niños tienen una inmunidad reducida o existe una enfermedad autoinmune congénita (hiperadrenocorticismo, lupus eritematoso sistémico).

Es recomendable realizar un examen completo lo antes posible y determinar si el niño no tiene patologías conducentes al desarrollo de la infección de las vías.

Por supuesto, los síntomas de la enfermedad dependen de la enfermedad específica. Pero hay signos comunes de infección del tracto urinario en un niño.

Así, la infección del tracto urinario en los niños provoca los siguientes síntomas:

  • llora al orinar,
  • la orina tiene un olor desagradable
  • turbidez u orina de color rojizo presente,
  • periódicamente hay hinchazón,
  • El bebé hace pis raramente y poco.
  • La orina fluye sin presión, el chorro se interrumpe,
  • Genitales externos enrojecidos.

Además, cuando la inflamación del tracto urinario puede ser una pequeña fiebre, vómitos, que se acompaña de una negativa a comer. Si el bebé está inquieto o constantemente en un estado irritado, también es necesario consultar a un médico.

Incluso si el bebé tiene solo uno de los síntomas, no deje que el problema siga su curso, ¡debe mostrarlo de inmediato al médico!

¿Cómo tratar la infección del tracto urinario en un niño?

La efectividad de la terapia depende de un diagnóstico oportuno y correcto. La enfermedad se retira mucho más rápido cuando se detecta en la etapa inicial, cuando no hay enfermedades asociadas y posibles complicaciones características de las infecciones del tracto urinario.

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en los niños sugiere:

  • Fisioterapia, involucrando efectos físicos en el cuerpo.
  • Antibacteriano, consistente en el uso de fármacos antibacterianos y antisépticos.
  • antivirales que involucran el uso de inmunoglobulinas específicas,
  • Inmunocorrectivo (tomar inmunosupresores, inmunosupresores y estimulantes).

Para elegir el método de tratamiento correcto, necesita la gama completa de exámenes médicos y pruebas de laboratorio. No puede automedicarse, escuchar los consejos de otras personas que supuestamente tuvieron una experiencia similar. Solo un especialista puede hacer un diagnóstico claro de manera profesional y oportuna y prescribir las medidas correctas para combatir la dolencia.

Los métodos tradicionales contra las enfermedades infecciosas son ineficaces, ¡se necesita ayuda médica!

El curso y la gravedad de la enfermedad dependen de muchos factores. En particular, en la edad en que se produjo la infección, las enfermedades asociadas y el estado inmune.

Las infecciones urológicas se pueden dividir en cuatro grupos principales:

  • Fúngica, entre las que se considera la candidiasis la más frecuente,
  • bacteriana (infección por enterobacterias, estafilococos, estreptococos, etc.),
  • viral (infección con herpes, citomegalovirus, etc.),
  • parásito

Puede ser tanto enfermedades infecciosas únicas independientes como asociadas, es decir, que combinan varios tipos de infecciones y factores patológicos.

Por ejemplo, las infecciones por hongos con mayor frecuencia se manifiestan en niños con inmunodeficiencia, y la clamidia y la ureaplasmosis se combinan con la vulvovaginitis y la cistitis. La inflamación viral a menudo conduce a una disminución de la inmunidad, lo que contribuye a la formación de capas de infecciones fúngicas y bacterianas.

Videos relacionados

Él cuenta las causas y los síntomas de la infección del tracto urinario en niños Komarovsky, el pediatra más famoso del país:

El acceso oportuno a un médico, la prevención, la responsabilidad personal de los padres y el cuidado de la salud del niño son factores fundamentales en la prevención y el control de las enfermedades infecciosas del tracto urinario en los niños.

¿Qué es una ITU?

El desarrollo de un proceso infeccioso en un niño comienza con un malestar incomprensible, y durante el examen de diagnóstico en el tracto urinario se revela un aumento de la concentración de la flora microbiana, el desarrollo de la bacteriuria. Lo que se determina por la identificación de colonias de bacterias en la cantidad de más de 100 unidades por porción de un mililitro de orina, obtenido del reservorio urinario-vesicular. Algunas veces, la bacteriuria se detecta completamente por casualidad, sin signos evidentes de síntomas patológicos, con un monitoreo rutinario de la salud del niño (bacteriuria asintomática).

Si el tiempo no toma medidas, no detenga el rápido crecimiento de la flora patógena, la infección puede manifestarse:

  1. El desarrollo de la forma aguda de la pielonefritis es un proceso inflamatorio infeccioso en la membrana superficial de los riñones y la estructura del tejido de la pelvis.
  2. Pielonefritis crónica: se desarrolla como resultado de ataques patógenos repetidos, que conducen a fibrosis renal y deformación estructural de las divisiones renales pélvica de los riñones (el factor contribuyente son las anomalías de desarrollo en el sistema de excreción de orina u obstrucciones).
  3. El desarrollo de reacciones inflamatorias focales agudas en la MP (cistitis).
  4. El curso inverso y retrógrado de la orina del MP a la uretra (PM - reflujo).
  5. La esclerosis focal, o difusa, que conduce a cambios en el parénquima renal y arrugas del riñón como resultado del reflujo intra-renal, la pielonefritis de nuevo desarrollo y la esclerosis de los tejidos renales desencadenados por la corriente inversa de la orina del MP.
  6. Infección generalizada: urosepsis, provocada por la introducción en la sangre de patógenos infecciosos y sus productos metabólicos.

Estadística epidemiológica

De acuerdo con las estadísticas de los estudios realizados, las infecciones del tracto urinario en niños tienen una incidencia de patología de 18 por 1.000 bebés sanos en términos de prevalencia y se deben al género y la edad del niño. La mayor susceptibilidad a la enfermedad se observa en los bebés de primer año. Además, hasta el 15% de los niños sufren de bacteriuria grave acompañada de fiebre. Hasta los tres meses de edad, la enfermedad se diagnostica con más frecuencia en los niños y luego en la prioridad de la niña.

Las recaídas se desarrollan en casi el 30% de ellas, en el transcurso de un año después de la cura, a la mitad (50%) en cinco años. En un cuarto de los niños de tres años de edad durante un año después del tratamiento, el desarrollo de una fiebre irrazonable se debe a la recurrencia de la IU. Durante la escolarización, según las estadísticas, al menos un episodio de infección se observa en niñas (casi el 5%), en niños, menos del 1%.

Según las estadísticas extranjeras, las infecciones urinarias se detectan en los bebés varones, hasta el 3,2%, en las niñas, hasta el 2%. Después de los seis meses de edad, esta cifra aumenta 4 veces, de uno a tres años, 10 veces. Anualmente en el mundo se diagnostican 150 000 000 episodios de ITU en niños.

Génesis y formas de desarrollo de la ITU en la infancia.

En Rusia, la génesis (causa) de la infección se debe principalmente a la influencia de un solo tipo de microorganismo de la familia de las enterobacterias: varias cepas de la bacteria del colon en forma de bastón intestinal. La identificación en la orina de varias asociaciones de patógenos bacterianos se explica a menudo por la falta de estándares sanitarios al recolectar la orina para el análisis, el incumplimiento de las reglas para la entrega oportuna de la muestra al estudio o debido a una infección crónica.

La introducción de patógenos en el cuerpo de los niños puede tener lugar de diferentes maneras.

Por la vía hematógena.Entrar en los tejidos y órganos con flujo sanguíneo. Especialmente observado a menudo en bebés en el primer mes de adaptación después del parto. En niños mayores, la razón se debe a varios factores:

  • septicemia: el desarrollo de bacteriuria debido a un patógeno que ingresa a la sangre desde cualquier foco infeccioso,
  • la presencia de endocarditis bacteriana,
  • La furunculosis u otras patologías infecciosas que provocan el crecimiento bacteriano. Básicamente gram (+) o flora fúngica.

En el camino ascendente - Debido a su virulencia, que penetra desde la zona uretral y periutral en dirección ascendente - desde el tracto urinario inferior hasta la parte superior, lo que es típico en niños mayores de un año.

Camino linfogeno, debido a la estrecha relación de los órganos adyacentes (intestino, riñón, MP). La causa más común es el estreñimiento y la diarrea, que provocan la activación de patógenos intestinales y promueven la infección del tracto urinario con el transporte de la linfa. La presencia de representantes cocales y enterobacterias en la orina es característica.

Los bebés con anomalías congénitas tienen mayor riesgo de desarrollar invasión microbiana, lo que resulta en:

  1. A la obstrucción del tracto uretral (obstrucción): subdesarrollo de la válvula uretral, obstrucción del segmento uretérico-pelvis.
  2. A los procesos no obstructivos del estancamiento de la orina, desencadenados por la orina retrógrada del MP, o debido a su disfunción neurogénica (funciones de evacuación perturbadas), que contribuye a la acumulación de orina residual en el reservorio de la vejiga urinaria y, por segunda vez, provoca reflujo vesicoureteral.

No es el último papel en el desarrollo de la enfermedad el juego: la fusión de los labios en las niñas, la presencia de fimosis en los niños y el estado de estreñimiento crónico.

Como resultado de estudios a largo plazo, han surgido dudas sobre la participación de IMTI solo en el daño renal. Se reveló que esto requiere el impacto simultáneo en el órgano de tres factores: la presencia de IU, el reflujo ureteral y el intrarrenal. Al mismo tiempo, esto debería manifestarse a una edad temprana, con la sensibilidad particular del riñón en crecimiento al efecto infeccioso en su caparazón. Por lo tanto, la participación de bacteriuria sola en la lesión renal no tiene ninguna base de evidencia.

Sintomatologia

En la infancia, los signos de IPVP no son muy característicos y aparecen de manera diferente, de acuerdo con la edad del niño y la gravedad del cuadro clínico. Los signos comunes se deben a:

  • manifestación del síndrome disúrico: micio frecuente acompañado de dolor, enuresis, la presencia de impulsos imperativos,
  • Síntomas de dolor con localización en el abdomen o parte inferior de la espalda.
  • signos de síndrome de intoxicación, manifestados por fiebre, dolor de cabeza, debilidad y fatiga,
  • Síndrome urinario con signos de bacteriuria y leucocturias.

El aumento de temperatura es el único síntoma no específico que requiere un tanque de siembra obligatorio para la flora patógena.

Los síntomas de las infecciones urinarias en bebés y niños pequeños antes de la edad de un año aparecen:

  1. En bebés prematuros: deterioro del estado general con un abdomen tenso, alteraciones de la temperatura y ventilación, alteraciones en los procesos metabólicos.
  2. En una clínica grave, los síntomas de intoxicación aparecen en forma de hepatomegalia (agrandamiento del hígado), aumento de la ansiedad, marmoleo de la piel, signos de acidosis metabólica. Los niños se niegan a mamar, hay regurgitación, diarrea y convulsiones. A veces se producen anemia hemolítica e ictericia.
  3. Los niños de un año tienen sus síntomas borrados, pero desde la edad de dos años, hay signos de trastornos disúricos característicos sin cambiar los parámetros de temperatura.

De acuerdo con la manifestación clínica, la patología infecciosa se divide en una forma grave y no grave. Es por estos signos que se determina el "frente" de la búsqueda diagnóstica requerida y el curso necesario de tratamiento de la infección del tracto urinario en los niños, de acuerdo con la gravedad de los síntomas.

Clínica de infección severa. manifestado: fiebre alta, síntomas agudos de intoxicación y signos de moderación variable de la deshidratación.

Clinica no pesada El proceso infeccioso en los niños se caracteriza por cambios menores en la temperatura y la capacidad independiente de la medicación oral y la ingesta de líquidos. Los signos de deshidratación están completamente ausentes o tienen una leve severidad. Un niño se adhiere fácilmente al régimen de tratamiento.

Si el niño tiene un bajo grado de adherencia al tratamiento (bajo cumplimiento), se lo trata como un paciente con una clínica de IU grave.

Métodos de examen diagnóstico.

La búsqueda diagnóstica comienza con un examen físico: identificación de estenosis en las niñas, fimosis en los niños y la presencia de síntomas clínicos de pielonefritis.

La búsqueda de diagnóstico incluye:

  • Monitorización de laboratorio de orina para la detección de piuria (índice total de orina) y bacteriuria (tanque de siembra).
  • Detección de actividad infecciosa: control de sangre para la detección de leucocitosis, neutrofilia, ESR y PCR.
  • Evaluación de la función renal deteriorada - pruebas renales.
  • Ecografía: identificación de patologías renales: cambios escleróticos en la estructura tisular, signos de estenosis, cambios en la membrana parenquimatosa y en la estructura tisular del sistema renal colectivo.
  • Examen con radionúclidos, que permite identificar trastornos funcionales en los riñones.
  • Exploración escintigráfica de los riñones: identificación de lesiones escleróticas y signos de nefropatía.
  • Cistografía microscópica: para identificar procesos patológicos en las partes inferiores del sistema urogenital.
  • Urografía excretora, que permite evaluar el estado del tracto uretral y aclarar la naturaleza de los cambios previamente identificados.
  • Examen urodinámico para aclarar la presencia de disfunción neurogénica del órgano quístico urinario.

A veces, para evaluar el cuadro clínico y la gravedad del proceso infeccioso, además de un pediatra, otros especialistas infantiles (ginecólogo, urólogo o nefrólogo) participan en el diagnóstico.

Características de las medidas preventivas.

El descuido del proceso infeccioso en la PIM puede reflejarse en el niño por cambios irreversibles en las membranas parenquimatosas de los riñones, que causan arrugas en el órgano, el desarrollo de sepsis o hipertensión. La recaída de la enfermedad ocurre en el 30% de los niños. Por lo tanto, los niños en riesgo necesitan la prevención de recaídas con uro-antisépticos o antibióticos:

  • Curso tradicional - hasta seis meses,
  • en presencia de flujo de orina retrógrado, hasta que el niño tenga 5 años o hasta que se elimine el reflujo,
  • en presencia de obstrucciones - hasta su eliminación,
  • tomando la medicina herbal "Kanefron-N".

Ingesta abundante de líquidos recomendada (hasta 1,5 l / día de jugo de arándano o bebida de frutas), higiene cuidadosa Inculcar habilidades higiénicas en niños reducirá significativamente la incidencia de recurrencia de la enfermedad.

Si la niña está enferma, es necesario enseñarle a lavarse y limpiarse correctamente (en la dirección del ombligo al papa).

Lo que necesitas para prestar atención cuando las chicas están enfermas.

En primer lugar, son las bragas hechas de lino o algodón, preferiblemente blancas, ya que los tintes no siempre son de alta calidad y en contacto con el sudor pueden provocar reacciones indeseables.

El lavado debe ser agua corriente, no superior a la temperatura corporal, con las manos limpias, sin el uso de paños y trapos. Por otra parte, el uso frecuente de jabón es indeseable. Incluso el jabón para bebés es capaz de limpiar la flora natural, abriendo el acceso a las bacterias, lo que desencadena un proceso inflamatorio. Por lo tanto, la actividad de "socavación" debe ser moderada (no más de dos veces por día).

Ideal - toallitas húmedas sin alcohol y antiséptico.

Otro problema es el desarrollo de la sinechia en las niñas. Se forman como resultado de la falta de estrógeno en los tejidos mucosos del niño. Como regla general, las sinequias severas pueden aparecer en el período de 1,5 a 3 años y convertirse en un obstáculo para la micción libre y el desarrollo del estancamiento de la orina, con todas las consecuencias resultantes. Hasta los seis meses, el niño está protegido por el estrógeno de la madre.

En ningún caso, al lavar, es imposible aplicar de forma independiente un efecto mecánico en su eliminación. Hay ungüentos especiales de estrógeno, están disponibles comercialmente, que en dos semanas de uso regular eliminarán el problema.

Si el niño tiene un historial de infección en el niño, los niños con carne no circuncidada deben lavarse solo superficialmente con el uso de detergentes para bebés.

La naturaleza está tan organizada que la elasticidad del prepucio en los niños no es la misma que en los adultos, sella el prepucio, por así decirlo, produciendo una barrera protectora contra las bacterias en forma de un lubricante especial. Y retire la piel de la cabeza del pene a la fuerza y ​​procese la carne con jabón, la barrera se elimina y el resto del jabón puede provocar una quemadura de carne tierna con el desarrollo de un foco infeccioso.

Cabe señalar que la presencia de fimosis antes de los 15 años es una fisiología normal que no requiere intervención física. Solo en el 1% de los niños a la edad de 17 años, la cabeza del pene no puede abrirse por sí sola. Pero el problema también se resuelve con la ayuda de ungüentos especiales y diversos procedimientos de estiramiento. Solo un niño, sus 2 mil compañeros, puede necesitar asistencia quirúrgica.

¿Qué deben hacer los padres?

  1. Los padres deben seguir la regularidad de las micciones y heces del niño.
  2. Excluir del armario de ropa sintética y apretada.
  3. Para corregir la dieta, incluso en los platos ricos en fibra, eliminar el estreñimiento.

E. Komarovsky sobre la ITU en niños

Yevgeny Komarovsky, un pediatra popular, habla sobre infecciones urinarias en niños en su famoso programa de salud escolar de una manera muy interesante e inteligible. Побывав на программе или просмотрев передачу в режиме «онлайн», можно узнать много интересного и полезного – о способах забора мочи у младенцев, о важности назначаемых анализов, об особенностях антибиотикотерапии и важности правильного питания, а также, к чему может привести самолечение.

При соблюдении всех рекомендаций доктора, инфекция, хотя и долго, но успешно лечится. Los padres solo están obligados a prestar atención al niño y buscar ayuda médica a tiempo para evitar que el proceso se vuelva crónico.

Información general

Los microorganismos infecciosos pueden causar inflamación en los riñones, vejiga, uréter y uretra. Son muy comunes en niños menores de 5 años, vale la pena señalar que las niñas son más susceptibles a ellas que los niños.

La prevalencia de enfermedades del tracto urinario causadas por microorganismos patógenos difiere según el grupo de edad de los pacientes:

  • los recién nacidos y los niños de hasta un año de edad son más comunes entre los varones,
  • 2 a 15 años se encuentra en la mayoría de las niñas.

La cistitis, la pielonefritis, la bacteriuria se consideran las enfermedades más frecuentes.

Un cierto nivel de acidez en la orina, su movimiento a lo largo de la uretra, seguido de la eliminación, es el funcionamiento adecuado de este mecanismo. Si se viola uno de estos, aumenta el riesgo de infección con una infección del tracto urinario (ITU).

Factores predisponentes

Los principales factores que aumentan el riesgo de infección por ITU son:

  • Anomalías congénitas en el desarrollo del sistema urinario,
  • parto prematuro
  • Uso frecuente de catéteres urogenitales.
  • Presencia de prepucio en los niños.

Variedades de microorganismos.

Los organismos que causan este tipo de infecciones varían según el grupo de edad, las condiciones de su ingreso al cuerpo y la inmunidad de los pacientes.

Como regla general, las enterobacterias se consideran las más comunes, en particular la E. coli.

También son las bacterias Klebsiella, Proteus, Enterococci, Staphylococcus, Streptococcus y muchos otros.

En la forma aguda de la enfermedad, un patógeno domina, pero cuando se reinfectan, pueden ser varios a la vez.

Síntomas y signos de la enfermedad.

Los síntomas más comunes son las urgencias frecuentes para ir al baño y el dolor al orinar. Los síntomas adicionales incluyen:

  • incontinencia urinaria durante el sueño,
  • hinchazón de la cara y extremidades,
  • dolor en el abdomen,
  • náuseas y vómitos
  • fiebre
  • Cambio de color, densidad y olor a orina.
  • La cantidad de orina es muy pequeña.
  • irritabilidad severa en un niño
  • trastornos del sueño y del apetito
  • sintiendo mucha sed

Además, todos los síntomas de infección del tracto urinario en niños se dividen de acuerdo con la edad del paciente:

  1. Para los niños del primer año. La vida allí es un deterioro del apetito, la aparición de vómitos y malestar intestinal, leve coloración amarillenta de la piel, aumento de la temperatura corporal. En algunos casos, la sepsis se produce en los recién nacidos.
  2. Para niños mayores de 2 años La edad se caracteriza por un aumento en la micción, dolor en la parte inferior del abdomen, problemas con la excreción de orina, el desagradable olor a orina y fuerte enuresis nocturna. Estos síntomas pueden aumentar la fiebre y el dolor en el área lumbar.
  3. Niños mayores puede aumentar el tamaño del riñón, cambiar las aberturas en la uretra, el flujo de orina durante la excreción es muy débil.

Haciendo un diagnostico

Para establecer el agente causal de la infección, se requiere un análisis general y bacteriológico de la orina. Los resultados, por regla general, se conocen ya en 5-7 días.

En el análisis de la sangre, se registra un aumento en la tasa de sedimentación de leucocitos y eritrocitos.

Después de que se diagnostica el patógeno, se debe llevar a cabo una reacción a su resistencia a diferentes grupos de antibióticos (esto se hace para identificar el fármaco más eficaz).

En los laboratorios modernos, muchos análisis se realizan mediante inmunoensayo enzimático o reacción en cadena de la polimerasa.

Causas y factores predisponentes.

La causa más común de enfermedades del sistema urinario es la E. coli. Con menor frecuencia, los patógenos son estreptococos, estafilococos, Klebsiella, Proteus u hongos. Las razones principales también incluyen:

  • anomalías congénitas del sistema genitourinario,
  • reflujo vesicoureteral y otras disfunciones de la orina,
  • inmunidad reducida
  • trastornos metabólicos,
  • trastornos circulatorios de los riñones,
  • Infecciones de los órganos genitales, que, si es incorrecto o tardío, se extienden,
  • invasiones helmínticas,
  • Efectos de las operaciones en el sistema urinario.

La manifestación de la enfermedad es más común en las niñas debido a las peculiaridades de la estructura anatómica: una uretra más corta, su ubicación cerca del ano. Por lo tanto, la infección en la uretra entra inmediatamente en el sistema urinario.

Según las estadísticas, las infecciones urinarias son más comunes en niños de hasta 12 meses de edad, pero las tasas de incidencia son diferentes y dependen del género. En mujeres, las patologías se fijan principalmente a la edad de 3 a 4 años.

Los niños sufren de inflamación más a menudo en la infancia. Principalmente esto se debe a una higiene inadecuada de los órganos genitales externos o anomalías congénitas.

Entre los factores que contribuyen al desarrollo de la inflamación en los niños, debe destacar:

  • violación de la salida normal de orina, debido a lo que se acumula en los riñones y contribuye al desarrollo de bacterias,
  • uropatía obstructiva,
  • reflujo vesicoureteral,
  • Depósitos de calcio en los riñones,
  • diabetes mellitus
  • disfunción de vejiga neurogénica (cuando se altera el proceso de llenado y vaciado),
  • Incumplimiento de la higiene en el postoperatorio.

Para el desarrollo de la infección en el sistema urinario es suficiente tener un solo factor. Sin embargo, como muestra la práctica en la ITU, un niño a menudo tiene varias causas a la vez.

A menudo, una fuerte hipotermia o enfermedades de otros órganos y sistemas (por ejemplo, disbacteriosis, colitis o infecciones intestinales) a menudo conducen al desarrollo de microorganismos patógenos.

Para los hombres, la causa puede ser la fimosis (en este caso, se diagnostica un fuerte estrechamiento del prepucio), para la mujer, sinechia (fusión de los labios). Sólo un médico experimentado puede ayudar a determinar la causa de la IU.

Los síntomas de la infección del tracto urinario en los niños dependen de la ubicación de la infección, el tipo y la gravedad de la enfermedad. Para esta categoría de pacientes, las enfermedades características son la cistitis, la pielonefritis y la bacteriuria asintomática.

Los síntomas en los recién nacidos son los siguientes:

  • perdida del apetito
  • irritabilidad severa y lagrimeo,
  • regurgitación recurrente
  • trastornos del tracto gastrointestinal (diarrea o estreñimiento),
  • decoloración de la piel, que es un signo de intoxicación,
  • perdida de peso

Las características de la manifestación de infecciones urogenitales en niños dependen de su edad y género. La bacteriuria en las niñas cambia el color y el olor de la orina. Los síntomas de la cistitis incluyen:

  • micción en pequeñas porciones, que se acompaña de dolor severo y ardor,
  • dolor en la zona encima del pubis,
  • Temperatura corporal ligeramente elevada.

En los bebés, una manifestación de infección del tracto urinario es la micción débil e intermitente. La enfermedad le causa malestar, se pone de mal humor e irritable.

En la pielonefritis aguda, la temperatura corporal del niño aumenta, se observan náuseas o vómitos, la piel se vuelve pálida, come mal y duerme. En casos graves, es posible que aparezcan signos de neurotoxicosis e irritación del revestimiento del cerebro. También hay dolor severo en la columna lumbar, que aumenta durante la micción.

A menudo, en los bebés, estas patologías se confunden con trastornos intestinales o estomacales, y en la edad avanzada los primeros síntomas pueden ser similares a los signos de la gripe. Esto complica enormemente el proceso de tratamiento. Como resultado, los niños ya están hospitalizados con graves complicaciones.

Con la retención urinaria constante, el bebé puede experimentar una inflamación severa de las extremidades. La pielonefritis se caracteriza por un aumento de la bilirrubina en la sangre, por lo que esta enfermedad a menudo se confunde con ictericia en sus etapas iniciales.

Cuando el tratamiento tardío del tejido renal comienza a ser reemplazado por tejido conectivo, el cuerpo reduce su tamaño, su funcionamiento se ve afectado y esto conduce a una insuficiencia renal aguda.

Tratamiento de infecciones del tracto urinario en niños.

Después de recibir los resultados de un diagnóstico completo, los médicos deciden un esquema de tratamiento para las infecciones del tracto urinario en un niño. Puede incluir medicación o cirugía. En primer lugar, se tienen en cuenta la edad del niño y la gravedad de la enfermedad.

Para el tratamiento farmacológico de las infecciones del tracto urinario se utilizan con más frecuencia los fármacos antibacterianos. Como regla general, se prescriben antibióticos de amplio espectro. Para pacientes de hasta 3 años, se usan en forma de jarabe, a una edad más avanzada, principalmente en pastillas.

El médico selecciona la dosis en función del peso del bebé. La duración del tratamiento es en promedio de 7-10 días. Si es necesario, el curso puede extenderse a 2 semanas. Estas drogas son muy importantes para tomar un curso completo para prevenir la recurrencia y matar completamente a los patógenos.

Si hay otros síntomas, es posible usar medicamentos antipiréticos y urosépticos. Que ayudan a eliminar la orina acumulada. Durante la terapia con antibióticos, los probióticos se recetan para preservar la microflora intestinal normal. También se recomienda tomar vitaminas para fortalecer el sistema inmunológico.

Un requisito previo para la infección del tracto urinario es el régimen de consumo correcto. Para que las bacterias se eliminen más rápidamente en la orina, el niño debe recibir la mayor cantidad posible de bebidas. Al mismo tiempo, es necesario controlar de cerca la cantidad de orina que se extrae: si el volumen es inferior a 50 ml, se puede requerir un catéter.

Además, el niño puede ser tratado con la ayuda de remedios populares. Después de detener los síntomas generales, se muestran los baños calientes con decocciones de plantas medicinales (hierba de San Juan, manzanilla, etc.).

Es imperativo ajustar la dieta del niño: excluir todo lo picante, frito, graso o salado. Los productos lácteos son recomendados para la normalización de los intestinos.

Entre los métodos de fisioterapia, electroforesis, UHF, aplicaciones de parafina, etc., se deben distinguir. Es solo el médico el que decide si aplicar dichos procedimientos.

Es importante recordar que el tratamiento tardío puede llevar a complicaciones como la cistitis crónica o la pielonefritis. En este caso, el niño tiene fases periódicas de exacerbación, que también requieren el uso de fármacos antibacterianos y urosépticos.

En casos severos, la cirugía está indicada. La mayoría de las veces se realiza en presencia de patologías congénitas, que provocan el desarrollo de la ITU. En niños, las operaciones se realizan por método laparoscópico.

Él es de bajo impacto, ya en el día 3-4 del bebé se le permite ir a casa. Durante el período de rehabilitación, es muy importante asegurarse de que la infección no llegue a las heridas.

En general, en la etapa aguda de una enfermedad infecciosa, gracias a los productos farmacéuticos actuales, se puede curar con la ayuda de medicamentos. Para seleccionar un fármaco eficaz, es necesario tener en cuenta los resultados del análisis bacteriológico de la orina.

Como prevenir la enfermedad.

Si el paciente llega tarde o recibe un tratamiento inadecuado, el paciente desarrolla insuficiencia renal, sepsis o hipertensión arterial. Las recaídas ocurren muy raramente si el niño que ha experimentado una ITU, visita constantemente a un nefrólogo o un urólogo en la clínica infantil.

La prevención es muy importante para reducir el riesgo de infección. Las principales medidas son:

  • reglas de higiene
  • lactancia materna (esto le permite al bebé proporcionar al cuerpo todas las sustancias y oligoelementos necesarios),
  • Uso adecuado de pañales,
  • rehabilitación oportuna del proceso inflamatorio,
  • fortalecimiento de la inmunidad, endurecimiento regular,
  • evitar la hipotermia severa
  • usar ropa interior solo de telas naturales,
  • nutrición adecuada y equilibrada
  • Selección de productos de higiene con acidez neutra.

También se recomienda que se realicen análisis de orina y sangre con regularidad para detectar la inflamación de manera oportuna. Observar todas estas condiciones simples puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar infecciones del tracto urinario en un niño.

Utilizando tiras reactivas

Hay dos tipos de pruebas: nitrito (detecta bacterias) y en la determinación del contenido de leucocitos en la orina, su sensibilidad es del 90-95%. Es una prueba rápida y se usa muy a menudo en laboratorios para obtener resultados rápidos.

En este sentido, es necesario someterse a análisis adicionales, para asegurar un resultado más preciso.

Prueba de sangre

Para ello, realizar un análisis general y bioquímico de la sangre venosa. Un requisito previo es tomar el material del paciente en la mañana con el estómago vacío.

Gracias al análisis de los parámetros bioquímicos, es posible determinar con precisión el nivel de ácido úrico y creatinina (estos indicadores son fundamentales en el diagnóstico de enfermedades del sistema urinario).

En presencia de un proceso infeccioso en el cuerpo del paciente, hay un aumento de leucocitos y ESR en el análisis de sangre general.

Metodos instrumentales

Después de recibir los resultados de las pruebas de laboratorio, el médico enviará al niño a un diagnóstico de ultrasonido del sistema urinario. Esto ayudará a determinar con precisión la ubicación del proceso inflamatorio y encontrar el tratamiento correcto.

Gracias al método de endoscopia, se pueden detectar cistitis, uretritis u otras patologías del sistema urinario.

Pronóstico de recuperación

Al realizar todas las recomendaciones del médico, prácticamente no hay complicaciones. Con una infección repetida (especialmente si el niño tiene una burbuja de reflujo urinario), se forman cicatrices en los riñones, lo que afecta significativamente su rendimiento.

En casos avanzados, sepsis, arrugas del riñón, aumento de la presión arterial (hipertensión).

Tratamiento de drogas

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en los niños se realiza mediante el uso de antibióticos de diversa naturaleza.

Como regla general, las penicilinas, aminoglucósidos, cefalosporinas, uroantisépticos son los más utilizados.

El curso de administración es de una semana a dos, dependiendo de la fase de propagación de microorganismos infecciosos.

Después de esto, es necesario pasar pruebas repetidas para verificar la efectividad del tratamiento.

Si el paciente pertenece al grupo de edad después de 12 años, use antibióticos macrólidos.

Asegúrese de aliviar los síntomas utilizados antiinflamatorios (Nurofen), antihistamínicos, vitaminas e inmunoestimulantes.

Con diversas complicaciones debidas a un tratamiento inadecuado o retrasado, el niño puede requerir cirugía.

Se lleva a cabo solo en casos extremos, ya que en la mayoría de las enfermedades infecciosas del tracto urinario son susceptibles de tratamiento médico (sujeto al acceso oportuno a un médico).

Remedios populares

La medicina tradicional ayuda a aliviar los síntomas desagradables, pero no libera al cuerpo del agente infeccioso.

Por lo tanto, se recomienda aplicar métodos paralelos en combinación con tomar medicamentos.

Las infusiones y decocciones de plantas más utilizadas, como la nudillo, la inmortelle, la caléndula, la manzanilla, la hierba de San Juan, etc.

Ayudan a eliminar la bilis acumulada en el cuerpo y eliminar la intoxicación.

Sin embargo, no debe involucrarse en la medicina tradicional en el tratamiento de niños, ya que puede causar daños graves a un cuerpo pequeño. Un hecho importante es el mantenimiento excesivo de una dieta estricta, que excluye todos los alimentos grasos, fritos, picantes y salados.

Necesita beber muchos líquidos (agua común o té de hierbas).

Consecuencias de la ITU

Con el tratamiento incorrecto de las infecciones del tracto urinario en niños se desarrolla insuficiencia renal, pielonefritis. Este último, a su vez, puede causar un inicio del proceso de absceso en el órgano.

Al mismo tiempo, se forma una gran cantidad de descargas purulentas en los riñones, y el órgano no puede hacer frente a sus funciones. En todos los casos, se requiere cirugía.

Medidas preventivas y conclusión.

Para reducir el riesgo de desarrollar una infección en el tracto urinario, necesita:

  • controlar de cerca la higiene de los órganos genitales externos del niño,
  • comer bien y llevar un estilo de vida saludable,
  • someterse regularmente a exámenes de sangre y orina para la detección oportuna de posibles inflamaciones,
  • fortalecer el sistema inmunológico del niño,
  • no enfriar demasiado el cuerpo de los niños,
  • usar pañales correctamente
  • No iniciar los procesos inflamatorios en el sistema urinario.

Cuando aparezcan los primeros síntomas alarmantes, debe consultar a un médico que diagnosticará y prescribirá el tratamiento correcto. No descuide la salud de su propio bebé, ya que esto puede llevar a consecuencias irreversibles.

Síntomas clínicos de la enfermedad.

Las manifestaciones y signos de infección urogenital en niños de la enfermedad dependen de la edad del niño. Después de dos años, la presencia de infección del tracto urinario puede indicar:

  • micción dolorosa, sensación de ardor y calambres,
  • color oscuro de la orina, la presencia de sangre en ella,
  • ganas frecuentes de vaciar la vejiga (esto hace que la orina se excrete en pequeñas porciones),
  • dolor en la parte inferior del abdomen, sobrecrecimiento suprapúbico, espalda y espalda baja,
  • Alta temperatura corporal (por encima de los 38 grados).

A la edad de dos años, uno de los síntomas indica la presencia de infección del tracto urinario en niños:

  1. Febril
  2. Vómitos y diarrea.
  3. Irritabilidad, capricho y lágrimas.
  4. Decoloración de la orina y su olor agudo y desagradable.
  5. Piel pálida y debilidad.
  6. Falta de apetito e incluso negativa a comer.

Diagnóstico de infecciones del tracto urinario.

Si sospecha que un niño tiene esta enfermedad, debe consultar a un médico al día siguiente. Si duda, existe riesgo de inflamación de los riñones. La presencia de la enfermedad se confirma mediante un examen general de orina.

Si se ha detectado una infección en la orina de los niños, es recomendable tomar un cultivo para el patógeno y determinar su sensibilidad a los antibióticos. Es necesario para una elección adecuada y correcta del propósito del medicamento antimicrobiano.

Visualización de métodos de diagnóstico.

Dichos métodos incluyen ultrasonido y rayos X, permiten que el médico vea la estructura del sistema urinario y sus órganos, para detectar defectos y anomalías en el mismo. Estos métodos de diagnóstico no se asignan a todos los niños, sino solo a la edad de 3-5 años y con infección repetida. Los métodos de visualización incluyen:

  • Ecografía de los riñones. Un método que es bastante seguro para un niño y que, mediante rayos de ultrasonido, muestra el estado de un órgano en un monitor y permite juzgar su estructura.
  • Radiografía Esto ayudará a analizar el estado de los órganos en la cavidad abdominal y detrás del peritoneo. Antes del procedimiento, es deseable hacer que el niño sea un enema de limpieza.
  • Cistouretrografía. Para el análisis, se introduce un agente de contraste en la vejiga mediante un catéter, a través del cual los rayos no pasan. La cistouretrografía le permite ver los contornos de la vejiga y la uretra. Para ello, toma dos fotos. Solo con una vejiga llena. Otro - directamente durante la micción. La primera imagen le permite determinar la presencia de reflujo pasivo y el segundo, es decir, revertir los moldes de orina en el uréter, que normalmente no debería ser. Con este procedimiento, la segunda fase en los niños a menudo falla, pero incluso un disparo puede ser muy importante.

Si un niño sospecha una patología suficientemente grave del tracto urinario, se puede realizar una urografía intravenosa en el hospital. El agente de contraste se inyecta en la vena, se filtra por los riñones y todo el proceso se registra mediante una serie de radiografías.

Este método permite una vista muy detallada de la estructura del tracto urinario y parte de los riñones. Y para poder mostrar cualitativamente la función de los riñones, es necesario realizar una gammagrafía.

En este caso, no se inyecta un agente de contraste en la vena, pero el isótopo es radioactivo.

Un método bastante doloroso es la cistoscopia, que está indicada solo si la vejiga está afectada, hay piedras, tumores en ella o para determinar el grado de intervención quirúrgica.

Diagnostico diferencial

La infección de la vejiga en los niños puede ser similar a otras enfermedades de las que debe distinguirse:

  1. Vulvovaginitis en las niñas. Con esta enfermedad, también se observan fiebre, picazón y cambios en la orina. Sin embargo, el proceso inflamatorio no afecta el tracto urinario, pero afecta el umbral de la vagina y la vagina.
  2. Uretritis. Inflamación de la uretra o su irritación con varios componentes químicos que componen el jabón, champú, detergente en polvo. Como regla general, no requiere un tratamiento específico y después de unos días pasa por sí solo.
  3. Infestación de lombrices La infección con oxiuros causará picazón, irritación y cambios en la composición de la orina. Para la detección, se raspa un área anal y es conveniente repetirla tres veces.
  4. Balanitis Se manifiesta por la inflamación del vestíbulo de la vagina en las niñas y el prepucio en los niños. El médico determinará las diferencias durante la inspección visual.
  5. Apendicitis El dolor agudo en la parte inferior del abdomen durante la inflamación del apéndice también se puede tomar para la inflamación del tracto urinario. Esta es otra razón para no quedarse en una visita al médico.

Tratamiento de infecciones genitourinarias.

Todas las medidas dirigidas al tratamiento de infecciones urogenitales en niños deben seleccionarse individualmente, dependiendo de la edad y solo por un médico. Los niños menores de 2 años generalmente se tratan permanentemente, ya que son necesarios la administración parenteral de antibióticos y la terapia difusa. El reposo en cama es necesario en casos de fiebre severa y dolor.

Para reducir la carga sobre los túbulos renales y las membranas mucosas, se recomienda la alimentación frecuente del niño, de 5 a 6 veces al día. Si se detecta alteración de la función renal, se recomienda la restricción de sal y líquidos. En la dieta, se da preferencia a las proteínas y alimentos vegetales, así como a los productos lácteos.

Es necesario excluir los productos de la dieta que causan irritación de la membrana mucosa del tracto urinario: alimentos enlatados, encurtidos, especias y alimentos fritos.

También es deseable limitar los alimentos con un alto contenido de ácidos: frutas cítricas, tomates, granadas, kiwi, uvas, pimientos dulces, verduras en escabeche y saladas.

Cuando se elimina el síndrome del dolor, es necesario beber muchos líquidos para prevenir la irritación de las membranas mucosas del tracto urinario por la exposición a la orina, para eliminar los microorganismos y los productos de desecho de las toxinas.

Para aliviar el dolor, se recomiendan medicamentos antiinflamatorios no esteroides, espasmolíticos.

Los agentes antimicrobianos se consideran el método principal para eliminar la infección. Las dosis adecuadas de antibiótico y óptimo se seleccionan según el tipo de patógeno y su sensibilidad, así como la edad del niño.

Deben ser nefrotóxicos, la duración de la recepción es de 7 a 14 días. A veces, el tratamiento se complementa con uroantimasépticos y se recomiendan los probióticos para prevenir la alteración de la microflora intestinal.

Prevención de infecciones urogenitales en niños.

Las medidas preventivas evitarán la infección primaria y, en algunos casos, la infección secundaria:

  1. Es recomendable continuar la lactancia materna durante el mayor tiempo posible durante al menos 6-7 meses. Según los médicos, protegerá a un niño hasta dos años de la aparición de infecciones del tracto urinario.
  2. Con la introducción de alimentos complementarios tanto como sea posible para dar verduras, frutas y productos integrales que eviten el estreñimiento.
  3. Trate de hacer que los alimentos sean variados, ingrese vitaminas y minerales en la dieta para el desarrollo normal de los órganos y sistemas.
  4. Responder oportunamente a las manifestaciones de capricho y llanto en la infancia, ya que el niño no puede hablar sobre su condición.
  5. A cualquier edad, es necesario asegurar la ingesta de una cantidad suficiente de agua en el cuerpo del niño, lo que no permitirá que se desarrolle un estancamiento en los riñones.
  6. También es muy importante seguir las reglas de higiene personal, especialmente para las niñas. Al bañarse, es recomendable no usar jabón y champú, sino geles suaves especiales. Es necesario lavar los genitales diariamente y también cambiar regularmente la ropa interior.
  7. Si es posible, limpie bien el área genital, el perineo después de cambiar el pañal.
  8. Cuando la temperatura baja de la enfermedad para proteger al niño de la hipotermia.
  9. En los primeros meses de vida vigila de cerca el desarrollo del niño. En caso de detección de anomalías genitales o anomalías del tracto urinario, consulte a un médico.

Si ya se han observado infecciones, es aconsejable tomar fitopreparaciones durante un tiempo prolongado para prevenir las recurrencias.

Estos son honorarios de medicamentos, que incluyen hierbas con acción antiinflamatoria y diurética.

Es aconsejable tomarlos bajo la supervisión de un médico, ya que algunos de ellos son sustancias biológicamente activas bastante fuertes. En cualquier caso, no es necesario asignarlos al niño de forma independiente.

Después del curso de tratamiento, el médico debe prescribir pruebas de control. Es posible que necesite tratamiento antibiótico de apoyo a la dosis óptima y de acuerdo con un régimen específico.

Terapia antibiotica

La inflamación en los órganos urinarios es causada por bacterias, que se pueden tratar solo con la ayuda de agentes antibacterianos. El antibiótico se selecciona teniendo en cuenta el patógeno aislado durante bacposev. Se utiliza un amplio espectro de antibióticos hasta obtener los resultados.

Los medicamentos de primera elección son los antibióticos del grupo de cefalosporinas (Cefurokysm, Cefix, Cefpodoxime), así como las penicilinas protegidas (Augmentin, Flemoklav Solyutab).

Si después de tres días de tratamiento, el bebé está intoxicado, tiene fiebre, el médico cambia el medicamento. Los antibióticos alternativos son aminoglucósidos (amikacina, gentamicina) y medicamentos de combinación (sulbactomax).

La duración del tratamiento es de 7-14 días.

Después de completar la terapia con antibióticos, se recetan urosépticos: nitrofuranos (Furamag, Furadonin, Furagin), preparaciones de hierbas (Canephron H). Estas drogas tienen un efecto antimicrobiano.

Tratamiento adicional

En caso de intoxicación grave, se prescriben agentes de desintoxicación para el bebé (Reosorbilact, Xylate). La terapia de desintoxicación promueve la eliminación activa de bacterias del cuerpo y, en consecuencia, la eliminación de la intoxicación.

A temperaturas superiores a 38 grados, el bebé puede recibir paracetamol o ibuprofeno. Estos medicamentos también tienen efectos antiinflamatorios. Para el alivio del dolor, al niño se le atribuyen antiespasmódicos (No-Spa, Papaverine).

Durante y después de la enfermedad, el bebé debe beber mucha agua para que los gérmenes se eliminen más activamente del cuerpo. El ambiente de la orina, óptimo para la opresión de las bacterias ph, se crea mediante el uso de bebidas de frutas de arándano, compotas de frutas secas.

Para prevenir la disbiosis intestinal después de finalizar el tratamiento con antibióticos, los probióticos se recetan al bebé (Bifiform, Ekstralakt).

Valery Grigorov, revisor médico

1,108 vistas en total, 3 vistas hoy.

(129 voz., medio 4,59 de 5)
Cargando ...

Infección del tracto urinario en niños.


La infección del tracto urinario es uno de los "líderes" en la estructura de la morbilidad infantil. Este es un concepto general que se refiere a procesos inflamatorios que se desarrollan como resultado de bacterias en diferentes partes del tracto urinario.

A los cinco años, aproximadamente el 8% de las niñas y el 1-2% de los niños tenían uno o más episodios de la enfermedad. La prevalencia de la enfermedad depende del sexo y la edad: entre los 2 y los 15 años, las niñas suelen estar enfermas y, entre los bebés y los recién nacidos, los niños.

En pediatría, uno se encuentra más a menudo con pielonefritis, bacteriuria asintomática y cistitis.

El espectro de la flora microbiana que causa las infecciones del tracto urinario en los niños depende de las condiciones de la infección, la inmunidad general del niño, su edad y género. Las enterobacterias son los líderes entre los agentes causales, principalmente E. coli (en 50-90% de los casos). También se pueden sembrar Klebsiella, Streptococcus, Staphylococcus, Proteus, Pseudomonas aeruginosa, Enterococci, etc. Como regla general, las infecciones agudas del tracto urinario en niños causan un tipo de microorganismo, pero con malformaciones del sistema urinario y recurrencias frecuentes, se pueden detectar asociaciones microbianas.

La aparición de infecciones del tracto urinario contribuir a una condición en la que la urodinámica deteriorados: reflujo vesicoureteral, urolitiasis, vejiga neurogénica, divertículos de la vejiga urinaria, hidronefrosis, pielectasia, riñón distopía, ureterocele, enfermedad renal poliquística, Hombres - fimosis, y las chicas - sinequia labios labia.

Con frecuencia, las infecciones del tracto urinario pueden desarrollarse en niños en el contexto de la patología del tracto gastrointestinal: colitis, estreñimiento, infecciones intestinales, disbacteriosis, etc., así como con diversos trastornos metabólicos (por ejemplo, glicosuria, nefropatía dismetabólica). En los recién nacidos, el desarrollo de la infección es promovido por la inmadurez funcional y estructural de la nefrona tubular y el tracto urinario. La gestosis tardía durante el embarazo, el proceso infeccioso, la asfixia y la hipoxia en el parto y la sepsis del recién nacido también son importantes.

La infección en el tracto urinario puede ser hematógena y linfogénica, así como el incumplimiento de la higiene personal, el lavado inadecuado del niño o durante algunas manipulaciones (p. Ej., Cateterización de la vejiga).

La infección urinaria aguda ocurre con mayor frecuencia en forma de pielonefritis (obstrucción secundaria y no obstructiva primaria) y pielocistitis. Menos comunes son las formas como la cistitis y la cistouretritis, así como la bacteriuria asintomática.

La pielonefritis es una inflamación microbiana no específica aguda o crónica que ocurre en el tejido intersticial y el sistema renal de la pelvis renal, y los vasos sanguíneos y linfáticos y los túbulos están involucrados en el proceso patológico. La cistitis es un proceso microbiano-inflamatorio que se desarrolla en la pared de la vejiga (principalmente en la capa submucosa y mucosa).

La bacteriuria asintomática es una afección en la que la apariencia clínica de la enfermedad está completamente ausente y se detectan bacterias en la orina.

En el sistema urinario, el proceso inflamatorio infeccioso ocurre con mayor frecuencia con la existencia de factores predisponentes que, en cualquier nivel, impiden el flujo de orina. Esto le permite seleccionar grupos de riesgo para la aparición de infecciones del tracto urinario:

  • niños cuya urodinámica está alterada como resultado de una obstrucción urinaria (urolitiasis, reflujo vesicoureteral, anomalías del desarrollo de los órganos urinarios, nefroptosis, etc.),
  • Trastornos metabólicos en el sistema urinario: nefropatía dismetabólica, hiperuricemia, glucosuria, etc.
  • disfunciones neurogénicas, que resultan en motilidad alterada del tracto urinario,
  • niños con resistencia local y general reducida, a menudo enfermos, prematuros, con enfermedades inmunes y sistémicas,
  • predisposición genética - la presencia de infecciones del tracto urinario y anomalías de desarrollo en los familiares,
  • Niños con enfermedad intestinal crónica y estreñimiento.
  1. La localización de la inflamación distingue la infección del sistema urinario superior: los uréteres (uretritis) y los riñones (pielitis, pielonefritis) y las partes inferiores: uretra (uretritis) y vejiga (cistitis).
  2. Según el período de la enfermedad, se distinguen su debut (el primer episodio) y la recaída (resultante de la reinfección, la persistencia del patógeno y la infección no resuelta).
  3. La gravedad de los síntomas distingue entre infecciones urinarias graves y leves en niños.

Los síntomas clínicos de la infección del tracto urinario en niños dependen de la gravedad de la enfermedad y de su período, así como de la localización del proceso inflamatorio. La pielonefritis, cistitis y bacteriuria asintomática más comunes.

  • La pielonefritis en niños se acompaña de temperatura corporal febril (38-38.5 ° C), escalofríos y también síntomas de intoxicación (dolor de cabeza, letargo, pérdida de apetito, palidez de la piel). En el momento de mayor intoxicación, pueden aparecer vómitos, regurgitación frecuente, neurotoxicosis, diarrea y, a veces, incluso síntomas meníngeos. El niño se queja de dolor en el abdomen o región lumbar, el dolor aumenta con los latidos. En niños mayores, la enfermedad puede esconderse bajo el disfraz de un síndrome similar a la gripe, y a una edad más temprana: abdomen agudo, trastornos dispépticos, piloroespasmo, etc.
  • Para la cistitis en niños, que se caracteriza principalmente por trastornos disúricos: micción dolorosa y frecuente en pequeñas porciones. Al mismo tiempo, la vejiga no se vacía por completo y, al mismo tiempo, es posible la incontinencia urinaria. En los bebés, la cistitis a menudo acompaña a la estranguria (retención urinaria). Los niños del primer año de vida están inquietos al orinar, llorar, el flujo de orina es débil e intermitente. Cuando la cistitis se preocupa por el malestar o el dolor en el área suprapúbica, la temperatura corporal suele ser de bajo grado o normal.
  • La bacteriuria asintomática se encuentra principalmente en las niñas. Esta forma de infección del tracto urinario en niños se puede detectar mediante un examen de laboratorio, sin signos clínicos subjetivos. En algunos casos, los padres pueden prestar atención al olor desagradable que emana de la orina o su opacidad.

Es posible diagnosticar la infección del tracto urinario en un niño sobre la base de un examen bacteriológico de la orina. Para esto, es importante que los padres recolecten la orina adecuadamente. En los niños que controlan la vejiga, la orina se recolecta en la mañana.

El niño ante la cerca debe ser socavado, limpiado con una servilleta. Al hacer una orina en las niñas, es conveniente cubrir la vagina con un hisopo de algodón.

Para el análisis, se toma una porción media de orina, ya que en la primera hay una gran cantidad de flora periuretral.

Si se detectan bacterias en el análisis de orina, se debe repetir el examen para evitar diagnósticos erróneos y, posteriormente, en vano el uso de agentes antibacterianos.

En las infecciones del tracto urinario, se detectan linfocitos, eritrocitos, bacterias en la orina, puede aparecer proteína. El diagnóstico más preciso se lleva a cabo con la ayuda de pruebas en Nechiporenko, Zimnitsky, Adiss-Kakovsky.

Para el diagnóstico de las infecciones del sistema urinario, la presencia de proteínas o glóbulos rojos en la orina no importa, la ausencia de leucocturias ayudará a eliminar la pielonefritis y la cistitis.

С диагностической целью также проводится ультразвуковое исследование мочевого пузыря и почек, радиоизотопную рентгенографию, экскреторную урографию.

Важное место в терапии инфекций мочевыводящих путей принадлежит антибактериальным средствам. Hasta que se establezca un diagnóstico bacteriológico, se prescribe un tratamiento antibiótico empírico inicial.

Para el tratamiento de infecciones del tracto urinario en los niños se penicilinas ingibitorozaschischennym (por ejemplo, amoxiclav), cefalosporinas (ceftriaxona, cefotaxima), aminoglucósidos (amikacina), carbapenems actualmente preferido (imipenem, meropenem) y uroantiseptikam (furagin, furadonin).

Además, se indican medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno), antioxidantes (vitamina E), agentes desensibilizantes (Aleron, Claritin, Tavegil). Además, puede utilizar la medicina herbal (manzanilla, hoja de lingonberry, té de riñón). El curso del tratamiento dura un promedio de 7-14 días. Después de él, el niño muestra repetidos exámenes de laboratorio.

Al aliviar el proceso agudo, los niños reciben procedimientos de fisioterapia: electroforesis, UHF, microondas, baños de pino, aplicaciones de ozoquerita y parafina, terapia de lodo.

En el momento del tratamiento, el niño debe seguir una dieta, no debe comer alimentos picantes y ásperos en este momento, limite el uso de sal.

Los padres deben recordar que el tratamiento incorrecto de la enfermedad lleva a su cronicidad y al desarrollo de diversas complicaciones. En casos avanzados, posible daño irreversible al parénquima renal, hipertensión arterial, arrugas del riñón, sepsis.

Clasificación 4.5 de 5 Votos: 45

Las causas del desarrollo del proceso patológico.

Los fluidos en los órganos del sistema excretor de una persona sana (riñón, uréter, vejiga y uretra) son estériles.

Los microorganismos patógenos pueden entrar en ellos de una de dos maneras: con el flujo de sangre (desde el foco inflamatorio en otros órganos) o desde el exterior (si no se siguen las reglas de higiene íntima o las manipulaciones médicas asociadas con la inserción de instrumentos en la uretra o vejiga).

Los factores de riesgo adicionales para el desarrollo de infecciones del tracto urinario en niños son:

  • Género bebé. Debido a las características de la anatomía (la presencia de una uretra corta y ancha), las niñas sufren de ITU con más frecuencia que los niños,
  • Temprana edad Las niñas menores de 4 años y los niños menores de 1 año son más susceptibles a la infección.
  • Malformaciones congénitas del tracto genital y excretor.
  • Baja inmunidad, propensión a resfriados, enfermedades inflamatorias frecuentes (otitis, estomatitis, rinitis, etc.),
  • La presencia de enfermedades y defectos del desarrollo que provocan el estancamiento urinario: urolitiasis, fimosis en niños, sinequias en niñas, reflujo vesicoureteral y muchos otros.
  • Enfermedades del tracto gastrointestinal (colitis, disbacteriosis, etc.),
  • Las infecciones urinarias crónicas en la historia familiar.

Como agente causal de la infección del tracto urinario en los niños, la mayoría de las veces es Escherichia coli (hasta el 90% de todos los casos), con menos frecuencia, Pseudomonas aeruginosa y Klepsiela. A veces hay infección con estreptococos, micoplasma y clamidia.

Síntomas de infecciones del tracto urinario en niños.

Los signos de IU dependen de la edad del niño. Los más pequeños se vuelven de mal humor, pierden el apetito, dejan de ganar peso. A veces los bebés tienen diarrea o vómitos. Sin embargo, no es raro que el único síntoma de infección del tracto urinario en niños menores de dos años sea un aumento de la temperatura corporal.

En los niños mayores, los signos de infección son más pronunciados. Entre ellos se encuentran:

  • Dolor en la región lumbar o abdomen inferior,
  • Desagradable sensación de ardor al orinar,
  • Urgencias frecuentes para orinar con mínimo líquido.
  • Cambiar el tipo de orina (turbidez, la aparición de escamas, moco, veta de sangre),
  • Aumento de la temperatura corporal, escalofríos, debilidad,

Las infecciones del tracto urinario en los niños se desarrollan muy rápidamente, especialmente con el llamado tipo de infección ascendente. Esto significa que la uretritis no tratada puede convertirse en cistitis y pielonefritis en unos pocos días. Por lo tanto, la presencia de cualquiera de los síntomas descritos es el motivo de una apelación urgente a un médico.

Diagnóstico y tratamiento de infecciones del tracto urinario en niños.

Si sospecha de una infección del tracto urinario, debe determinar rápidamente qué es exactamente lo que el niño está enfermo y prescribir un tratamiento de antibióticos. En este caso, hay dos problemas. Primero, los síntomas de las infecciones del tracto urinario en los niños son similares a los signos de muchas otras enfermedades (vulvovaginitis, belanitis, orquitis, etc.).

), la molestia durante la micción puede ocurrir durante la infección con gusanos (lombrices intestinales). En segundo lugar, en la ITU, es muy importante determinar el agente causal de la enfermedad, ya que el éxito del tratamiento depende directamente de la selección de un antibiótico específico.

Además, una enfermedad como la uretritis también puede tener un origen no infeccioso (por ejemplo, puede desarrollarse si hay detergentes en la uretra). En tales casos, la terapia con medicamentos no es necesaria.

Para el diagnóstico de ITU, aplicar:

  • Pruebas de laboratorio de sangre y orina. Es necesario realizar un cultivo de orina para determinar el patógeno. Este estudio no está incluido en la lista de servicios gratuitos, pero le permite recetar el tratamiento más efectivo y evitar el uso prolongado de antibióticos de amplio espectro. Si el propio médico no se ofrece a realizar este análisis, los padres deben informarse sobre esta posibilidad o dar una muestra de la orina del niño para sembrar en una institución pagada.
  • Procedimientos de visualización (ultrasonido y radiográfico) que permiten a un especialista evaluar el estado de los órganos del sistema excretor, detectar la presencia de defectos congénitos del desarrollo, etc. Estos métodos se utilizan solo en los casos en que la enfermedad tiene una naturaleza recurrente o su tratamiento se retrasa.

Es importante saber lo siguiente: muchos procedimientos de diagnóstico son dolorosos.

El médico a menudo prescribe investigaciones basadas en el hecho de que están en la lista de servicios de seguros (un ejemplo es la cistoscopia, un método extremadamente desagradable y poco informativo).

Antes de aceptar el procedimiento recomendado por el médico, los padres deben aprender lo más posible sobre su efectividad y las opciones de diagnóstico alternativas.

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario en los niños, en general, se reduce a un curso de tomar agentes antibacterianos (tabletas o suspensiones). Con la selección adecuada del medicamento, los síntomas comienzan a desaparecer dentro de uno o dos días después del inicio de la terapia.

El niño debe ser provisto de una nutrición adecuada y ligera, abundante consumo de alcohol y vida en la cama. La hospitalización es necesaria solo en los casos en que el bebé no puede tomar antibióticos o tiene enfermedades crónicas graves.

Es necesario monitorear la condición de los niños que han estado enfermos, ya que la enfermedad en el 30% de los casos da una recaída.

La prevención de las infecciones urinarias debe incluir un baño diario completo de los órganos genitales externos (es la uretra que en la mayoría de los casos sirve como una "puerta de entrada" para la infección).

Contrariamente a la creencia popular, las decocciones de plantas medicinales con un efecto diurético (gayuba, nudillos, hojas de lingonberry, etc.) no previenen la infección y no tienen un efecto terapéutico notable.

El efecto preventivo del jugo de arándano se ha confirmado clínicamente: es útil dar a los niños de hasta 6 años de edad 150 ml por día, ya los niños mayores de 300-400 ml (en dos o tres dosis).

Las infecciones urinarias en los niños pueden curarse con éxito y, al mismo tiempo, pueden evitarse las consecuencias desagradables solo si buscan ayuda médica de manera oportuna. La automedicación o la interrupción del tratamiento con antibióticos recetados pueden provocar recaídas repetidas, el deterioro de los órganos del sistema excretor y una brusca disminución de la calidad de vida del niño.

Algunos datos importantes sobre la enfermedad.

Por infección del tracto urinario (incluso en niños) se entiende un fuerte aumento en el número de bacterias patógenas en el tracto urinario.

Más a menudo, las bacterias entran en el tracto urinario de los órganos genitales inflamados.

En la mayoría de los casos, la infección del tracto urinario (ITU) en niños se desencadena por la actividad de bacterias como la E. coli, el enterococo, el proteus y la klebsiella.

En los adultos, las infecciones del tracto urinario suelen ir acompañadas de síntomas desagradables (micción frecuente y dolorosa, dolor agudo en la parte inferior del abdomen, etc.)

), pero en el caso de los niños, todos estos signos de inflamación en las infecciones urinarias a menudo están ausentes, con la excepción de las altas temperaturas.

En otras palabras, si el niño tiene fiebre en ausencia de otros síntomas, los médicos, no sin razón, comienzan a sospechar que está teniendo una infección del tracto urinario. Puede refutar o confirmar estas suposiciones. usando un examen general de orina.

Lamentablemente, los niños con IU son bastante comunes: por ejemplo, entre los niños en edad escolar primaria, en promedio, alrededor del 8% de las niñas y el 2% de los niños ya tienen recaídas de una u otra infección del tracto urinario.

Síntomas de infección del tracto urinario en niños.

En algunos casos, las infecciones urinarias en niños son asintomáticas, con excepción de la fiebre.

De hecho, la propia fiebre del niño, en ausencia de otros síntomas visibles de la enfermedad, a menudo indica con precisión el inicio de la inflamación en el tracto urinario (nuevamente: en este caso, se debe realizar un análisis general de orina del niño). Pero hay situaciones en las que la infección del tracto urinario en niños se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • La micción frecuente con una cantidad extremadamente pequeña de orina se excreta "a la vez"
  • El niño se queja de dolor o ardor durante los "viajes al baño",
  • El niño se queja de dolor en la parte baja del abdomen,
  • La orina adquiere un color, densidad u olor no característico,
  • Incontinencia (especialmente en la noche) en edades de 7-8 años,
  • Sed constante
  • La condición general y el comportamiento del niño pueden cambiar: el bebé se vuelve lento, caprichoso, lloroso, pierde el apetito, etc.

Si un niño, sin ninguna razón aparente, de repente pasó de ser un "top" juguetón e inquieto a un "somnoliento" apático, caprichoso y lento (que, por alguna razón, comenzó a ser "prudit" por la noche en la cama), definitivamente no será excesivo. Análisis general de orina del niño. Es probable que la causa de estos cambios se encuentre precisamente en el desarrollo de infecciones del tracto urinario.

Tratamiento de infecciones del tracto urinario en niños.

El diagnóstico de ITU no se realiza sin la confirmación de las pruebas de laboratorio de orina (con un análisis general de orina para un proceso infeccioso en el tracto urinario indica un número anormalmente grande de leucocitos con predominio de neutrófilos). A veces, también se asigna al niño un estudio de ultrasonido o rayos X de las características estructurales del sistema urinario. Si se confirma el diagnóstico de ITU, el médico prescribe un tratamiento con antibióticos.

La base para el tratamiento efectivo de cualquier infección del tracto urinario en niños y adultos es la recepción de antibióticos adecuados para la edad y la situación médica.

Ya después de 24-48 horas después de comenzar la medicación, el bienestar del niño mejorará notablemente, pero es importante que los padres recuerden que para una verdadera recuperación es necesario soportar el tratamiento completo de antibióticos, que tiene un promedio de 7-14 días.

Si una infección del tracto urinario en un niño no se trata durante un tiempo (ya sea simplemente "pisando fuerte" el inicio de la inflamación, o ignorando deliberadamente la intervención médica), entonces su forma descuidada amenaza la salud de los niños con ciertas complicaciones. El más frecuente de los cuales es la pielonefritis crónica, en otras palabras, la inflamación de los riñones.

Cómo recoger adecuadamente la orina del bebé para su análisis

Dado que la precisión del diagnóstico en caso de sospecha de infección del tracto urinario se basa en el resultado del análisis de orina del niño, es muy importante recopilar adecuadamente el material para este análisis y pasarlo a tiempo. Y para saber qué errores se cometen en este caso más a menudo:

  • Para recolectar la orina, es recomendable no usar un frasco que ya contenga algún contenido en ella. (por ejemplo, lo compró con comida para bebés / pepinos en vinagre / mermelada o algo más) y luego lo lavó con jabón, detergente para lavavajillas o detergente para la ropa. El hecho es que las partículas de cualquier sustancia que haya estado en este contenedor pueden reflejarse de alguna manera en los análisis de su hijo, distorsionando claramente la imagen de lo que está sucediendo. Idealmente, se deben usar recipientes estériles especiales para recolectar las pruebas, que se venden en cualquier farmacia.
  • Para la recolección de orina de recién nacidos y bebés, los dispositivos convenientes han sido inventados durante mucho tiempo: los urinarios especiales.lo que alivia a los padres de la necesidad de “exprimir” los pañales o la guardia cerca del bebé, extendido sobre la toallita de aceite ... Estos dispositivos son completamente seguros, están pegados firmemente a los genitales del niño, no causan ninguna molestia en el bebé y simplemente se retiran.
  • Entre el momento de la recogida de orina y su ingreso en el laboratorio no debe tomar más de 1,5 horas.. En otras palabras, uno no debe recolectar la orina de un niño antes de acostarse, luego colocarla en el refrigerador y por la mañana “en el ojo azul” donar dicho material al laboratorio; este análisis no será confiable.

¿Es posible tratar la ITU con medios "folk"?

Por desgracia, pero cuando se trata de tratar a los niños contra una enfermedad en particular, los padres (por ignorancia o por los clichés establecidos) están confundidos, en qué casos el tratamiento es el adecuado.

Así que resulta que a menudo les damos a nuestros hijos los medicamentos más fuertes en situaciones donde es posible prescindir de ellos (el ejemplo más vívido es el uso de antibióticos para el SARS en niños, supuestamente como medida preventiva), y al mismo tiempo estamos tratando de tratar infecciones bacterianas con caldos y Aparatos "según la receta de la abuela".

En el caso de una infección del tracto urinario, los padres deben ser conscientes de que esta es una enfermedad bacteriana peligrosa que, con el tiempo, sin el tratamiento adecuado, es muy probable que se convierta en una forma crónica y cause complicaciones.

El uso de agentes antibacterianos modernos para el tratamiento de la ITU es el único tratamiento adecuado y efectivo. Pero qué antibiótico será el más efectivo y al mismo tiempo seguro: el médico le informará, según la situación y las características individuales del niño.

Sin embargo, es justo decir que hace varios años, se realizaron estudios en Europa con la participación de mujeres que padecían cistitis (una de las formas de IU), cuyo resultado mostró que el uso de jugo concentrado de arándano contribuye significativamente a reducir el número de bacterias en el tracto urinario. En otras palabras, los arándanos ayudan a eliminar las bacterias dañinas en las infecciones del tracto urinario en las mujeres. Aún no se han realizado estudios de este tipo que involucren a niños. Sin embargo, es lógico suponer que si su hijo no es alérgico a los arándanos, entonces no es en absoluto superfluo incluirlo en la dieta de un niño diagnosticado con IU.

Y también vale la pena recordar: no se pueden usar antibióticos medicinales como profilaxis (incluso contra el desarrollo de infecciones del tracto urinario en niños), pero las bebidas de arándanos, mermelada y mermelada, por el contrario, pueden convertirse en defensores confiables y sabrosos de la infección.

Infección del tracto urinario en un niño


El daño bacteriano a los órganos que producen, acumulan y excretan la orina se llama infección del tracto urinario. Este término es un concepto general que denota un grupo de procesos inflamatorios en varias partes del tracto urinario.

Cuando se infecta la parte inferior, se desarrollan uretritis (inflamación de la uretra) y cistitis (el proceso afecta las paredes mucosas de la vejiga), la pielonefritis (inflamación de los túbulos renales) y la pielitis (pelvis renal).

Estas enfermedades pueden ocurrir en cualquier persona a cualquier edad. Sin embargo, pocas personas saben el hecho de que la prevalencia de infección del tracto urinario en niños ocupa el segundo lugar después de ARVI.

Según las estadísticas, la presencia de este tipo de procesos infecciosos e inflamatorios en la historia tiene cada octavo hijo de un año. Además, no todos los padres saben que esta afección patológica puede ocurrir sin signos específicos específicos, pero puede tener consecuencias difíciles y complejas.

En nuestro artículo, queremos describir las causas y circunstancias que contribuyen a la infección de los órganos del tracto urinario en los bebés, los principales síntomas clínicos de enfermedades y los métodos efectivos para diagnosticar y tratar estos procesos patológicos.

Factores que predisponen al desarrollo de la ITU en niños.

La prevalencia de las lesiones bacterianas del tracto urinario depende del sexo y la edad del niño: por ejemplo, entre los niños menores de un año, los niños tienen más probabilidades de enfermarse, las niñas se enferman de 2 a 15 años.

La infección del tracto urinario se produce como resultado de un trastorno de los procesos coordinados de excreción de orina del cuerpo del niño (urodinámica) debido a:

  • La uropatía obstructiva, una afección patológica caracterizada por el bloqueo del flujo de orina y el daño renal.
  • Reflujo vesicoureteral: devuelve el flujo de orina a través del uréter desde la vejiga hasta el riñón.
  • Disfunción de vejiga neurogénica: trastornos de llenado y vaciado de la vejiga.

Otra razón - trastornos metabólicos y desarrollo:

  • diabetes mellitus
  • urolitiasis
  • nefrocalcinosis (distrofia calcárea),
  • гиперуратурии (повышенного образования уратов),
  • гипероксалатурии (накопления большого количества оксалатов).

  • La gravedad de las propiedades nocivas de los microbios: la presencia de ciertos serotipos patógenos en el cuerpo de los niños.
  • Características de la reacción específica del sistema inmunitario: producción insuficiente de anticuerpos, reducción de la inmunidad celular,
  • cambios vasculares en los tejidos de los riñones - vasoconstricción (estrechamiento del lumen de las arterias), isquemia (reducción local del flujo sanguíneo),
  • Manipulaciones instrumentales en los órganos del sistema urinario.

Los bacilos patógenos pueden ingresar al tracto urinario de un niño con sangre circulante en presencia de un proceso inflamatorio en el cuerpo de los niños y del ambiente si los requisitos de higiene son insuficientes o no se cumplen adecuadamente.

La flora bacteriana que causa el proceso infeccioso inflamatorio depende del estado general de inmunidad, microbiocenosis intestinal, condiciones de infección, edad y sexo del bebé.

Los agentes causantes de la inflamación del sistema urinario en el cuerpo del niño son enterobacterias, E. coli, saprophytic y Staphylococcus aureus (Staphylococcusaureus, S.Saprophyticus), Klebsiell (Klebsiellaspp)

Las circunstancias adicionales que causan daño microbiano incluyen:

  • Características anatómicas del desarrollo del sistema urinario.
  • Anomalías congénitas de los órganos excretadores, predeterminadas por complicaciones durante el parto o durante el embarazo.
  • cuerpo de hipotermia infantil
  • inmunidad débil
  • predisposición genética - la presencia de infecciones urinarias crónicas en los padres,
  • la presencia de fimosis varones (estrechamiento del pene),
  • Synechia (fusión de los labios de los labios vaginales) en niñas recién nacidas
  • Enfermedades de los órganos del tracto digestivo - estreñimiento, disbacteriosis, colitis, infecciones intestinales.

Se observa que los niños que se han sometido a un procedimiento de circuncisión (circuncisión), infecciones del tracto urinario en 5-8 veces menos que en el "no circuncidado".

Los signos clínicos de una enfermedad infecciosa inflamatoria dependen de su localización y de la gravedad del proceso patológico. En los niños, la bacteriuria asintomática, la cistitis y la pielonefritis se desarrollan con mayor frecuencia.

Una infección del tracto urinario en los bebés se manifiesta:

  • reflejo de succión reducido
  • perdida del apetito
  • comportamiento irritable
  • regurgitación frecuente
  • diarrea
  • piel gris - el resultado de la intoxicación,
  • falta de aumento de peso.

Muy a menudo, el único síntoma de infección del tracto urinario es la alta temperatura corporal del niño.

Los síntomas de bacteriuria asintomática se observan con mayor frecuencia en las niñas. Este tipo de IU no está acompañado de manifestaciones clínicas características, los padres notan un cambio en el color, el olor y la claridad de la orina. Detectar la presencia de microbios es posible solo con la ayuda de pruebas de laboratorio de orina.

Las manifestaciones de la cistitis se caracterizan por la presencia de un niño:

  • trastornos disúricos: micción frecuente y dolorosa en pequeñas porciones, posiblemente incontinencia urinaria,
  • Estrés y dolor en la zona suprapúbica.
  • temperatura subfebril.

Un bebé expresará la ansiedad asociada con la micción, el llanto. Al mismo tiempo, tiene un flujo de orina débil e intermitente.

Pielonefritis en niños: ¿qué es?

El curso de la pielonefritis en niños se manifiesta:

  • Incremento de temperatura hasta 39 ° С
  • escalofríos
  • apetito reducido
  • piel pálida
  • letargo
  • diarrea
  • vomitar
  • síntomas de encefalopatía infecciosa primaria (neurotoxicosis),
  • Fenómenos de irritación de las meninges.
  • Dolor en el abdomen y espalda baja.

En los niños pequeños, las infecciones del tracto urinario a menudo se ocultan bajo la apariencia de dispepsia, síndrome del intestino irritable, piloroespasmo primario (contracción de la musculatura del píloro) y estados más antiguos similares a la gripe.

Diagnóstico de ITU en niños.

La astucia de las lesiones infecciosas del sistema urinario es el rápido desarrollo del proceso inflamatorio. El tratamiento tardío conduce a graves consecuencias.

Por ejemplo, la cistitis no tratada se convierte en pielonefritis en unos pocos días, y esto amenaza la actividad funcional de órganos tan importantes como los riñones. Es por eso que el diagnóstico oportuno de estas enfermedades en un niño es muy importante.

Un pediatra, un urólogo pediátrico o un nefrólogo calificado deben evaluar la gravedad de la infección del tracto urinario en un niño.

El diagnóstico se establece sobre la base de una encuesta exhaustiva, que incluye:

  1. Análisis clínicos de la orina: la aparición de proteínas en la orina, los glóbulos rojos, una gran cantidad de glóbulos blancos y bacterias indica la presencia de inflamación.
  2. Evaluación de muestras de orina específicas según el método de Zimnitsky y Nechyporenko: estas pruebas se llevan a cabo para un estudio más detallado de los principales indicadores de orina.
  3. Examen general de sangre: la presencia de parámetros elevados de ESR y leucocitos neutrófilos indica el desarrollo del proceso inflamatorio en el cuerpo de los niños.
  4. El análisis bacteriológico de la orina es la base para el diagnóstico de las infecciones del tracto urinario. Con su ayuda, se establece una visión exacta del agente causal del proceso inflamatorio, se evalúa el grado de bacteriuria y la susceptibilidad a los fármacos antibacterianos.
  5. Serología sanguínea: esta técnica de detección se usa para detectar la presencia de anticuerpos inmunes en el cuerpo del niño contra ciertos tipos de microorganismos patógenos que provocan la infección del tracto urinario: clamidia, micoplasmas, ureaplasmas.
  6. Ecografía de los riñones y la vejiga: estos métodos le permiten estudiar el estado de los tejidos de los órganos e identificar anomalías en su desarrollo.
  7. La cistomanometría es un método de investigación invasivo que le permite identificar violaciones de la urodinámica y la función de la vejiga.
  8. La uroflujometría, que le permite registrar la velocidad del flujo de orina durante la micción natural, se lleva a cabo para detectar anomalías en el tracto urinario.

Los métodos endoscópicos (cistoscopia y uretroscopia) en niños solo se utilizan en las infecciones urinarias crónicas y se llevan a cabo en la fase de debilitamiento de las manifestaciones clínicas.

Trate la infección de los órganos urinarios con un tratamiento con antibióticos.

El curso del tratamiento antimicrobiano es de 7 a 10 días, una vez finalizado, el nuevo examen del bebé.

En la práctica urológica pediátrica moderna, se da preferencia a medicamentos como:

  1. Penicilinas protegidas con inhibidores: agentes que incluyen un agente antibacteriano y β-lactamasa (una sustancia que bloquea el elemento microbiano): amoxicilina, ampisida, augmentina.
  2. Los aminoglucósidos son antibióticos que tienen un efecto bactericida (amikacina, izepamicina).
  3. Cefalosporinas pertenecientes a uno de los grupos más efectivos de fármacos antibacterianos (ceftriaxona, cefotaxima).
  4. Los carbapenems son un medio confiable para tratar infecciones graves y son un amplio espectro de antibióticos β-lactámicos (Imipenem, meropenem).
  5. Los antisépticos a base de hierbas son los remedios más comunes para el tratamiento de la bacteriuria asintomática y las infecciones no complicadas del tracto urinario inferior (Furazidin, Urolesan, Kanefron).
  6. Las oxiquinolinas son agentes antimicrobianos efectivos que pueden ser absorbidos rápidamente en el intestino (Nitroxoline, Nitrofuratoin).

También se muestra la aplicación:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides - ibuprofeno, nimesulida,
  • drogas desensibilizantes - Loratadina, Clemastina,
  • Antioxidantes: sustancias que promueven la curación y la renovación celular: vitamina E, Miksedola, Viferon.

Un niño debe beber muchos líquidos: agua mineral débilmente alcalina sin gas, jugo de arándano, jugo de arándano rojo.

Además de la terapia con medicamentos, el niño debe seguir una dieta especial: las comidas urinarias, ácidas, picantes, fritas y saladas están prohibidas en las infecciones del tracto urinario.

Después de terminar el período agudo del proceso inflamatorio, se recomienda a los niños:

  • baños de pino
  • terapia de barro
  • Sesiones de fisioterapia: electroforesis, UHF, aplicaciones con ozoquerita y parafina.

En las enfermedades infecciosas e inflamatorias de los órganos urinarios, además de tomar medicamentos, los niños necesitan tomar infusiones de hierbas.

Los medios más efectivos de fitoterapia en los procesos infecciosos e inflamatorios en el tracto urinario son las decocciones de manzanilla, nudillos, estigmas de maíz, inmorteles, además de su efecto antiinflamatorio, también tienen propiedades de desintoxicación.

Pin
Send
Share
Send
Send