Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

Hipotiroidismo subclínico durante el embarazo: causas y efectos

El hipotiroidismo subclínico es una afección en la que hay un aumento en el nivel de hormonas hipofisarias en el contexto de la concentración normal de hormonas tiroideas. La patología es asintomática y se detecta por casualidad durante un examen de laboratorio. El hipotiroidismo subclínico se considera la etapa inicial de la disfunción tiroidea y sin tratamiento conduce a la progresión de la enfermedad con el desarrollo de síntomas clínicos completos y efectos adversos para la mujer y el feto.

Causas de la enfermedad.

El hipotiroidismo subclínico ocurre en el 3-17% de las personas, y su prevalencia depende directamente del género y la edad. La enfermedad se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres. La probabilidad de hipofunción de la glándula tiroides aumenta con la edad. El pico ocurre a los 60-75 años, sin embargo, en el período reproductivo, la enfermedad puede desarrollarse. A menudo, el hipotiroidismo subclínico se detecta por casualidad con un examen completo durante el embarazo.

Existen las siguientes causas de la enfermedad:

  • Reducir la cantidad de tejido funcional de la glándula tiroides (tiroiditis autoinmune crónica, los efectos de la radiación ionizante, etc.).
  • Violación de la síntesis de hormonas tiroideas en el contexto de la deficiencia de yodo y otros factores.
  • Patología de la hipófisis e hipotálamo, en la que disminuye la producción de hormonas tiroideas.

La probabilidad de desarrollo de hipotiroidismo subclínico y más manifiesto aumenta cuando una mujer vive en regiones con deficiencia de yodo, cuando se altera la ingesta de este importante elemento con los alimentos. En Rusia, la deficiencia de yodo se observa en todas las regiones alejadas de la costa del mar.

El embarazo no es un factor de riesgo para el hipotiroidismo. Por el contrario, mientras se espera al bebé, surge el estado opuesto: hipertiroidismo transitorio. La síntesis de hormonas tiroideas aumenta para satisfacer las necesidades del feto, la concentración de T4 y T3 en la sangre aumenta. El crecimiento de las hormonas tiroideas se observa en la primera mitad del embarazo. Esta condición se considera completamente normal y no requiere tratamiento.

Síntomas principales

El concepto de "hipotiroidismo subclínico" implica una ausencia total de síntomas. Una mujer embarazada se siente bien y no nota las manifestaciones de la enfermedad. En las etapas iniciales de su desarrollo, la hipofunción de la glándula tiroides no tiene prácticamente ningún efecto sobre el funcionamiento de los órganos internos y el sistema nervioso de la mujer.

Numerosos estudios sobre el problema del hipotiroidismo subclínico indican que, en algunos casos, la enfermedad se acompaña de síntomas mínimos. La mujer misma no puede prestarles atención, descartando el malestar habitual durante el embarazo, y solo un interrogatorio cuidadoso del paciente ayuda al médico a comprender la situación.

Signos de hipotiroidismo subclínico:

  • Aumento de la ansiedad, tendencia a la depresión.
  • Disminución de la atención y la memoria, dificultad para construir cadenas lógicas y toma de decisiones.
  • Debilidad desmotivada, fatiga, pérdida de fuerza.

Si aparecen estos síntomas, es útil someterse a un examen mínimo por parte de un endocrinólogo y excluir la patología de la glándula tiroides.

Complicaciones del embarazo y consecuencias para el feto.

A pesar de la ausencia de sintomatología manifiesta, el hipotiroidismo subclínico requiere tratamiento obligatorio. La disfunción de la glándula tiroides en la madre puede conducir al desarrollo de hipotiroidismo congénito en el feto. Los problemas surgen incluso con cambios mínimos en la parte del órgano, sin mencionar la manifestación de la enfermedad.

El desarrollo de la glándula tiroides del feto en las primeras semanas de embarazo está exclusivamente bajo la influencia de las hormonas maternas. La falta de T3 y T4 en el primer trimestre conduce a consecuencias irreversibles para el niño. La aparición de defectos congénitos severos del sistema nervioso, retraso mental. Esta condición es prácticamente no susceptible a la terapia con medicamentos. Numerosos estudios muestran que los niños de mujeres con hipotiroidismo subclínico no tratado no se adaptan bien a las condiciones cambiantes de la vida y tienen peores puntuaciones de Apgar en comparación con los bebés cuyas madres tomaron levotiroxina durante el embarazo.

Otras complicaciones de la gestación:

  • Aborto espontáneo (en su mayoría hasta 8 semanas).
  • Hemorragia vaginal en cualquier etapa del embarazo.
  • Alto riesgo de parto prematuro.
  • Desprendimiento de placenta normalmente localizada.
  • Insuficiencia placentaria e hipoxia.
  • Gestosis.
  • Sangrado durante el parto.
  • Muerte fetal del feto.

El hipotiroidismo subclínico crea problemas incluso en la etapa de concebir un hijo. Con tal diagnóstico, no todas las mujeres logran quedar embarazadas. La hipofunción de la glándula tiroides interfiere con la maduración normal de los folículos y la ovulación completa, lo que impide la concepción de un niño. Se ha observado que la fertilización in vitro en el contexto del hipotiroidismo subclínico a menudo también falla. Por esta razón, los ginecólogos recomiendan que todas las mujeres que estén planeando un embarazo sean examinadas preliminarmente para determinar la patología de la tiroides y recibir tratamiento si es necesario.

Diagnósticos

El diagnóstico de laboratorio moderno del hipotiroidismo subclínico durante el embarazo o en la etapa de concebir un hijo implica la determinación de dos indicadores. Los valores normales de las hormonas en función del período de gestación se presentan en la tabla.

  • Un aumento en la TSH con un valor normal de T4 indica hipotiroidismo subclínico.
  • La forma manifiesta de la enfermedad se acompaña de un aumento tanto de TTT como de T4.

La definición de T3, otra hormona tiroidea, como prueba de detección no está justificada. Con un valor normal de T4, el nivel de T3 prácticamente no cambia. Se observa una disminución en T3 en el curso severo de la forma manifiesta de la enfermedad y da un pronóstico desfavorable.

  • Se da prioridad en el diagnóstico de hipotiroidismo subclínico a la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Es esta sustancia la que reacciona primero a los cambios en el cuerpo.
  • La hipofunción de la glándula tiroides puede ser transitoria con medicamentos o después de una enfermedad grave. Si hay dudas, se requiere una determinación repetida de TSH y T4 después de 3 meses.
  • Si se sospecha una tiroiditis autoinmune, se muestra una determinación del nivel de anticuerpos contra la peroxidasa tiroidea (AT-TPO). El valor normal de este indicador es inferior a 5,6 U / ml, independientemente de la edad gestacional.

En el hipotiroidismo subclínico, hay un ligero trastorno metabólico y anomalías en el corazón y los vasos sanguíneos. Si se detecta una patología, se asigna adicionalmente lo siguiente:

  • Análisis bioquímico de la sangre con la valoración del metabolismo lipídico.
  • ECG
  • Ultrasonido de la glándula tiroides.

Para monitorizar el estado del feto, se realiza un estudio de ultrasonido con Doppler y cardiotocografía.

Principios de tratamiento

El hipotiroidismo subclínico, a pesar de la ausencia total de quejas de las mujeres, requiere la designación obligatoria de medicamentos hormonales. La negación de la terapia amenaza la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones graves para el feto.

Para el tratamiento del hipotiroidismo subclínico en mujeres embarazadas, se prescribe levotiroxina. El médico calcula individualmente la dosis del fármaco para cada paciente según las necesidades del cuerpo, el nivel de TSH y la duración del embarazo. Dosis inicial aproximada - 2.3 mcg / kg. La dosis de medicación puede ser revisada durante el embarazo y después del parto. Si una mujer tomó levotiroxina antes de concebir un hijo, su dosis aumentará en un 50%.

Levothyroxine sodium se prescribe en tabletas. Las farmacias tienen una gran selección del medicamento en varias dosis: de 25 a 150 mg. La dosis diaria completa debe tomarse una vez, preferiblemente por la mañana.

La droga se toma bajo el control constante de los niveles hormonales (TSH y T4). Si la dosis de levotiroxina se eligió correctamente, la TSH no debe caer por debajo de 2 UI / ml, la T4 debe permanecer en el límite superior de lo normal. El primer análisis de sangre no debe realizarse antes de los 14 a 28 días. En el futuro, la evaluación de los niveles hormonales se muestra cada 8-12 semanas.

Además, a todas las mujeres embarazadas se les prescriben preparaciones de yodo en una dosis de 200 mg por día. El yodo puede ser parte de complejos multivitamínicos. Si las vitaminas para mujeres embarazadas contienen una dosis suficiente de yodo, no es necesario tomarlas por separado.

Los nacimientos con hipotiroidismo subclínico se realizan a través del canal de parto natural en condiciones satisfactorias de la mujer y el feto y en ausencia de complicaciones de la enfermedad subyacente.

El hipotiroidismo subclínico es una condición grave que requiere supervisión médica obligatoria. La astucia de la enfermedad radica en el hecho de que la mujer se siente sana y, por lo tanto, no recurre al médico en busca de ayuda. Por esta razón, todas las mujeres embarazadas que viven en regiones con deficiencia de yodo deben someterse a pruebas de detección para la patología de la tiroides: donar sangre para TSH y T4. El análisis se realiza mejor antes de concebir un hijo o en las primeras semanas de embarazo. Si se detecta hipotiroidismo, se muestra la terapia de reemplazo hormonal y la observación hasta el nacimiento.

Síntomas y causas del hipotiroidismo durante el embarazo.

El hipotiroidismo subclínico es astuto porque la patología puede haber borrado (no pronunciado) los síntomas o estar ausente por completo. Durante la gestación, la salud general de la mujer está cambiando, por lo que algunos cambios negativos en el cuerpo se atribuyen al embarazo.

La sintomatología de un hipotiroidismo subclínico es variada y ambigua.

La mayoría de las veces, los pacientes se quejan de:

  • estado de apatía,
  • aumento de la somnolencia,
  • dolor en las articulaciones (especialmente de las manos),
  • náusea sistemática sin vómitos,
  • hinchazón de los tejidos blandos
  • pérdida de cabello y fragilidad
  • aumento de peso
  • estreñimiento prolongado.

Los síntomas no aparecen todos a la vez, como signos de toxicosis durante el embarazo, pero gradualmente. Por lo tanto, es necesario controlar cuidadosamente los cambios más leves en el cuerpo.

La principal razón para el desarrollo de la enfermedad radica en la falta de hormonas que son producidas por la glándula tiroides. Esta situación puede ocurrir en los siguientes casos:

  • Intervención quirúrgica en la glándula tiroides (extirpación parcial o completa).
  • La presencia de tumores u otras estructuras nodales en la glándula tiroides.
  • La presencia de inflamación en la glándula.
  • El hierro fue expuesto a radiación ionizante.
  • Deficiencia de yodo en el cuerpo.
  • La predisposición genética.
  • Violaciones en el trabajo funcional de la glándula pituitaria.

Durante el embarazo, la carga en la glándula tiroides aumenta, y si hay una patología de este órgano, entonces esta es una prueba real para el sistema endocrino. Tiroiditis autoinmune y embarazo: considere qué tan peligrosa es la enfermedad para la madre y el feto.

TSH al planificar el embarazo - indicadores de normas y desviaciones, ver aquí.

La cantidad de hormona que produce la tiroides producida durante el embarazo varía. Este artículo http://gormonexpert.ru/zhelezy-vnutrennej-sekrecii/shhitovidnaya-zheleza/norma-ttg-pri-beremennosti.html presenta los indicadores normales de la cantidad de tirotropina por trimestres.

Peligro para el feto

La deficiencia hormonal afecta negativamente al cuerpo del feto. En primer lugar, su sistema nervioso sufre.

En ausencia de una terapia hormonal adecuada, el riesgo de desarrollar enfermedades mentales y neurológicas en un niño es alto.

A menudo hay retraso del crecimiento intrauterino. Como resultado, el niño nace con un peso pequeño. Posible patología del desarrollo de cualquier órgano y sistema del feto. A menudo, un niño nace con una forma congénita de hipotiroidismo, por lo que necesitará recibir constantemente la hormona artificialmente a lo largo de su vida.

El hipotiroidismo subclínico no se manifiesta como síntomas desagradables pronunciados, pero es inaceptable dejarlo sin tratamiento. Lo imprevisto puede ocurrir en cualquier momento. Además, la forma subclínica de la enfermedad en ausencia de tratamiento a menudo se vuelve manifiesta, lo que requiere un tratamiento diferente, más serio.

La prueba de TSH durante el embarazo debe administrarse en el primer trimestre. A veces hay una mayor tasa de esta hormona. TSH elevada durante el embarazo, ¿qué tan peligroso es?

Sobre las causas de baja TSH durante el embarazo, lee este enlace. ¿Qué hacer si el resultado está por debajo de la norma?

Factores patologicos

Las condiciones en que el cuerpo femenino cae en el hipotiroidismo en la glándula tiroides se denominan primarias en los libros de texto de medicina. Una disminución en el nivel hormonal depende de las razones específicas. Son diferentes para cada persona individual. Las causas más comunes se encuentran dentro de la tiroides en sí (99%) o en otros órganos (1%).

Otros sistemas que afectan a la glándula tiroides: la glándula pituitaria, el hipotálamo.

  • nivel primario - la derrota de glandula thyroidea,
  • patologías secundarias de la glándula pituitaria,
  • terciario - hipotálamo.

La lista de motivos y factores que causan hipotiroidismo primario durante el embarazo incluye:

  • desviaciones anormales de la glándula tiroides de la norma,
  • deficiencia de yodo,
  • Dos tipos de tiroiditis: autoinmune, posparto,
  • tiroidectomía
  • tratamiento con yodo radiactivo,
  • terapia con irradiación de la parte afectada de la glándula,
  • forma congénita
  • Recepción durante un largo período de fondos que contienen iodum,
  • tumores
  • patología del cáncer.

Descripción del cuadro clínico.

La estadística expone la distribución de la patología entre las mujeres. Aproximadamente 19 casos por cada mil mujeres. El porcentaje es bastante alto, pero no hay forma de reducir su rendimiento. La enfermedad no da signos luminosos. En las primeras etapas, los síntomas están ocultos, no son específicos de ninguna anomalía de salud asociada con la tiroides. Los pacientes se cansan rápidamente, por lo que explican la fatiga con la gestación. El embarazo con hipotiroidismo es raro, los médicos dan esta interpretación médica. El hipotiroidismo conduce a la infertilidad. Sólo el 2% de las mujeres embarazadas son diagnosticadas con la enfermedad.

El cuadro clínico del curso de la enfermedad se caracteriza por numerosos síntomas: actividad disminuida en el trabajo, debilidad, exceso de trabajo, depresión frecuente, pérdida de memoria, atención abundante, deterioro de las capacidades y capacidades mentales, plenitud excesiva, piel seca, pérdida de cabello, cambios en la voz, edema, estreñimiento.

El hipotiroidismo afecta a todos los procesos internos. Hay una desaceleración, se asocia con una disminución en la cantidad de hormonas, su falta de tiroides. Los pacientes se vuelven susceptibles a enfermedades infecciosas, inmunidad reducida. La debilidad comienza a afectar al cuerpo incluso en la mañana después de una larga noche de descanso. Los pacientes sienten dolor en la cabeza, músculos, articulaciones. Las manos están adormecidas, la piel se hincha, las uñas se rompen, el cabello se divide

Consecuencias peligrosas

El retraso mental se vuelve especialmente peligroso.

Conduce a graves consecuencias como:

  1. Aterosclerosis.
  2. Enfermedad isquémica
  3. Insuficiencia cardiovascular.

Los pacientes con hipertiroidismo adquieren cojera. Las mujeres observan la frustración en los ciclos menstruales. Mensualmente se hacen más largos y más abundantes. Sucede y la situación es opuesta a esto: los ciclos menstruales desaparecen por completo. Las lesiones graves incluyen enfermedades del corazón. Vienen de la ralentización del ritmo cardíaco, aumentando el colesterol.

Complicaciones para el desarrollo fetal.

La derrota patológica de la glándula tiroides durante la gestación es peligrosa para el futuro bebé. Interrumpe el desarrollo del sistema nervioso central, lo que lleva a un daño cerebral terrible. La enfermedad afecta la formación de la glándula tiroides (glandula-tiroides) de un niño. En el primer trimestre, el embrión se desarrolla con cuidado materno, hormonas femeninas. La segunda mitad del período de embarazo es complicada. El hipotiroidismo en mujeres embarazadas intensifica la transferencia de hormonas transplacentarias T4. La proteína está tratando de compensar la falta de compuestos hormonales del feto en desarrollo. Los expertos diagnostican el hipotiroidismo congénito. Comienza a eliminarse con la ayuda de la compleja terapia de reemplazo.

El déficit de hormonas conduce a procesos patológicos irreversibles en el cuerpo del niño, que afectan el sistema nervioso central y el cerebro.

Una mujer que ingresa en un período de gestación debe visitar a un ginecólogo y un endocrinólogo. Juntos crearán las condiciones para un pronóstico seguro tanto para la salud materna como para el bebé. Hasta la fecha, el hipotiroidismo durante el embarazo ocurre con poca frecuencia.

Los diagnósticos de laboratorio y las fuentes médicas usan dos términos para la enfermedad:

  1. Hipertiroidismo subclínico.
  2. Manifiesto

El hipotiroidismo subclínico durante el embarazo se caracteriza por los siguientes indicadores:

  1. Aumenta el nivel de TSH.
  2. Se aíslan las formaciones hormonales de tiroglobulina.
  3. T4 tiene un nivel libre normal.

La vista manifiesta tiene otras características:

  1. TSH aumentada.
  2. Fondo hormonal T4 reducido.

Cualquier anomalía en la tiroides conduce a amenazas. La mayoría de los peligros amenazan al niño.

El efecto de la enfermedad en el cuerpo de una embarazada.

El hipotiroidismo gestacional en un cierto período conlleva patología:

  • alteración de la formación normal del cerebro,
  • diferenciación, mielinización de las neuronas,
  • animación
  • migración de hormonas
  • apoptosis.

El período gestacional aumenta el riesgo de aborto espontáneo y la interrupción prematura del embarazo, posiblemente el nacimiento de un feto muerto. При удачном завершении ребенок долго остается в опасности неправильного развития.Continúa desarrollando complejas violaciones de los sistemas internos.

El cretinismo endémico de tipo neurológico se manifiesta en la forma de:

  • retraso mental
  • sordera y estupidez
  • diplegia espástica,
  • estrabismo

El cretinismo endémico de naturaleza mixedematosa conduce a anomalías tiroideas, enanismo.

Se requiere un estudio de los síntomas y el estado del feto para detectar cualquier signo de enfermedad en la madre. Los especialistas controlarán todo el cuadro clínico del desarrollo del feto y el estado de la mujer, darán las explicaciones necesarias y crearán las condiciones necesarias para la madre y el niño.

Métodos de tratamiento durante el embarazo.

El objetivo del tratamiento es restaurar el nivel hormonal característico de un órgano sano. No se utiliza tratamiento no farmacológico, así como cirugía. El único método es la medicación. Un endocrinólogo selecciona una dosis de levotiroxina sódica. El médico selecciona la tasa de admisión para mantener el contenido de tiroglobulina en la sangre de acuerdo con los estándares establecidos. Las fuentes médicas dan cifras precisas de la cantidad y el equilibrio de las hormonas. La sobredosis lleva a dañar las funciones de la glándula pituitaria, si la sobredosis se produce después del nacimiento del bebé, empeora la lactancia.

Terapia de reemplazo durante el desarrollo fetal.

La enfermedad no puede ser la causa del fracaso de la planificación del embarazo. Los especialistas ofrecen un método de efectos terapéuticos sobre los síntomas: la terapia de reemplazo con hormonas tiroideas.

Los médicos gastan la compensación de tiroxina, examinan su nivel cada 8 semanas.

La dosis de medicación varía según el desarrollo fetal:

  • 1 trimestre - aumentando la dosis,
  • 20-22 semana - mejor recepción de L-tiroxina,
  • El último trimestre es una técnica normal.

La L-tiroxina se ofrece en los quioscos de farmacia en forma de tabletas. La masa de la droga es 50 o 100 µg de la sustancia en una píldora. La terapia de reemplazo será larga, la mayoría de las veces tendrá que adherirse durante toda la vida.

Cualquier mujer que quiera convertirse en madre debe ser examinada por un ginecólogo, consulte a un endocrinólogo. Estas visitas a los médicos garantizarán la preservación del feto, confianza en el estado de su salud. El hipotiroidismo y el embarazo requieren puntualidad al inicio del tratamiento, lo cual es posible solo después de que se hayan realizado todos los procedimientos de diagnóstico.

Remedios populares

Aumentar la actividad de la glándula tiroides contribuye a la recepción de hierbas, que incluyen la hierba de San Juan, la manzanilla, las yemas de abedul, el fresno de montaña, el coltsfoot.

Los médicos no recomiendan tomar decocciones sobre la base de Hypericum durante el embarazo, ya que esta planta medicinal contiene sustancias que aumentan el tono del útero. Además, las tinturas con yodo y remolacha, que se usan para tratar el hipotiroidismo subclínico, están contraindicadas en mujeres embarazadas.

Cuando decida ser tratado por métodos populares, una mujer debe consultar con un endocrinólogo y un ginecólogo sin falta, ya que el uso descontrolado de decocciones medicinales y el autotratamiento con medicamentos que contienen yodo durante el embarazo pueden hacer más daño que beneficio.

Prevención del hipotiroidismo subclínico en mujeres embarazadas.

Para evitar que la enfermedad se desarrolle durante el embarazo debido a la deficiencia de yodo, se recomienda un tratamiento profiláctico con la introducción de dosis fisiológicas de medicamentos que contengan yodo en el cuerpo.

Los medicamentos se recetan para la deficiencia de yodo confirmada.

La autoadministración de tales medicamentos puede causar un exceso de yodo, cargado con el desarrollo de hipertiroidismo, no menos peligroso durante el embarazo que la insuficiente funcionalidad del órgano.

Como parte de la prevención de la gestación complicada por hipotiroidismo subclínico, a todas las mujeres con este diagnóstico en la etapa de planificación del embarazo se les prescribe levotiroxina sódica, independientemente de si el nivel de TSH está elevado o no.

Implicaciones para el niño.

En la primera mitad del embarazo, se establece el sistema nervioso central del feto. Su formación se produce a expensas de las hormonas tiroideas de la madre, ya que la glándula tiroides del feto no funciona durante este período.

Las complicaciones del hipotiroidismo, que no se corrigen oportunamente en una mujer embarazada, incluyen:

  • malformaciones congénitas
  • hipofunción de la glándula tiroides,
  • muerte fetal del feto,
  • retraso mental
  • Falta de peso corporal al nacer.

El hipotiroidismo congénito en un recién nacido que se ha sometido a hipotiroxinemia de forma intrauterina, que se produce debido a un tratamiento inadecuado del hipotiroidismo subclínico durante el embarazo en una mujer, conduce a trastornos irreversibles en el sistema nervioso central del niño.

Tasas de TSH durante el embarazo

En primer lugar, discutiremos el concepto de la norma de TSH para mujeres embarazadas. Las diferencias en la población general se deben a cambios fisiológicos en la función tiroidea durante el embarazo.
La penetración de las hormonas tiroideas a través de la placenta hasta el feto, un aumento en la concentración de la unión de la tiroides.
La globulina, acompañada por un aumento de la unión de las hormonas y su mayor desintegración en la placenta bajo la influencia de la deiodinasa tipo 3 dictan un aumento en la síntesis de hormonas tiroideas en el cuerpo de una mujer. Para una mejor síntesis de las hormonas, es necesario que la glándula tiroides tenga suficientes reservas funcionales y que no haya deficiencia de yodo. Un estímulo adicional para aumentar la actividad funcional de la glándula tiroides en el primer trimestre del embarazo es la hormona placentaria, la gonadotropina coriónica humana (hCG), un agonista de la TSH, capaz de interactuar con sus receptores. Aproximadamente en la octava semana, en el pico de la secreción de hCG, aumenta la síntesis de hormonas tiroideas, lo que suprime la producción de TSH por el mecanismo de retroalimentación negativa, de modo que durante el primer trimestre es típica una disminución de la TSH, a veces por debajo de lo normal. Al final del primer trimestre, a medida que disminuye la hCG, el nivel de TSH se restaura a sus valores originales [1].
Los estudios han demostrado que el nivel de TSH y T libre4pero no libre T3, cambios estadísticamente significativos en diferentes períodos de embarazo, con el nivel mínimo de TSH observado al inicio del embarazo y el nivel mínimo de T libre4 - Al final del embarazo [2].
Los niveles normales de hormonas tiroideas son importantes tanto para una mujer embarazada como para el feto, especialmente en el primer trimestre, cuando la glándula tiroides del feto aún no está funcionando. Teniendo en cuenta los cambios fisiológicos en la función tiroidea durante el embarazo y la importancia de mantener niveles normales de hormonas tiroideas para la formación y el crecimiento adecuados del feto, es necesario definir claramente el concepto de una norma para una mujer embarazada, y esta tasa debe mantenerse durante todo el embarazo. Además, es necesario evaluar la justificación de las intervenciones médicas durante el embarazo, teniendo en cuenta no solo la salud de la mujer, sino también la salud de su hijo por nacer.


Desde 2011, en nuestro país, como en muchos otros países, se han utilizado los estándares de TSH específicos para el trimestre recomendados por la American Thyroid Association (ATA): para el primer trimestre 0.1–2.5 mU / l, para el segundo trimestre - 0.2– 3.0 mU / ly para el tercer trimestre - 0.3–3.0 mU / l. Cabe señalar que en las recomendaciones ATA, estas normas se propusieron solo para laboratorios que, por alguna razón, no tienen sus propias normas establecidas. Los intervalos de referencia recomendados de TSH se basaron en los resultados de seis estudios de cohortes realizados en los Estados Unidos y algunos países europeos, en los que se demostró que en el primer trimestre el nivel de TSH en mujeres embarazadas es significativamente más bajo que en el segundo y tercer trimestres [3].
Sin embargo, el uso de tal regla ha llevado a muchos países a una prevalencia muy alta de hipotiroidismo subclínico. Entonces, al utilizar el límite superior de TSH para el primer trimestre de 2,5 mU / l en un estudio realizado en China, se detectó hipotiroidismo subclínico en el 27,8% de las mujeres embarazadas, en algunas regiones de España, el 37%, y en la República Checa en 21 % [4–6].
En este sentido, en muchos países de Asia y Europa, se han realizado estudios para determinar sus propios estándares de TSH. Al resumir los datos de estos estudios, se demostró que el nivel de TSH en mujeres embarazadas sin patología de la glándula tiroides que viven en diferentes regiones es significativamente diferente. En el primer trimestre, el límite superior de los niveles normales de TSH está en el rango de 2.15 a 4.68 mU / l. Con el uso de las tasas regionales de TSH, la frecuencia de hipotiroidismo disminuyó significativamente y promedió alrededor del 4% [7, 8].
Cabe señalar que se encontró un límite superior a la tasa de TSH superior a 2.5–3.0 mU / l, no solo en países asiáticos como India, Corea del Sur, China [4, 9], sino también en algunos países. Europa, por ejemplo, los Países Bajos, República Checa, España [10-12]. Estas diferencias pueden deberse a las características étnicas, así como a la disponibilidad de yodo de la región en la que se lleva a cabo el estudio, y la prevalencia de un portador de anticuerpos antitiroideos [13].
Dados los datos acumulados, las recomendaciones de ATA salieron en 2017 con algunos cambios. Todavía es preferible utilizar la norma de TSH para las mujeres embarazadas definidas en esta población, teniendo en cuenta su lugar de residencia. Pero si tales normas no pueden determinarse por algún motivo, se recomienda utilizar valores de referencia comúnmente utilizados en esta población [14]. Sin embargo, en este caso, los cambios fisiológicos en la TSH no se tienen en cuenta, especialmente en el primer trimestre del embarazo. En un estudio realizado en los Países Bajos, se demostró que al usar los estándares de población general de TSH es imposible identificar a todas las mujeres embarazadas con una función tiroidea reducida a tiempo, lo que afecta el resultado del embarazo [15]. En este sentido, es aconsejable reducir el límite superior comúnmente utilizado de la tasa de TSH en 0,5 mU / l, lo que también se tiene en cuenta en la última recomendación de la ATA [14].
Por lo tanto, teniendo en cuenta los datos acumulados y las últimas recomendaciones de la ATA, actualmente se recomienda utilizar las normas para mujeres embarazadas definidas en este grupo étnico, teniendo en cuenta la región de residencia, o las normas de población comúnmente utilizadas con un límite superior reducido de 0,5 mU / l.
Desafortunadamente, en Rusia no existen actualmente guías clínicas nacionales para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de la tiroides durante el embarazo. En esta situación, cada médico se basa en los recursos de información disponibles para él. En Tironet.ru, un conocido en Rusia y muy popular entre los médicos, recomendaciones clínicas basadas en la versión anterior de las recomendaciones ATA, el nivel de TSH es del percentil 95 en el embarazo temprano, aunque el percentil TSH> 95 combina hipotiroidismo subclínico y manifiesto, que Puede afectar los resultados del estudio [20].
Los riesgos de aborto espontáneo aumentan con una combinación de TSH elevada y un alto título de anticuerpos contra la tiroperoxidasa (TPO). En un estudio realizado por C. Lopez-Tinoco et al. [21] se demostró que la presencia de anticuerpos contra TPO en mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico aumenta el riesgo de aborto en más de 10 veces. Datos similares fueron obtenidos por investigadores de China. El mayor riesgo de aborto espontáneo se identificó en el grupo de mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico (TSH 5-10 mU / l) y un título elevado de anticuerpos frente a TPO (odds ratio (OR) 9,56, p 2,5 mU / ly un título alto de anticuerpos antitiroideos.
Sin embargo, no todos los estudios confirmaron el efecto negativo de la TSH> 2,5 mU / l en el curso del embarazo. Por lo tanto, en el estudio de H. Liu [22], las diferencias estadísticamente significativas en la frecuencia de interrupción del embarazo en los grupos de mujeres embarazadas con una TSH de 2,5 mU / l en mujeres embarazadas se sometieron a terapia de reemplazo con levotiroxina. En el grupo de detección universal, el hipotiroidismo se encontró con mayor frecuencia (OR 3.15) y la farmacoterapia se prescribió con más frecuencia, pero, a pesar de la mejor detección de hipotiroidismo en el grupo de detección total, no se detectaron diferencias en las complicaciones y resultados del embarazo. Los autores concluyeron que la detección total no mejora los resultados del embarazo [23]. Sin embargo, no se puede excluir la influencia de la masa en este estudio, ya que las mujeres embarazadas sanas superaron significativamente el número de pacientes con hipotiroidismo en ambos grupos.
Se obtuvieron datos contradictorios en el estudio de la asociación de hipotiroidismo subclínico y parto prematuro. En un estudio de Casey et al. [24] reveló un vínculo entre el hipotiroidismo subclínico y el parto antes de las 34 semanas. gestación, pero al mismo tiempo no se encontró tal relación por períodos de menos de 32 o menos de 36 semanas. Más adelante, se obtuvieron estudios similares en estudios similares, en parte debido a la asociación de mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico y manifiesto en un grupo, así como a la inclusión de mujeres embarazadas con anticuerpos antitiroideos en el estudio.
Como lo muestra T. Korevaar et al. [25], el curso complicado del embarazo depende del grado de aumento de la TSH. Las mujeres embarazadas se dividieron en grupos según el nivel de TSH: 2.5–4.0 mU / lo más de 4.0 mU / l. En TSH por debajo de 4.0 mU / l, no se detectó un aumento en la frecuencia del parto prematuro, mientras que en TSH> 4.0 mU / l, el riesgo de parto fue anterior a las 37 semanas. Incremento 1.9 veces, y anteriormente 34 semanas. - 2,5 veces. Pero el análisis primario se llevó a cabo sin tener en cuenta el título de anticuerpos para TPO. Con la exclusión del análisis de mujeres embarazadas con anticuerpos elevados contra la TPO, la diferencia entre los grupos desapareció, e incluso un aumento aislado en la TSH> 4 mU / l no afectó la frecuencia del parto prematuro. Este estudio demostró una vez más la importancia de distinguir entre mujeres embarazadas y títulos de anticuerpos normales y elevados para TPO, ya que son un factor de riesgo independiente para embarazos complicados.
El impacto del hipotiroidismo subclínico en el desarrollo de la hipertensión relacionada con el embarazo y la preeclampsia es actualmente cuestionable. Anteriormente, en estudios de cohorte, se detectó una asociación de hipotiroidismo subclínico y preeclampsia, pero solo si se realizaba un estudio de detección de hipotiroidismo a fines del embarazo. Si la función de la glándula tiroides fue estudiada antes de las 20 semanas. embarazo, no se detectó dependencia [26, 27]. Se supone que en las etapas iniciales del desarrollo de la preeclampsia, la placenta puede producir factores que afectan la función de la glándula tiroides [28]. Con el aumento de TSH (> 2.15 mU / l), en el primer trimestre del embarazo, no hubo un aumento en la frecuencia de complicaciones del embarazo, incluida la preeclampsia, que se desarrolla después de 20 semanas. [29].
Al estudiar TSH moderadamente elevada, de 2.5 mU / l a percentiles de 97.5, y la norma de la población, se encontró un aumento en la frecuencia de preeclampsia solo en mujeres embarazadas con T4 libre muy normal, el nivel de TSH altamente normal restante no afectó la frecuencia de preeclampsia [11]. Sin embargo, en algunos estudios, se encontró una asociación entre el aumento de TSH y la presión arterial elevada durante el embarazo. Por ejemplo, en el estudio de L. M. Chen [30] se detectó un mayor riesgo de hipertensión gestacional, así como un pequeño peso corporal del feto en mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico. Es decir, a primera vista, se obtuvieron resultados diametralmente opuestos. Pero en este estudio, el hipotiroidismo subclínico se diagnosticó con TSH> 3,47 mU / l, que se definió como el límite superior de la normalidad en este laboratorio, que es significativamente mayor que 2,5 mU / l. Probablemente el nivel de TSH utilizado para diagnosticar el hipotiroidismo subclínico afecte los resultados de un estudio sobre su efecto en el curso del embarazo.
Generalmente, con datos en conflicto, se utiliza un método de metanálisis para identificar la verdad. Un metaanálisis reciente de 18 estudios de cohortes mostró que el hipotiroidismo subclínico se asocia con varios resultados adversos del embarazo, como aborto espontáneo (OR 2,01, intervalo de confianza (IC) del 1,6% 2,4–2,44), insuficiencia placentaria (OR 2,14 , IC del 95%: 1.23 a 3.7) y aumento de la mortalidad neonatal (OR 2.58, IC del 95% a 1.41 a 4.73). No se han identificado asociaciones con otros resultados adversos, como la preeclampsia [31]. Cabe señalar que los estudios incluidos en el metanálisis utilizaron diferentes valores de umbral de TSH para el diagnóstico de hipotiroidismo subclínico. Solo en 6 de 18 estudios, el valor umbral de TSH fue de 2.15 a 2.5 mU / l. Además, tres estudios incluyeron mujeres embarazadas con una TSH> 2.5 mU / L y un nivel normal de T4 libre. Es decir, el grado de aumento en la TSH podría ser diferente, de 2.5 a 10 mU / l. Y como podemos ver en otros estudios, los diferentes grados de aumento en la TSH tienen diferentes efectos en los resultados del embarazo. En la mayoría de los estudios de metanálisis, el hipotiroidismo subclínico se diagnosticó con TSH> 3.5 mU / L. Y este es el límite superior actualmente recomendado de la norma de TSH para mujeres embarazadas, si se utilizan normas generales de población modificadas.
No se han identificado los efectos de la TSH de 2,5 a 4 mU / l en el desarrollo neuropsiquiátrico del feto y otros indicadores de salud fetal [31, 32].
Teniendo en cuenta los datos obtenidos en la actualidad, se puede considerar que la TSH> 2.5 mU / L está asociada con el aborto espontáneo. Otros resultados adversos del embarazo se asocian con un mayor umbral de TSH. Las mujeres embarazadas con anticuerpos elevados de TSH y antitiroideos merecen atención especial. En este caso, el efecto adverso sobre el curso del embarazo aumenta.
Но необходимо понимать, изменится ли ситуация к лучшему, если компенсировать функцию щитовидной железы при субклиническом гипотиреозе у беременных. Многие исследователи поддерживают идею лечения, т. к. оно довольно безопасно и может оказать положительное воздействие на вынашивание беременности [32]. Los resultados del embarazo en mujeres que tomaron levotiroxina sódica para el hipotiroidismo manifiesto o subclínico (TSH> 2,5 mU / L) y las mujeres eutiroideas no difirieron. Y esto indica la seguridad del tratamiento con levotiroxina sódica, al menos con respecto al embarazo [33].
La administración de levotiroxina sódica a mujeres embarazadas con TSH por encima de la norma determinada en el laboratorio local llevó a una disminución total en las complicaciones del embarazo. Además, el efecto dependía de la sincronización del inicio del tratamiento y del tiempo empleado en alcanzar el nivel objetivo de TSH.
La frecuencia de las complicaciones disminuyó si el tratamiento comenzó antes de las 12 semanas. El embarazo y el objetivo del tratamiento se logró en menos de 4 semanas. [34].
En el estudio de S. Maraka et al. [35] se demostró que la prescripción de un tratamiento de sustitución para la TSH de 2,5 a 5 mU / l reduce el riesgo de retraso del crecimiento intrauterino y una baja puntuación del estado del feto al nacer en la escala de Apgar. No se encontraron otros resultados del embarazo, incluido el aborto espontáneo.
En otros estudios, el efecto positivo del tratamiento con levotiroxina se detectó solo en grupos de mujeres embarazadas con TSH> 4.0–5.0 mU / L. Al mismo tiempo, un estudio mostró una reducción significativa en la frecuencia de trabajo de parto prematuro (OR 0,38; IC del 95%: 0,15 a 0,98). En mujeres embarazadas con TSH 2.5–4.0 mU / l, la prescripción de terapia de reemplazo no mejoró los resultados del embarazo [36–38].
Por lo tanto, en la actualidad, no se ha demostrado el efecto positivo de la terapia de reemplazo con levotiroxina sódica a un nivel de TSH de 2,5 a 4,0 mU / L, especialmente con un nivel normal de anticuerpos antitiroideos. Sin embargo, con un aumento más pronunciado de la TSH, el efecto positivo del tratamiento está fuera de toda duda. Es posible que un efecto positivo se manifieste solo cuando se usan normas locales de TSH, lo que aumenta la importancia de su determinación.
Según los últimos datos, se puede concluir que durante el embarazo es mejor usar los estándares locales de TSH para tomar una decisión sobre la prescripción de un tratamiento con levotiroxina sódica. En ausencia de normas locales, ya sea con TSH> 2.5 mU / l en mujeres embarazadas con anticuerpos antitiroideos, o TSH> 3.5 mU / l en mujeres sin anticuerpos, la prescripción de terapia de reemplazo al menos reduce la probabilidad de aborto espontáneo, y posiblemente haya Otros efectos positivos, especialmente si se inicia en el embarazo temprano.

Hipotiroidismo subclínico y fertilidad.

Una pregunta importante es cuál es el efecto del hipotiroidismo subclínico sobre la fertilidad de las mujeres. Y esta pregunta plantea dos más: 1) a qué nivel de TSH es necesario comenzar el tratamiento al planificar el embarazo
y 2) cuál es el nivel objetivo de TSH en la etapa de planificación del embarazo.
Si una mujer en la etapa de planificación del embarazo ha identificado una TSH de un estándar de población más general, el tratamiento no está en duda. Es más difícil resolver el problema de la necesidad de tratamiento a un nivel alto normal de TSH. Recientemente, hay una evidencia creciente del efecto de la TSH moderadamente elevada sobre la fertilidad. De hecho, se encontró que en la infertilidad en una mujer el nivel de TSH es mayor que en el grupo de control, especialmente si la causa de la infertilidad era una disfunción ovárica o si la causa era desconocida. [39]. En un estudio, la administración de levotiroxina sódica a mujeres infértiles con TSH> 3 mU / l en el 84,1% de las mujeres estuvo acompañada por el inicio del embarazo, y en algunas mujeres, espontánea [40]. Pero en estudios anteriores no hubo asociación de aumento de TSH y reducción de la fertilidad en las mujeres [41]. Una vez que se reveló un aumento en el nivel de TSH> 2.5 mU / l en la etapa de planificación del embarazo, puede disminuir independientemente después del inicio del embarazo. Un pequeño estudio mostró que en el 50% de las mujeres embarazadas con una TSH> 3 mU / l en la etapa de planificación después del inicio del embarazo, el nivel de TSH regresó de forma independiente a la normalidad y se convirtió en menos de 2,5 mU / l. Desafortunadamente, este estudio no examinó las diferencias entre los grupos con niveles elevados y normales de TSH después del inicio del embarazo [42].
En un estudio más amplio que incluyó a 482 mujeres en fertilización in vitro (FIV), la probabilidad de
Y ahorrar embarazo en función de la TSH original. En el 55% de las mujeres embarazadas después del embarazo, la TSH disminuyó de un nivel inicial de 2.5–4.0 mU / l a 2.5 mU / l. El inicio del embarazo no dependía del nivel inicial de TSH. Los autores concluyeron que el tratamiento con un aumento de TSH de 2.5 a 4.0 mU / l puede posponerse hasta el embarazo, cuando se confirma este nivel [43].
Por otro lado, en un estudio de población realizado en China, se reveló la dependencia de los resultados de un embarazo espontáneo en el nivel de TSH, determinada en un plazo de 6 meses. antes del embarazo. En mujeres con TSH de 2.5–4.28 mU / l, en comparación con mujeres con TSH por debajo de 2.5 mU / l (0.48–2.49 mU / l), un aumento insignificante, pero aún estadísticamente significativo, en la frecuencia de espontaneidad abortos involuntarios (OR 1.1) y parto prematuro
(O 1.09). Las complicaciones más graves del embarazo, como la mortalidad perinatal, la muerte fetal fetal y la cesárea, se observaron solo con niveles de TSH> 4,0 mU / l [44].
Muchos estudios han evaluado el efecto del hipotiroidismo subclínico y su tratamiento sobre la efectividad de varias tecnologías de reproducción asistida (ART). La atención especial a este grupo de mujeres se explica por el uso en el proceso de estimulación de altas dosis de estrógenos, que pueden mostrar una insuficiencia tiroidea compensada. No se detectaron efectos negativos de los niveles de TSH de 2,5 a 4,9 mU / l en los resultados de la inseminación. En un estudio, las mujeres eutiroides revelaron una asociación inversa entre el nivel de TSH en el momento del embarazo y la frecuencia de abortos espontáneos [45]. En otro estudio similar, no se encontró asociación entre un aumento del nivel de anticuerpos antitiroideos y / o TSH> 2.5 mU / L por incidencia de trabajo de parto en mujeres después de la inseminación [46], aunque en un estudio retrospectivo, el rendimiento de la inseminación aumentó cuando se prescribió una terapia de reemplazo para mujeres con TSH> 2 , 5 mU / l [47]. FIV a nivel de TSH 25/05/2018 Ansiedad en la práctica de un ginecólogo. Vistazo ps.

El artículo discute los principales grupos de trastornos de ansiedad, los más comunes.

El artículo proporciona información sobre la clasificación de la hemorragia posparto. Propuesta de di.

Producción insuficiente de hormonas.

La falta de producción de ciertas hormonas por el cuerpo de una mujer puede afectar significativamente la condición del feto. El niño como resultado de tales trastornos puede adquirir retraso mental innato, problemas con el funcionamiento del sistema nervioso, etc. Tales trastornos son peligrosos para la salud de la mujer, ya que pueden convertirse en disfunción sexual o esterilidad. Con un diagnóstico confirmado de "hipotiroidismo", concebir un hijo es posible, pero el futuro padre y la madre necesitan saber cuáles son las consecuencias en este caso.

¿Es peligroso el hipotiroidismo durante el embarazo?

La severidad de las anomalías tiroideas.

Como regla general, el hipotiroidismo es una enfermedad independiente (primaria) que se desarrolla en el fondo de la inflamación de la glándula tiroides, o puede desencadenarse por deficiencias en el sistema inmunológico.

Los fenómenos hipotálamo-hipofisarios se hacen evidentes en el hipotiroidismo secundario, causado por la acción de la infección o la aparición de tumores en la glándula tiroides.

El hipotiroidismo subclínico durante el embarazo afecta negativamente las funciones reproductivas del cuerpo femenino, reduce la posibilidad de concepción. Con este diagnóstico, los médicos suelen determinar la infertilidad ovulatoria. Para resolver los problemas de concepción y desarrollo fetal, se recomienda a las mujeres que controlen sus hormonas y presten atención a los resultados de las pruebas. Si los estudios han identificado estos u otros trastornos en el funcionamiento de la glándula tiroides, es necesario aplicar la terapia prescrita por el médico para normalizar la producción de hormonas. Estas hormonas son igualmente importantes para la salud tanto de la futura madre como del bebé. Si el diagnóstico de "hipotiroidismo subclínico" ya se determinó durante el embarazo, la probabilidad de aborto espontáneo será alta.

Considere cómo se produce el hipotiroidismo durante el embarazo.

Curso de embarazo

Si el hipotiroidismo no se ha tratado en absoluto, el inicio del embarazo es muy poco probable. Sin embargo, si el embarazo ocurrió y la triyodotironina en cantidades suficientes llega al feto antes de la sexta y octava semana de su desarrollo, en las etapas posteriores de su desarrollo, el hierro del feto comienza a trabajar de manera independiente.

Es importante saber que si durante el embarazo no hay corrección de la deficiencia de yodo, en el futuro habrá una alta probabilidad de irregularidades en el desarrollo de la esfera intelectual del recién nacido.

Los estudios realizados en Estados Unidos han demostrado que el embarazo con hipotiroidismo tiroideo se desarrolla sin problemas en solo el dos por ciento de las mujeres.

La detección masiva de recién nacidos para el hipotiroidismo neonatal hace posible conocer las violaciones que ya se producen en el día 4-5 (en prematuridad, en el día 7-14).

En las regiones con deficiencia de yodo, se recomienda que las mujeres que esperan un hijo tomen yodo en forma de yoduro de potasio o como un componente de complejos multivitamínicos. Sin embargo, el médico debe calcular estrictamente la dosis, ya que una sobreabundancia del fármaco puede provocar el bloqueo del desarrollo de la tiroides en el feto.

Planificación del embarazo

Antes de planificar un embarazo, es importante verificar si hay anomalías en la glándula tiroides. En las primeras semanas de embarazo, el cuerpo de la mujer comienza a producir una mayor cantidad de TSH, ya que además se requerirá para el feto. Su número máximo se indica en el segundo día después del nacimiento. Si el cuerpo de una mujer embarazada no siente la necesidad de yodo, entonces la hormona especificada se producirá en cantidades normales.

Pero con la deficiencia de yodo, la síntesis de esta importante hormona se reduce significativamente, lo que es un indicador negativo para el desarrollo del futuro bebé. De hecho, en el primer trimestre, el feto depende completamente de las hormonas con las que el organismo materno lo proporciona. En caso de falta de desarrollo infantil, es posible la aparición de patologías.

Minimizar riesgos

Para minimizar los riesgos de embarazo con hipotiroidismo tiroideo, la terapia se prescribe tomando la hormona L-tiroxina. La dosis del fármaco debe ser determinada por el médico; el autotratamiento en este caso está absolutamente contraindicado, ya que cualquier violación de los niveles hormonales en el cuerpo está plagada de un desarrollo deficiente del feto. Si una mujer recibe esta terapia, deberá donar sangre para el análisis del nivel hormonal durante todo el embarazo cada ocho semanas. En el caso de un diagnóstico oportuno y el cumplimiento de todos los requisitos de tratamiento, el pronóstico es favorable. La droga se puede terminar solo después del parto.

Causas de la enfermedad.

La principal causa de hipotiroidismo durante el embarazo es el desarrollo de la patología de la glándula tiroides. A veces, una enfermedad puede ocurrir como resultado del daño a la glándula pituitaria. Aquí están las causas más comunes de esta enfermedad:

  • Puede ser una consecuencia de patología congénita,
  • puede ser causada por tiroiditis autoinmune,
  • Se produce como resultado de la deficiencia de yodo en el cuerpo,
  • Es una consecuencia de los procesos oncológicos.
  • Se desarrolla debido a tumores que aparecieron en la glándula tiroides,
  • Es consecuencia de la irradiación de esta glándula.
  • Se desarrolla debido a la tiroidectomía.

¿Cómo se manifiesta el hipotiroidismo durante el embarazo?

Síntomas del hipotiroidismo subclínico.

En esta enfermedad, los síntomas se caracterizan por la gravedad implícita. En primer lugar, puede tratarse de trastornos psicológicos que fluyen hacia el desarrollo de la depresión. También en mujeres que padecen esta enfermedad, disminución de la actividad, letargo. Es necesario controlar estos síntomas para diagnosticar oportunamente. Es importante tener en cuenta cambios tales como irritabilidad, inhibición del habla, movimientos lentos e inactivos, depresión mental, aumento de peso, mal funcionamiento del sistema cardiovascular.

El hipotiroidismo subclínico durante el embarazo se manifiesta por un alto T3, mientras que el T4 se mantiene dentro del rango normal. La forma clínica es mucho más pronunciada: se caracteriza por un agrandamiento de la glándula tiroides, hinchazón alrededor de los ojos, bradicardia (latido cardíaco lento), infertilidad y trastornos menstruales, piel seca, escalofríos, convulsiones, estreñimiento, dolor y dificultad para tragar. Todo esto se desarrolla en el contexto de la fatiga y la depresión.

Para realizar un diagnóstico completo, se prescribe al paciente, además de las pruebas para los niveles hormonales en la sangre, la punción de la glándula tiroides.

Otros síntomas que requieren atención.

El organismo con secreción tiroidea susceptible es susceptible a infecciones. Si ocurren con demasiada frecuencia, se debe prestar atención a esto. Además, durante el embarazo, el uso de medicamentos que ayudan a combatirlos es limitado.

Si una mujer experimenta fatiga constante de la actividad mental y física, esto también es una señal alarmante. Ante la pérdida de apetito, la somnolencia constante y la apatía, también es necesario prestar mucha atención e identificar sus causas.

También los cambios de humor inestables y demasiado frecuentes, acompañados de indiferencia o agresión, también son un signo perturbador. Además, en el hipotiroidismo subclínico, un organismo se caracteriza por un ligero aumento de la temperatura, que puede ir acompañado de adormecimiento de las extremidades.

Si nota un cambio en la voz: disminuye el timbre, la ronquera (y, cuando se examina, y la hinchazón de la cavidad oral), esto puede deberse a un desequilibrio hormonal en el cuerpo. Otro signo común de hipotiroidismo es un aumento del colesterol en la sangre, que está plagado de bloqueo de los vasos sanguíneos. Esto puede causar una mala nutrición de la placenta.

Las consecuencias del hipotiroidismo durante el embarazo son muy serias.

¿Cómo es el diagnóstico?

Una mujer que necesita diagnosticar esta enfermedad debe primero recibir una referencia para pruebas de laboratorio, cuyos resultados ayudarán a confirmar la violación de la producción de hormona tiroidea. Si se confirma esta violación, se marcará el inicio de los cambios patológicos en la glándula. Dependiendo del nivel de hormona estimulante de la tiroides en el cuerpo, habrá un deterioro de la función tiroidea o tirotoxicosis.

Si durante el embarazo la enfermedad se detecta de manera oportuna (al comienzo del primer trimestre), se indicará un tratamiento urgente para la mujer embarazada. Si la planificación de la concepción revela una forma compensada de la enfermedad, no habrá contraindicaciones para el embarazo.

Para reducir el efecto del hipotiroidismo en el embarazo, el médico prescribe una terapia de reemplazo, que consiste en tomar L-tiroxina. Sin embargo, este método de tratamiento no excluye los efectos secundarios. Por ejemplo, las mujeres que están esperando un hijo pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares, como arritmia o taquicardia. Además, la terapia puede ir acompañada de dolores de cabeza o aumento de peso.

Planear un embarazo y examinar el organismo de la futura madre y el padre para detectar diversas patologías o enfermedades es un paso muy importante, que es una manifestación de responsabilidad no solo por su salud, sino también por la salud y la vida del futuro bebé. Las enfermedades identificadas a tiempo son a menudo tratables, o sus efectos dañinos en el feto ayudarán a anular la terapia de reemplazo. Después de todo, el hipotiroidismo es una enfermedad peligrosa que puede afectar significativamente la calidad de vida de un niño.

Loading...