El embarazo

Psicología de las relaciones familiares entre una mujer y un hombre en matrimonio.

Pin
Send
Share
Send
Send


Cualquier relación en el mundo surge de la comunicación de lo masculino y lo femenino. Se profundizan en el matrimonio, pasan por diferentes etapas y períodos de crisis.Uno de los postulados de la psicología familiar suena así: el clima en la casa depende de ambos socios, de la profundidad de su comunicación, de la conciencia de sus deberes y de su cumplimiento. Si los cónyuges se valoran y luchan por salvar a la familia, tendrán que superar las etapas de enfriamiento de las relaciones y la oposición directa a los intereses. Sin embargo, como recompensa, esperan amor verdadero, amistad, comprensión profunda y respeto mutuo.

Etapas del desarrollo y niveles de relaciones familiares entre marido y mujer.

Las etapas del desarrollo de las relaciones familiares incluyen:

  • El hambre Los amantes de la inquietud están esperando una reunión, una llamada o un mensaje. Están fascinados el uno con el otro, siempre encuentran la oportunidad de ver temprano y permanecer juntos por más tiempo.
  • Saturación-saciedad. Las relaciones están alineadas. Los cónyuges tienen tiempo fácil aparte. Los sentimientos y deseos de la pareja se perciben con calma.
  • Asco Un hombre y una mujer lo sienten por el mero hecho de la presencia del otro. La "química" del amor desaparece, el amor termina. Las peleas surgen desde cero. Las razones para el adulterio y el divorcio se vuelven demasiado.
  • Paciencia Más a menudo las familias con un niño / hijos lo alcanzan. La conciencia de las consecuencias de un divorcio para ellos es alarmante al menos uno de los socios. Hay peleas, pero hay buenas razones. Son manejables para socios a nivel de emociones y palabras. Entendiendo la necesidad de cambiarte a ti mismo, no a tu cónyuge. Aceptar los rasgos de carácter de cada uno sin idealización.
  • Deuda o deber. A partir de este momento, nace el respeto por el cónyuge. El enfoque del consumidor en la relación en las etapas previas se centra en "¿qué puedo darle?". Los esposos se aceptan como son. Tenga en cuenta los intereses, gustos, valores, prioridades de una persona querida. Intenta alterar a la pareja más.
  • Amistad cordial. 100% de aceptación y confianza mutua. La apertura del corazón en conversaciones conjuntas, la facilidad y la espontaneidad de las acciones son signos de relaciones en esta etapa.
  • Amor verdadero El objetivo final de las relaciones familiares. Deberías leer sobre esto en la Biblia en la Epístola a los Corintios.

Las relaciones en la familia entre marido y mujer tienen sus propios niveles:

Crisis familiares

Las crisis en las relaciones familiares, si se dejan sin una solución constructiva, conducen inevitablemente a la degradación de ambos socios en todos los sentidos e incluso a la muerte de uno de ellos. Las personas pierden su rostro humano, descienden al comportamiento antisocial, a la rudeza y al asalto.

La tabla de crisis en las relaciones familiares y sus características:

La psicología familiar da una clasificación diferente de las crisis según el número de años vividos:

  • 3 años cuando la familia se repone con un niño. Los esposos pasan a una nueva etapa de desarrollo, se convierten en padres, aprenden a interactuar entre sí en estos roles.
  • 7 años - coincide con la etapa de saciedad. El carácter y los hábitos se estudian, una persona se vuelve predecible en sus acciones. Alta probabilidad de traiciones por nuevas sensaciones.
  • La crisis de los esposos de mediana edad. Están motivados por temores de que algunos objetivos sean inalcanzables. Hay un deseo de romper los lazos familiares y comenzar una nueva página en tu vida.
  • Cuidado de niños desde casa. La pareja es consciente de que han hecho todo lo importante en la vida, es hora de vivir en paz para sí mismos. Los cónyuges pueden mudarse a los suburbios, ir de viaje juntos.

Reglas de un matrimonio feliz.

En la psicología de la vida familiar, hay postulados que subyacen en la relación de hombres y mujeres felices en el matrimonio. Cuántas parejas, tantos secretos de felicidad en sus familias. Sin embargo, hay reglas generales, sin las cuales el resto perderá su relevancia y fuerza:

  • Comprensión de las características del sexo opuesto, psicología, carácter del compañero. Si las personas se casan deliberadamente, por lo general estudian las características del personaje, el trabajo de los psicólogos familiares, las historias de parejas felices.
  • Respeto por la personalidad, la causa del cónyuge, sus límites, la libertad en la búsqueda de su pasatiempo favorito. Si el esposo aprecia la pesca no solo como un deporte, sino también como una forma de relajarse, piense, entonces su esposa debería dejarlo ir. Por otro lado, la pasión de una mujer por la artesanía, el yoga y los bailes latinos también debe ser tomada por los hombres.
  • Un buen momento juntos - una causa común, ocupación, descanso, buen sexo. Cuanto más brillantes sean los momentos, más fuerte será la familia. Los recuerdos de ellos le dan fuerza a la pareja cuando pasa la siguiente prueba, las crisis de relación.
  • Guardando tu valor para ti mismo. Si una pareja se disuelve en la otra, eventualmente pierde interés por la última. Actuar solo por el bien de su cónyuge y descuidar sus deseos, planes y valores es peligroso para la autoestima y un futuro feliz juntos.
  • La comunicación y la capacidad de negociar pacíficamente, el equilibrio de las emociones, la honestidad. El proceso de comunicación es el más interesante y difícil al mismo tiempo. A menudo, las emociones acompañan una conversación, pero es importante sentir su equilibrio para que la comunicación no se convierta en una disputa o escándalo. El sigilo o las mentiras entre los cónyuges son inaceptables debido a la aceleración del momento de malentendidos y separación de la pareja.

Conflictos en la familia y cómo resolverlos.

Como se desprende de las etapas de desarrollo de las relaciones y las crisis en las familias, las situaciones de conflicto son inevitables. Los esposos pelearán, discutirán, discutirán sobre voces elevadas, es posible crear problemas. Las razones de los conflictos son:

  • diferentes puntos de vista sobre un problema o pregunta
  • el desarrollo de nuevos roles, por ejemplo, después del nacimiento de un niño,
  • problemas domésticos
  • Dificultades en el ámbito profesional, por ejemplo, los bajos salarios del marido, la diferencia en el nivel de salarios de hombres y mujeres a favor del segundo.
  • intolerancia a las debilidades de la pareja.

Sin embargo, las consecuencias destructivas de tales situaciones pueden evitarse si puede resolver los momentos de conflicto de manera oportuna. Las formas pueden ser las siguientes:

  • pide perdón, discúlpate primero sin importar quién fue el iniciador,
  • campaña conjunta a un psicólogo familiar,
  • Diálogo en tonos tranquilos, convirtiéndose en sexo conciliatorio.

La relación familiar entre marido y mujer: etapas del desarrollo

La construcción de una nueva familia separada es siempre individual. Cada persona tiene su propio carácter, intereses, nivel de educación e ingresos materiales. Las familias se crean a diferentes edades y en diferentes circunstancias. Al mismo tiempo, las etapas de desarrollo a través de las cuales pasa cada familia están claramente trazadas.

Después de la formación de una nueva unidad de la sociedad, surgen las mismas preguntas para cada pareja: aprenda cómo administrar un hogar común, llevarse bien con los familiares de la segunda mitad, criar a los niños correctamente y más. La solución conjunta de tales problemas es el desarrollo de las relaciones en pareja. La psicología de las relaciones familiares identifica siete etapas principales de su desarrollo:

  1. El amor En esta etapa romántica de la relación, las fallas de la pareja no se notan o se interpretan mal. Por ejemplo, la negligencia se confunde con la dispersión, la grosería, con un carácter fuerte, la falta de gusto, con la creatividad.
  2. Enfrentamiento. La transición a esta etapa a menudo coincide con el deseo de la pareja de vivir juntos, después de lo cual las personas se conocen más de cerca. La solución de los problemas cotidianos revela diferentes puntos de vista sobre las cosas, y la elegida no es a quién vio a través de los lentes color rosa de la primera etapa. La psicología de la vida familiar enseña cómo normalizar las relaciones en esta etapa de desarrollo con la ayuda del sentido del humor, la capacidad de mostrar tolerancia y encontrar momentos positivos en cualquier situación.
  3. Encontrar un compromiso. En esta etapa, la aceptación de las deficiencias de su segunda mitad viene gradualmente, pero la irritación no llega a ninguna parte. La pareja aprende a encontrar un compromiso en las situaciones más controvertidas.
  4. Paciencia Las desventajas de la segunda mitad ya no son molestas, la tolerancia viene y la aceptación total de la pareja por lo que es. Después de comprender esto, una pareja fortalece la relación y se convierte en una relación madura entre un hombre y una mujer.
  5. Respeto Después de experimentar malestar entre los cónyuges, hay un aumento en los sentimientos a un nuevo nivel. Aparece una comprensión firme de "NOSOTROS", y el desarrollo de la "I" de cada cónyuge no se percibe tan dolorosamente. El orgullo sincero y la alegría se asocian en el crecimiento personal. Los éxitos en la carrera dejan de ser percibidos como interferencias con la vida familiar.
  6. Confianza y gratitud. La psicología de la familia en esta etapa revela el surgimiento de gratitud a la pareja. Los cónyuges están listos para coordinar sus acciones y adaptarse a las necesidades de la segunda mitad.
  7. El amor Solo después de pasar por las seis etapas, y no perderse en constantes confrontaciones, la pareja encuentra el amor verdadero, que con el paso de los años se vuelve más fuerte y la adversidad no puede disolverlo. En esta etapa, la relación va al nivel espiritual, los cónyuges se entienden media palabra, mitad mirada. Desafortunadamente, no todas las parejas llegan a esta etapa.

Psicología de la relación entre marido y mujer: niveles.

Los psicólogos familiares llaman tres niveles psicológicos de una relación de marido y mujer:

  • nivel social Implica la formalización obligatoria del matrimonio. Ambos cónyuges entienden que tienen ciertas obligaciones entre sí. Estas parejas tienen un acuerdo tácito en la relación: asociación o liderazgo de uno de los cónyuges. Por lo general no hay confrontaciones para dominar a una pareja,
  • nivel sexual La armonía en la relación íntima entre un hombre y una mujer es la clave para el bienestar familiar. Sin embargo, la causa del conflicto puede ser la infidelidad de un cónyuge, más a menudo es un hombre,
  • nivel emocional La psicología de la relación entre un hombre y una esposa destaca este nivel como el más importante. Sucede que el calor emocional y sensual con el tiempo disminuye, y la saciedad se establece. La pareja divergió tranquila y pacíficamente. Para restablecer la conexión emocional, los psicólogos aconsejan a los compañeros que vivan separados por un tiempo.

Crisis de vida familiar por año.

La psicología de las relaciones familiares revela el inicio de la crisis absolutamente en todas las parejas. Alguien se enfrenta a esto al comienzo de la relación, y alguien, después de 25 años. Los psicólogos de las relaciones familiares explican claramente la aparición de una crisis en uno u otro período de matrimonio entre cónyuges. La crisis a lo largo de los años, la terrible experiencia para una pareja casada, y no todos, sobreviven a las crisis sin dolor, como resultado de la destrucción de la familia.

Crisis de primer año

En el primer año de vida, los compañeros se estudian, muelen, luchan por el liderazgo en la familia. A finales de año, la imagen idealizada de una pareja, inspirada en el romance, se está reemplazando por una imagen real. Esta crisis pasa por alto a aquellas personas que contrajeron el matrimonio de manera consciente y deliberada. Los románticos están sufriendo una profunda decepción.

Crisis después de 3-5 años

En este momento, como norma, aparece un niño en la unidad joven de la sociedad. La forma de vida ya formada está cambiando y, a menudo, el primer hombre comienza a sentir incomodidad. Niño que llora constantemente, esposa nerviosa, abuelas hiperactivas, falta de finanzas, todo esto lleva al hecho de que el joven padre de la familia no se pone de pie. En esta etapa, la psicología familiar enseña a los cónyuges a poder apoyarse mutuamente para una superación conjunta y exitosa de todas las dificultades.

La crisis de los 7 años.

Lo más controvertido en la psicología de la relación entre un hombre y una mujer en el matrimonio es la crisis de 7 años. Durante este período, el aburrimiento se arrastra desde la rutina diaria y el sexo monótono en un horario. El niño ya no es caprichoso, el problema de la vivienda se resuelve, las responsabilidades están claramente divididas. El día anterior es una copia exacta de lo siguiente.

Los cónyuges se han estudiado muy bien a lo largo de los años que han vivido juntos, y no queda ningún romance en la relación. En busca de la diversidad de la vida sexual del cónyuge comienza a echar un vistazo al costado, y muchas veces hay traiciones. Las opiniones de los psicólogos están divididas: algunos creen que es la rutina lo que causa la desintegración de la familia, otros tienden a la infidelidad del marido. Los hombres más a menudo dejan la familia después de 7 años de matrimonio.

La crisis de los 14 años.

La psicología más difícil de las relaciones familiares es la crisis de 14 años de la vida matrimonial. Durante este período, los padres comienzan una crisis de la mediana edad y el niño tiene un período de transición. Justo ayer, un niño sonriente, hoy se convierte en un adolescente cerrado y sombrío. El malentendido entre el niño y los padres conduce a conflictos en la familia.

Los adultos comienzan a repensar los logros personales y llegan a la conclusión errónea de que la familia se ha convertido en un obstáculo para una carrera fallida. Todo se ve agravado por la diferencia de puntos de vista sobre la educación de un adolescente difícil, lo que conduce a disputas recurrentes más frecuentes.

Crisis de 25 años

Los iniciadores de un divorcio después de 25 años de vida familiar tienen más probabilidades de ser hombres. Una mujer tiene una menopausia durante este período, se producen cambios hormonales y su actividad sexual disminuye notablemente. Los hombres, por el contrario, quieren mostrarles a todos (y, en primer lugar, a sí mismos) que es demasiado pronto para descartarlos, y comienzan a pensar en la traición.

Los niños a estas alturas ya están creciendo y abandonando el nido paterno, y resulta que fueron los factores que mantuvieron a la familia unida. Durante este período, es importante apoyarnos mutuamente, comenzar a relajarnos activamente, prestar más atención a la pareja y luego la relación se convertirá en un nuevo nivel de desarrollo espiritual.

Reglas simples para construir buenas relaciones.

Los psicólogos que estudian la psicología de las relaciones familiares entre la esposa y el esposo, han desarrollado reglas simples, mediante las cuales el conflicto incipiente se puede suprimir en una etapa temprana. Cinco reglas para ayudar a mantener la paz familiar:

  • Respetémonos y familiares de la segunda mitad.
  • estar atentos y agradecidos
  • Ser capaz de hacer concesiones y perdonar.
  • no centrarse en las deficiencias de la pareja, especialmente en términos de sexo,
  • escucha la otra mitad y busca un compromiso juntos.

Incluso seguir estas simples reglas no garantiza la preservación de las relaciones. Es importante no perder el contacto físico, ya que a través del contacto puede decirle mucho a su ser querido. Los objetivos comunes, los sueños y su implementación conjunta contribuyen al establecimiento de relaciones cercanas.

Listo para la vida familiar

Cuando planean crear una familia, la pareja debe tener una comprensión general de la psicología de la familia y las relaciones familiares. Este conocimiento evitará errores en el futuro y ayudará a evaluar la preparación para la vida familiar. Es un error suponer que la pubertad es suficiente para establecer relaciones armoniosas y crear una familia. La psicología de las relaciones familiares se centra en los tres criterios de preparación de una pareja para comenzar una familia: madurez física y mental, madurez social y preparación ética y psicológica para la vida familiar conjunta.

La madurez mental implica la capacidad de una persona para darse cuenta de sí misma, mirar con sobriedad el estado de cosas existente, la capacidad de encontrar un lenguaje común con otras personas. Los futuros cónyuges comprenden que tendrán que compartir las dificultades familiares y financieras a la mitad y están listos para la asistencia mutua.

La madurez social implica educación, trabajo y la capacidad de alimentarse y de la familia.

La preparación psicológica implica la existencia de intereses comunes, valores espirituales y puntos de vista sobre la educación de los niños y la conciencia del concepto "NOSOTROS". Al mismo tiempo, no se debe infringir el "yo" personal de los socios.

Comprender la psicología de la relación entre marido y mujer en el matrimonio, salvará a los jóvenes de decisiones apresuradas y de la conclusión irreflexiva de una unión.

¿Cómo construir una relación de confianza?

En las etapas iniciales del desarrollo de las relaciones, se forma un alto nivel de confianza en la pareja. Los amantes comparten secretos y sueños, se revelan su alma y hacen planes para el futuro juntos. Pero después del inicio de la vida familiar y el nacimiento de un hijo, las dificultades de la vida y la rutina diaria minimizan la comunicación cálida en una pareja. Con el tiempo, esto lleva a la alienación, y tan pronto como los niños crecen, no es necesario que conserven la apariencia de la familia. Como resultado, la pareja se divorció.

La psicología de las relaciones familiares proporciona una respuesta a cómo evitar tal complot, a reconstruir y en el futuro a mantener la relación de confianza entre los socios.

Al conocer y utilizar los siguientes consejos del psicólogo, se reduce la probabilidad de alienación de la segunda mitad:

  • trate lo más a menudo posible para alabar a su pareja, hacer cumplidos, decir palabras cálidas,
  • siga las palabras e incluso en broma para evitar palabras ofensivas para la persona querida,
  • no use gestos "cerrados" durante las peleas (cruzar los brazos, mirar con el ceño fruncido, doblar el cuerpo hacia adelante),
  • no interferir en el espacio privado de la pareja sin preguntar,
  • No interferir en la unión de forasteros (padres, amigos, colegas),
  • no arroje irritación a un ser querido, no importa cuán fuerte sea el deseo,
  • No acumules ofensas, solo di que no conviene en una relación.

Además, es importante realizar las tareas domésticas juntas, dividiéndolas por igual. Часто непонимание ответственности за ежедневные обязательства на бытовом уровне, становится причиной распада молодой семьи.

Семейное консультирование

Даже знание и использование на практике вышеприведенных правил и психологических приемов не помогает сохранить семью. В этом случае стоит обратиться за профессиональной помощью.

Подобную помощь на высоком уровне оказывает психолог-гипнолог Никита Валерьевич Батурин. En el canal de Youtube se publicaron videos interesantes e informativos, que describen en detalle los problemas psicológicos y los métodos para resolverlos.

La consejería familiar conjunta brinda la oportunidad de comprender el problema de uno o ambos cónyuges y encontrar formas de resolverlo. La psicología de las relaciones familiares proporciona conceptos generales de las dificultades que surgen en una familia, pero los mismos eventos en cada familia se perciben y experimentan de diferentes maneras. Sin ayuda psicológica especializada, algunas parejas simplemente no pueden hacer frente a la crisis por sí mismas y cambiarse para salvar a la familia, incluso si aman la segunda mitad.

Vida familiar del teatro

El concepto de "rol social" vino de la psicología social. Su esencia radica en el hecho de que constantemente desempeñamos una u otra función según las condiciones: somos peatones o pasajeros, luego compradores o clientes de cualquier institución, etc. Constantemente usamos máscaras que coinciden con los roles seleccionados.

La familia no es una excepción. Este es un verdadero teatro donde se tocan varias actuaciones, desde comedias hasta las tragedias más difíciles. El marido y la mujer son los principales actores del teatro familiar. En la comunicación, todo es importante: vistas, cada frase, entonación, con que se pronuncian las palabras, con qué gestos se acompaña todo esto.

En psicología social, hay conceptos de proscenio y alas, como en un teatro. En el proscenio, estamos jugando buenas relaciones familiares ante extraños, especialmente cuando queremos causar una impresión favorable. Las relaciones que aclaran a menudo ocurren detrás de las escenas del teatro familiar. Esto implica un punto muy importante: la expectativa de que un cónyuge de uno u otro rol sea desempeñado por otros. Comenzamos a asimilar estos roles desde la infancia en las familias de nuestros padres. Luego, como legado, los trasladamos a nuevas familias. El marido espera que su esposa sea como su madre, y la esposa le reprocha al marido que él no es tan hábil como su padre. Aprendemos a ser esposas y esposos de nuestros padres, aprendemos sus patrones de comportamiento. Por lo tanto, las relaciones de los cónyuges son a menudo similares a las relaciones de sus padres.

La carga de los papeles matrimoniales es pesada. Las expectativas a menudo no son ciertas. Las decepciones duelen. A menudo esta es la causa de muchos conflictos en la familia. El deseo de la esposa (esposo) de ser uno mismo debe ser respetado. Sin embargo, sobre la base de la experiencia de las relaciones de sus padres, vale la pena hacer su propia conclusión personal y pasar la vida de una manera nueva, sin repetir sus errores. Construir relaciones cualitativamente diferentes, pasar a un nivel superior.

Tipos de relaciones

La relación entre marido y mujer, significativamente diferente de cualquier otra, tiene al mismo tiempo mucho en común.

La psicología familiar identifica los siguientes tipos de relaciones:

La cooperación es una relación ideal entre las personas, donde tiene lugar el entendimiento mutuo, el apoyo mutuo entre sí. El mejor tipo de relación para una familia.

Paridad - Relaciones iguales, se basan en el beneficio mutuo de los miembros de la familia. También se les llama sociedades.

La competencia - una relación donde hay un deseo de lograr más y mejor en la rivalidad benévola. Es bueno si está dirigido a objetivos familiares comunes. Pero la presencia de competencia en la familia se suma a la relación nerviosismo y tensión. A veces la competencia entra en rivalidad, y luego se convierte en una confrontación abierta.

La competencia - El deseo de dominar al compañero, de suprimirlo en cualquier área. En una relación competitiva entre marido y mujer, uno no tiene que hablar de la unidad interna de la familia. Estableció las llamadas "leyes de la jungla", donde surgió la lucha de intereses y metas. La competencia es perjudicial para las relaciones matrimoniales, habiendo surgido, destruye rápidamente a la familia.

Antagonismo - un cónyuge agudo enfrentamiento. Es el resultado de una relación competitiva. Tal unión es de naturaleza forzada y se mantiene debido a la fuerte presión del exterior. Un abismo invisible aparece en la familia, que surge en la relación entre los cónyuges, y ninguna fuerza es capaz de salvarla (a la familia) de la destrucción.

Los tipos de relaciones familiares entre un esposo y una esposa no pueden ser permanentes, y cambian muy a menudo. Por lo tanto, en el caso de un exceso de acostumbramiento, fatiga o extinción de los sentimientos, la relación de cooperación entre los cónyuges puede convertirse en paridad o incluso en una competencia temporal.

Niveles de relacion

La psicología de la relación identifica tres niveles de relación entre los cónyuges: social, emocional y sexual. Están estrechamente relacionados. Las violaciones en un nivel llevan a cambios negativos en otros.

Nivel social La relación entre marido y mujer sugiere un matrimonio registrado. La base para construir relaciones sociales es un contrato, acuerdo mutuo, roles prescritos (marido y mujer), obligaciones y comportamiento correspondiente. Algunas veces las personas se llaman marido y mujer, pero no tienen registro de estatus social. Este es un matrimonio civil consuetudinario. En tal unión, hay relaciones emocionales y sexuales. Afirman que el sello en el pasaporte no juega ningún papel. ¿Kohl no desempeña ningún papel que impida legalizar la relación? Desde el punto de vista de la psicología familiar, el infantilismo y la falta de voluntad inconsciente de ser responsable de la familia se ocultan bajo un matrimonio civil. Una de las condiciones para el éxito de las relaciones sociales es la armonización de ideas sobre los roles conyugales. Idealmente, un hombre y una mujer se dicen mutuamente sus ideas acerca de los roles del esposo y la esposa, y encuentran un modelo aceptable para ambos.

Con el tiempo, este acuerdo puede ser revisado. En las relaciones sociales, hay dos tipos de contrato: con el predominio de uno de los cónyuges y la sociedad. Si el marido domina la relación, la esposa toma la dirección del marido. Es decir, "estar casado" significa "estar con su esposo".

Relaciones sexuales (íntimas) - Esta es la relación entre un hombre y una mujer al nivel de los cuerpos. La armonía no se produce de inmediato. El diálogo y la comprensión mutua son importantes en esta área. Las relaciones íntimas no solo pueden fortalecer la unión conyugal, sino también destruir, llevar al adulterio.

La relación emocional entre marido y mujer es muy importante, pero no implican ningún contrato. Puedes prometer amar toda tu vida, pero ¿dónde está la garantía de que esto se hará? ¿Y si el amor desaparece en un año? ¿Es posible forzarte a amar y por cuánto tiempo? En tal situación, preferirías odiar a amar. Por lo tanto, cualquier contrato en el nivel de las relaciones emocionales puede causar sentimientos de culpa o resentimiento.

Relacion emocional Los cónyuges están sujetos a cambios: pueden aumentar y desaparecer. ¿Por qué sucede esto con nuestra relación? Quizás debido a la acción de dos leyes - interiorización y ritmo.

La interiorización es el proceso de profundizar en nuestra conciencia de los fenómenos psíquicos, incluidos los sentimientos. Viste la película y realmente te gustó. ¿Cuántas veces puedes revisarlo? ¿Cuántas veces puedes releer tu libro favorito? ¿Cuánto tiempo puedes escuchar una hermosa melodía? Tarde o temprano, la saciedad se establece, y te metes en algo más. De manera similar, una metamorfosis similar ocurre con los sentidos: se vuelven adictivos, su agudeza disminuye y el brillo se atenúa. El amor ya no se mueve, como antes, pero se está calentando en las profundidades de la conciencia. ¿O murió tranquilamente? Cualquier cosa puede pasar con los sentimientos. A veces necesitas pasar por serias pruebas para comprender que el amor por esta persona vive en el alma.

Ley del ritmo

Los científicos dicen: el hombre es un hijo de la naturaleza. Todo en la naturaleza existe en un cierto ritmo. La ley del ritmo se manifiesta en la relación emocional entre marido y mujer. Incluso las familias muy felices experimentan cambios periódicos de cinco fases positivas y negativas de las relaciones. Así lo dice la psicología de la familia y el famoso sociólogo V. Zatsepin. ¿Qué son interesantes?

En primera fase La relación muestra un amor profundo, en este momento todos nuestros pensamientos acerca de la pareja. El mero recuerdo solo causa una tormenta de sentimientos tiernos. Sin embargo, la naturaleza materna no nos permite estar en ese estado durante mucho tiempo. Hay una adicción y un ligero enfriamiento. Bajamos del cielo a la tierra.

En segunda fase Las relaciones entre un esposo y una esposa, la imagen de un ser querido (amor) emerge con menos frecuencia. Más a menudo, comenzamos a recordar fracasos, y no hay sentimientos completamente agradables para él. Ah, él no lo retiró allí, pero ella no agregó sal y así sucesivamente. Los reclamos son pequeños y menores. Pero tan pronto como aparece, los sentimientos vuelven a estallar.

Tercera fase Trae un mayor enfriamiento de las relaciones entre los cónyuges. Hay un sentimiento de monotonía y aburrimiento. Llega la fatiga de comunicarse ahora con un antiguo ser querido. Los aspectos negativos de los personajes salen a relucir (como si no hubieran estado antes). Aquí están las primeras campanas desagradables: peleas por bagatelas. El encanto de la imagen de la amada se pierde. Oh amor donde estas Y no es fácil devolver el sentimiento con flores, caricias y regalos. Que hacer ¿Cómo devolver el amor?

Te puede interesar el artículo de psicología de la comunicación y la familia.

Quizás estos consejos ayudarán a mejorar las relaciones con su esposo (esposa):

  • Mostrar cuidado, paciencia y comprensión.
  • reducir la intensidad de la comunicación: dar un descanso a su esposo (esposa),
  • Cámbiate, haz una novedad en tu look. Sorprende a tu pareja con nuevos aspectos de tu personalidad.

Si sientes que el amado (favorito) ya no es lindo (a). Eso no es amor ido, pero la enfermedad ha llegado. Estás enfermo, y no tu mitad de repente se volvió mala. El consejo aquí es el mismo: reduce la intensidad de tu comunicación. Comprender los sentimientos de algunos ayuda a una breve separación. Te perdiste Genial Así que hay sentimientos. Guarda y mejora las relaciones, aprecialas. Puedes leer más sobre esto en el artículo Cómo mejorar las relaciones con un esposo.

Pero si los cónyuges no han hecho nada para salvar su relación, comienza la siguiente fase. La actitud negativa toma posesión completamente de su conciencia. Lo que sea que él (ella) haga, todo es malo. Miramos todo a través de las gafas de sol de cristal. En todas las acciones de hoy y del pasado, buscamos y encontramos solo intenciones maliciosas. Bueno, ¿cómo me las arreglé para casarme con ella? ¿Y por qué me casé con él?

Y aquí viene la quinta fase de la relación entre marido y mujer. La conciencia está totalmente ocupada por él (ella) y el deseo de expresar todo lo que estaba hirviendo en el alma. Todo es malo Hay un conflicto. ¿Razón? Si cualquiera Solo para tirar en la cara todo lo que pienses! Bueno, lo dijeron, se sintieron ofendidos, dejaron de comunicarse y de las relaciones (tanto emocionales como sexuales). Cuanto tiempo Y quién lo tiene: alguien dura unos días, y alguien tiene un descanso durante semanas o incluso meses. Descansaron el uno del otro, y nuevamente la relación entre los cónyuges volvió a la primera etapa. Y todo se repite: amor apasionado, enfriamiento de sentimientos, insatisfacción con las relaciones, etc.

¿Con qué frecuencia una persona pasa por estas etapas de los sentimientos? El ritmo de la vida emocional de cada persona es individual. Algunos pasan por estas cinco etapas en cuatro meses, alguien en seis o cinco. Más a menudo no coinciden con los cónyuges. Y esto es bueno: cuando uno es "extraño", el otro puede mostrar máxima comprensión, condescendencia y paciencia, y luego la severidad de la tensión en la relación disminuye. Pero es muy malo cuando el volumen de negocios de estos cónyuges coincide en el tiempo. En poco tiempo, logran “torturar” su relación y matar el amor.

Aquí están las dificultades y las sutilezas que deben tenerse en cuenta al construir relaciones armoniosas. Todos luchamos por una vida familiar feliz, pero somos demasiado perezosos para trabajar. Es importante adquirir a lo largo de los años su experiencia personal de relaciones, guardarla y traicionarla a los niños. Recuerden y aprecien el uno al otro. Los conflictos y las peleas ocurren en cada familia, pero ocurren de diferentes maneras. Somos adultos y aprendemos a lidiar con nuestra ira y recordemos que tiene un verdadero valor para nosotros. Por otro lado, si toda esta diversidad y complejidad entre un hombre y una mujer no lo fuera, la vida sería terriblemente insulsa. Después de todo, solo habiendo probado lo amargo, entenderemos lo que es dulce. Las relaciones deben funcionar constantemente para que el huésped de la familia tenga más amor y pasión, el clima psicológico en la familia sea favorable y la compatibilidad psicológica de los cónyuges se haya fortalecido a lo largo de los años. Recuerde, una relación feliz entre el esposo y la esposa es la capacidad de soportar, perdonar ofensas, mostrar ternura, amor, tener intereses comunes.

¿Por qué estropear la relación?

La primera vez después de la boda, parece que la relación siempre será perfecta y de confianza. Pero, ¿qué hacer cuando ocurre lo contrario y las peleas constantes y el descontento entre sí solo aumentan?

Además de la monotonía de la vida familiar y la insatisfacción con ciertos hábitos y rasgos de carácter del cónyuge, el motivo de reclamaciones mutuas, los psicólogos señalan algunas expectativas injustificadas:

  1. Quizás el cónyuge espera de su esposo que él será un verdadero asalariado, que rápidamente le proporcionará a ella y a los niños un alojamiento y todo lo necesario. Y ciertamente ganará mucho dinero, que será suficiente tanto para los niños como para un nuevo abrigo de piel y un descanso elegante. Sin embargo, debería prestar suficiente atención a la familia y pasar mucho tiempo con ellos. Al mismo tiempo, ella misma no está obligada a ir a trabajar o está lista para trabajar exclusivamente en un trabajo a tiempo parcial.
  2. La situación se parece a la primera, pero en este caso, la esposa espera de la esposa que ella ganará y trabajará duro en el trabajo a la par con él o incluso más. Al mismo tiempo, una esposa joven y hermosa debe tener al menos dos hijos y permanecer siempre en buena forma como Angelina Jolie.
  3. Antes del matrimonio, el cónyuge o la esposa son bastante activos: van a los clubes nocturnos, les gusta pasar tiempo con sus amigos. Después de contraer matrimonio legal, la segunda pareja espera de su mitad que cesen las festividades, y una vida matrimonial tranquila y moderada lo reemplazará. Pero el esposo o la esposa no quieren cambiar su estilo de vida habitual, incluso a pesar del matrimonio y la presencia de niños.
  4. No coinciden con la idea de llevar una vida en general y criar hijos. Esto sucede cuando los cónyuges tienen diferentes puntos de vista sobre los deberes de las mujeres y los hombres. Por ejemplo, en una familia de niñas, mamá y papá hicieron la limpieza y cocinaron por turnos o juntos, y el padre siempre participó en la crianza de los hijos. Y en la familia de un hombre joven, los deberes de la mujer para el hogar del padre se consideraban algo humillante, y solo la madre siempre estaba comprometida con los niños. Al extraer conclusiones de la experiencia de su familia, los jóvenes intentan construir el mismo modelo en su matrimonio, pero las opiniones y expectativas no coinciden.

Estas son solo algunas de las muchas expectativas que creamos para nosotros mismos. Por un lado, ayudan a planificar y modelar el futuro, y por otro lado, destruyen este futuro y nos engañan. ¿Qué hacer para salvar el matrimonio y evitar expectativas injustificadas?

En primer lugar, los psicólogos aconsejan abandonar la situación y no conceder gran importancia a sus ilusiones inventadas. No te inventes demasiado. Abandona todas las emociones, sueña y piensa realista. Evalúe la situación con sobriedad y honestidad y responda a todas las preguntas sobre cómo se verá la vida de su familia después de la boda. Comience con usted mismo, piense qué está haciendo exactamente para hacer feliz a su pareja y fortalecer su matrimonio.

¿A dónde va el amor?

Con el tiempo, la pasión entre marido y mujer se desvanece y comienza a parecer que el amor ha pasado. Pero, de hecho, no va a ninguna parte, sino que simplemente se transforma en otra forma. Si al comienzo de la relación, la pareja se guiaba solo por sentimientos ardientes y una atracción magnética entre ellos, entonces gradualmente se desarrolla en ternura, cuidado y un sentido de gratitud hacia su cónyuge.

Las relaciones son como un fuego, que al principio se inflama y luego se desvanece gradualmente. Y para que el fuego no salga antes de tiempo, necesitas vomitar madera constantemente. Además, para mantener la pasión y el fuego entre un hombre y una mujer, es necesario que la esposa siempre atraiga a su esposo y esté en gran forma, y ​​él, a su vez, debe apreciarla y admirarla. Y siempre debe encontrar un lugar para comprometerse, apoyarse, respetar y ser capaz de escuchar a su ser querido.

Por lo tanto, construir una familia feliz y fuerte es un trabajo que requiere esfuerzo, tanto del esposo como de la esposa, para mantener relaciones de confianza, amor y respeto hacia su pareja.

Etapas del desarrollo de las relaciones familiares entre marido y mujer.

Las relaciones familiares no son un estado estático, sino un proceso en continua evolución. Crisis, conflictos - el mismo componente que el amor o el respeto. Cualquier desarrollo es imposible sin renunciar a las viejas formas y reglas, por lo que los cónyuges deben estar preparados para el cambio. Cualquier pareja pasa por varias etapas de una relación, cada una de las cuales dura varios meses o años:

  1. Período del amor o "ramo de caramelos". Este es un momento en que un hombre y una mujer intentan dominarse mutuamente y, al estar bajo la influencia de la pasión, tienden a idealizarse, tienen altas expectativas con respecto a la vida familiar. Las desventajas de la segunda mitad no se notan o se perciben de forma parcial. Se otorga un papel importante a los datos externos, el comportamiento y el estado social de la pareja.
  2. Adictivo o lapeado. La pareja ha estado viviendo junta durante algún tiempo, y las prioridades, los valores de la vida y los intereses de cada uno pasan a primer plano. Несоответствия в этих вопросах ставят двоих в позицию противостояния, ссоры и конфликты – частый спутник в отношениях. Если мужчина или женщина не способны принять и понять друг друга, развод неизбежен.
  3. Компромиссы. Если пара успешно преодолела предыдущий этап, наступает время устойчивых семейных отношений. Это не всегда гарантирует удовлетворение обоим партнерам, т.к. El compromiso en la familia se logra de diferentes maneras (igualdad, sumisión, humildad, presión, etc.): cada cónyuge elige y desempeña un papel que se adapta a todos en un grado u otro.
  4. Rutina y rutina. Gradualmente, las relaciones familiares pierden su pasión, se vuelven predecibles. El aburrimiento en la comunicación es tan peligroso como una explosión de emociones en las anteriores. Los esposos están cansados ​​el uno del otro, pierden su significado en la continuación de las relaciones familiares, comienzan a buscar aventuras en el costado.
  5. Familia madura Si un hombre y una mujer han superado con éxito los primeros 4 niveles, llega el momento de tener relaciones familiares conscientes que no siempre se aferran al amor. A menudo, el fundamento de tales relaciones es el respeto mutuo, la experiencia de superar conjuntamente las dificultades, los intereses comunes (incluidos los materiales) y el miedo a la soledad.

Crisis familiares

La crisis de la vida familiar es una transición inevitable a una nueva ronda de relaciones. No debe tener miedo de esto, pero prepararse, aprender a hacer concesiones y asumir la responsabilidad vale la pena, si hay un objetivo para salvar a la familia. Los expertos identifican varios períodos de relaciones familiares:

  • El primer año de vida familiar es la formación y el establecimiento de los límites internos y externos de la familia, sobrellevando los caracteres y hábitos de hombres y mujeres.
  • Desde el 3er hasta el 5to año, como regla general, el primer niño aparece en este momento, el problema de la vivienda se resuelve y se adquiere una propiedad conjunta costosa. Hay una redistribución de roles (cónyuges-padres), nuevas responsabilidades, nuevas responsabilidades aparecen. El amor se convierte en amistad o hábito.
  • Del 7º al 9º año, los niños crecieron, todo se “asentó”. Hay fatiga el uno del otro, la saciedad en el sexo y los hábitos conjuntos, un sentimiento de rutina en la vida cotidiana y la comunicación, la decepción en las expectativas que no se han realizado.
  • Desde el año 15 hasta el año 20: los niños crecen y se separan de la familia parental, la carrera alcanza cierto punto máximo. Existe la sensación de que todo se ha logrado, no está claro a dónde ir a continuación. Este período a menudo coincide con una crisis de la mediana edad para un hombre o una mujer (40 años), lo que también da lugar a la incertidumbre de nuevas relaciones.

Pin
Send
Share
Send
Send