Ginecologia

Fibromas uterinos: síntomas, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Pin
Send
Share
Send
Send


El fibromioma es un tipo de neoplasia benigna que se forma en las capas del músculo liso del útero. El nombre de esta enfermedad tiene varias opciones: leiomioma, leiofibromioma, fibroides. La patología se desarrolla en la forma de un solo nodo y en la forma de un grupo de formaciones múltiples. El fibromioma nodular del útero se diagnostica con mucha más frecuencia que otras enfermedades ginecológicas.

Causas de la patología.

¿Qué son los fibromas uterinos? En su mayoría el fibroma se diagnostica después de 35 años. A esta edad, la mayoría de las mujeres ya tienen varios trastornos somáticos, enfermedades del tracto genital femenino, trastornos endocrinos. Los nodos pequeños no se manifiestan durante mucho tiempo, sin embargo, en presencia de factores adversos, su rápido crecimiento puede comenzar.

Estos factores incluyen:

  • Falta de parto y lactancia a los 30 años.
  • Uso no controlado a largo plazo de anticonceptivos
  • Un gran número de abortos,
  • Sobrepeso
  • La ausencia de vida íntima o sexo promiscuo.
  • Inflamación del útero, ovarios y apéndices,
  • Exposición prolongada y frecuente a la radiación ultravioleta.
  • Enfermedades de la glándula tiroides, glándulas suprarrenales y otros órganos endocrinos.

¿Cuál es el peligro de la enfermedad?

El fibroma del útero se encuentra en cada quinta mujer. ¿Qué es y en qué se diferencia esta patología? Básicamente, el tumor se desarrolla en el cuerpo del útero, el fibromioma cervical es bastante raro. Un tumor puede crecer a un tamaño enorme con el tiempo y causar serios problemas de salud.

El fibromioma puede causar complicaciones graves:

  1. Para nutrir las formaciones de mioma se requieren recursos significativos. En este contexto, los parámetros bioquímicos de la sangre cambian. Además, la pérdida abundante de sangre conduce a la anemia (anemia),
  2. En casos severos, la torsión de la base del nódulo fibromatoso es posible, como resultado, puede ocurrir necrosis (muerte del tejido) y sepsis (infección de la sangre),
  3. Existe el riesgo de un sangrado prolongado y una gran pérdida de sangre, especialmente con fibromiomas grandes. Esta condición es muy peligrosa, una seria amenaza para la vida y la salud de una mujer.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

Los síntomas y signos de fibroma en las etapas iniciales del desarrollo de la enfermedad son leves. Reconocer la patología solo es bastante difícil. Dado que los signos del fibroma uterino son casi imperceptibles, solo un médico puede detectar la presencia de un tumor durante un examen pélvico.

En caso de sospecha de la presencia de una neoplasia después de un examen, el ginecólogo da instrucciones para una ecografía. Este método de diagnóstico es el más preciso; mediante el ultrasonido, puede determinar la presencia de un tumor, el número de nodos, su ubicación y tamaño. Los síntomas de los fibromas uterinos pueden manifestarse de diferentes maneras, dependiendo de la etapa de la enfermedad.

Síntomas de los fibromas uterinos:

  • Abundante menstruación con dolor severo,
  • Sensación de dolor abdominal inferior,
  • Sangrado entre la menstruación,
  • Dolores lumbares,
  • Aumento de la circunferencia abdominal.
  • Dolor durante el coito.

Una característica distintiva del tumor fibrótico del útero es la presencia de cólicos durante la menstruación. En algunos casos, el dolor puede ser agudo, ocurrir inesperadamente y puede persistir permanentemente. En el caso de la menstruación prolongada y pesada, puede desarrollarse anemia.

Con esta condición peligrosa, cada tercera mujer sufre de infertilidad. La enfermedad puede provocar abortos espontáneos, interrupciones de la comunicación en el trabajo de los órganos pélvicos: útero, apéndices, ovarios, vejiga. La exposición prolongada a los receptores de la vejiga en los fibromas uterinos conduce a la micción frecuente. Y si el tumor aprieta el recto, pueden producirse estreñimiento y problemas intestinales.

Tratamiento precoz de los fibromas.

¿Qué es el fibromioma y cómo se trata? El tratamiento conservador es muy eficaz en una etapa temprana de la enfermedad. Por lo general, una mujer aún no nota ningún cambio especial en su salud, los síntomas de los fibromas uterinos suelen ser leves. Un tumor se diagnostica por ultrasonido. Si la educación es pequeña, entonces no se prescribe un tratamiento específico, el paciente se somete a un diagnóstico periódico. En el mapa del paciente, se observa la dinámica en el desarrollo del tumor, se programa un examen de ultrasonido cada seis meses.

El tratamiento farmacológico se prescribe con un aumento de los ganglios. En esta etapa del desarrollo de la enfermedad, es importante controlar el crecimiento de los ganglios y la duración de la menstruación. Dado que la pérdida de sangre frecuente y pesada puede conducir a un deterioro de la condición general del cuerpo y el desarrollo de la anemia. Con las tácticas de tratamiento adecuadas, es posible evitar la intervención quirúrgica.

En qué casos prescribe la farmacoterapia:

  • La temprana edad del paciente.
  • Dinámica positiva del tratamiento, crecimiento tumoral lento,
  • Si los nódulos fibromatosos son pequeños, hasta aproximadamente 10-12 semanas,
  • El cuerpo del útero no se cambia,
  • El nódulo fibromatoso se encuentra en la capa muscular lisa del órgano.

Cuando se tratan los fibromas, los medicamentos a base de ácido tranexámico se prescriben con mayor frecuencia. Esta sustancia tiene un efecto hemostático, que reduce el riesgo de anemia. En la etapa inicial del tratamiento, los médicos recetan predominantemente la terapia hormonal, esto reduce el nivel de producción de estrógeno y el tamaño del tumor se reduce.

Muchas mujeres intentan curar los fibromas con remedios populares, pero no se ha demostrado la efectividad de tales tácticas. Por el contrario, una mujer puede perder un tiempo precioso y agravar su condición. Por lo tanto, es importante someterse a diagnósticos oportunos y contactar a especialistas.

¿Qué casos requieren intervención quirúrgica?

A veces, sin tratamiento quirúrgico del fibroma sigue siendo necesario. La presencia de los siguientes síntomas puede indicar la necesidad de cirugía:

  • Si el tamaño de los sellos es de 14 semanas o más,
  • Hay un rápido aumento de tamaño en poco tiempo,
  • Localización del tumor en zonas de alto riesgo.
  • Sangrado uterino profuso,
  • Hemoglobina baja en la sangre, anemia crónica,
  • Torsión de las piernas del fibromioma, violación de su nutrición, posterior muerte del tejido,
  • Tumores ováricos relacionados,
  • Hiperplasia endometrial,
  • El aumento en el tamaño del tumor, en el que presiona en los órganos internos.

Las razones del rápido aumento en el tumor no son ciertas. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la fibromatosis de los tejidos blandos del útero es una patología dependiente de las hormonas. Es decir, su crecimiento activo comienza con un aumento en el nivel de estrógeno en la sangre de una mujer. Este hecho se confirma por la reducción del tumor y el crecimiento de los nódulos en las mujeres durante la menopausia, cuando disminuye la producción de la hormona estrógeno.

El método de intervención quirúrgica se selecciona de forma individual, teniendo en cuenta:

  • dinámica del desarrollo tumoral,
  • el tamaño de la educación en este momento,
  • localización del tumor
  • edad de la mujer
  • Enfermedades en la anamnesis.

Para pacientes menores de 40 años, se prefiere la miomectomía ahorradora. Durante tal operación, solo se extraen los nódulos fibromatosos, mientras que la función de fertilidad se conserva después de extirpar el tumor, ya que los tejidos sanos del útero no se ven afectados.

Los métodos más populares de miomectomía son:

Histeroscopia - la extracción de los fibromas uterinos se realiza mediante un histeroscopio a través del cuello uterino. Este método es ideal para aquellos pacientes que desean embarazarse en un futuro cercano. La cirugía se realiza bajo anestesia general, la duración de la operación rara vez supera los 20 minutos. Las ventajas de la histeroscopia: traumatismo mínimo, indoloro, rehabilitación rápida.

Laparoscopia - Durante la operación, se hacen pequeñas incisiones en la parte inferior del abdomen, a través de las cuales se extrae el tumor. Entre las ventajas de este método están el postoperatorio fácil y rápido. Si el tumor no cambia la dinámica del crecimiento en el período posmenopáusico, este método se lleva a cabo mediante un tratamiento más radical: la extirpación del útero. Después de la cirugía, a la mujer se le da una baja por enfermedad en promedio durante 21 días.

Ahora la medicina ofrece un tratamiento más suave. embolización de la arteria uterina. Un medicamento que bloquea los haces vasculares se administra a las arterias que alimentan el tumor a través de la arteria femoral. En estas condiciones, los fibromas mueren. La operación se realiza sin anestesia, el paciente está en el hospital por un día. Otro método de tratamiento innovador es Ablación FUS. Este calentamiento de los tejidos tumorales con la ayuda de una ecografía bien dirigida. La técnica aún no se ha estudiado hasta el final, por lo que se aplica solo a solicitud de los pacientes.

A muchas mujeres les preocupa si el fibroma puede afectar la probabilidad de concebir y tener un bebé sano. Como regla general, la fibromatosis de los tejidos blandos del útero no afecta la capacidad de la mujer para concebir. Según las estadísticas, después de la operación para extirpar los nódulos de mioma, la probabilidad de embarazo se reduce en un 40%. Sin embargo, si el mioma es pequeño y no requiere cirugía, no afecta el curso del embarazo y el parto. Además, se ha informado de un gran número de casos en los que un tumor durante el embarazo o después del parto se reduce notablemente en tamaño o puede desaparecer por completo.

Fibromas uterinos: causas del desarrollo.

Las razones exactas para la formación de lesiones nodulares en el útero hoy en día siguen sin explicarse, sin embargo, el papel principal en la aparición de los especialistas de la enfermedad fracasa en el sistema hipotalámico-hipofisario-ovárico. Existe una hipótesis sobre la dependencia del desarrollo de la patología en el nivel de estrógeno, que aumenta tres veces desde el inicio de la pubertad hasta la menopausia. Por lo tanto, la causa principal de los fibromas se considera un trastorno hormonal, que otorga el derecho a asumir sobre la efectividad del tratamiento conservador con medicamentos para normalizar el fondo hormonal de una mujer.

El crecimiento de los ganglios fibromomatosos, además de una violación en el sistema hipotalámico-hipofisario-ovárico, puede deberse a una serie de otros factores desfavorables:

  • Falta de parto y lactancia hasta los 30 años.
  • abortos frecuentes
  • anticoncepción inadecuada y prolongada,
  • Procesos inflamatorios crónicos, subagudos y agudos en el útero y en los apéndices.
  • parto traumático complicado,
  • estrés prolongado
  • exposición a la radiación ultravioleta
  • La presencia de formaciones quísticas en los ovarios.
  • Predisposición hereditaria.

La tasa de crecimiento del útero en el útero aumenta en mujeres de 35 a 45 años, al tiempo que reduce la actividad funcional de uno y el segundo ovario, su sensibilidad a las hormonas, la aparición de sistemas funcionales de regulación del estrés (hormonal, neuroendocrino, inmune) y la alteración de la homeostasis (equilibrio interno del cuerpo).

El papel perjudicial en la formación de los fibromas uterinos pertenece a los trastornos neuroendocrinos, el climax patológico y otros factores que existen desde hace mucho tiempo: la obesidad, el metabolismo de los lípidos y los carbohidratos, la endometriosis y la adenomiosis.

En los nódulos fibromyomatosos, no solo proliferan activamente las células musculares lisas, sino que también se forman fibras de colágeno, que se encuentran entre ellas. Estos dos componentes determinan el tamaño de los fibromas uterinos.

Fibromas uterinos: signos y síntomas de un ganglio

Los síntomas clínicos de los fibromas uterinos pueden ser mínimos o completamente ausentes y dependen de la forma de los fibromas. El dolor del fibromioma no es peculiar en todos los casos. Los síntomas pronunciados que se observan en un tercio de las mujeres con nódulos en el útero, reducen significativamente la calidad de vida.

Más a menudo, esta patología se manifiesta por los siguientes síntomas:

  • dolor abdominal bajo,
  • Hemorragia intermenstrual y secreción sanguinolenta.
  • micción frecuente,
  • adicción al estreñimiento
  • un ligero aumento de la temperatura corporal
  • dolores y debilidad en las extremidades inferiores (esta es la manifestación del síndrome de compresión de la raíz nerviosa con nódulos de más de 14 semanas).

Cuando se forman ganglios en el cuello uterino, una forma específica y rara de fibroides, se sospecha la presencia de fibromioma si se presentan los siguientes síntomas:

  • sangrado durante las relaciones sexuales asociadas con lesiones en el ganglio,
  • Dolores calambres causados ​​por el nacimiento de un nodo
  • infertilidad

Fibromas uterinos: métodos de diagnóstico

Para identificar esta patología, se realizan una serie de estudios diagnósticos:

  • examen ginecológico (para comparar el tamaño del tumor con las semanas de embarazo),
  • examen ecográfico del útero y la glándula tiroides,
  • resonancia magnética,
  • histeroscopia
  • doplerometría (flujo sanguíneo estimado en el útero),
  • hemograma completo (el sangrado uterino frecuente y prolongado conduce a una disminución en el nivel de hemoglobina).

¿Qué son los fibromas uterinos peligrosos?

La enfermedad de los fibroides uterinos requiere tratamiento, ya que amenaza con el desarrollo de complicaciones bastante graves:

  • necrosis (necrosis) del ganglio - puede ser local o completa. El desarrollo de la necrosis causada por el cese de la nutrición, acompañado de dolor intenso, agravado por la palpación, vómitos, síntomas del intestino irritable, hipertensión, la adición de procesos infecciosos que complican el curso de la enfermedad. Esta condición representa un peligro para la vida y la salud del paciente, requiere tratamiento quirúrgico,
  • Procesos purulentos: esta complicación suele acompañar a la necrotización del tumor. La condición se acompaña de sepsis severa, hipertermia. Se requiere tratamiento quirúrgico de emergencia.
  • Nacimiento de ganglios: esta complicación es característica de los tumores en la pierna de localización submucosa que nacen dentro de la vagina y más allá de sus límites. En el proceso hay dolores de tirón o calambres en la región lumbar y en la parte inferior del abdomen. Para evitar la reversión uterina, es necesaria una cirugía urgente,
  • Torsión del nudo de la pierna: la situación más común, que se acompaña de síntomas como: dolor repentino en la región retroperitoneal y lumbar, hipertermia, disfunción de la vejiga urinaria y del recto, etc.
  • la malignidad del sitio fibromyomatoso es un fenómeno raro, cuya existencia puede asumirse en el caso de un rápido aumento del tamaño del tumor, con un crecimiento continuo del sitio en el período posmenopáusico, con debilidad general y anemia en ausencia de sangrado abundante y prolongado en una mujer.

Fibromas uterinos: tratamiento

El objetivo de la ginecología moderna es el tratamiento de los fibromas uterinos sin cirugía, pero en algunos casos es la única operación para combatir el fibromioma. Acerca de los métodos de tratamiento de los fibromas y los fibromas uterinos se pueden encontrar aquí.

Tratamiento quirurgico

El tratamiento quirúrgico de los fibromas se realiza con la identificación de las siguientes indicaciones, que son incondicionales:

  • localización submucosa del nodo,
  • gran tamaño del nódulo fibromyomatoso (con un valor total correspondiente a 14 semanas de embarazo),
  • sangrado uterino, que dio lugar a la anemia crónica,
  • rápido crecimiento de la neoplasia
  • trastornos nutricionales agudos del ganglio (torsión de las piernas, muerte del tumor),
  • Hiperplasia endometrial, tumores ováricos combinados con fibroides,
  • Compresión de la vejiga, uréter, recto,
  • localización del ganglio en el ángulo del tubo del útero, lo que llevó a la infertilidad,
  • cervical y cervical cervical localización,
  • Fibromas no regresivos y en crecimiento después de la menopausia.

El volumen de la cirugía depende de la edad de la mujer.

Los pacientes en edad reproductiva con capacidades técnicas realizan una miomectomía conservadora. Especialmente si el tamaño de los ganglios fibromomatosos de diámetro es de 2 a 5 cm, hasta que aumenten. El abordaje quirúrgico preferido es laparoscópico. Desafortunadamente, el riesgo de recurrencia después de una miomectomía conservadora es bastante grande, y va del 15 al 37% de los casos.

Los pacientes de edad más madura y después de la menopausia, si las mujeres tienen indicaciones quirúrgicas, se someten a una cirugía para extirpar el fibromioma junto con el cuerpo del útero, porque en ausencia de regresión dentro de los dos años posteriores a la menopausia, los fibromas pueden volverse malignos y convertirse en adenocarcinoma o sarcoma.

Terapia conservadora

El tratamiento farmacológico, que se prescribe para detectar los ganglios fibromyomatosos de tamaño pequeño y mediano, tiene como objetivo reducir el crecimiento del tumor, prevenir la intervención quirúrgica para extirpar el útero y preservar la función reproductiva de la mujer.

El tratamiento conservador está indicado en los siguientes casos:

  • pacientes jóvenes,
  • con una pequeña cantidad de ganglio fibromyomatoso (hasta 12 semanas de embarazo),
  • Con disposición intermuscular de los fibromas.
  • en el caso de crecimiento lento del nódulo fibromyomatoso,
  • En ausencia de deformaciones del útero.

Консервативная терапия направлена нормализовать системные нарушения, которые характерны для пациенток с фибромиомой матки:

  • anemia crónica,
  • Inflamación en el útero, trompas de Falopio y ovarios.
  • llenado de sangre alterada en los órganos pélvicos (congestión venosa, disminución de la presión arterial),
  • Viola el estado funcional del sistema nervioso y el equilibrio autonómico.

Para corregir las violaciones sistémicas, una mujer debe seguir las siguientes recomendaciones:

  • observar un estilo de vida saludable (normalizar el sueño, seguir una dieta equilibrada, aumentar la actividad física, abandonar los malos hábitos, controlar el peso corporal,
  • normalizar la vida sexual
  • tomar sistemáticamente vitaminas y oligoelementos, especialmente en las temporadas de invierno y primavera,
  • curar la anemia
  • Eliminar los factores neurotrópicos.

Cuando se produce un embarazo, incluso si no está planificado, se conserva, ya que, debido a la reducción del útero postnatal, la lactancia del bebé durante al menos cuatro meses, el fibromioma puede cambiar su estructura y, en algunos casos, incluso detener su desarrollo.

Para prevenir la eliminación inevitable del útero con el aumento del tamaño del tumor, es necesario preservar y mantener la función reproductiva hasta 40 años.

La eficacia de la terapia hormonal dependerá de una serie de factores, entre ellos: la naturaleza de los trastornos hormonales, la presencia y la densidad de los receptores en los tumores miomatosos y el miometrio. En las formaciones nodulares fibromyomatosas con prevalencia de tejido conectivo y en tumores grandes, por regla general, no hay receptores hormonales. Por lo tanto, debido a la baja eficacia, a estos pacientes no se les prescribe terapia hormonal.

Sin embargo, el tratamiento hormonal se usa ampliamente para corregir el ciclo menstrual. Para estos fines, se prescriben progesterona y sus derivados (didrogesterona, acetato de ciproterona y derivados de andrógenos, 19-norsteroides (levonrgestrel, acetato de noretisterona). El uso de este último es indeseable para las mujeres jóvenes, así como para las mujeres que padecen obesidad, diabetes, enfermedades

Los fármacos más prometedores en la terapia de reemplazo hormonal con pacientes fibroide de útero - antigonadotropiny (danazol, gestrinona), tiene efecto anti-estrogénico y anti-progesterona, lo cual causa una amenorrea temporal, así como agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (goserelina, triptorelina, buserelina), de recepción, que conduce a un estado Hipogonadismo reversible.

Para llevar a cabo operaciones de preservación de órganos con equipo endoscópico (como la miomectomía laparoscópica, EMA), a una mujer se le prescribe un tratamiento de antigonadotropinas como preparación preoperatoria.

Actualmente, existen estrategias especialmente desarrolladas para el tratamiento a largo plazo con el uso de antigonadotropinas, que permiten mantener una alta eficacia clínica sin efectos secundarios pronunciados.

Estos medicamentos hormonales se distinguen por la buena tolerancia, la falta de propiedades antigénicas, no afectan el espectro de lípidos en la sangre. Puede haber algunos efectos secundarios: sofocos, sudoración, sequedad vaginal, dolor de cabeza, depresión, nerviosismo, disminución de la libido, seborrea, edema periférico, empeoramiento de la memoria prospectiva, disminución de la densidad ósea.

Después de la interrupción de la terapia, después de 2-3 meses, la mujer recupera su ciclo menstrual normal y su estado estrogénico, hay un rápido crecimiento de los fibromas uterinos a su tamaño original con la reanudación de todos los síntomas clínicos (en algunos casos se vuelven menos pronunciados).

Embolización de la arteria uterina

Las clínicas de ginecología modernas prefieren métodos menos traumáticos y más efectivos para tratar los fibromas uterinos. Una de ellas es la EMA - embolización de la arteria uterina. Gracias a este procedimiento mínimamente invasivo, la probabilidad de recaída y complicaciones se reduce al mínimo, la mujer vuelve a su vida normal en poco tiempo.

El procedimiento de EMA no implica una intervención quirúrgica activa, preserva la función reproductiva y le da a la mujer la posibilidad de quedar embarazada y tener hijos.

Durante el procedimiento, las arterias uterinas se superponen, que son la principal fuente de nutrición para el útero y la única para los ganglios fibromiomatosos. La superposición de los vasos sanguíneos se produce debido a la introducción de bolas especiales en ellos: el émbolo. Debido a la falta de suministro de sangre, los fibromas uterinos se reemplazan con tejido conectivo que no representa una amenaza para la salud. Existe una normalización del sistema urogenital, la restauración de la función reproductiva del paciente, los síntomas negativos de la enfermedad desaparecen. No se requiere el uso de anestesia para el procedimiento de EMA, no hay cicatrices en el útero después de la intervención.

En los centros ginecológicos modernos, EMA realiza cirujanos endovasculares que están familiarizados con las últimas técnicas y habilidades para trabajar con instrumentos específicos de la última modificación, lo que mejora en gran medida la calidad del procedimiento.

Elegir una instalación médica para la embolización de las arterias uterinas por su cuenta no es una tarea fácil. Le ayudaremos a elegir, a encontrar la mejor clínica con especialistas con experiencia y equipo de alta tecnología. Haga preguntas al coordinador del centro de tratamiento de los fibromas uterinos y haga una cita por correo electrónico.

Diagnósticos

El principal método de diagnóstico es realizar un examen ginecológico completo en la silla con espejos. En presencia de un ganglio, un especialista observa un aumento en el tamaño del órgano reproductivo, la superficie del útero se vuelve desigual, y la palpación a menudo logra encontrar el propio ganglio, que puede ubicarse en cualquier parte del órgano, pero más a menudo en la pared frontal o posterior.

Foco patológico en el monitor de ultrasonido. Fuente: radiographia.ru

Para confirmar el diagnóstico inicial, se envía al paciente a un examen de ultrasonido de los órganos pélvicos. En el examen, el ginecólogo prestará atención a la ausencia o presencia de neoplasias de forma redonda con bordes claros. En este caso, se habla de fibromatosis focal, con forma difusa, se puede rastrear la fusión de focos patológicos. Si la educación ha surgido recientemente, será hipoecoica.

Si el médico lo considera necesario, se asignará a la mujer para realizar un diagnóstico laparoscópico, histeroscopia. Sin embargo, tales estudios rara vez se realizan y, a menudo, solo para determinar la ubicación del nodo patológico con la mayor precisión posible. Si está en la pared frontal, se realiza una laparoscopia, si está ubicada en la pared posterior o en el istmo, el procedimiento no proporcionará la información necesaria.

Es muy importante que un especialista dé instrucciones para un examen realizado por un endocrinólogo. A menudo, los nódulos fibromatosos comienzan a formarse cuando hay un desequilibrio de hormonas, por lo que el fondo debe estudiarse y corregirse.

El embarazo

Muchas mujeres se preguntan de forma completamente lógica si la fibromatosis uterina y el embarazo pueden coexistir en un organismo, si una neoplasia tiene un efecto sobre la posibilidad de concepción, así como sobre el proceso de desarrollo fetal en el útero. Entonces, muchos expertos están convencidos de que el fibroma uterino durante el embarazo solo requiere una observación más cuidadosa de la futura madre.

Con un tamaño de tumor pequeño, el embarazo no está contraindicado. Fuente: rakuhuk.ru

Si se refiere a estadísticas médicas, en aproximadamente el 40% de los casos clínicos, si se realizó la extirpación quirúrgica de este tipo de tumor, la probabilidad de concepción no disminuye. También vale la pena señalar que los médicos no prescriben operaciones para tamaños pequeños de nódulos miomatosos, respectivamente, no afectan el desarrollo fetal, la gestación y el parto.

La patología presentada es bastante común, mientras que en un gran número de niñas después del nacimiento de un niño y un embarazo anterior, el nudo disminuyó posteriormente de tamaño y en algunas incluso desapareció por sí solo. Sin embargo, no se excluyen los efectos adversos (ubicación inadecuada del feto, toxicosis prolongada, hipoxia, descarga temprana de agua).

Una vez que el nódulo fibromatoso ha sido identificado en la cavidad uterina, el ginecólogo líder debe desarrollar individualmente para cada paciente las tácticas de tratamiento más adecuadas, según la edad de la mujer y la situación clínica. No se permite estrictamente realizar terapia con remedios populares sin consultar previamente con un especialista.

Esto se debe al hecho de que los métodos elegidos incorrectamente pueden causar el desarrollo de complicaciones, incluidas las asociadas con trastornos hormonales. Por ejemplo, si toma las fitopreparaciones sin control, es posible que contengan componentes que acelerarán el crecimiento de los nodos.

El tratamiento se realiza mediante terapia hormonal. Fuente: lechusdoma.ru

Si el tumor es pequeño, se sugiere que el paciente sea visto con más frecuencia por un médico. Si no hay crecimiento, solo se realiza terapia de apoyo o sintomática. Con sangrado prolongado y severo, así como, si el nódulo es grande, se requiere intervención quirúrgica.

A menudo, con los ganglios fibromatosos difusos, en situaciones donde el paciente tiene ciertas complicaciones en la parte ginecológica, es posible que sea necesaria la extracción completa del útero, hasta la parte cervical.

Remedios populares

Si se diagnostica un fibroma uterino, un ginecólogo destacado debe controlar el tratamiento con remedios populares, cuyas revisiones son diversas. Incluso si la mujer siente que el uso de remedios herbales es seguro, no siempre corresponde a la realidad. La práctica de la medicina tradicional está permitida solo en las etapas iniciales del desarrollo de la patología.

Para asegurarse de que los tejidos no crezcan tan rápidamente, puede usar algunas recetas efectivas:

  1. Todos los días necesitas beber dos cucharadas tres veces al día de jugo de esta planta. Debido a esto, es posible reducir gradualmente el nivel de estrógeno en la sangre, debido a lo cual se detiene el crecimiento del ganglio. Para mejorar el efecto terapéutico, es permisible mezclar el jugo de la bolsa de pastor con jugo de hipérico en proporciones iguales.
  2. La tintura de espíritu de caléndula también tiene un buen efecto sobre el cuerpo. Para su preparación, tome tres cucharadas de flores de la planta, viértalas con una botella de vodka puro y colóquelas en un lugar oscuro durante dos semanas. Luego tomar una cucharada con el estómago vacío.
  3. Puedes beber una cucharada tres veces al día de jugo de papa recién exprimido diariamente. Debido a dicho tratamiento, existe una alta probabilidad de que en el miometrio posterior se desarrolle normalmente.
  4. Un método eficaz es el uso de caldo de bardana. Este remedio se utiliza en la medicina popular para el alivio de los procesos inflamatorios. Para preparar el medicamento, tome dos cucharadas de las raíces de la planta y póngalas al vapor en un vaso de agua hirviendo, luego manténgalo durante 7 minutos en el baño de vapor, enfríelo y tómelo tres veces al día durante 60 mililitros.
  5. El útero del útero hace frente bien a las enfermedades ginecológicas. Gracias a la recepción de esta hierba puede dar lugar a hormonas normales. Si se diagnostica fibromatosis, tome 10 gramos de una planta y 100 ml de vodka, mezcle todo, manténgalo en un lugar oscuro durante una semana y luego tome 10 gotas dos veces al día.

Para tratar los nódulos fibromatosos con la ayuda de las recetas de medicina tradicional es necesario realizar cursos, cuya duración es de 14 a 20 días. Después de que se completa el primer período de tratamiento, se requiere un descanso de 10 días, luego se inicia la terapia nuevamente, por lo que deben transcurrir tres o cuatro vueltas.

Complicaciones

La complicación más peligrosa de esta patología es el nódulo fibromatoso naciente. En esta condición, se secreta una formación lumbar submucosa y benigna a través del canal cervical. Este tipo de localización de la formación se detecta en cada cuarto paciente.

Si el ganglio fibromático dirige su crecimiento hacia la cavidad uterina en dirección a la garganta uterina (abertura cervical), se produce una contracción gradual del miometrio alrededor del neoplasma y el adelgazamiento del vástago, lo que conduce a la aparición de movilidad. Durante algún tiempo, el útero retiene el nódulo, pero si la patología tarda un largo período de tiempo, el tumor sale, debido a que recibió un nombre peculiar.

Cuando nace el ganglio, hay dolor severo en la parte inferior del abdomen. Fuente: ot-parazita.ru

Esta condición requiere una intervención médica inmediata, y puede sospechar el nódulo naciente por los siguientes síntomas:

  • En el área de la parte inferior del abdomen, aparecen severos dolores de cólicos,
  • Del tracto genital destaca un exudado espeso mezclado con sangre,
  • Hay una sensación de malestar en la vagina,
  • Los enteros se vuelven pálidos, aumenta la sudoración, aparece una debilidad general
  • La presión arterial disminuye, y aumenta la frecuencia cardíaca.

Para retrasar la prestación de primeros auxilios no puede, porque el paciente está en estado grave. Sin embargo, los médicos deben tomar el tiempo del diagnóstico diferencial y determinar si se trata exactamente del nódulo naciente, o de un aborto espontáneo, pólipo cervical o sarcoma.

El principal objetivo de las medidas terapéuticas es el alivio del sangrado uterino, así como la eliminación de las sensaciones dolorosas. Para esta cirugía se realiza. A menudo la operación se realiza a través del acceso vaginal. Los fórceps especiales realizan una convulsión neoplásica, luego se retuerce y se tira hacia abajo, después de lo cual cruzan los vasos de nutrientes, detienen el sangrado y hacen raspado.

Si el paciente no proporciona atención médica calificada de manera oportuna, esto puede provocar necrosis del tejido fibromatoso, inversión del útero y desarrollo del proceso inflamatorio. Con la detección oportuna de los nódulos fibromatosos, es necesario llevar a cabo el tratamiento prescrito por el médico, y también no descuidar los exámenes preventivos.

Un mioma uterino tan diferente

La guía nacional para obstetras y ginecólogos afirma que los fibromas son benignos sensibles a las hormonas y consisten en músculos lisos modificados de miometrio. Los términos "fibroma", "fibromioma" y "leiomioma" se expresan como sinónimos. En general, este es el caso. En la práctica habitual de un ginecólogo local, no importa qué tipo de tumor crezca en el útero: leiomioma o fibroides. Las causas, síntomas, métodos de diagnóstico y tratamiento para cada una de estas patologías serán similares.

Dado que los tumores benignos tienen mucho en común, tanto los ginecólogos como los pacientes pueden referirse a estas patologías como fibromas, miomas, fibromiomas y leiomiomas.

Los histólogos y patólogos no están de acuerdo con esta interpretación e indican que el fibromioma es un tumor, que consiste en fibras musculares y de tejido conectivo en aproximadamente la misma proporción. Estos especialistas dividen todos los tumores uterinos benignos en dos tipos:

  • Leiomioma: un ganglio, que consiste principalmente en tejido muscular,
  • El fibroma es un tumor en el que más del 50% está ocupado por fibras de tejido conectivo.

Los fibromas del cuerpo uterino son un estado intermedio en el que la cantidad de músculo y tejido conectivo en su composición es aproximadamente igual. En la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), todos estos estados se rigen por el mismo código: D25, ya que para un ginecólogo en ejercicio la diferencia entre ellos es insignificante y es más bien un interés de investigación (en histología y anatomía patológica).

El término "fibroides" puede ocultar cualquier tipo de tumor, y solo un análisis de tejido mostrará que el nodo está en el útero.

Para determinar el tipo de nódulo de mioma, es necesario analizar los tejidos tumorales.

Causas de la enfermedad y factores de riesgo clave.

La fibromatosis se considera una afección que precede a la aparición de un tumor uterino. Bajo este término entendemos el crecimiento difuso de los focos patológicos. Es imposible distinguir un nodo entre los rudimentos del mioma. El útero aumenta ligeramente de tamaño, pero no está deformado. En esta etapa, la enfermedad suele ser asintomática y se detecta por casualidad durante una ecografía.

La aparición de un nodo fibromatoso está precedida por los siguientes estados:

  • Anteriormente desarrollo sexual: el inicio de la primera menstruación hasta los 12 años, la aparición de características sexuales secundarias antes de los 9 años,
  • Rechazo del nacimiento de un hijo. La probabilidad de desarrollar la enfermedad aumenta en mujeres sin parto mayores de 30 años,
  • Primer nacimiento tardío (30-45 años),
  • Abortos transferidos o abortos involuntarios. Un solo aborto también puede provocar el crecimiento del nódulo de mioma, sin embargo, más a menudo estamos hablando de numerosos legetes del útero, que acompañan este proceso
  • Intervenciones instrumentales en órganos genitales,
  • Cirugía en el útero,
  • Trabajo de parto traumático y prolongado,
  • Sobrepeso y obesidad,
  • Largas situaciones estresantes.

У женщин, страдающих ожирением, высока вероятность возникновения фибромиомы матки.

Все эти состояния провоцируют повышение уровня эстрогенов в организме и тем самым запускают пролиферацию клеток. En el curso de ciclos repetidos de hiperplasia, se acumulan células del músculo liso modificadas fenotípicamente, de las cuales se forma posteriormente el germen de fibroleyiomy. En una historia clínica de una mujer con un tumor en el útero, casi siempre hay evidencia de una historia ginecológica cargada. La patología también se detecta en pacientes no nacidos, pero estos casos son mucho menos comunes.

Las enfermedades inflamatorias de los órganos pélvicos también se consideran un factor de riesgo para los fibromas. La endometritis no aumenta el nivel de estrógeno, pero debilita las defensas inmunitarias del cuerpo y contribuye a la violación de la apoptosis, la muerte celular programada natural. La proliferación de los miocitos conduce a la aparición de los rudimentos de los fibromas y además a su crecimiento activo.

En la ginecología moderna, se presta atención no solo al estrógeno, sino también a la progesterona, otra hormona femenina. Los estudios han demostrado que el tumor crece durante el embarazo, así como al prescribir gestágenos (Duphaston, Utrogestan). En este sentido, el período de gestación, así como los medicamentos hormonales, deben atribuirse a los factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad.

La práctica demuestra que durante el embarazo el fibromioma sigue creciendo.

Otras teorías de la aparición de fibromas merecen atención:

  • La ovulación frecuente. La mujer moderna da a luz a un niño una o dos veces. El resto del tiempo en su cuerpo es la maduración mensual de los folículos, la formación entre ellos dominante y la ovulación. El útero de cada ciclo se prepara para un posible embarazo al aumentar la capa endometrial. Los tejidos musculares proliferan, lo que provoca su crecimiento descontrolado y la aparición de un tumor,
  • Lesiones y cirugía en el útero. El daño al tejido miometrial puede llevar a su restauración y activación incorrectas de la división celular, lo que también provoca la aparición de un nodo miomatoso.

No hay diferencia en el desarrollo de leiomiomas y fibromas. Las causas de cada tipo de tumor son las mismas. En una cierta etapa de proliferación, se acumulan más fibras conectivas o musculares en los tejidos del nodo, y esto determina su tipo.

Los tumores benignos del útero crecen en el período reproductivo y prácticamente no se detectan en adolescentes. El fibromioma en una virgen es raro. En la práctica, tales situaciones ocurren si el paciente permanece virgen a la edad de 25 años o más. Los ginecólogos consideran que la vida sexual irregular o la falta de ella es uno de los factores de riesgo para los fibromas uterinos.

La foto de abajo muestra los tipos de fibromas:

  • Subseroso: está cerca de la capa externa, puede sobresalir más allá del útero en la pierna,
  • Intersticial - ubicado dentro de las paredes del cuerpo
  • Submucoso: entra en la cavidad uterina.

Nodos especialmente distinguidos ubicados en el cuello uterino o que salen de la vagina.

Tipos de nodos miomatosos, dependiendo de su ubicación.

El cuadro clínico de la enfermedad: ¿cómo entender que hay un tumor en el útero?

Los siguientes criterios diagnósticos ayudan a sospechar el desarrollo de la enfermedad:

  • Cambiar la naturaleza de la menstruación. Si los períodos se han vuelto abundantes y largos, debe someterse a una ecografía y averiguar si hay un tumor benigno en el útero. Los nódulos ubicados subcutáneos o intraparietales, cambian la naturaleza de la menstruación, aumentando su duración y volumen. A menudo hay un dolor persistente en la parte inferior del abdomen y en la parte inferior de la espalda, que pasa después de la finalización del sangrado. Los tumores serios no afectan la menstruación y permanecen asintomáticos durante mucho tiempo.
  • Hemorragia uterina. Si la menstruación abundante no termina, el volumen de la pérdida de sangre aumenta, la condición de la mujer empeora, debe acudir al consultorio de un médico (si hay sangrado abundante, llame a una ambulancia). Este síntoma ocurre en muchas enfermedades ginecológicas y el fibromioma es solo uno de los diagnósticos probables.
  • Hemorragia intermenstrual acíclica. Tal signo puede indicar tanto mioma como hiperplasia endometrial, por lo tanto, es imposible hacerlo sin consultar a un médico. Las hemorragias acíclicas ocurren predominantemente en formaciones múltiples intersticiales, cuando casi toda la capa muscular del útero está deformada y no puede contraerse completamente.
  • Síndrome de dolor crónico. El dolor no es el síntoma principal de los fibromas. Este tumor a menudo se hace sentir por trastornos menstruales. En las primeras etapas del dolor allí, y solo con el crecimiento del nódulo, se producen sensaciones de tracción desagradables en la parte inferior del abdomen. El dolor puede darse en el sacro y la región lumbar, palpándose en el muslo y el perineo. Con fibromas grandes, se nota hormigueo debajo de las costillas, en la región epigástrica,
  • Aumento de peso y crecimiento abdominal. Ocurre con tumores grandes y gigantes. El fibromioma puede alcanzar tamaños significativos hasta el embarazo a término, y es imposible no notar tal formación.

Uno de los signos de la presencia de fibromas grandes en el útero es un aumento en el tamaño del abdomen en una mujer.

El fibromioma es peligroso por sus complicaciones derivadas del rápido crecimiento del ganglio y el rechazo de la terapia. Un tumor en el útero puede desencadenar el desarrollo de tales estados:

  • Sentirse mal, la debilidad general, el tinnitus, los latidos cardíacos rápidos y los mareos son signos de anemia por deficiencia de hierro. La deficiencia de hierro ocurre en el fondo de la pérdida de sangre durante la menstruación o en la mitad del ciclo, después de un sangrado abundante. Esta afección puede ir acompañada de una disminución de la presión arterial y el desmayo.
  • Micción frecuente Ocurre con tumores subserosos, presionando sobre la vejiga. Las formaciones gigantes pueden bloquear la luz del uréter o la uretra y llevar a una retención urinaria aguda.
  • El estreñimiento es otro síntoma de los fibromas subperitoneales, al presionar el recto. En casos avanzados, el tumor puede conducir a obstrucción intestinal,
  • El dolor abdominal severo ocurre cuando la torsión de las piernas de los fibromas y el desarrollo de necrosis. El dolor se convierte en calambres, secreción sanguinolenta de la vagina, fiebre, náuseas y vómitos,
  • Los calambres que se producen en una entrepierna hablan del nacimiento de un nudo submucoso. La expulsión del tumor se acompaña de sangrado.

Un nódulo de mioma naciente y su salida a la cavidad de la vagina causa un gran dolor a la mujer, que se asemeja a las contracciones de parto.

¿Por qué crece un tumor?

El fibromioma tiene una característica: crece bastante lentamente. Las fibras del tejido conectivo no proliferan demasiado rápido, por lo que este tumor puede no cambiar con los años. Lentamente, solo el tamaño del fibroma aumenta, un nodo que consiste en más del 50% de tejido conectivo. Los leiomiomas (formaciones musculares) se caracterizan por un rápido crecimiento.

Los cambios en el tamaño de un nodo se ven afectados por los siguientes estados:

  • Embarazo y parto. Algunos fibromiomas crecen durante la gestación, mientras que otros, por el contrario, disminuyen. Se observa que con nodos pequeños la probabilidad de su regresión es algo mayor,
  • Abortos y abortos involuntarios. Cualquier cambio hormonal e intervenciones quirúrgicas en el útero amenazan con el crecimiento descontrolado del ganglio,
  • Clímax Con el inicio de la menopausia, la producción de hormonas sexuales disminuye, lo que conduce a la regresión natural del tumor. Si la formación aumenta después del inicio de la menopausia y aumenta después de la edad de 50 a 60 años, debe ser examinado por un ginecólogo de inmediato. Tales síntomas ocurren durante la formación de sarcoma, un tumor maligno del útero,

Durante la menopausia, las neoplasias benignas, como regla, tienden a disminuir. Si el tumor crece, puede ser un signo de un tumor maligno.

  • Aceptación de fármacos hormonales. Algunos remedios causan una reducción en el tamaño de los fibromas, mientras que otros contribuyen a su crecimiento.

El efecto del calor en el crecimiento de los fibromas no se ha demostrado, pero los médicos no recomiendan a sus pacientes que se involucren en procedimientos asociados con el calentamiento del cuerpo. Si ve un rápido crecimiento en la educación (más de 4 semanas por año), no puede practicar deportes, permanecer en la playa durante mucho tiempo, ir al baño, a la sauna, al solárium.

En los últimos años, el fibromioma ha dejado de considerarse una afección precancerosa, pero la vigilancia oncológica permanece. El sarcoma y los fibromas se acompañan de la aparición de síntomas similares, por lo que distinguir una condición de otra es posible solo después de un examen completo. El fibroma no puede renacer en cáncer, pero no se excluye la posibilidad de desarrollo simultáneo de un tumor maligno en un miometrio intacto o modificado.

Tácticas para sospecha de fibromioma

Para identificar el tumor se lleva a cabo:

  • Examen por un ginecólogo. Cuando el examen bimanual del útero, el médico llama la atención a su aumento, la presencia de nodos. Cuando los tumores de tamaño pequeño no se observan cambios significativos,
  • El examen de laboratorio para el mioma no es significativo. El médico puede recomendar un análisis de sangre de hormonas para detectar comorbilidades, identificar marcadores tumorales para sospecha de sarcoma,
  • Examen de ultrasonido. En la ecografía, el fibromioma se ve como una masa hipoecoica. El examen identifica áreas de tejido conectivo que toman hasta el 50% del tumor,
  • Histeroscopia Le permite identificar los nódulos submucosos, distinguirlos de los pólipos, aspirar el útero, realizar curetaje de diagnóstico,

Uno de los tipos de diagnóstico de tumores en el útero es la histeroscopia, con la que puede ver los cambios patológicos y tomar una muestra de tejido.

  • Laparoscopia Está indicado para formaciones subserosas, compresión de los órganos pélvicos por el tumor,
  • El examen histológico de las muestras macro y microscópicas se realiza después de la extracción del nodo. Le permite identificar el tipo de tumor, para distinguir entre tumores malignos y benignos.

El mioma uterino suele ir acompañado de otra patología de los órganos reproductivos (pólipos e hiperplasia endometrial, adenomiosis, quistes ováricos). Además, durante el examen, a menudo se detecta mastopatía, patología de la glándula tiroides (hipotiroidismo).

Principios de la terapia: ¿cómo tratar?

En la edad reproductiva, el fibroide no puede resolverse por sí solo, por lo tanto, tarde o temprano, el paciente con fibromioma necesitará tratamiento. La elección del método de tratamiento depende del tamaño del sitio. Todas las entidades se dividen en varios tipos:

  • Pequeño: hasta 2,5 cm y hasta 5-6 semanas de aumento del útero,
  • Medio: 2,5-5 cm y 6-12 semanas,
  • Grandes: 5 cm y 12 semanas.

La foto del ultrasonido muestra un gran tumor.

El tamaño del tumor es importante para la selección de la terapia con medicamentos, así como para determinar el método de operación. La característica del fibromioma en función de su tamaño se presenta en la tabla.

Lo que influye en su desarrollo.

El nodo puede estar en reposo durante mucho tiempo, la enfermedad será asintomática. Esto complica enormemente el diagnóstico y conduce al tratamiento de las mujeres para obtener ayuda médica en la etapa tardía de la enfermedad. Pero hay razones que contribuyen a su crecimiento y desarrollo activo.

Las formaciones de fibromioma crecen bajo la influencia de factores provocadores:

  • hormonas inestables,
  • Focos crónicos de infección (procesos inflamatorios en el útero, apéndices).
  • El revestimiento uterino fue lesionado debido a la cirugía, el aborto,
  • predisposición genética
  • parto tardío,
  • La anticoncepción hormonal durante un largo período de tiempo.

Indirectamente, el desarrollo del sitio de los fibroides está influenciado por el exceso de peso, el abuso del alcohol y la nicotina, la tensión nerviosa durante mucho tiempo y la ecología deficiente.

Según las estadísticas, la terapia radical con el método de extirpación del útero se realiza en caso de crecimiento rápido del tumor y su gran tamaño en mujeres de 40 a 45 años de edad.

Útero fibromatoso y embarazo

El gran tamaño del ganglio puede pellizcar el canal cervical, dificultando el proceso de ovulación, causando una menstruación irregular y evitando la concepción.

Cuando se encuentra una neoplasia durante el embarazo, se retiene de acuerdo con las indicaciones, especialmente si es el primer parto. Es obligatorio visitar regularmente al ginecólogo para prevenir el aborto espontáneo y el parto prematuro.

El parto en mujeres con fibromus se complica por la presentación pélvica o transversa del feto. Lo mejor en este caso es una cesárea. Con una localización desfavorable del ganglio en el útero, toxicosis, hipoxia del feto, con el desarrollo de la patología de la estructura, parto prematuro.

Está comprobado que la lactancia natural, el proceso de producción de leche, reduce significativamente el tamaño del tumor o conduce a su reabsorción.

Características de la ubicación de los nodos.

A medida que crecen las fibras musculares del nódulo fibromyomatoso, se complementan con tejido conectivo, en una proporción de 1: 1. Hay fibromatosis focal focal y difusa. En consecuencia, el primero tiene límites claros, las neoplasias en diferentes lugares de localización no son iguales en tamaño. El nodo mixto se caracteriza por límites vagos, lo que dificulta su diagnóstico.

El tumor puede desarrollarse dentro del tejido del miometrio: ubicación intramural, debajo de la membrana serosa, en la cavidad abdominal; subseroso, debajo de la membrana mucosa, crece dentro del útero (submucoso).

El fibromioma focal se puede desarrollar a lo largo de la pared anterior, lateral y posterior del útero, en la parte inferior del órgano y su istmo. Dependiendo de la ubicación de la clínica variará.

Los síntomas debido a la ubicación:

  1. El nodo que se desarrolla en la pared frontal provoca un síndrome de dolor con irradiación a la vejiga, el intestino delgado.
  2. La localización en la parte posterior del útero produce dolor en el recto.
  3. El crecimiento del tumor anteriormente viola la micción, puede desarrollarse incontinencia.

Al diagnosticar formaciones, el médico determina su contenido para excluir la presencia de células atípicas. Los más peligrosos son los fibromas en proliferación (debido al rápido crecimiento) y el pre-sarcoma.

Nódulo fibromatoso naciente

Esta es una complicación en el contexto de la enfermedad subyacente, que es la salida del tumor a través del canal cervical. La tasa de detección es de uno en cuatro casos. Su peligro radica en la aparición de la movilidad del nodo como resultado del adelgazamiento de las piernas.

En ausencia de un tratamiento oportuno, el ganglio deja el útero en la vagina y, por lo tanto, recibe ese nombre. Los siguientes síntomas son característicos de un tumor "naciente":

  • "Daga" dolor abdominal,
  • descarga espesa
  • una fuerte caída en la presión arterial
  • Síntomas de intoxicación general: escalofríos, debilidad,
  • piel pálida
  • sudoración excesiva

La condición requiere la provisión de atención médica de emergencia con hospitalización en una institución médica. En primer lugar, se realizará una diferenciación distintiva de la enfermedad de los pólipos, el sarcoma uterino y el aborto espontáneo.

Para detener el sangrado uterino, está indicada la cirugía. Complicaciones del ganglio naciente:

  • necrosis tumoral,
  • desplazamiento uterino
  • El desarrollo del proceso inflamatorio en el endometrio del útero.

Terapia conservadora

Si el tumor se detecta en una etapa temprana del desarrollo, los médicos eligen las tácticas de observación, mientras controlan las hormonas de la mujer.

El método tradicional de tratamiento de los fibromas es una técnica hormonal. Se usa en tamaños de neoplasma de hasta 12 semanas (los registros se guardan en semanas, como durante el embarazo, debido a la localización dentro del útero). Al inicio del tratamiento, se determina el estado hormonal del paciente y la presencia de focos crónicos concomitantes de infección.

El fibromioma es un tumor dependiente de hormonas; si se detecta en las primeras etapas, no se requiere cirugía. Los medicamentos se prescriben durante al menos seis meses. La elección del fármaco está influenciada no solo por las características del sitio, sino también por la edad del paciente:

  1. Preparaciones Duphaston, Norkolut Reducir la producción de hormonas por los ovarios, cambiando las hormonas. Para consolidar el resultado obtenido, deben tomarse durante al menos seis meses. Si no se siguen las recomendaciones, la neoplasia puede aumentar dramáticamente en tamaño. Con el mismo propósito usar anticonceptivos hormonales: Janine, Marvelon, Yarinu.
  2. Otra opción de tratamiento es Instalación de dispositivo intrauterino Mirena.. Este método de tratamiento combina la función anticonceptiva. La espiral se coloca solo a las mujeres que dan a luz.

Los anticonceptivos orales de última generación afectan el tumor, independientemente de la causa de su aparición. Cuando se usan, el crecimiento del tumor se detiene. La ventaja de los fármacos es su capacidad para prevenir la formación de fibromas, lo que proporciona un efecto preventivo.

Contraindicaciones para el tratamiento de fármacos hormonales:

  • diabetes mellitus
  • venas varicosas
  • hipertensión

Además, se prescriben sintomáticamente anestésicos, preparaciones de hierro para la anemia, agentes hemostáticos y vitaminas. La designación de la electroforesis con yoduro de sodio o potasio conduce a una reducción en la cantidad de hormonas producidas por los ovarios.

Las sesiones de terapia magnética mejoran el efecto del tratamiento hormonal. Tomar baños de radón normaliza las hormonas de una mujer.

Eliminación de nudos en línea

Los médicos recurren al tratamiento quirúrgico cuando es imposible eliminar los fibromas por un método conservador. Las indicaciones para su uso son:

  • Grandes nudos (más de 12 semanas),
  • malignidad de la educación,
  • Sangrado profuso y persistente.
  • Patología ginecológica concomitante.

En cualquier caso, la prioridad de los médicos sigue siendo preservar los órganos reproductivos de las mujeres.

La ginecología moderna tiene varias formas de eliminar el nodo:

  1. Uno de los métodos es la miomectomía: la extirpación de un tumor que preserva la preservación del útero, en el futuro el paciente podrá concebir y llevar a cabo al niño. Sin embargo, una recurrencia de la enfermedad es posible. Debe visitar regularmente a un ginecólogo.
  2. Si el tamaño del nodo es demasiado grande, el órgano se elimina parcial o totalmente. El método laparoscópico es usado por los médicos cuando el nodo está ubicado en el grosor de las fibras nerviosas o por encima de ellas, el método está indicado para tamaños de tumores mayores de 6 cm, así como para el nodo fibromatoso "emergente". La histeroscopia se usa para extirpar un tumor ubicado en la cavidad uterina anterior.
  3. El método de embolización arterial se basa en un bloqueo artificial de las arterias que alimentan el útero. Esto conduce a procesos distróficos en el tejido tumoral, seguidos de su muerte.

Prevención de enfermedades

Es necesario observar cuidadosamente el complejo de medidas independientemente de la edad: partos, premenopáusicas y directamente durante la menopausia.

Para evitar la aparición de fibromus se necesita.:

  1. Evitar lesiones en el revestimiento uterino.
  2. Mantener el primer embarazo y planificarlo hasta los 22 años.
  3. Tratar oportunamente las enfermedades del sistema reproductivo, previniendo las patologías de transición en la etapa crónica.
  4. No abusar de tomar el sol y las camas solares.
  5. Lleva un estilo de vida activo. El ejercicio regular ayuda a mejorar la circulación sanguínea, afecta positivamente el estado del cuerpo en su conjunto.
  6. No se salte los chequeos anuales del ginecólogo.

Cuando se encuentra un ganglio fibromatoso en las mujeres, el pronóstico para la vida y la concepción del niño es favorable. En caso de cualquier desviación en el estado de salud, busque inmediatamente atención médica. Para evitar la recurrencia de la enfermedad, es necesario seguir las recomendaciones del médico y ser examinado cada seis meses.

Causas de los fibromas uterinos

La única razón establecida de manera confiable para el desarrollo de los fibromas uterinos es un desequilibrio de las hormonas sexuales. El papel principal pertenece al aumento en la concentración de estrógeno con una disminución en el contenido de progesterona.

De acuerdo con la teoría hormonal del origen de los fibromas uterinos, cualquier situación que provoque un desequilibrio hormonal puede ser un factor provocador.

Hay tres opciones posibles para el desarrollo del proceso patológico en los fibromas uterinos:

1. Opción uterina. En mujeres con una proporción normal de hormonas sexuales, la causa de la enfermedad puede ser una violación del funcionamiento correcto de los receptores del útero responsables de la percepción de la progesterona. La proporción cuantitativa de hormonas cambia en la dirección del estrógeno. Dichas violaciones pueden ser el resultado de un aborto, inflamación en el útero (endometritis) o hipoplasia (subdesarrollo) del útero.

2. Variante ovárica. Con las enfermedades inflamatorias de los ovarios, el cambio quístico, se interrumpen los procesos de producción normal de hormonas. La disfunción ovárica puede causar fibromas uterinos.

3. Opción central. Con el daño al sistema nervioso central, pueden ocurrir trastornos disfuncionales en el sistema hipofisario-hipotalámico, que es responsable de la regulación de los procesos hormonales en el cuerpo de una mujer. Las situaciones estresantes, los trastornos vegetativos-vasculares, los trastornos neurológicos y otras causas similares pueden conducir a la formación de fibromas uterinos.

El desequilibrio hormonal puede deberse a una enfermedad hepática, que es responsable de la utilización de hormonas o de los cambios en la función hormonal de los ovarios.

Cualquier patología extragenital que conduzca a la interrupción de la producción normal de hormonas en el cuerpo de una mujer puede ser un punto de partida para la formación de fibromas uterinos. Un papel definido en la aparición de una neoplasia es desempeñado por un factor hereditario y trastornos inmunes.

Los fibromas uterinos pueden aparecer después de abortos, histeroscopia, curetaje diagnóstico del útero, extirpación traumática del dispositivo intrauterino, biopsia y otras actividades similares. Las manipulaciones ginecológicas agresivas pueden violar no solo la estructura de la pared uterina. Con la intervención intrauterina se producen trastornos metabólicos, se distorsiona la inmunidad local y se desarrollan procesos inflamatorios. Todos estos factores pueden desencadenar la aparición de fibromas uterinos.

Durante el desarrollo, los fibromas uterinos pasan por varias etapas, que son cambios estructurales consistentes:

- Formación de brotes de fibromioma: los procesos de proliferación activa (crecimiento) de elementos celulares, en esta etapa el tumor no supera los 3 cm de tamaño,

- La etapa de maduración: el aumento y crecimiento de los elementos musculares, lo que lleva a un aumento en los nodos y el final de su desarrollo,

- Etapa de "envejecimiento": los procesos distróficos ocurren en los nodos, no hay crecimiento activo.

Los fibromas uterinos no tienen un crecimiento y desarrollo inequívocos. Todos los procesos en la etapa de maduración tienen diferentes grados de actividad, lo que determina la clínica de la enfermedad. Según la naturaleza de la proliferación (crecimiento), existen dos variantes de una neoplasia:

1. Fibromioma simple: un tumor de crecimiento lento y asintomático.

2. Fibromas proliferativos: un tumor sintomático múltiple de rápido crecimiento.

Por lo tanto, el desequilibrio hormonal es la causa principal de los fibromas uterinos, y las características del proceso de su formación y desarrollo determinan el cuadro clínico y el resultado de la enfermedad.

Los síntomas de los fibromas uterinos

El cuadro clínico de los fibromas uterinos depende de diversos factores y afecciones. Los más significativos de ellos son: la edad del paciente, la presencia de enfermedades extragenitales, los procesos de fondo, el estado de los sistemas inmunes y hormonales, las características del desarrollo de los nodos y su ubicación.

Por la naturaleza del crecimiento de los nódulos se distinguen los fibromas difusos y nodulares del útero.

Un criterio importante es el proceso de localización:

- Disposición intersticial de los nodos: el proceso tiene lugar dentro de la pared muscular del útero. Ocurre con más frecuencia que otras formas y se considera la más favorable.

- Disposición (subperitoneal) de ganglios: el proceso patológico se desarrolla debajo de la membrana serosa y entra en la cavidad abdominal,

- La disposición submucosa (submucosa) de los nodos es la más desfavorable. La cavidad del útero se deforma debido al nódulo que se desarrolla en su interior.

- La ubicación del tumor entrelazado (entre las hojas del ligamento ancho del útero),

- Fibromas atípicos: cervicales, cosidos, retroperitoneales.

El fibromioma nodular del útero se forma gradualmente y tiene la forma de múltiples ganglios, que difieren entre sí en el grado de madurez y localización. El cuadro clínico siempre está determinado por el conjunto total de signos clínicos de los nodos individuales. Por ejemplo, con la ubicación intersticial de los nodos en el útero, puede aparecer un nodo en la capa submucosa y cambiar la imagen completa de la enfermedad.

Los fibromas uterinos se manifiestan por dolores de varias localizaciones y severidades, una violación del ritmo habitual de la menstruación, sangrado y anormalidades en el trabajo de los órganos adyacentes.

El síndrome de dolor en los fibromas uterinos tiene diversos grados de gravedad y depende de la localización de los nódulos y de los procesos que se producen en ellos. Los dolores más intensos del carácter de calambres (especialmente durante la menstruación) son causados ​​por nódulos submucos. Si el ganglio está localizado por vía subperitoneal, la mujer puede experimentar un dolor constante debido a la irritación de las terminaciones nerviosas del peritoneo que cubre los fibromas. Los tumores grandes, por regla general, dan una clínica más pronunciada, en la que se producen cambios degenerativos, lo que provoca la aparición de dolor. La irradiación del dolor depende de la ubicación y el tamaño de los nodos. Si el nódulo está ubicado en la pared anterior del útero, el dolor puede aparecer en la proyección de la vejiga, los dolores se proyectan hacia el área rectal en la ubicación de los nodos en la pared posterior del útero.

El cambio en la función menstrual debido al desarrollo de nódulos en el útero se manifiesta en forma de sangrado uterino. Debido al crecimiento de los nódulos en el miometrio, el útero pierde la capacidad de reducir completamente, la menstruación se vuelve larga y abundante. Durante este período, las mujeres a menudo no acuden al médico porque el proceso se compensa y el sangrado finaliza de forma independiente. Si los nodos continúan creciendo, la pérdida de sangre aumenta, los signos de anemia se unen en general a la debilidad, el vértigo, la disminución del rendimiento, lo que causa que la mujer se preocupe y consulta a un ginecólogo. La ubicación de los nodos determina la naturaleza del sangrado. La más favorable es la ubicación subperitoneal de los fibromas, que no causa sangrado abundante.

Cuando los nodos se ubican en la capa submucosa, ya en la etapa inicial de su desarrollo, el sangrado se vuelve abundante, largo y doloroso. Aumento de tamaño, el nódulo submucoso deforma el útero, aparece un sangrado acíclico.

En la cavidad uterina, el fibromioma submucoso crece como un nudo "en la pierna", este proceso se denomina "nacimiento". Durante el parto, el ganglio puede alcanzar el canal cervical y abrirlo, el proceso se acompaña de dolor agudo, sangrado profuso, infección de la cavidad uterina. Si se tuerce el nudo de la pierna, hay una malnutrición del tumor, se produce una clínica de abdomen agudo que requiere intervención quirúrgica de emergencia.

El fibromioma del cuello uterino tiene una localización supravaginal y causa anomalías en el funcionamiento normal de la vejiga (micción frecuente, molestias) y recto (defecación de dificultad). La menstruación para fibromioma cervical se alarga, puede ser dolorosa.

En la menopausia, los fibromas son raros. Más a menudo durante este período, los fibromas se reducen de tamaño o se someten a una regresión completa. Si hay procesos hiperplásicos en el útero, especialmente cuando se combinan con tumores ováricos, los nódulos continúan su desarrollo, lo cual es una situación extremadamente desfavorable en términos del desarrollo del proceso oncológico en el útero.

En las estadísticas actuales de diversas formas clínicas de fibroides, los tumores oligosintomáticos y no complicados conducen. Si los pacientes acuden al médico a tiempo, esto ayuda a prevenir consecuencias indeseables.

Fibromas uterinos durante el embarazo

La combinación de los fibromas uterinos con el embarazo es desfavorable. En la mayoría de las mujeres, el fibromioma no tiene un efecto significativo en el embarazo. Esto puede explicarse por el hecho de que la edad temprana de las futuras madres implica la presencia de pequeños fibromas "jóvenes" que no son capaces de causar complicaciones graves. El mayor número de mujeres embarazadas con fibromas uterinos tiene entre 30 años y la mitad de estas mujeres tienen su primer embarazo.

El aborto espontáneo (aborto involuntario) ocurre en 5 a 6% de las mujeres embarazadas. Los principales obstáculos para llevar el embarazo con fibromas son:

- Falta de capacidad del útero para sujetar al feto. Los nodos ubicados en la capa muscular conducen al hecho de que el útero pierde la capacidad de contraerse "correctamente" y trata de deshacerse del embarazo antes de tiempo.

- Desnutrición y procesos necróticos en los ganglios.

- Placentación (fijación del óvulo) en el área de la ubicación de un nodo grande. El suministro de sangre al feto no se puede realizar correctamente.

Los fibromas uterinos causan la posición anormal de la placenta y el feto en el útero.

El embarazo en el cuerpo de una mujer provoca una serie de cambios (incluso hormonales) que pueden cambiar el estado de los fibromas. La evaluación adecuada de estos cambios ayuda a evaluar las posibilidades de una mujer de mantener un embarazo.

El embarazo en mujeres con fibromioma se puede mantener si el nódulo no supera los 10 cm, está ubicado en la pared del útero, no deforma su cavidad y no evita el desarrollo del embarazo por períodos de más de 22 semanas. Un criterio importante es la falta de nodo de alimentación.

Por hasta 12 semanas, la indicación de aborto es el comienzo de un aborto o la falta de voluntad de una mujer para tener un hijo en un entorno tan patológico. Si el fibromioma uterino crece rápidamente y comienza a interferir con el desarrollo del embarazo, es recomendable en este momento interrumpir el embarazo y realizar una miomectomía (extirpación de los fibromas uterinos) fuera del embarazo.

El punto importante es el consentimiento de la mujer para interrumpir o mantener el embarazo. Si una mujer se niega categóricamente a interrumpir el embarazo, intentan mantener el embarazo incluso con un tumor grande.

La remoción de los fibromas uterinos en una mujer embarazada es extremadamente difícil de realizar, por lo que esta manipulación se realiza en casos raros. Las indicaciones absolutas para la miomectomía son situaciones de emergencia (sangrado, inflamación, "abdomen agudo"), en todos los demás casos, la decisión se toma individualmente.

El fibromioma del útero puede provocar eventos negativos en el parto: una violación de la contractilidad uterina, sangrado, rechazo incompleto de la placenta. Con una alta probabilidad de aparición de complicaciones en el parto, a una mujer se le puede ofrecer el parto quirúrgico.

Cualquier operación para los fibromas uterinos durante el embarazo conlleva un alto riesgo. Si una mujer con fibromioma planea un embarazo, es necesario realizar los exámenes necesarios con anticipación y evaluar las posibilidades de éxito. En algunos casos, es necesario someterse a un tratamiento, incluido un tratamiento quirúrgico, para que el futuro embarazo se complete con éxito.

Tratamiento de los fibromas uterinos.

La elección del tratamiento se realiza solo después de un examen completo. El tratamiento de los fibromas uterinos se realiza de dos maneras: conservador y quirúrgico. Cada uno de ellos está representado por una amplia gama de métodos y tiene sus propias indicaciones.

La terapia conservadora tiene las siguientes tareas:

- preservación del cuerpo para el parto posterior,

- inhibición del crecimiento tumoral y reducción de su tamaño,

- Corrección de trastornos neuroendocrinos y eliminación de condiciones para la progresión de la enfermedad.

Posible tratamiento conservador de los fibromas uterinos:

- Si una mujer planea ser madre,

- con curso oligosintomático de la enfermedad,

- si los fibromas uterinos no exceden el tamaño de un embarazo de 12 semanas,

- nodos intramusculares o subserosos en una base amplia,

- si la cirugía está contraindicada por médicos de otras especialidades,

- si necesita reducir el tamaño del tumor y detener el proceso de crecimiento antes de la cirugía,

- como complemento al tratamiento postoperatorio.

El seguimiento del estado del paciente durante el tratamiento se realiza al menos 1 vez en tres meses.

La base del método conservador es la terapia hormonal. Al elegir los fármacos y los patrones de su uso, tenga en cuenta la edad del paciente, la naturaleza de los trastornos hormonales y la presencia de patología extragenital. Los medicamentos se recetan por un período de al menos 6 meses.

Los regímenes de terapia hormonal difieren en su diversidad e incluyen progestágenos (durante el ciclo menstrual normal), medicamentos de estrógeno y progestina (para el sangrado acíclico en la edad reproductiva), medicamentos antigonadotrópicos, etc. Después de los 45 años de edad, las mujeres pueden tomar andrógenos.

La terapia hormonal no se utiliza en el caso de tumores de gran tamaño (más de 12 semanas), con una disposición de nódulos submucosos, en el caso de crecimiento tumoral rápido, en presencia de sangrado y dolor intenso, si el fibromioma se combina con otra patología genital. Algunas enfermedades no ginecológicas son contraindicaciones para el tratamiento hormonal. La diabetes mellitus, la hipertensión, las venas varicosas y otras enfermedades pueden agravarse durante la terapia hormonal.

Junto con la terapia hormonal, el tratamiento sintomático se prescribe con medicamentos hemostáticos y antianémicos, analgésicos, vitaminas y otros. El tratamiento de la patología extragenital es llevado a cabo por especialistas relacionados.

El tratamiento conservador de los fibromas uterinos debe realizar la tarea principal: eliminar las indicaciones para el tratamiento quirúrgico.

Los procedimientos fisioterapéuticos también se utilizan en el tratamiento de los fibromas uterinos.

El tratamiento quirúrgico de los fibromas uterinos se realiza de acuerdo con estrictas indicaciones, de hecho, son contraindicaciones para el tratamiento hormonal.

El alcance y el método de la cirugía están determinados por el cirujano. Un criterio importante es la edad del paciente. La cirugía radical para los fibromas uterinos en mujeres menores de 40 años es muy rara. Se da preferencia a los métodos de tratamiento quirúrgico que ahorren órganos.

Entre los métodos de cirugía más preferidos en pacientes jóvenes está la miomectomía y sus opciones son la extirpación de los nódulos con preservación del útero y su función menstrual. Sin embargo, la extirpación de los fibromas uterinos no garantiza la ausencia de recurrencia de la enfermedad.

Si el útero no se puede salvar, pero es posible preservar su parte y función menstrual, se realizan operaciones semi-radicales, como la eliminación de fondos, solo la extracción del fondo del útero.

При радикальном оперативном лечении удаляется либо вся матка с подлежащими структурами, либо матка вместе с придатками.

К сравнительно новым методам лечения фибромиомы матки относится эмболизация маточных артерий. La esencia del método consiste en la desnutrición del nódulo fibromatoso al detener el flujo sanguíneo en la arteria uterina. El resultado del método es el desarrollo inverso de los nodos.

Las medidas postoperatorias dependen de la naturaleza y volumen de la operación.

La medicina herbaria para el tratamiento de formas pequeñas y asintomáticas de los fibromas uterinos es una adición digna a los métodos conservadores de tratamiento. Puede usarse como terapia independiente, si el fibromioma está sujeto a observación dinámica sin el uso de un tratamiento hormonal.

Consecuencias de los fibromas uterinos.

Los fibromas uterinos se producen en el fondo de la disfunción hormonal. A medida que se desarrolla el proceso patológico, se agravan los trastornos en la composición cuantitativa de las hormonas y su proporción. Como resultado del aumento de la influencia del estrógeno, los ciclos menstruales se vuelven anovulatorios, lo que conduce a la infertilidad.

El sangrado excesivo con fibromas en algunos casos provoca el desarrollo de anemia.

Si el embarazo se realiza en el fondo de los fibromas uterinos, puede haber situaciones indeseables, como aborto espontáneo temprano o parto prematuro. Debido a los cambios en la contractilidad de la pared uterina y la pérdida de su elasticidad, se desarrollan violaciones del parto y complicaciones posparto.

¿Cuál es la naturaleza de los fibromas?

Los fibromas uterinos (otros nombres son leiomioma, nódulo fibromatoso, fibromioma) son una neoplasia benigna dependiente de hormonas que se origina en las fibras miometriales, una capa muscular lisa del útero. A veces, este tumor está formado además por fibras fibrosas, entonces este nodo fibroso se llama fibromioma. La mayoría de las veces, esta neoplasia ocurre en mujeres mayores de 35 años, pero en mujeres más jóvenes, también es posible la aparición de leiomioma.

¿Qué causa el leiomioma?

En la actualidad, hay una gran cantidad de teorías sobre las causas del leiomioma, pero la principal es la hormonal: las fallas en el fondo hormonal contribuyen a la interrupción del crecimiento normal de los tejidos en el útero. Entre los factores de riesgo que contribuyen a la aparición de los miomas uterinos se encuentran los siguientes:

  • herencia
  • disfunción menstrual,
  • enfermedades inflamatorias recurrentes de los órganos genitales,
  • abortos artificiales, legrado reutilizable del útero,
  • cirugía reutilizable,
  • Patología extragenital con cualquier trastorno metabólico.
Los fibromiomas pueden estar con pus, células muertas, "acuosas". Volver a la tabla de contenidos

Tipos de fibromiomas

En el 95% del nódulo de mioma surge en el cuerpo del útero, el 5% cae sobre el cuello. Los leiomiomas en el útero son únicos y múltiples. Además, los fibromas pueden ser complicados o sin complicaciones. Complicados son:

  • necrótico
  • supurando
  • con la pierna torcida,
  • con rotura de la cápsula y los vasos del mioma,
  • Los tumores malignos son extremadamente raros.
Volver a la tabla de contenidos

Principales síntomas

El cuadro clínico del fibromioma es multifacético y depende de la edad de la mujer, la duración de la enfermedad, la ubicación del sitio, el tamaño, la presencia de otras enfermedades que pueden afectar el estado general de una mujer y el curso del desarrollo y crecimiento del tumor, así como la presencia o ausencia de complicaciones. A menudo, el curso del leiomioma es asintomático y es diagnosticado por el ginecólogo durante el examen.

El primer signo de un sitio tumoral es la menorragia: sangrado menstrual abundante y prolongado. Observado con colocación submucosa del tumor. Las clínicas pueden tener características de metrorragia: hemorragia uterina, no asociada con la menstruación, que se manifiesta en los nódulos subserosos o intramurales. Con el sangrado prolongado, se desarrolla la anemia.

En mujeres en edad reproductiva, un síntoma adicional es la imposibilidad de quedar embarazada.

En el caso de un crecimiento rápido y un tamaño de nodo grande, las funciones de los órganos más cercanos están alteradas. Así es como se producen los trastornos disúricos cuando se comprime una vejiga, o es imposible defecar cuando se aplica presión sobre el recto. El dolor por leiomioma se localiza en la parte inferior del abdomen y en la parte inferior de la espalda. El dolor adolorido es un signo de fibromas subserosos, y el dolor agudo de daga es característico de torcer la pierna del tumor.

El peligro de los fibromas uterinos es el efecto sobre la función reproductiva de las mujeres. Volver a la tabla de contenidos

Leiomioma y función reproductiva.

Los fibromiomas submucosos son una de las causas de la infertilidad femenina. Con tales tumores, el embarazo no ocurre en absoluto o termina en un aborto espontáneo. Si el leiomioma se coloca por vía intramural o subserosa, puede ocurrir un embarazo, pero habrá un riesgo de interrupción, dolor abdominal intenso, mayor riesgo de necrosis tumoral, complicaciones en el curso de la segunda mitad del embarazo. Después del parto, se puede desarrollar una hemorragia uterina hipotónica.

Tratamiento de los ganglios fibromatosos.

La terapia para la fibromía es multicomponente y, al igual que el cuadro clínico, está determinada por la edad de la paciente, el tamaño y la localización de los ganglios, las complicaciones, la comorbilidad, el deseo y la capacidad de la mujer para quedar embarazada y tener hijos. Independientemente del método elegido, a cada mujer se le dan recomendaciones para un régimen higiénico, una dieta balanceada y una terapia de vitaminas. El tratamiento de los fibromas puede ser conservador y quirúrgico.

Metodos conservadores

La terapia conservadora de leiomiomas se usa como una alternativa a la cirugía. Recurren a él en esas situaciones cuando es necesario reducir la velocidad y suspender el crecimiento del tumor y reducir los síntomas desagradables: dolor y sangrado. La terapia con medicamentos incluye el nombramiento de medicamentos hormonales y hemostáticos. La terapia hemostática incluye el uso de medicamentos que estimulan la contracción del útero (oxitocina) y aumentan la coagulación de la sangre. Entre los medicamentos hormonales utilizados se encuentran los siguientes:

  • agonistas de la hormona liberadora gonadotrópica (GnRH),
  • progestina (progesterona),
  • andrógenos.

Un método eficaz de terapia conservadora es la embolización de las arterias uterinas o EMA: detener el flujo sanguíneo de las arterias uterinas. A través de la arteria femoral, se insertan sustancias en el catéter uterino, agentes embolizantes que bloquean el flujo de sangre a las arterias. Este método se utiliza para tratar a mujeres en edad reproductiva con contraindicaciones para la terapia hormonal.

Se recomienda extirpar quirúrgicamente los fibromas extensos y de crecimiento activo en el útero. Volver a la tabla de contenidos

Intervenciones quirurgicas

Las principales indicaciones para el tratamiento quirúrgico del leiomioma son:

  • tamaños de nudos grandes
  • leiomiomas submucosos, acompañados de sangrado abundante y anemia,
  • rápido crecimiento de leiomioma,
  • el riesgo de torcer las piernas del tumor con posible necrosis,
  • myomas del cuello,
  • Infertilidad por leiomioma.

Las operaciones son conservativas (extirpación del ganglio mioma) y radicales. Estas últimas incluyen la amputación (extracción del útero solamente) o la extirpación del útero (se extirpan el cuerpo y el cuello uterino) con o sin los apéndices. Las cirugías conservadoras se realizan para las mujeres en edad fértil que están planeando un embarazo. El tratamiento quirúrgico se acompaña de terapia hormonal.

Métodos populares

Cualquier remedio popular es ineficaz en el tratamiento de los fibromas. El médico puede recomendar extractos o tinturas de hierbas y preparaciones homeopáticas como remedios adicionales que reducen los síntomas de la enfermedad, pero no pueden hacer que el fibromioma disminuya y desaparezca.

Para suprimir los fibromas uterinos, realice un examen de rutina por parte de un ginecólogo. Volver a la tabla de contenidos

Pin
Send
Share
Send
Send