Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

¿Es posible amamantar a la madre mariscos?

Mamá, dime, ¿alguno de ustedes ha probado mariscos con GW? Realmente quiero ... quiero a mi esposo con más precisión))) Y qué me gustaría cocinar solo para él - se niega ...) Sí, y no me negaría) Pero escuché que son muy alérgenos ... ¿Quién lo intentó, compartir si todo fue con sus hijos? en orden

Aplicacion movil"Feliz mamá"4,7 ¡Comunicarse en la aplicación es mucho más conveniente!

Cualquier verdura y fruta y marisco están permitidos en el GW, como parte de una dieta equilibrada.
http://www.baby.ru/blogs/post/48780087-13506159/
Dieta GW

Mamá en GW puede comer su dieta habitual, lo que usó durante su frialdad
Un niño de 9 meses ya está acostumbrado a este conjunto de productos a través de la circulación sanguínea, y cualquier cambio abrupto en la dieta de una mujer puede desencadenar una reacción.
En los países de la CEI no hay una dieta para las HBs ni otras recomendaciones nutricionales, excepto una dieta variada y equilibrada, ya que la leche se produce a partir de la sangre y la linfa de la madre, y no del contenido de su estómago. Alcohol, cafeína y productos que contienen "química": productos "ricos" en códigos E, conservantes, sabores, espesantes, potenciadores del sabor)
Eso es solo una dieta sana y equilibrada: "todo con moderación"

Comí tanto con el primero como con el segundo, todo está bien.
No se puede comer mariscos, solo aquellos que tienen hijos son propensos a las alergias, o la madre misma es alérgica a los mariscos. Si todo esto no está allí, entonces no hay necesidad de abandonar los productos del mar durante el período de GW.

Si hay dudas sobre cómo reaccionará el niño al producto que ha comido, entonces:
1. Introduzca nuevos alimentos en su dieta gradualmente.
2. Cómalos por la mañana, de modo que durante el día pueda seguir la reacción a la comida consumida.
3. No más de 1 producto nuevo por día, porque si aparece una reacción, no podrá comprender a qué respondió el niño.

Los beneficios del marisco.

En general, se considera que los mariscos incluyen todos los productos comestibles que se extraen de las aguas del océano mundial, excluyendo mamíferos y vertebrados. La lista de mariscos que conocemos incluye langostas y cangrejos, calamares, camarones, pulpos y varias almejas. Todos los mariscos combinan una característica común: es un producto dietético de bajo contenido calórico de proteínas y proteínas, que contiene una gran cantidad de yodo y fósforo, que son necesarios para la salud de los adultos y para el correcto desarrollo de los niños.

Una característica común de los mariscos es el alto riesgo de alergias en el niño, por lo que incluso se requiere que los mariscos más seguros se introduzcan gradualmente en el menú de la mamá, controlando el bienestar del bebé. Consideremos con más detalle las propiedades de los mariscos más populares, ya que difieren en su efecto sobre el cuerpo humano.

Los camarones son representantes de la familia crustáceos. Su carne es rica en micro y macro elementos, aminoácidos, que son:

  • ayuda a aumentar la inmunidad
  • Mejorar el estado del cabello, piel y uñas.
  • Contribuir a la restauración de las articulaciones.
  • normaliza la glándula tiroides,
  • Fortalecer el músculo cardíaco.

El consumo regular de carne de camarón ayudará a que una mujer durante la lactancia se recupere después del embarazo y enriquecerá la leche materna con sustancias importantes para el correcto desarrollo del bebé.

A pesar de todas las propiedades útiles del producto, la cuestión de si la madre lactante puede incluir los camarones en la dieta, permanece abierta. Hoy en día, tres tipos de camarones están a la venta:

  • Aguas profundas del norte. La opción más segura, porque en el campo de la pesca el océano está menos contaminado con residuos.
  • Sur cálido, la pesca se realiza en aguas costeras. Tal producto es más barato, pero el riesgo de metales pesados ​​en la carne es significativamente mayor.
  • Agua dulce Diluido en piscinas en fincas especiales. Para acelerar el crecimiento de los camarones y para proteger contra enfermedades, se agregan hormonas y antibióticos a los alimentos. Este producto no solo contiene menos nutrientes, sino que también puede dañar gravemente la salud de la madre y el bebé.

Para evitar la intoxicación alimentaria, antes de comer camarones, asegúrese de que el producto esté fresco. No se recomienda comprar sushi y rollos con estos crustáceos, ya que los ingredientes que componen el plato y los condimentos picantes pueden enmascarar la naturaleza no caída de los camarones. Si existe la oportunidad de comprar un producto de calidad y el bebé no mostró una reacción alérgica, se recomienda agregar al menú hasta 100 gramos de camarones tratados térmicamente 1-2 veces a la semana.

Moluscos bivalvos

Las ostras, mejillones y vieiras son los más populares entre los moluscos bivalvos comestibles. Contienen una amplia gama de vitaminas y minerales, oligoelementos beneficiosos, que incluyen hierro, selenio y calcio.

Comer moluscos regularmente ayudará a:

  • mejorar la función cardiovascular,
  • Estimular el funcionamiento del tracto gastrointestinal.
  • prevenir la aparición y desarrollo de cirrosis hepática,
  • aumentar la actividad de formación de sangre
  • desintoxicar el cuerpo
  • bajar el nivel de colesterol peligroso en la sangre,
  • Reducir el riesgo de cáncer.

En la mayoría de las regiones del país, los moluscos salen a la venta en forma congelada, en fajas y pelados, así como en conserva en aceite, en escabeche. Para evitar la intoxicación grave de las momias y los bebés, se debe dar preferencia al producto congelado: después de descongelar, puede verificar la frescura de los moluscos. Además, los conservantes y los potenciadores del sabor son perjudiciales para un bebé en crecimiento.

Mejillones frescos, vieiras y ostras huelen a mar, los moluscos tienen una estructura elástica y un color claro puro. Un olor desagradable indica que el producto se almacenó incorrectamente y que es peligroso comerlo. Los mariscos se cocinan como un plato separado o se agregan a las ensaladas. Se recomienda que las madres lactantes usen solo mejillones, ostras y vieiras tratados térmicamente. Es más seguro y reduce el riesgo de alergias en el bebé.

Si tiene que probar los moluscos por primera vez en su vida, no debe hacerlo durante el período de lactancia, ya que no se sabe cómo reaccionará el cuerpo de la madre lactante. Es recomendable posponer la familiaridad con productos exóticos hasta el final de la lactancia.

Cefalópodos

Los cefalópodos incluyen calamares y pulpos. Son altamente valorados como una fuente de proteínas, minerales y oligoelementos, vitaminas y ácidos grasos poliinsaturados. Para preservar los nutrientes tanto como sea posible, el producto no debe volver a congelarse. También le daña el tratamiento térmico a largo plazo.

El calamar se utiliza para comer carcasas y tentáculos. Los calamares están a la venta:

    • congelados (sin limpiar y pelados),
    • enlatados y en escabeche,
    • secado

Los calamares enlatados, secos y en escabeche contienen una cantidad excesiva de sal, que retiene el agua en el cuerpo, lo que es perjudicial para las mujeres lactantes. Las especias y los conservantes son peligrosos para el bebé. Se recomienda preparar platos a partir de un producto congelado, asegurándose de que esté fresco después de la descongelación. Al alimentar al bebé durante los primeros meses de vida con leche materna, las madres deben evitar los alimentos fritos, por lo que los calamares se hierven y se agregan a las ensaladas, guisados ​​o al horno con verduras.

Los pulpos son un producto exótico en nuestros estantes. Por lo general, las unidades pequeñas se venden como parte de los cócteles congelados del mar. Los pulpos más grandes vendidos por canales deben procesarse cuidadosamente antes de cocinarlos para eliminar el moco, los residuos de tinta y un olor peculiar. En comparación con los calamares, la carne de pulpo es más rígida.

Crustáceos grandes

Esta categoría incluye cangrejos de mar, langostas, langusts. Las langostas y las langostas (que difieren en la forma del cuerpo) también se llaman langostas (de langosta inglesa - langosta). La comida utiliza carne de garras, cola, debajo de la cáscara. No contiene carbohidratos, poca grasa y mucha proteína.

El producto se consume como un plato separado en forma hervida (las madres que amamantan deben limitar el uso de especias y sal), agregue a las ensaladas. La carne de cangrejo en una forma conservada en la dieta no es conveniente incluir debido al alto contenido de especias y sal, la presencia de conservantes.

Los mariscos durante la lactancia beneficiarán a la madre y al bebé, si considera cuidadosamente la elección de los mariscos. ¿Qué mariscos se pueden incluir en la dieta diaria? Las especies exóticas de mariscos a las que no se utiliza el cuerpo de la madre, así como los camarones de agua dulce cultivados con hormonas y antibióticos, deben ser excluidas.

Comenzar a ingresar mariscos en el menú solo se permite después de que el bebé haya cumplido los tres meses de edad. Se permite comer mariscos de 4 a 8 veces al mes, comer de una sola vez no más de 200 gramos del producto. Si la madre y el bebé no son alérgicos a los mariscos, la pregunta de si los mariscos pueden agregarse a la dieta de una mujer lactante es sí.

Las madres lactantes pueden camarones

El producto más seguro y útil son los camarones, que contienen una gran cantidad de elementos positivos:

1. El ácido omega.
2.Karotiny.
3. Las vitaminas. A, B, C y PP.
4. Muchos oligoelementos. Tales como: hierro, calcio, flúor, yodo, fósforo, cobre y sodio.

Cuando los especialistas en lactancia materna y los pediatras recomiendan comer alimentos hervidos, pero en cualquier caso no fritos. Por lo tanto, los camarones solo necesitan comer hervidos. Estos moluscos se consideran un producto dietético, por lo que son excelentes para una mujer lactante. Cuando se usan, las siguientes funciones ocurren en el cuerpo:

2. La glándula tiroides recibe suficiente yodo.

3. El cabello y las uñas se vuelven mucho más fuertes y saludables.

4. Mejora la circulación sanguínea, así como los vasos sanguíneos y sus paredes.

5. La elasticidad de la piel se normaliza y el envejecimiento disminuye.

La madre lactante puede calamares

Los calamares en la gente común se llaman "ginseng de mar", ya que contienen un verdadero tesoro de vitaminas y oligoelementos en comparación con otros mariscos. Debido a esto, estos moluscos solo tienen beneficios positivos para el cuerpo de la mujer y el bebé.

Cuando la lactancia materna es una gran carga para los vasos, por lo que necesitan elementos que fortalezcan sus paredes. Los calamares aportan todos los elementos traza necesarios. Además, el uso de estos moluscos reduce el colesterol. Vale la pena recordar que con cada congelación de calamares, cada vez pierden sus propiedades beneficiosas y vitaminas.

Cuando se utiliza en su dieta calamar, lo siguiente ocurre en el cuerpo:

1. Se normaliza el trabajo del corazón y los vasos sanguíneos.

2. Sistema endocrino estabilizado.

3. Las escorias, toxinas y sales son excelentes.

¿Puede la madre amamantando mejillones?

Los mejillones se utilizan en muchos platos, tales como: sopas, ensaladas y cócteles de mar. Este producto de mariscos no solo tiene oligoelementos beneficiosos, sino que también contiene ciertos fosfátidos, que contribuyen al funcionamiento normal del hígado. Los mejillones son muy útiles para las mujeres, ya que contribuyen a la pérdida rápida de peso, al rejuvenecimiento de la piel, así como al crecimiento saludable de las uñas y el cabello. Excelente producto que ayuda a restaurar y mantener la figura de la mujer después del parto. Después de comer los mejillones, es imperativo monitorear la respuesta del bebé durante 12 horas. Si no se producen efectos alérgicos, los mariscos pueden comerse de forma segura. Los mejillones ayudan al cuerpo de la mujer con las siguientes funciones:

1. Incrementa el tono corporal.

2. Normaliza el trabajo de todos los órganos y vasos.

3. Ayuda a deshacerse de los carcinógenos, ayuda a limpiar el cuerpo.

4. Incrementa la prevención de enfermedades de enfermedades oncológicas.

5. Previene la cirrosis hepática.

¿Pueden los pulpos estar amamantando?

La carne de pulpo es una excelente fuente de proteínas, bien absorbida por el cuerpo. Lo que es especialmente importante para una mujer de enfermería. Según el valor de la vitamina, los pulpos durante la lactancia son excelentes para el consumo. El pulpo también contiene macronutrientes: manganeso, selenio, magnesio y sodio. Debido a la gran cantidad de elementos extractivos, se crea un sabor agradable y específico del plato. No crean una sensación de pesadez y malestar en el estómago, y también tienen un efecto positivo en el sistema digestivo en el cuerpo y los intestinos. Una gran cantidad de proteínas tiene un efecto beneficioso sobre el tejido muscular, que funciona el doble durante la lactancia.

Muchos pediatras tienen una doble relación con el uso del pulpo en la dieta de una madre lactante. Este molusco contiene una gran cantidad de vitaminas, pero, además, es un producto bastante alergénico para los bebés. Por lo tanto, cuando use el pulpo, debe asegurarse de que este producto no produzca reacciones alérgicas ni problemas de salud para el niño. Si el recién nacido, después de amamantar, tiene una alergia, es inmediatamente necesario excluir este producto de la dieta de una mujer lactante.

¿Es posible amamantar a las langostas madre?

Las langostas contienen una gran cantidad de nutrientes y nutrientes y elementos. Se clasifican como alimentos dietéticos en los que no se observa colesterol. Las langostas son un excelente material para el funcionamiento de la energía y el tejido muscular. Pero este marisco contiene un gran alérgeno que afecta el estado negativo de salud del recién nacido. Cuando se usa durante la lactancia, debe hacerse con mucho cuidado. Primero debe probar un pedazo pequeño y dentro de las 24 horas debe vigilar cuidadosamente al bebé. Si tiene una alergia en un niño, debe llamar de inmediato a un pediatra.

Una reacción alérgica se manifiesta en forma de picazón y enrojecimiento de la piel, así como hinchazón y dolor abdominal. Incluso si no hay reacciones negativas, las langostas deben consumirse en pequeñas cantidades, aproximadamente 400 gramos por semana. Dado que la carne de langosta tiene una alta cantidad de colesterol, que puede conducir a muchas enfermedades cardíacas y vasculares.

Antes de su uso, debe aplicar un tratamiento térmico completo. Vale la pena señalar que la calidad de la carne de langosta depende del lugar donde fue capturada. Por lo tanto, además de los nutrientes, también puede contener elementos bastante negativos. Para comprar este marisco debe estar en aquellos lugares donde puedan mostrar un documento de calidad, a fin de no preocuparse por la salud de una madre lactante y su bebé.

Cualquier marisco es mejor usar fresco, pero si no existe tal posibilidad, debe comprar el producto congelado con una fecha de congelación más reciente. Puede elegir mariscos congelados de alta calidad de acuerdo con algunos consejos:

1. Asegúrese de prestar atención a la fecha y la fecha de vencimiento del producto, para conocer la información sobre su ubicación de captura, así como al fabricante.

2. Si el producto tiene mucho hielo y nieve, debe abstenerse de esta compra.
3. Debe considerar cuidadosamente la apariencia de los moluscos, si las antenas están rotas o las patas, esto significa que el producto no está fresco.

4. Si hay manchas negras en las cabezas de los artrópodos, entonces el marisco está totalmente estropeado.

Si tiene dudas sobre la calidad del producto, debe negarse a comprarlo.

Marisco: bueno o malo?

Los mariscos en la dieta habitual son útiles, te permiten variar la dieta y darle un toque picante. Además, todos los mariscos son una fuente de yodo, muchas vitaminas y minerales. Si hay lactancia materna externa, no hay duda acerca de sus beneficios, y están incluidos de manera segura en la dieta, entonces las madres lactantes que amamantan pueden desconfiar de desarrollar alergias en los bebés. Entonces, ¿es posible incluirlos en la dieta para diversificar la dieta y no serán perjudiciales?

Los mariscos son pescados de mar, coles, algas, mejillones, vieiras y otras variedades de mariscos. El pescado de mar es una fuente de numerosos oligoelementos: potasio, magnesio, fósforo y calcio, esto es solo una pequeña fracción. En la carne de algunos pescados puede encontrar flúor, yodo: estos micronutrientes en la lactancia son siempre escasos.

Los mariscos se diferencian de otros productos por su alto valor nutricional. Contienen proteínas, ácidos grasos omega-3 y omega-6.

Los ácidos grasos son extremadamente útiles para el funcionamiento normal del sistema cardiovascular, ayudan a mantener la presión arterial bajo control y estabilizan el metabolismo. La inclusión de los mariscos en la dieta de una madre lactante ayudará a enfrentar una deficiencia de vitaminas y minerales.

¿Pero es seguro el marisco? De hecho, además de los beneficios que son difíciles de desafiar, pueden ser perjudiciales. Algunos de los mares donde se pescan peces están contaminados. Los peces, las algas y la mayoría de los mariscos que vienen a nuestra mesa pueden acumular mercurio en sí mismos. Tales características han sido probadas por numerosos estudios realizados en Occidente.

Por supuesto, su contenido en pescados y mariscos es escaso y no puede dañar el cuerpo, especialmente porque los sistemas de defensa del cuerpo funcionan con toda su fuerza. Но если рыба была выловлена в прибрежной зоне, в ее составе может оказаться большая концентрация вредных веществ, которые могут попадать через грудное молоко к малышу, и наносить вред его нервной системе. Если организм взрослого может справиться с влиянием этих вредных веществ, то малыши пока не отличаются такой способностью.

Составляем рацион при грудном вскармливании

Los consultores de lactancia materna y la OMS opinan: los mariscos pueden incluirse en la dieta de una madre lactante, pero solo con algunas restricciones. La lactancia materna limita el consumo de peces de mar de larga vida: tiburones, atún, pez espada, etc. Cuanto más grandes son los peces y más viven, más sustancias tóxicas pueden acumularse en su carne. Por lo tanto, es mejor abandonar tales alimentos, incluso en forma enlatada.

Los mariscos y los peces más pequeños no solo son posibles, sino que también deben incluirse en la dieta de una madre lactante. Se pueden incluir en la dieta sin temor a las consecuencias. Pero no más de 350 g por semana.

Para las madres que amamantan, son útiles y, al mismo tiempo, seguras: abadejo, salmón, atún claro y hasta camarones. Lo mejor es rechazar los productos enlatados y dar preferencia a los métodos tradicionales de cocción. Cualquier alimento enlatado contiene muchos suplementos nutricionales que pueden dañar el cuerpo del bebé.

Caviar también es útil. Contiene proteínas completas, grasas insaturadas, una amplia gama de vitaminas y minerales que son especialmente valiosos para la nutrición de las madres lactantes. Muchas madres tienen mucho miedo de un producto así, porque el riesgo de desarrollar alergias es muy alto. Según la investigación realizada por nutricionistas, consejeros nutricionales, bajo ciertas condiciones, los huevos pueden incluirse en la dieta. La condición principal es el adecuado proceso de preparación y pasteurización. De lo contrario, existe un alto riesgo de infección con listeriosis, varias infecciones intestinales o gusanos.

El mismo peligro se aplica a los amantes de la cocina nacional japonesa. En la preparación del sushi se utiliza pescado crudo, caviar, a veces no de la más alta calidad. Por lo tanto, se recomienda rechazar el sushi durante la lactancia.

Mariscos y Alergias

Algunos tipos de pescado, caviar y todo lo que se refiere al concepto de "exótico", pueden causar alergias, y esto no es una opinión errónea. Los peces rojos, los camarones y algunas especies de fauna marina son, de hecho, fuertes alérgenos. Pero si lo comparamos con la prevalencia de la alergia a la proteína de la leche de vaca, la alergia a los mariscos es mucho menos común.

Solo se puede temer cuando uno de los padres ya tiene una alergia a estos productos, por lo tanto, el bebé tiene una predisposición a su desarrollo y es bastante alto. De lo contrario, los mariscos estarán a salvo.

Lo principal es introducirlos en la dieta gradualmente, en pequeñas porciones, siguiendo la reacción del bebé. Es necesario controlar el estado de la piel, silla de bebé.

¿Cómo hacer nutrición a madres lactantes?

La lactancia materna es un período crucial, porque es necesario cubrir todas las necesidades del bebé y no hacerle daño. Alimentar a una madre lactante puede incluir tipos seguros de peces que no son capaces de causar alergias. Estos incluyen el bacalao, abadejo, merluza y lucioperca. Es necesario rechazar la caballa, porque ocupa una posición de liderazgo en la escala de su capacidad de alergización.

Los productos altamente alergénicos, como cangrejos de río, langosta, ostras, deben administrarse al final, preferiblemente después de un año.

Incluso después de la introducción no se pueden consumir crudos: las ostras y los mejillones deben tratarse térmicamente. Solo observando estas reglas básicas podemos hablar de seguridad para la madre y el bebé que más amamantan.

Observando estrictamente la moderación en la dieta, siguiendo la reacción del bebé, puede hacer una dieta bastante diversa con la introducción de pescados y mariscos, prácticamente sin restricciones.

¿Qué se clasifica como marisco?

En primer lugar, entendamos claramente qué es "mariscos"? La enciclopedia mundial responde a esta pregunta de la siguiente manera: los mariscos son todos comestibles, capturados en el océano, excepto los vertebrados (es decir, los peces y los mamíferos no están incluidos en esta definición). En consecuencia, la lista de mariscos no es demasiado grande: camarones, calamares, cangrejos, bivalvos (mejillones, ostras, vieiras), langostas (langostas), langostas, pulpos.

Entendamos que a partir de esto, puede comer a una madre lactante sin temor a dañar la salud de su amado hijo, que está permitido comer, pero solo ocasionalmente y cumplir ciertas reglas, y eso está absolutamente contraindicado mientras está amamantando a un bebé.

Los beneficios y daños del marisco al amamantar.

Los beneficios de los mariscos se conocen desde hace mucho tiempo, porque todos tienen un alto valor nutricional debido a las proteínas de alta calidad, y la mayoría de ellos se encuentran en la categoría de alimentos bajos en calorías e incluso dietéticos. Por ejemplo, la carne de camarón y cangrejo contiene 100 veces más proteínas y minerales (potasio, calcio, magnesio, fósforo, flúor, yodo) que la carne de res, y todos los aminoácidos necesarios para el cuerpo humano están presentes en la carne de ostra magra.

Todos estos productos son fácilmente digeribles y útiles para alimentos dietéticos. Sin embargo, no todas ellas son igualmente útiles para las mujeres lactantes, aunque solo sea porque muchas de ellas están en la lista de alérgenos. Trataremos cada uno de ellos por separado.

Los camarones son crustáceos del orden de los decápodos, que suman alrededor de 100 especies, y la mayoría de ellos son objeto de pesca industrial.

  • agua tibia (extraído en América Latina y Asia) - real y tigre,
  • agua fria (extraído de la costa de Dinamarca, Noruega, Canadá, Groenlandia, los países bálticos)

La pesca de crustáceos se realiza por el método costero y de aguas profundas. En las pesquerías costeras, la calidad del camarón sufre, y por lo tanto su costo es mucho menor.

Para su información, los camarones no solo son marinos u oceánicos, sino también de agua dulce, sino que estos últimos se cultivan en granjas especializadas, a menudo con hormonas y antibióticos para aumentar el "rendimiento" y el tamaño de los crustáceos. Por lo tanto, se logra un aumento en el tamaño de los crustáceos y una disminución en su "pérdida" de enfermedades, pero el sabor y las cualidades nutricionales empeoran.

El camarón adulto tiene un tamaño de 2 a 30 cm, 100 g de carne de crustáceo contiene 18.9% de proteínas, 2.2% de grasas, 0% de carbohidratos y tiene un valor energético de 95 kcal.

Como ya mencionamos, la carne de camarón contiene muchas sustancias útiles: aminoácidos, calcio, yodo, zinc, azufre, cobre, potasio, hierro, fósforo, flúor, sodio, magnesio, cromo y selenio. Todo esto es muy útil para fortalecer el sistema inmunológico y la glándula tiroides y el corazón, ajustar el sudor y las glándulas sebáceas, para mantener la piel joven y fortalecer las articulaciones, las uñas y el cabello. Regularmente comiendo camarones, podemos mejorar el funcionamiento de los riñones, la síntesis de hormonas, la formación de masa ósea y muscular. Además, los crustáceos contienen vitaminas: A (responsable de la vista y la juventud del cuerpo), E y D (protegen el sistema circulatorio), C (estimula la inmunidad), vitaminas B, así como PP y N. Al igual que los peces marinos, los camarones contienen poliinsaturados. Los ácidos grasos Omega3 y Omega6, que nos ayudan a desarrollarnos adecuadamente y son beneficiosos para nuestra piel, cabello y uñas.

Aunque el crustáceo contiene colesterol, es inofensivo para nuestro cuerpo, ya que solo se puede absorber en la sangre con grasas. Según algunos científicos, las personas que comen camarones regularmente son menos susceptibles a las enfermedades oncológicas y diversos tipos de alergias (esto se debe a que la carne de crustáceos contiene poderosos antioxidantes).

Para las madres lactantes, el camarón será útil no solo para la recuperación después del embarazo y el parto, sino también como un producto nutricional dietético. Sin embargo, es mejor usarlo hervido, no frito, y no antes de que el bebé tenga 3 meses. Esto se debe al hecho de que incluso en forma hervida, los camarones pueden contener cierta cantidad de metales pesados ​​y compuestos radiactivos (acumulados en las aguas contaminadas de los mares y océanos), que es un alérgeno fuerte para el cuerpo de un niño.

Al mismo tiempo, es necesario llevar literalmente un pedazo de camarón a la dieta (y por primera vez bastarán 3 pedazos pequeños), luego observar cuidadosamente la reacción del cuerpo del bebé. Si en 1-2 días las migajas no desarrollan una reacción alérgica, en el futuro será posible aumentar gradualmente la porción a 100 g, pero no todos los días. Será suficiente 1-2 veces a la semana. Al mismo tiempo, al elegir un producto en la tienda, preste atención al "origen" de los camarones: es mejor no tomar agua dulce, capturada en una región ecológicamente limpia, al mismo tiempo verificar si no están sometidos a congelación repetida (de la cual sus propiedades útiles disminuyen significativamente).

Los calamares son cefalópodos que viven en todas las zonas climáticas. Muchos tipos de calamares son comestibles y están sujetos a la pesca industrial. La carcasa y los tentáculos se usan para la comida, los principales métodos de cocción son la ebullición (no más de 5 minutos), el guisado, el asado, el secado. Los principales proveedores de calamares en los supermercados son los países asiáticos: Japón, China, Vietnam.

100 g de calamar contiene: 7% de proteínas, 2.6% de grasas, 8% de carbohidratos y tiene un valor energético de 175 kcal. Los calamares son extremadamente útiles para las madres lactantes, ya que contienen oligoelementos y minerales (potasio, hierro, yodo, selenio), ácidos grasos poliinsaturados y vitaminas, sin embargo, los beneficios de la susceptibilidad a la re-congelación de moluscos se reducen significativamente. En la dieta de una madre lactante, el calamar puede estar presente como un plato separado (hervido o al horno con una cantidad mínima de sal y especias), y en combinación con otros productos (por ejemplo, en risotto con mariscos, en una ensalada, en forma de rollo de calamar o relleno de verduras). ).

No es recomendable que una mujer que esté amamantando coma moluscos enlatados y enlatados, ya que pueden contener una gran cantidad de conservantes y especias. Tampoco se recomienda usar calamares salados (debido al alto contenido de sal) y fritos.

Como cualquier producto nuevo, el calamar se introduce en la dieta de la madre gradualmente, comenzando con 1-2 piezas.

Mejillones, ostras, vieiras

Los mejillones son moluscos bivalvos que están muy extendidos en las costas de diferentes latitudes y se utilizan como productos alimenticios para cocinar diversos platos (sopas, ensaladas, aderezos). 100 g del producto contiene: 9.4% de proteínas, 1.5% de grasas, 0% de carbohidratos y tiene solo 50 kcal de valor energético.

Las ostras son una variedad de moluscos bivalvos, que es un popular grupo comercial de invertebrados. 100 g de ostras contienen: 17.5% de proteínas, 2% de grasas, 3% de carbohidratos y 88 kcal de valor energético.

Las vieiras son consideradas un manjar. La carne de estos moluscos contiene: 17% de proteínas, 2% de grasas, 3% de carbohidratos y 92 kcal de valor energético por 100 g de producto.

El cuerpo comestible del molusco, oculto entre las dos válvulas de la carcasa, es comestible.

Los mejillones (ostras, vieiras) contienen muchas sustancias útiles: oligoelementos y minerales (calcio, hierro, yodo, selenio), así como vitaminas (grupos A, B, C y E). Son útiles para el sistema cardiovascular, el hígado (previene la cirrosis), fortalecen el sistema inmunológico, estimulan el tracto digestivo, mejoran la formación de sangre, neutralizan los carcinógenos y eliminan toxinas del cuerpo, reducen el colesterol en la sangre y el riesgo de cáncer.

No se recomienda que las mujeres en período de lactancia utilicen moluscos crudos, esto puede provocar una intoxicación grave no solo de mamá, sino también del bebé, y también amenaza con infectar con parásitos peligrosos. Además, debe estar muy atento a las condiciones de almacenamiento del producto.

Si no ha consumido mariscos antes y durante el embarazo, debe ingresar este producto con cuidado, comenzando con 1 unidad. Sin embargo, dado el frecuente envenenamiento con productos tan exóticos, es mejor posponer las delicias de este tipo hasta el final de la lactancia.

Cangrejos, langostas (langostas, langostas)

Cangrejos (cangrejos de cola corta): hay marinos, de agua dulce y "terrestres", en total hay 6780 especies. Algunos de ellos pueden alcanzar tamaños enormes (hasta 19 kg). Los cangrejos constituyen el 20% de los crustáceos marinos y son objeto de pesca industrial. 100 g de carne de cangrejo (que no debe confundirse con palitos de cangrejo, están hechos de algunas variedades de pescado blanco) contiene: 16% de proteínas, 3,6% de grasas, 0% de carbohidratos y 96 kcal de valor energético.

Langostas (langostas) - crustáceos de mar. Junto con las langostas, comen los llamados "cangrejos sin garras" - langostas. La carne se consume debajo de la armadura, de la cola y de las garras. 100 g de este producto contiene: 17.5% de proteínas, 2% de grasas, 0% de carbohidratos y 88 kcal de valor energético.

Como regla general, los crustáceos se utilizan en forma hervida, pero una mujer de enfermería en la cocina no debe llevarse con exceso de especias. La carne de cangrejo o langosta también se puede usar para hacer ensaladas, sopas y aderezos. No se recomienda que las mujeres en período de lactancia utilicen productos enlatados debido a la presencia de conservantes y una gran cantidad de especias.

Los pulpos son cefalópodos. Se pueden encontrar en los estantes de las tiendas, pero para su preparación se requiere algo de experiencia para poder eliminar el moco, el olor característico y los residuos de tinta. Además, algunas especies pueden ser venenosas.

La lactancia es mejor abstenerse del uso de un producto tan exótico hasta la finalización del período de lactancia.

Sacar conclusiones

Entonces, una vez que entendemos los beneficios de los productos del mar, podemos sacar algunas conclusiones: las madres lactantes pueden comerlos, sin embargo, observando algunas reglas de precaución durante la selección y preparación del producto.

Además, es posible introducirlos en la dieta no antes de que el bebé cumpla 3 meses, y en pequeñas porciones (observando cuidadosamente la reacción del cuerpo de las migajas). En ausencia de reacciones alérgicas a la delicadeza exótica, las porciones pueden aumentarse gradualmente y en el futuro incluir mariscos en el menú 2-3 veces, no más de 250-300 g por semana.

Los mariscos consumidos por una mujer lactante deben cocinarse (hervirse o guisarse) con el tratamiento adecuado del tipo seleccionado y utilizando la cantidad mínima de sal y especias.

Si duda de la frescura o la exactitud de la preparación de un manjar exótico, entonces es mejor tomar pescado de mar, no es menos útil que los mariscos.

¿Qué es el marisco útil?

Animal marino en forma terminada transporta a nuestro cuerpo una gran cantidad de nutrientes. Los pescados y mariscos sirven como proveedor de proteínas de alta calidad. Algunos tipos de pescado contienen ácidos grasos omega-3 y omega-6, que son necesarios para la función estable del corazón. Además, fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos, evitan el aumento de la presión, efecto beneficioso sobre el metabolismo.

Gracias al marisco, el cuerpo de la mujer que dio a luz recibe un enorme conjunto de elementos. El potasio, el magnesio, el yodo, el fósforo y el calcio ayudan a enfrentar la deficiencia de vitaminas y minerales que se produce durante la lactancia. Se suministran mariscos y fluoruro, cuya cantidad disminuye drásticamente durante el embarazo y la lactancia. Los beneficios de los productos del mar son obvios, pero ¿son todos adecuados para alimentar a una mujer lactante?

¿Puede la madre lactante de mariscos?

La utilidad de los mariscos es una tontería, pero ¿es posible que tengan una mujer que le dé un pecho a su bebé? Los espacios abiertos del mar, donde viven los peces y otros animales, son hermosos, pero ¿qué tan buena es la situación ecológica en ellos? Los científicos notan la gran contaminación de los mares con sales pesadas (mercurio), que acumulan sus habitantes. La mayoría de las especies de peces "recolectan" en sí mismas una cantidad no peligrosa de metales pesados, pero también existen aquellas que los absorben en dosis excesivas. Cuando ingresan a la leche a través del sistema digestivo de la madre, pasan al cuerpo del niño, dañando el sistema nervioso de las migas.

Comprender la extensa lista de mariscos permitidos para usar cuando se alimenta a un recién nacido con leche es difícil. Tomará más de un libro escribir sobre cada uno de ellos. Considere los tipos más populares de menús marítimos, que muchas madres jóvenes comen con placer. También responderemos a la pregunta de si las madres lactantes pueden comer camarones, hablemos de calamares y mejillones.

Camarones en periodo de lactancia

Comencemos con los beneficios que nos brindan los camarones. Pequeños decápodos de cangrejos de río viajan a través de las extensiones de muchos mares y ríos y acumulan una gran cantidad de elementos útiles. El pequeño cuerpo de ojos grandes contiene:

  • Ácido graso omega-3
  • betacaroteno
  • Vitaminas B (B1, B2, B9),
  • vitaminas A, C, PP,
  • elementos traza: fósforo, yodo, flúor, potasio, cobre, sodio, zinc, calcio, hierro.
Para las madres lactantes, la comida frita no es deseable, por lo que los camarones deben hervirse.

¿Es posible con tal composición decir que nuestro cuerpo no necesita camarones? Además, los nutricionistas refieren a los camarones a un producto dietético. Por lo tanto, los camarones son adecuados para las madres lactantes, porque contribuyen a:

  • inmunidad
  • tiroides rica en yodo,
  • Mejorar la condición del cabello, uñas, músculos y tejido óseo.
  • normalizar las glándulas sebáceas y sudoríparas,
  • Fortalecer las paredes de los vasos sanguíneos y articulaciones,
  • mejorar la formación de sangre,
  • Mantiene la elasticidad de la piel y retrasa el envejecimiento.

Recomendaciones pediatra

Por cierto, la actitud negativa parcial de los pediatras hacia los mariscos también se debe al hecho de que muchos de ellos se cultivan artificialmente. Владельцы тех же креветочных ферм думают о прибыли, и накачивают креветок антибиотиками и гормонами роста. Безусловно, при таком подходе продукт несет максимальную опасность для неокрепшего детского организма.

Блюда из кальмаров для кормящей мамы

Блюда из кальмаров для женщины, дающей ребенку грудь, должны быть вареными или запеченными, с минимальным содержанием специй и соли. Las almejas marinadas, enlatadas y fritas no se incluyen en la dieta debido a que, en esta forma, la carne de calamar sobrecarga el sistema digestivo y transfiere los elementos nocivos a la leche. El molusco seco es demasiado salado, lo que puede provocar líquidos estancados y afectar negativamente el estado general de los órganos. La carne de molusco cocida o al horno está saturada al máximo con sustancias saludables, y combina bien con varios vegetales. Completa tu dieta con ensaladas y segundos platos de calamares.

Entre los platos de mariscos permitidos para mamá, se pueden destacar los calamares rellenos de verduras.

¿Qué es el calamar nocivo?

El molusco no es inferior en términos de alergenicidad a los camarones, por lo que no debe introducirse en la dieta en grandes cantidades. Si su bebé es propenso a las reacciones alérgicas, abandone el molusco durante el período de lactancia. Cuando el niño sale de una edad peligrosa, puede agregar una pequeña cantidad de este marisco al menú. Después de comer un pedazo, siga la reacción del cuerpo del niño dentro de los 2 días. El niño no reaccionó, no se cubrió de manchas rojas, está bien con la digestión y no tiene picazón, puede agregar lentamente calamares a su dieta.

¿Los mejillones pueden ser amamantados?

Los bivalvos que viven en la costa del océano se utilizan para preparar una variedad de platos: sopas, ensaladas y cócteles de mar. El pequeño cuerpo, escondido detrás de puertas fuertes, nos da muchos elementos útiles. Vitaminas (A, B, C, E), calcio, hierro, selenio y todo un conjunto de minerales y oligoelementos. La carne de moluscos contiene fosfátidos, que contribuyen a la normalización de las funciones del hígado. Comer estos moluscos marinos te permite:

  • Fortalecer el sistema inmunológico y mejorar el tono corporal.
  • normalizar la actividad del corazón, hígado, otros órganos, fortalecer los vasos sanguíneos,
  • neutraliza el daño de los carcinógenos, desintoxica y limpia el cuerpo,
  • colesterol bajo
  • reducir el riesgo de cáncer,
  • Estimula el tracto digestivo y mejora la formación de sangre.
  • Reforzar el clavo y el cabello.
  • Previene la formación de cirrosis hepática.

Los mejillones son especialmente importantes para el menú femenino. El producto dietético proporciona una pérdida de peso estable. La composición curativa retarda el envejecimiento, le da a las uñas y al cabello un aspecto saludable, mejora la piel. El valor calórico de 100 gramos es solo de 50 kcal, y la grasa en esta cantidad de molusco es de solo 1 gramo. Números impresionantes para aquellos que quieren recuperar la forma después del parto.

Los mejillones son especialmente útiles para las mujeres, pero pueden causar alergias en el bebé, sin embargo, como otros mariscos

¿Qué daño pueden causar los mejillones?

Existiendo en las profundidades del mar, las almejas se ven obligadas a filtrar el agua para alimentarse y respirar. Naturalmente, este proceso conduce a la acumulación en la carne de molusco de impurezas dañinas del agua de mar. Bacterias y microbios peligrosos pasan a nuestro cuerpo, son absorbidos por la leche materna, transferidos al bebé, lo que le causa varios trastornos. Comer moluscos crudos puede llevar a una intoxicación grave. Los médicos recuerdan que la inmunidad disminuye debido a la ingestión de parásitos peligrosos.

Los niños cuyos padres viven en las zonas costeras y están acostumbrados a una dieta de este tipo, las almejas son seguras. Más atentamente al aumento en la nutrición de tales moluscos debe dirigirse a quienes casi no los comieron antes del embarazo. Si decide incluir mejillones en su dieta cuando es Guardia, haga un ensayo de ensayo: coma un poco de almeja y busque al bebé durante dos días. Una reacción negativa es una señal de abstenerse de comer mariscos hasta los 6 meses.

Habiendo entendido las propiedades beneficiosas de los productos del mar, me gustaría recordarle que incluso el producto más valioso puede ser estropeado por un almacenamiento y procesamiento incorrectos. Compra productos de vendedores, sin duda. Nunca coma los alimentos crudos que figuran en la lista, no se apoye en productos enlatados, en los que hay mucha química (ver también: ¿es posible comer queso a madres lactantes con GV?). Recuerda la dosis: puedes comer entre 250 y 300 gramos de mariscos exóticos por semana.

Loading...