Entradas Populares

La Elección Del Editor - 2019

¿Qué pasa si un niño se enferma a menudo en el jardín de infantes?

Muchos padres se quejan de que los bebés y los niños en edad preescolar prácticamente no salen de las llagas. En la mayoría de los casos, tal debilitamiento de las defensas del cuerpo es el resultado de una mala alimentación, la falta de régimen diario y el sueño insuficiente. Si un niño a menudo sufre de resfriados después de visitar grupos y lugares muy concurridos (por ejemplo, un jardín de infantes), esta es una señal del cuerpo de que ha disminuido la inmunidad.

¿Quiénes son los niños a menudo enfermos?

El problema es cuando un bebé pasa más tiempo en casa y no en una institución para niños conocidos por muchos padres. Lo principal es no comenzar a entrar en pánico y tomar todas las medidas preventivas a la vez. Tal estado en la gran mayoría de las situaciones es un fenómeno temporal que no requiere un tratamiento especial del niño. Esto no se aplica a situaciones en las que el infante tiene una inmunidad tan baja que la menor ARD puede causar complicaciones bacterianas graves y peligrosas que son difíciles de tratar.

Dependiendo de la edad y la frecuencia de la enfermedad, los especialistas han identificado varios grupos de FER (a menudo niños enfermos):

  • niños hasta 12 meses, enfermos con resfriados más a menudo 4 veces al año,
  • niños de 1 a 3 años, 6 veces o más en 12 meses,
  • niños en edad preescolar (grupo de edad 3-5 años) que sufren de un resfriado más de 5 veces al año,
  • Niños en edad escolar que están enfermos más de 4 veces al año.
  • Pacientes jóvenes en los que la duración del tratamiento de un resfriado es de más de 2 semanas.

¿Por qué el niño se enferma a menudo?

Hay varias razones por las cuales los bebés a menudo desarrollan resfriados. Como insisten los pediatras, la decisión rápida de la mayoría de ellos depende de los propios padres. Los adultos pueden influir en el modo de vida, y qué tan fuertes e inmunes a las infecciones se convertirán en la inmunidad de los niños depende de sus acciones. En algunos bebés hay focos activos de infección que afectan negativamente las funciones protectoras. Con adenoides agrandadas, tos persistente o secreción nasal, se debe realizar un cultivo bacteriano para determinar la naturaleza del patógeno.

En algunos casos, una disminución en la inmunidad del niño es causada por varios factores a la vez:

  • estilo de vida inadecuado - falta de régimen diario adecuado, dormir durante el día, caminar, mala nutrición, falta de procedimientos de endurecimiento, caminar al aire libre,
  • reducción de las defensas corporales debido a la autoadministración irreflexiva de antibióticos, inmunomoduladores o fármacos antivirales,
  • mala higiene,
  • disminución de las fuerzas protectoras después de sufrir una enfermedad (neumonía, amigdalitis, bronquitis),
  • Temperatura no adecuada, parámetros del aire (baja humedad),
  • Infección por bebés y adultos infectados en el equipo infantil.
  • Falta de actividad física, estilo de vida sedentario.

Un niño menor de un año a menudo tiene resfriados.

A esta edad, el niño no tiene contacto frecuente con sus compañeros, por lo que esta no es la razón principal de la disminución de la inmunidad. Una predisposición a los resfriados frecuentes puede tener otra causa: infección congénita del bebé o prematuridad. De gran importancia para el desarrollo adecuado de las fuerzas protectoras del cuerpo de un bebé es la forma de alimentarse: los bebés que son amamantados tienden a enfermarse con menos frecuencia y más fácilmente que los "artificiales". En presencia de disbacteriosis o hipovitaminosis, aumenta la probabilidad de una inmunidad reducida.

El niño está constantemente enfermo en el jardín de infantes.

Las instituciones para niños en edad preescolar en la mayoría de los casos causan temor y pánico en los padres del bebé, ya que a menudo en el período inicial de adaptación al jardín de infantes el niño se enferma cada mes. Esta situación realmente ocurre, porque el equipo de niños es un caldo de cultivo para infecciones. Tan pronto como el bebé comienza a visitar un área de juegos o un grupo de jardín, los mocos y la tos se convierten en fenómenos frecuentes en la vida, y si estos síntomas no causan complicaciones, tal condición no necesita un tratamiento especial.

Qué hacer si el niño suele estar enfermo.

Los padres deben alarmarse si el bebé con demasiada frecuencia "se contagia" con resfriados, porque este estado de salud es una consecuencia de una inmunidad debilitada. No se olvide de limpiar el cuerpo de los parásitos, ya que pueden convertirse en una fuente de infección crónica. Las vacunas profilácticas oportunas protegen al bebé de enfermedades graves, pero por sí mismas son una prueba difícil para el cuerpo. Los padres no deben pensar que la salud física es más importante que la situación moral y psicológica en la familia que desempeña un papel igualmente importante.

Antes de comenzar el tratamiento, es necesario averiguar el motivo del frecuente deterioro de la salud del niño:

  • focos de infección en la nasofaringe,
  • adenoiditis
  • trauma de nacimiento, encefalopatía,
  • problemas de las glándulas endocrinas
  • trastornos metabólicos
  • condición estresante
  • una consecuencia de la medicación a largo plazo,
  • situacion ambiental.

Cómo fortalecer el sistema inmunológico.

La temporada baja es la temporada más insidiosa. Durante este período, debido al debilitamiento de la inmunidad natural, comienzan las infecciones respiratorias rampantes. Si en el otoño o el invierno el niño sufre constantemente resfriados (ARVI, gripe), acompañado de fiebre alta, dolor de garganta y secreción nasal, debe pensar en formas de mejorar la protección del cuerpo. La formación de inmunidad es un proceso que comienza inmediatamente después del nacimiento de un niño y nunca termina. Si un niño a menudo tiene un resfriado, es hora de cuidar la salud de toda la familia.

Dado que hasta el 70% de las células inmunitarias se encuentran en el tracto gastrointestinal, la dieta es de suma importancia para la salud. Debe contener la cantidad necesaria de proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas. Se cree que los bebés alimentados artificialmente tienen menos inmunidad que los bebés que comen leche materna, por lo tanto, se debe prestar especial atención a la selección de alimentos durante la alimentación complementaria. Necesitan ser introducidos gradual y cuidadosamente. El menú, que consiste en el mismo tipo de platos, es el enemigo de la salud de los niños.

En la dieta de todos los niños deben ser cereales, verduras, frutas y carne. Los niños mayores (a partir de 3 años) para mejorar la inmunidad, los médicos recomiendan incluir en el menú diario los siguientes productos:

  • ajo y cebollas,
  • leche agria (kéfir, yogur, leche agria)
  • nueces
  • cariño
  • limon
  • jugos frescos de frutas y verduras,
  • tisanas y bayas curativas,
  • aceite de pescado

Endurecimiento

A menudo, los niños enfermos requieren cuidados especiales, incluidas medidas preventivas. El endurecimiento es uno de los métodos más populares para aumentar la resistencia del cuerpo a diversas infecciones. Muchos padres comienzan con el hecho de que todos los días caminan durante mucho tiempo con los niños al aire libre, a menudo ventilando la habitación de los niños. Pero este ritmo de vida rápidamente molesta y todo vuelve al tiempo habitual de gasto detrás de la pantalla de la TV o tableta. Este es el error más importante, porque el endurecimiento no es un conjunto de procedimientos, sino un estilo de vida saludable de todos los miembros de la familia.

En el proceso de mejorar la salud de los niños, siga estos consejos:

  • No debe envolver demasiado al bebé, aunque la termorregulación aún no está completamente desarrollada, esto no significa que se esté congelando todo el tiempo.
  • La temperatura en la habitación no debe superar los 22 grados, el aire no debe ser demasiado húmedo (hasta un 45%) o seco.
  • No debemos olvidar las caminatas diarias y los juegos activos en el aire; en cualquier clima, los niños deben pasar al menos 2 horas afuera.
  • La ventilación regular también es muy importante para la salud.
  • Si los padres deciden complementar el régimen diurno con procedimientos de templado, deben realizarse diariamente, al mismo tiempo y solo con la salud absoluta del bebé.

Causas de enfermedades frecuentes en el jardín de infancia.

El primer año en el jardín de un niño tiene lugar en el modo de socialización. La separación de la madre, la reconstrucción del cuerpo para una nueva rutina diaria, el lapear en el equipo de niños, todo lo anterior es un mini estrés. Para el bebé "en casa", tales innovaciones pueden causar un debilitamiento del sistema inmunológico. Para los padres, la serie de enfermedades infinitas de un niño se convierte en un problema real. Para iniciar una lucha con un problema, en primer lugar es necesario encontrar su causa principal.

Factor psicologico

Esta es la primera de las razones por las que las enfermedades se eliminan una tras otra. El niño se siente cómodo en casa y, tan pronto como se recupere, pasará un par de días en el jardín, ya que vuelve a enfermarse. Hay una explicacion Hay niños sedientos de comunicación, hay quienes apenas soportan grandes multitudes de personas (leer, niños). Y es probable que el bebé durante una visita al jardín esté en constante malestar. Por lo tanto, cambios en el comportamiento, falta de sueño, apetito y, como resultado, inmunidad débil.

Mal estado de la habitación.

La falta de reparación en el grupo puede ser una de las razones por las cuales el niño está constantemente enfermo en el jardín de infantes. Los edificios antiguos con un toque de reparación, huecos catastróficos en las ventanas y un suelo helado conducen a un fuerte tiro. Este estado deplorable de la habitación en el período otoño-invierno lleva a un aumento en la incidencia de niños en el grupo.

Débil inmunidad al jardín.

Si su tarjeta para pacientes ambulatorios ya ha adquirido un aspecto "completo" para una visita a una institución preescolar y hay una marca en la portada del FIC (a menudo enfermo), no debe permitirse el lujo de que todo cambie en el jardín. Enviado al jardín, esta migaja está enferma cada semana, incluso si la enfermedad se limita a un resfriado. La enfermedad persistente puede debilitar al niño, por lo que el tratamiento estará acompañado de antibióticos.

En el rango normal, con qué frecuencia un niño puede estar enfermo

Un cierto número de niños transferidos a ARVI por año se incluyen en el concepto de la norma. Los pediatras rusos están de acuerdo en que durante todo el año escolar, un niño que asiste a un preescolar puede enfermarse hasta 10 veces. Pero con las adiciones:

- la enfermedad transcurrió sin incidentes (neumonía, bronquitis, otitis, etc.),

- Cada enfermedad no fue acompañada por una temperatura prolongada por encima de 38-38.5 grados.

En el caso de que el número de certificados médicos por año para su hijo supere los 11 o más, existe un motivo de preocupación. El objetivo principal es descubrir cómo enfermarse menos. Es necesario buscar las razones por las cuales las migajas del cuerpo no hacen frente adecuadamente a los patógenos.

Cómo dejar de doler constantemente: 5 puntas de oro.

En primer lugar, los padres deberían estar interesados ​​en que su hijo esté sano. Si usted comienza constantemente el proceso de recuperación en la gravedad, entonces existe la posibilidad de que en la escuela el bebé tenga un "grupo" de enfermedades crónicas del tracto respiratorio superior e inferior.

Para que el niño se enferme menos, intente seguir consejos simples que ayudarán a aumentar la inmunidad de las migajas y mantenerlas en buena forma, con contacto constante con los niños en el jardín de infantes.

1. Tratamiento hasta la recuperación completa.

Tan pronto como el primer resfriado, "ganado" en el jardín, ponga un pie en el umbral, intente curar al bebé concienzudamente, hasta el último estornudo. La razón principal por la que los niños a menudo se enferman en el jardín de infancia es que los padres han recibido apresuradamente un certificado tan pronto como pasa la temperatura y llevan al niño maltratado al jardín. Como resultado, el niño, que a menudo sigue tosiendo, nuevamente acelera el ritmo de la enfermedad y presenta síntomas ya más serios, habiendo logrado infectar a una buena mitad del grupo.

2. Ropa y zapatos de temporada.

Recuerde cómo las abuelas les repetían a nuestras madres: “¡No lo mezclen de esa manera!”. La termorregulación es alterada por el niño al vapor debajo de tres capas de ropa y no es difícil atrapar a un bebé que está sudando frío, especialmente si a los cuidadores a menudo les gusta abrir las ventanas para ventilar. Considere también el hecho de que los niños caminan en el jardín todos los días y en casi cualquier clima. Cuida la ropa y los zapatos impermeables de alta calidad.

3. Fortalecimiento de la inmunidad.

Pero, ¿cómo se puede fortalecer, esta inmunidad, dirás, cuando las enfermedades van una tras otra? Comience con la nutrición. El niño debe comer fruta fresca todos los días: manzanas, peras, plátanos, los que están disponibles para su billetera. Si no es posible organizar una buena nutrición, o si el niño se niega a comer alimentos saludables, preste atención a los complejos vitamínicos: la ingesta diaria diaria de vitaminas ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

4. Estilo de vida saludable

El deporte y el movimiento es vida. El ejercicio diario de cinco minutos con el bebé en frente del jardín elevará no solo el estado de ánimo, sino también la inmunidad. Los movimientos más simples se acercarán: curvas, sentadillas, saltos en un lugar. Endurecer a un niño o no es otra pregunta, pero al menos no lo envuelva en dos o tres calcetines y deje que beba de la nevera de vez en cuando. Desde la infancia, acostumbrado a la garganta fría es menos propenso a la angina y la laringitis. También es una regla para ventilar la habitación antes de acostarse, el aire fresco ayudará a que las migajas se duerman rápida y firmemente.

5. Espera un rato para asistir al jardín de infantes.

Si la serie de enfermedades infinitas no termina y ya está torturado para estar enfermo, y el niño está agotado con las píldoras y las inyecciones, la pregunta es si el jardín debe ser tomado y si es aconsejable. Hable con un inmunólogo, tal vez sea su hijo quien debería evitar asistir a un preescolar. Como último recurso, tome un "respiro" para el verano: en tres meses soleados, el bebé obtendrá las vitaminas y el sol, lo que aumentará la resistencia a los resfriados. Y si logra respirar el aire del mar, entonces las acciones de dicha terapia de curación serán suficientes para todo el próximo año académico.

Prevención de resfriados y SARS en bebés

En el primer año, visitar el jardín de infancia no es fácil para muchos niños y sus padres. Permítanos decirle qué medidas preventivas se pueden tomar para prevenir enfermedades frecuentes:

- no se automedique, y ante los primeros signos de la enfermedad, visite a un médico con su hijo. Para tales síntomas inofensivos, como fiebre y ronquera, es posible no notar la inflamación en desarrollo. El médico debe tratar con el tratamiento.

- Enseñar al bebé a la higiene. Muchas enfermedades se pueden evitar simplemente lavándose las manos con agua y jabón,

- Si su hijo tiene secreción nasal, use pañuelos desechables o papel higiénico. Tejido reutilizable - un foco de infección. Cada vez que un niño entra en contacto con una bufanda usada, el niño "agarra" una nueva porción de gérmenes,

- En el jardín, la infección se puede transmitir a través de objetos generales, juguetes. Destetar al niño mordisqueando o tomar en la boca cosas extrañas. Asegúrese de que el casillero de su bebé siempre tenga un pañuelo personal y un cambio de ropa con un margen, no permita tomar y usar las cosas de otras personas.

No es necesario anotar claramente a su hijo en el que suele estar enfermo, incluso si durante el año puede contar con sus dedos cuánto fue al jardín. Después de haber pasado la adaptación hasta el final y de haber estado enfermos durante el primer año y medio, los niños "superan" y los resfriados cada vez son menos.

¿Cuál es la causa de las enfermedades frecuentes de los niños?

La inmunidad en la medicina moderna se denomina inmunidad del cuerpo a los efectos de las bacterias y virus patógenos, así como a los venenos, toxinas y sustancias extrañas. Las propiedades protectoras de la interacción proporcionan el sistema endocrino y nervioso. La médula ósea, los intestinos, el bazo y otros órganos internos son responsables de la inmunidad. Si hay alguna anomalía, la salud del niño se deteriora.

No hay una respuesta exacta a la pregunta de cuántas veces un niño está enfermo con una inmunidad normal. Si la secreción nasal y la tos se atormentan un par de veces, entonces las propiedades protectoras del cuerpo son normales. Cuando un bebé sufre resfriados unas 15 veces, esta es una señal alarmante. Pero es demasiado pronto para hablar de inmunodeficiencia. Esta condición es extremadamente peligrosa e innata. Con este problema, cualquier enfermedad estará acompañada por un curso grave y la aparición de complicaciones graves.

Si el niño suele estar enfermo, esto indica una inmunodeficiencia secundaria. Las propiedades protectoras del cuerpo se reducen por factores externos o internos adversos. Las razones para esto pueden ser:

  1. Falta de vitaminas y minerales.
  2. Enfermedades crónicas.
  3. Estilo de vida sedentario.
  4. Modo equivocado del día.
  5. Demasiado raro estar al aire libre.
  6. Violación de los principios de la alimentación saludable.

Según el Dr. Komarovsky, los padres son culpables de reducir la inmunidad de sus hijos. Si la madre envuelve constantemente al bebé con ropa abrigada, prohíbe caminar descalzo por el apartamento, se alimenta con fuerza, cierra constantemente todas las ventanas, entonces sufrirá regularmente el SARS y la gripe.

A menudo el niño enfermo es débil. Su cuerpo no es capaz de resistir infecciones. El resultado puede ser el desarrollo de enfermedades crónicas graves en el futuro.

¿Qué piensa Komarovsky sobre la inmunidad infantil?

Según Komarovsky, es imposible fortalecer la inmunidad con la ayuda de medicamentos que han sido ampliamente publicitados recientemente. Enfermedad frecuente del bebé: el resultado de una organización inadecuada de su vida. Por lo tanto, la única manera de resolver el problema es cambiar la situación.

Komarovsky propone fortalecer el sistema inmunológico de las siguientes maneras:

  1. Formación del correcto microclima en el apartamento.
  2. Evite usar ropa excesivamente cálida cuando hace buen tiempo.
  3. Полноценный отдых и достаточная физическая активность.
  4. Грамотный рацион.
  5. Правильное лечение всех заболеваний.

Ahora los métodos populares y los métodos para fortalecer la inmunidad de los niños menores de 3 años se están convirtiendo en remedios populares. Komarovski es escéptico. Si la receta no daña la salud, entonces puede aplicarse. Jugos, té de limón, arándanos y otras bayas se consideran seguros. En este caso, esperar un fuerte efecto terapéutico de ellos no vale la pena.

10 consejos para fortalecer la inmunidad infantil de Komarovsky

Hay 10 consejos sobre cómo aumentar la inmunidad del niño de acuerdo con el método Komarovsky:

  1. Los padres deben cumplir con las reglas de higiene del bebé, pero no exagerar. Es necesario lavarse las manos antes de comer, pero no es necesario esterilizar los platos. Los niños deben entrar en contacto con animales, pero la madre debe tener cuidado de que el niño no se meta las manos en la boca después de eso.
  2. No se puede alimentar al niño si no tiene apetito. De lo contrario, desarrollará una predilección por el consumo excesivo de alimentos. Esto conducirá a la obesidad y al funcionamiento defectuoso del sistema inmunológico.
  3. Ventile el apartamento con la mayor frecuencia posible y realice una limpieza en húmedo. En el aire fresco la microflora menos patógena. Deseche alfombras innecesarias, cortinas pesadas y muebles enormes. Que acumulan mucho polvo.
  4. El niño debe moverse más, practicar deportes, hacer ejercicios matutinos.
  5. Tanto tiempo como sea posible, el bebé debe pasar al aire libre.
  6. No le dé muchos dulces de fábrica. Es mejor reemplazarlos con frutos secos, miel, bayas.
  7. La dieta debe incluir bebidas frías y helados. Dan una carga moderada en los vasos y endurecen las membranas mucosas de la cavidad oral.
  8. Una nutrición adecuada rica en fibra, minerales y líquidos ayudará a normalizar los intestinos. El estreñimiento afecta negativamente a las propiedades protectoras del cuerpo.
  9. Los medicamentos se pueden usar sólo con receta médica. El uso no autorizado de cualquier medicamento conduce a la interrupción del sistema inmunológico del cuerpo.
  10. El niño debe pasar más tiempo no con el televisor o la computadora, sino con los padres. Caminatas conjuntas, comunicación, ambiente amistoso en la familia conducirá a una mejor salud.

Usando estos consejos en la práctica, es posible restaurar la inmunidad del niño sin dañar su salud general. Ayudarán a proteger contra la infección por rotavirus y otras enfermedades.

Medidas efectivas para fortalecer la inmunidad de los niños frecuentemente enfermos.

El cuerpo del bebé es muy vulnerable en el período de una epidemia de ARVI y gripe. El virus puede entrar en el cuerpo de un niño en cualquier momento. Por lo tanto, vale la pena rechazar las visitas a lugares de grandes concentraciones de personas. Esto es especialmente peligroso para los niños de un año.

Restaurar la inmunidad después de una enfermedad ayudará a eliminar los conflictos con el medio ambiente. Para los padres, es importante crear un clima cómodo para el bebé en el apartamento y un ambiente psicológico favorable en la familia. Cuide la limpieza de los juguetes y todos los artículos que un niño pueda meterse en la boca o comenzar a mordisquear. Lavarlos tan a menudo como sea posible. No utilice productos químicos domésticos.

Si un niño suele estar enfermo, una de las formas de mejorar la inmunidad es crear el régimen diario correcto. Necesitas ir a la cama todos los días a la misma hora. En la habitación donde vive el niño, la temperatura del aire se mantiene a 20 grados. Dormir durante el día no solo debe ser para los recién nacidos, sino también para los niños mayores. Esto ayudará a restablecer el estado físico y psicológico normal, a mantener la inmunidad y mejorar el bienestar.

Hay varios otros métodos efectivos para restaurar la salud, si el niño está constantemente enfermo.

Actividad física y deporte.

La forma más efectiva de hacerlo cuando la inmunidad de un niño es débil es mantener suficiente actividad física. Es necesario practicar deportes, jugar juegos activos, hacer gimnasia por la mañana.

Es necesario enseñar a un niño a un estilo de vida móvil desde una edad temprana. Al principio, la madre debe realizar ejercicios simples con el bebé. Buen resultado muestra bebé yoga. Si hay patologías en el desarrollo del sistema inmunológico, el pediatra puede recomendar gimnasia de recuperación.

Caminando al aire libre

Si un niño a menudo es atormentado por resfriados, no puede cerrarlo dentro de las cuatro paredes. Para la salud, es importante pasar tanto tiempo al aire libre como sea posible y jugar juegos activos. El Dr. Komarovsky recomienda caminar varias veces al día.

La caminata debe tener lugar en cualquier clima. Incluso si el niño tiene mocos, no puede rechazarlo. La única limitación es el aumento de la temperatura corporal. En este caso, se recomienda reposo en cama.

Nutrición adecuada

La nutrición adecuada juega un papel clave en el mantenimiento de la salud del niño. El Dr. Komarovsky recomienda las siguientes recomendaciones:

  1. En la dieta debe haber una cantidad mínima de platos y delicias extranjeros. No serán beneficiosos, y en algunos casos incluso pueden provocar una reacción alérgica fuerte.
  2. Los alimentos deben ser ricos en carbohidratos y fibra saludables. Son necesarios para el correcto metabolismo y las heces normales.
  3. No le dé dulces al niño de la fábrica. Es mejor reemplazarlos con frutas secas y miel natural. Se pueden hacer excelentes chocolates moliendo albaricoques secos, nueces, anacardos y pasas. La miel se introduce en esta mezcla de vitaminas y se forman pequeñas bolas.
  4. Las vitaminas para niños son necesarias para una fuerte inmunidad. Puede obtenerlos de una cantidad suficiente de verduras, frutas, bayas y verduras.
  5. Asegúrese de darle al niño productos lácteos fermentados.
  6. El menú debe contener más alimentos ricos en vitaminas y grasas. Estos incluyen los aceites vegetales.
  7. Es importante entrar en la dieta del pescado y la carne. Son ricos en proteínas, oligoelementos y ácidos necesarios para el funcionamiento normal del cerebro.

Si no sabe qué darle a su hijo por inmunidad, consulte a su médico. El médico ayudará a desarrollar el programa nutricional correcto.

Aire limpio y humidificado en la habitación.

En la habitación donde vive el niño, se debe realizar regularmente una limpieza húmeda. No utilice productos químicos para el hogar al mismo tiempo. En una habitación polvorienta, los virus y las bacterias se multiplican muy rápidamente.

Es importante mantener la humedad del aire en un nivel de 50-70%. Esto se logra con la ayuda de dispositivos especiales. También puedes poner en el acuario de la habitación, colgar toallas mojadas. Para evitar que el aire se seque durante los meses fríos, instale una válvula de cierre en el radiador, con la que puede ajustar la temperatura del aire.

La principal característica de la inmunidad infantil.

Antes de hablar sobre el lado negativo del resfriado común, como la tos, la secreción nasal y la fiebre, se debe decir que existen aspectos positivos de esta enfermedad.

Hace muchas décadas, las personas sabían que un niño debería resfriarse antes de los 6-7 años para que se produzca la llamada preparación del sistema inmunológico. En el futuro, un sistema inmunitario entrenado podría responder constantemente a los efectos de los antígenos que invaden el cuerpo.

A los niños con frecuencia enfermos se les llama bebés que durante dos años han sufrido más de 6 veces infecciones virales respiratorias agudas.

Según numerosos estudios, con un examen inmunológico de grupos de tales niños, no encuentran violaciones graves. Esto nos permite concluir que la mayoría de estos niños tienen inmunidad genéticamente bien desarrollada. La razón de los resfriados frecuentes es la falta de madurez y preparación del sistema inmunológico. Cuando nace un bebé, su sistema de protección aún no está formado. En el proceso de la vida, debe estar "entrenado": para poder responder de manera rápida y productiva a ciertas influencias externas.

Los niños encuentran diversas infecciones virales y bacterianas en el jardín de infantes, en la escuela, en los patios de recreo. Si bien el niño crece en condiciones "estériles" y no hay contacto de pacientes con personas, su inmunidad no se ha encontrado con virus y gérmenes y de ninguna manera se puede preparar para combatirlos. Frente a estos antígenos por primera vez, por ejemplo, en la calle, el bebé cae enfermo, esto se considera la norma. Pero a menudo los padres mismos no dan inmunidad para endurecerse en tales situaciones.

A menudo, el cuidado de los padres se demuestra por el rápido descenso de la temperatura con los fármacos antipiréticos. Pero la producción de protección inmune y memoria inmune ocurre a temperaturas elevadas.

Además, el tratamiento con agentes antivíricos, diversos inmunomoduladores y antibióticos no permite que el sistema inmunitario se incluya al máximo en la respuesta inmunitaria, ya que las preparaciones anteriores reducen la cantidad de patógenos y no hay nada para combatir el sistema inmunitario. De esto se deduce que el sistema inmunológico no se ha preparado, y la próxima vez que el niño se enfrente a una infección, volverá a enfermarse.

Causas de resfriados frecuentes en niños.

La principal causa de enfermedades frecuentes en los niños es una disminución de la inmunidad. Es debido a una serie de factores relacionados:

  1. Infección intrauterina. La infección intrauterina es la causa de muchas patologías o complicaciones posparto, una de las cuales es una disminución de la inmunidad, que posteriormente conduce a enfermedades frecuentes.
  2. Enfermedades graves. Si el bebé estaba enfermo con angina, neumonía, disentería, salmonelosis, su inmunidad se reducirá.
  3. Enfermedades crónicas. En este caso, el debilitamiento de la inmunidad está asociado con la intoxicación crónica y el agotamiento de la inmunidad.
  4. Los parásitos Al entrar en el cuerpo del niño, toman todos los nutrientes, producen toxinas, cuya acción afectará negativamente al metabolismo.

Existen otras causas de resfriados frecuentes en los niños:

  1. Transición temprana a la alimentación artificial. La leche materna contiene, además de proteínas, grasas y carbohidratos, sustancias protectoras, leucocitos e inmunoglobulinas, que prevendrán la entrada de virus y el desarrollo de infecciones. Si el bebé está recibiendo alimentación artificial, la probabilidad de desarrollar enfermedades aumenta y el niño antes del año comienza a resfriarse.
  2. Nutrición desequilibrada. El alimento proteico consumido por el niño, lo necesita para la formación de aminoácidos que son necesarios para la producción de anticuerpos. Las grasas también son muy importantes para la formación de células inmunes. Los carbohidratos proporcionarán energía al sistema inmunológico para la actividad normal. Los factores de incidencia frecuente pueden atribuirse a la deficiencia de vitaminas. Debido a su insuficiencia, la formación de inmunoglobulinas disminuye, la actividad de los linfocitos disminuye, la velocidad y el poder de la respuesta inmune disminuyen.
  3. Factores ecológicos. Si el bebé vive en un área donde se ubican las plantas industriales, las fábricas y el nivel de ecología se reduce notablemente, si las sustancias tóxicas ingresan al tracto respiratorio, la función de barrera de las membranas mucosas se ve afectada. Como resultado, los patógenos se vuelven fáciles de ingresar al cuerpo del niño.
  4. Medicación Esto se aplica a los antibióticos y hormonas. Con el uso a corto plazo en pequeñas cantidades, estos medicamentos estimulan la actividad del sistema inmunológico, pero con el uso prolongado y la ingesta en grandes dosis, se produce su depresión.

¿Qué hacer si a menudo tienes un resfriado?

Se recomienda que los niños, especialmente hasta un año, creen condiciones óptimas para el desarrollo normal del cuerpo, incluido el sistema inmunológico:

  1. El aire en la habitación debe estar húmedo y fresco un poco.
  2. La limpieza debe ser exhaustiva y regular, al menos 2 veces a la semana.
  3. Es especialmente importante salir todos los días, independientemente del clima.
  4. Es necesario vestir al niño afuera debido al clima, ya que si el niño está caliente, el resultado de la sudoración puede ser un resfriado.

La implementación de las recomendaciones anteriores reducirá la cantidad de enfermedades en un niño.

¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico?

Puede fortalecer la inmunidad con la ayuda de la profilaxis a largo plazo y de emergencia.

Para el primer tipo de estimulación de la producción de interferón por el cuerpo es característico Las preparaciones de equinácea y la decocción de la manzanilla se utilizan como un estimulante para hacer gárgaras.

La profilaxis de emergencia es tomar interferón. Se toma cuando el niño está en un entorno infeccioso (jardín de infantes, escuela) o cuando ya se ha establecido contacto con niños enfermos. Pero este tipo de profilaxis no es aconsejable para los niños menores de 6 años, ya que es capaz de ralentizar el "entrenamiento" de la inmunidad y la probabilidad de resfriados frecuentes aumentará.

Es imposible curar un resfriado de una vez por todas, ya que siempre existirán los factores que provocan una disminución de la inmunidad. Pero al mismo tiempo, uno debe prepararse para los brotes de enfermedades de antemano, es decir, acostumbrar al cuerpo al frío, aumentando la protección no específica. Este es un tipo de endurecimiento, cuya esencia es preparar el moco para condiciones adversas. Las actividades incluyen verter agua fría y caliente. Es más seguro gastarlo en el verano, porque la tendencia de los niños a sufrir resfriados se manifiesta en la estación fría.

El Dr. Komarovsky sostiene que lo más importante para restaurar la inmunidad del cuerpo de un niño después de una enfermedad es "no permitir que el cuerpo se contagie de una nueva enfermedad". Es decir, debe limitar temporalmente el contacto con posibles fuentes de infección. Además, es importante abstenerse de usar medicamentos que supuestamente mejoran el sistema inmunológico, pero que de hecho tienen una eficacia no probada.

Sobre el problema

Si el niño suele estar enfermo en el jardín de infancia, la medicina moderna dice que ha disminuido la inmunidad. Algunos padres están seguros de que necesita esperar un poco, y el problema se resolverá solo, el bebé "superará" la enfermedad. Otros compran píldoras (inmunoestimulantes) y, por supuesto, tratan de aumentar y mantener la inmunidad. Yevgeny Komarovsky cree que esos y otros están lejos de la verdad.

Si un niño está enfermo 8, 10 o incluso 15 veces al año, esto, según el médico, no significa que tenga un estado de inmunodeficiencia.

La inmunodeficiencia congénita real es una condición extremadamente rara y extremadamente peligrosa. Con él, el niño estará enfermo, no tanto de un ARVI, sino de un ARVI con fugas graves y complicaciones bacterianas muy graves que son potencialmente mortales y difíciles de tratar.

Komarovsky enfatiza que la inmunodeficiencia genuina es rara, y No debe atribuir un diagnóstico tan grave a un niño sano en su totalidad, que simplemente más a menudo que otros tiene gripe o ARVI.

La enfermedad frecuente es una inmunodeficiencia secundaria. Esto significa que el bebé nació completamente normal, pero bajo la influencia de ciertas circunstancias y factores, su defensa inmune no se desarrolla lo suficientemente rápido (o algo lo está deprimiendo).

Hay dos formas de ayudar en esta situación: tratar de mantener la inmunidad contra las drogas o Crear condiciones bajo las cuales la inmunidad misma comienza a fortalecerse y trabajar más eficientemente.

Según Komarovsky, es muy difícil para los padres admitir la idea de que el niño no es culpable de todo (y no de las peculiaridades de su cuerpo), pero ellos mismos, mamá y papá.

Si se amortiguan las migajas de nacimiento, no permita que el bebé camine descalzo por el apartamento, siempre intente cerrar los respiraderos y alimentarlos más, entonces no hay nada sorprendente e inusual en que se enferme cada 2 semanas.

¿Qué drogas pueden fortalecer el sistema inmunológico?

Las medicinas no alcanzan los objetivos, dice Yevgeny Komarovsky. No existe tal medicina que pueda tratar la inmunidad "mala". En cuanto a los medicamentos antivirales (inmunomoduladores, inmunoestimulantes), su acción no ha sido probada clínicamente y, por lo tanto, solo ayudan a sus propios fabricantes, que ganan con la venta de dichos fondos billones de ganancias netas cada temporada fría.

Las preparaciones de inmunoglobulina (una proteína específica que se produce en el cuerpo humano durante la respuesta inmune a la invasión de un agente extraño) generalmente conducen a una situación paradójica. Cuanto más a menudo los padres traten a un niño enfermo con infección viral respiratoria aguda o infecciones respiratorias agudas de un niño con tales drogas, más se les da para la prevención, como lo exige la publicidad, más a menudo y más difícil es este niño. Esto sucede porque la propia inmunidad del bebé comienza a "ser perezosa".

Y de hecho ¿Por qué debería trabajar, "memorizar" los virus, producir anticuerpos contra ellos, si la inmunoglobulina en dosis de caballo proviene del exterior? - ¡Gracias a los esfuerzos de los padres que cuidan!

Hoy en día, los medicamentos homeopáticos se anuncian ampliamente, lo que, según los fabricantes, ayuda a lidiar con la gripe y las infecciones virales respiratorias agudas en unos pocos días, y también protege al niño cuando todos los que nos rodean están enfermos. Komarovski repetidamente advirtió a los padres que no se dejaran engañar. La eficacia probada de estas herramientas no posee.

La mayoría de las veces, son simplemente inofensivos, pero también son "maniquíes" completamente inútiles. Si hay un efecto, es sólo el efecto placebo. Los nombres de tales drogas son ampliamente conocidos: "Anaferon", "Otsillokokcinum", "Immunokind" y así sucesivamente.

Komarovsky es bastante escéptico sobre el fortalecimiento de la inmunidad con los remedios populares. Si este medicamento no le hace daño al niño, tome salud. Esto se puede atribuir a los jugos, té con limón, cebolla y ajo, arándanos. Sin embargo, no se habla del efecto terapéutico. Все эти народные средства — натуральные иммуномодуляторы, их польза основана на благотворном воздействии содержащихся в них витаминов. Вылечить грипп или ротавирусную инфекцию, которая уже развивается, лук и чеснок не могут. От них не будет и никакой профилактической защиты.

No se recomienda estrictamente practicar métodos populares que puedan dañar. Si se le recomienda que gotee yodo en la leche y le dé agua al niño, si se recomienda frotarlo con grasa de tejón, queroseno o vodka a una temperatura, diga un padre decisivo “no. Medios dudosos y muy caros de los cuernos aplastados de la cabra tibetana - "no". El sentido común es primordial.

No existen medicamentos para fortalecer el sistema inmunológico como tal. Sin embargo, esto no significa que los padres no puedan influir en el sistema de defensa natural de sus hijos de ninguna manera. Pueden acudir en ayuda de una secuencia lógica y simple de acciones que están diseñadas para cambiar el estilo de vida y las condiciones del entorno del niño.

Loading...